‚ÄćEstas virtudes evang√©licas dieron lugar a la Regla de las Congregaciones Marianas.
Que tambi√©n es √ļtil para el manejo de los laicos en su vida privada.
Y luego dio origen a la devoción de la Coronilla de las 10 Virtudes Evangélicas de la Santísima Virgen María.

Todo est√° fundamentado en los pasajes del Nuevo Testamento.

‚ÄćY en correspondencia con las Bienaventuranzas del Serm√≥n del Monte en Mateo 5: 3-2.

Estás virtudes evangélicas fueron compiladas por las que hoy llamamos Congregaciones Marianas, que tuvieron su inicio en Santa Juana de Valois, del siglo XVI.

Santa Juana de Valois

‚ÄćSANTA JUANA DE VALOIS Y LAS CONGREGACIONES MARIANAS

Juana de Valois era hija de Luis XI de Francia y de Carlota de Saboya.

Se casó con Luis de Orleans, que era su primo y luego se convertiría en Luis XII.

‚ÄćEste matrimonio de 1473 fue anulado y el rey Luis XII concedi√≥ a Juana el ducado de Berry.

Allí Juana fundó una orden religiosa dedicada a la Virgen María con la asistencia del franciscano Gabriel María Nicolás.

Este franciscano reclut√≥ a las primeras monjas y escribi√≥ la regla del convento llamada ‚ÄúLos 10 Gozos y Virtudes de la Virgen‚ÄĚ.

‚ÄćQue fue presentada a la Santa Sede y las aprob√≥.

‚ÄćEl primer monasterio se erigi√≥ en 1502.

‚ÄćLuego de la muerte de Juana el arzobispo de Ruan confi√≥ la direcci√≥n espiritual a la orden a los Frailes Menores Observantes y la orden continu√≥ desarroll√°ndose con nuevo monasterios.

Luego de las guerras con los protestantes, donde se profanaron varios monasterios, la orden tuvo una expansión y a finales del siglo XVIII contaba con 40 monasterios.

‚ÄćPero durante la Revoluci√≥n Francesa los monasterios fueron confiscados y la orden fue prohibida.

En 1816 la orden revivió recuperando sus monasterios, pero nuevamente fue suprimida 1903, y recién en 1926 las monjas regresaron a Francia.

Este carisma fundado por Santa Juana de Valois hoy se expresa en la Orden de la Anunciación de la Virgen María.

Son monjas de clausura y se dedican a la contemplación, tomando como modelo las 10 virtudes y gozos de la Virgen María.

‚ÄćSu h√°bito es gris, sostenido con un c√≠ngulo de 10 nudos, que significan los 10 gozos y virtudes de la Virgen, escapulario rojo y llevan un velo blanco.

Se trata de una orden peque√Īa, porque en el 2015 contaba con 75 monjas y 9 monasterios.

‚ÄćTambi√©n son parte de este carisma la Congregaci√≥n de las Anunciadas Apost√≥licas y la Congregaci√≥n de Cl√©rigos Marianos.

‚ÄćEsta √ļltima fue fundada por el polaco Estanislao Papczyski y restaurada en 1909 por Jorge Matulaitis, los que son conocidos como los padres marianos.

Esta congregaci√≥n contaba en el a√Īo 2011 con 472 religiosos en 20 pa√≠ses y con la casa general en Roma.

Estas tres congregaciones comparten la devoción a las 10 virtudes de la Virgen María.

Y la expresan con una imagen de la Virgen irradiando sus diez virtudes evangélicas.

El Padre Mariano Casimir Wysznski ha dicho,

‚Äć"Quien quiera glorificar a la Sant√≠sima Virgen Mar√≠a y desea permanecer bajo su protecci√≥n, debe amarla y respetarla - pero m√°s que nada, debe practicar las virtudes evang√©licas y as√≠, a trav√©s de esta pr√°ctica, ha de seguir el ejemplo de Mar√≠a."

‚ÄćLas 10 virtudes evang√©licas son la base de la regla mon√°stica que creo Santa Juana de Valois, junto con el franciscano Gabriel Mar√≠a Nicol√°s.

Veamos cuáles son y cómo forman parte de la regla, para luego describir la devoción.

Beato Gabriel María Nicolás

‚ÄćLAS 10 VIRTUDES EVANG√ČLICAS DE LA VIRGEN MAR√ćA

CASTIDAD Y PUREZA

Regla 1:

"Vivir en s√≠ misma de un amor cordial, efectivo por Jes√ļs s√≥lo".

La pureza ocupa el primer lugar de las almas para complacer a Cristo, como sus verdaderas novias místicas y en imitación a la Santísima Virgen.

