Hay diez "versiones" de actos de contrici贸n admitidos por el ritual, aunque mucha gente usa s贸lo uno.
confesando al aire libre
Don Lello Ponticelli, decano del primer decanato de N谩poles, ha puesto a disposici贸n el conjunto de todas las diez versiones.
Las que reproducimos a continuaci贸n sobre la base de lo publicado en el peri贸dico de los obispos italianos, Avvenire.

"Mejor a煤n - coment贸 Lello Ponticelli - podr铆a ayudar a la gente a expresar en palabras su pedido de perd贸n, como la alegr铆a de la paz reci茅n descubierta y el deseo de mejorar la vida a la luz del Evangelio".

Pero antes hablemos del efecto de la Confesi贸n.

papa-francisco-confesion

6 EFECTOS DE LA CONFESI脫N

Durante la Cuaresma muchos cat贸licos vuelven al sacramento de la Penitencia, algunos despu茅s de unas pocas semanas, otros despu茅s de muchos a帽os.

Y si no has vuelto en Cuaresma, tambi茅n puedes hacerlo en Semana Santa.

La mayor铆a de nosotros nos acercamos a la confesi贸n buscando el perd贸n de los pecados y el alivio de una conciencia culpable.

Tal vez, para nuestra sorpresa, el sacramento tiene a煤n m谩s que ofrecer.

En un p谩rrafo breve (1496), el Catecismo enumera seis efectos espirituales del sacramento de la penitencia.

Vamos a examinar brevemente cada uno para una m谩s fruct铆fera la recepci贸n de este sacramento.

Efecto # 1: La reconciliaci贸n con Dios por la que el penitente recupera la gracia

Este primer efecto revela el verdadero horror del pecado.

Por el pecado mortal, nos separamos de Dios y rechazamos su gracia.

Por la Confesi贸n, estamos reconciliados con Dios.

Dios habita en nosotros por la gracia.

Y si hemos hemos pecado s贸lo en formas peque帽as, veniales, el sacramento de la penitencia borra aquellos tambi茅n.

Efecto # 2: La reconciliaci贸n con la Iglesia

El pecado tambi茅n nos separa de la Iglesia.

Esta separaci贸n se experimenta a menudo en un nivel muy b谩sico.

El pecado nos aleja de nuestras familias.

Nos a铆sla de nuestros amigos.

Deteriora nuestras relaciones en el trabajo.

Por Confesi贸n, Dios nos restaura a la Iglesia.

Volvemos a nuestras familias y amigos, con m谩s amor para dar.

Efecto # 3: La remisi贸n de la pena eterna contra铆da por los pecados mortales

Por el pecado mortal nos condenamos al infierno.

Afortunadamente, a trav茅s de la Confesi贸n, Dios perdona libremente este castigo.

Ser铆a un error pensar que 脡l es taca帽o con tal perd贸n.

Incluso nos da la misma gracia que nos permita conocer la Confesi贸n.

En las palabras de la absoluci贸n, 鈥淵o te absuelvo鈥, todos los 谩ngeles y santos se regocijan en esta remisi贸n.

Ellos esperan nuestra entrada al banquete celestial.

Efecto # 4: La remisi贸n, al menos en parte, de las penas temporales, consecuencia del pecado

Por nuestros pecados, ya sean veniales o mortales, sufrimos en esta vida presente.

Cada pecado contiene alg煤n trastorno, y este trastorno es el propio castigo del pecado.

Si yo he cedido a la tentaci贸n de mi deseo 鈥渋nsano鈥, pronto me sentir茅 bastante inc贸modo.

Dios por lo general nos permite beber de nuestra propia insania, sobre todo cuando estamos sin arrepentimiento.

Cuando nos humillamos y confesamos, Dios remite esta pena, al menos en parte.

Efecto # 5: La paz y la serenidad de la conciencia y el consuelo espiritual

Muchos piensan que los cat贸licos devotos viven con un complejo de culpa.

Tal caricatura ignora el poder de la confesi贸n.

Este sacramento verdaderamente trae la paz, incluso si no es sentida en el momento.

Es la experiencia repetida de los fieles al salir de la Confesi贸n alegres, aliviados y renovados en el amor de Dios.

Efecto # 6: Un acrecentamiento de las fuerzas espirituales para el combate cristiano

Ya sea que lo reconozcamos o no, la vida cristiana es una batalla.

Todos luchamos contra nuestro viejo hombre interior, algunas de cuyas tendencias persisten despu茅s de nuestro bautismo.

Todos los d铆as nos vemos tentados a olvidar el verdadero Dios, buscando un placer ego铆sta.

En esta batalla todos los d铆as, incluso los santos tropiezan y caen, aunque sea en peque帽as cosas.

La confesi贸n perdona estos fracasos, y tambi茅n nos fortalece para superar los vicios con virtud.

En 煤ltima instancia, Cristo es el verdadero vencedor.
脡l es nuestra fuerza.
脡l es nuestra salvaci贸n.

Ahora veamos las 10 Oraciones.

10 ORACIONES PARA CONFESAR, PEDIR PERD脫N Y MISERICORDIA DE DIOS

F贸rmula 1

Se帽or Jes煤s,

que has sido llamado amigo de los pecadores,

por el misterio de tu muerte y resurrecci贸n,

l铆brame de mis pecados y dame tu paz,

para que aporte frutos de caridad, de justicia y verdad.

F贸rmula 2

Se帽or Jesucristo, Cordero de Dios,

que quitas los pecados del mundo,

reconc铆liame con el Padre,

en la gracia del Esp铆ritu Santo;

l谩vame en tu sangre de todo pecado

y hazme un hombre nuevo para alabanza de Tu gloria.

F贸rmula 3

Se帽or Jes煤s, hijo de Dios,

Ten piedad de m铆, pecador.

F贸rmula 4

Piedad de m铆, Oh Se帽or,

seg煤n tu misericordia;

no mires mis pecados y borrar toda mis culpas;

crea en m铆 un coraz贸n puro

y renueva en m铆 un esp铆ritu de fortaleza y santidad.

F贸rmula 5

"驴Qui茅n de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las 99 en el desierto, y va a buscar la que se perdi贸 hasta que la encuentra?

Y cuando la encuentra, la pone contento sobre sus hombros; y llegando a casa, convoca a los amigos y vecinos, y les dice: 鈥楢legraos conmigo, porque he hallado la oveja que se me hab铆a perdido鈥" (Lc 15:4-6)

EL PAPA FRANCISCO SE CONFIESA DE RODILLAS EN EL VATICANO
F贸rmula 6

"Acu茅rdate, Se帽or, de tu compasi贸n y de tu amor, porque son eternos.

No recuerdes los pecados ni las rebeld铆as de mi juventud:

por tu bondad, Se帽or,

acu茅rdate de m铆 seg煤n tu fidelidad" (Sal 24/25, 6-7)

F贸rmula 7

P茅same Dios m铆o y me arrepiento de todo coraz贸n de haberte ofendido.

P茅same por el infierno que merec铆

y por el cielo que perd铆;

pero mucho m谩s me pesa porque pecando ofend铆 a un Dios tan bueno y tan grande como vos;

antes querr铆a haber muerto que haberte ofendido,

y propongo firmemente, ayudado por tu divina gracia,

no pecar m谩s y evitar las ocasiones pr贸ximas de pecado.

Se帽or, misericordia, perd贸name.

L谩vame, se帽or,de todas mis culpas,

l铆mpiame de mi pecado.

Reconozco mi culpa,

mi pecado est谩 siempre delante de m铆.

F贸rmula 8

Padre, he pecado contra ti,ya no soy digno de ser llamado a tu hijo.

Ten piedad de m铆, pecador.

F贸rmula 9

Padre Santo, como el hijo pr贸digo

me vuelvo a tu misericordia:

"He pecado contra ti, ya no soy m谩s digno de ser llamado tu hijo".

Cristo Jes煤s, Salvador del mundo,

que has abierto al buen ladr贸n las puertas del para铆so,

acu茅rdate de m铆 en tu reino.

Esp铆ritu Santo, fuente de paz y amor,

has que purificado de toda culpa y reconciliado con el Padre

camine siempre como hijo de la luz.

F贸rmula 10

Se帽or Jes煤s,que sanaste a los enfermos

y abriste los ojos a los ciegos,

tu que absolviste a la mujer pecadora

y confirmaste a Pedro en tu amor,

perdona todos mis pecados,

y crea en m铆 un coraz贸n nuevo,

para que yo pueda vivir en perfecta uni贸n con los hermanos

y anunciar a todos la salvaci贸n.

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Devociones y Oraciones

Ver todo