‚ÄćEsto se fundamenta en que mientras Mar√≠a estaba comprometida con Jos√©, un √°ngel se le apareci√≥ anunciando que ella hab√≠a "encontrado el favor de Dios" y que, con su consentimiento, ella dar√≠a a luz a Jes√ļs.

‚Äć"¬ŅC√≥mo puede ser esto?", pregunt√≥, "¬Ņsi yo no conozco a un hombre?" (Lucas: 1: 27-34).

‚ÄćY por su parte Jos√© preocupado por el embarazo de Mar√≠a, se sinti√≥ seguro de la pureza de Mar√≠a cuando un √°ngel le dijo:

‚Äć"Jos√©, hijo de David, no temas llevar a Mar√≠a a casa como tu esposa, porque lo que se concibe en ella es del Esp√≠ritu Santo" (Mateo 1: 18-20).

En esta regla Santa Juana dice que hay que evitar la ociosidad, la embriaguez, las compa√Ī√≠as sospechosas y los adornos vanos.

PRUDENCIA

Regla 2:

"La sabiduría y la prudencia perfectas: saber agradar a Dios".

La Virgen María fue muy prudente porque pensó las dificultades que podría tener cuando Gabriel le hizo el anuncio.

‚ÄćGuard√≥ sus palabras en el coraz√≥n, huy√≥ a Egipto para darle seguridad a su hijo y volvi√≥ cuando la muerte de Herodes.

‚ÄćEsto se evidencia evang√©licamente cuando Jes√ļs se perdi√≥ a los 12 a√Īos y lo encontraron en una sinagoga predicando.

‚ÄćMar√≠a pregunt√≥: "Hijo, ¬Ņpor qu√© nos has tratado as√≠? Tu padre y yo hemos estado busc√°ndote ansiosamente".

‚ÄćJes√ļs regres√≥ con sus padres. "Pero su madre atesoraba todas estas cosas en su coraz√≥n" (Lucas 2:49, 51).

‚ÄćMar√≠a no amonest√≥ a su Hijo y acept√≥ prudente y silenciosamente lo que no entend√≠a del todo.

En esta regla las recomendaciones de Juana son reflexionar antes de abrir los labios, estar en guardia contra las mentiras y las conversaciones tontas.

HUMILDAD

Regla 3:

"Que las hermanas se comporten con humildad, que obedezcan con simplicidad".

La Virgen Mar√≠a siempre fue muy humilde para agradar a Dios, al punto que se turb√≥ y atemoriz√≥ por la alabanza de Gabriel y le contest√≥ "Yo soy la sierva del Se√Īor.

Que se haga en m√≠ como t√ļ dices".

‚ÄćCuando Mar√≠a visit√≥ a Isabel, que estaba embarazada de Juan el Bautista, esta le dijo "Bendita seas entre las mujeres"

‚ÄćY Mar√≠a le respondi√≥, "Mi alma glorifica al Se√Īor y mi esp√≠ritu se regocija en Dios mi Salvador, porque ha sabido la humildad de su sierva" (Lucas 1: 40-48).

Por lo tanto María no se jactó el papel que iba a jugar sino que lo refirió a un agradecimiento a Dios.

‚ÄćHay una verdadera humildad cuando una persona se pone triste y preocupada cuando la alaban.

En contraposición con el orgulloso del que se siente alegre al recibir elogios.

Orden de la Anunciación
‚ÄćFE

Regla 4:

"A ejemplo e imitación de la Virgen: ser firme en la fe".

María fue muy firme en la fe, desde que concibió al hijo de Dios con humildad y obediencia.

‚ÄćY esto es reconocido por su prima Isabel qu√© le dice "Bendita sea la que confi√≥ en que las palabras del Se√Īor se cumplir√≠an".

‚ÄćPodemos ver su fe en las bodas de Can√°, cuando se acab√≥ el vino y Mar√≠a, con plena confianza en su Hijo, les dijo a los sirvientes: "Haced lo que √Čl os diga" (Juan 2: 5).

‚ÄćSu fe en Jes√ļs era tan fuerte que Jes√ļs le hab√≠a dicho un momento antes: "Mi hora a√ļn no ha llegado".

‚ÄćEn la imitaci√≥n de Mar√≠a es central tener, fe porque sin fe es imposible agradar a Dios.

DEVOCI√ďN Y ALABANZA

Regla 5:

"Sobre todo: aprender el arte y la ciencia de la alabanza divina y de la oración".

La Virgen Mar√≠a siempre alab√≥ a Dios y cada a√Īo sub√≠a a Jerusal√©n para las fiestas.

‚ÄćY en su frase del Magnificat esto queda claro "Mi alma proclama la grandeza del Se√Īor".

‚ÄćAdem√°s no hay duda que Mar√≠a era una mujer de oraci√≥n.

‚ÄćPorque despu√©s de la muerte de su Hijo, ella y los ap√≥stoles "se unieron constantemente en oraci√≥n" (Hechos 1:14).

Además el Magníficat y el Rosario proporcionan ejemplos sobresalientes de su oración mariana.

Por eso Santa Juana decía que las almas devotas deben aprender el arte y la ciencia de alabar a Dios y de orar.

OBEDIENCIA

Regla 6:

"Sin la obediencia, no se puede concebir el bien, ni hacer ninguna buena obra".

María fue siempre obediente porque concibió a su hijo por obediencia a Dios.

‚ÄćPor obediencia a las leyes se present√≥ con su hijo al templo para la purificaci√≥n.

‚ÄćY en obediencia al C√©sar fue a Bel√©n para el censo.

Quiz√°s el dato m√°s obediente que tenemos en la Biblia sobre Mar√≠a es cuando le dijo a Gabriel "H√°gase en m√≠ seg√ļn tu palabra" en la respuesta a la invitaci√≥n de Dios para que conciba a Jes√ļs (Lucas 1:38).

La regla de Santa Juana dice que hay que obedecer a Dios siguiendo los 10 mandamientos.

Y al finalizar el día presentar el trabajo a Dios y su obediencia a Los Superiores.

San Estanislao Papczynski
‚ÄćPOBREZA

Regla 7:

"Las hermanas deben amar y guardar con cuidado la perla evangélica de la pobreza".

La Virgen María vivió su pobreza para agradar a Dios.

El caso m√°s claro es que se aloj√≥ en una cueva de animales para dar a luz a Jes√ļs y lo hizo llena de agradecimiento.

‚ÄćMar√≠a dio a luz a Jes√ļs en un pesebre, entre animales, y envolvi√≥ a su hijo en pobres pa√Īales, porque no hab√≠a lugar para la Sagrada Familia en la posada (Lucas 2: 7).

Santa Juana de Valois decía que sin la pobreza los fundamentos de la perfección se arruinan.

PACIENCIA

Regla 8:

"Si Dios tarda un poco a escucharlas o a dejarse encontrar, que las hermanas, entonces perseveren en buscarle.

Que deseen sufrir algo por el Nombre de Jes√ļs".

La paciencia de la Virgen Mar√≠a se ejemplifica en que soport√≥ la persecuci√≥n de Herodes y los jud√≠os, y la desaparici√≥n de Jes√ļs durante 3 d√≠as cuando era adolescente.

‚ÄćEl episodio b√≠blico m√°s relacionado con la paciencia fue qu√© Mar√≠a observ√≥ la crucifixi√≥n de Jes√ļs con paciencia y soportando su dolor.

El evangelio dice "Cerca de la cruz de Jes√ļs estaba su madre" (Juan 19:25)

Por eso, Santa Juana dice que las almas deben regocijarse cuando sufren persecución injustamente.

‚ÄćY adem√°s, ser pacientes cuando Dios no responde a las s√ļplicas r√°pidamente, esto implica la necesidad de perseverancia.

PIEDAD, CARIDAD, MISERICORDIA

Regla 9:

"Todo lo que hacen sin amor, lo pierden".

La Virgen María siempre tuvo el amor y la caridad más ardiente, piadosa y misericordiosa.

Lo que puede vislumbrarse en como actu√≥ en el nacimiento de Jes√ļs, en la persecuci√≥n de Herodes, en las bodas de Can√°.

‚ÄćEl Ave Mar√≠a termina con las palabras: "Ruega por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte".

‚ÄćY la Salve comienza con las palabras: "Dios te Salve, Reina Madre de la Misericordia".

‚ÄćY tambi√©n pide "vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos".

‚ÄćEn esta regla Santa Juana pide a sus hermanas piedad, caridad y misericordia hacia los dem√°s, porque son la representaci√≥n de Jes√ļs.

COMPASI√ďN

Regla 10:

"Que sean conformes a Cristo su esposo y a su Madre".

La Virgen María siempre estuvo triste y compasiva por la muerte de su hijo.

Porque sent√≠a en su coraz√≥n las palabras de Sime√≥n cuando la presentaci√≥n del ni√Īo en el templo "En cuanto a tu propia alma, tendr√°s una espada para traspasarla" (Lucas 2:35).

Por eso ella ser√° conocida por una de sus grandes advocaciones, la Mater Dolorosa o Nuestra se√Īora de los dolores.

Que evoca el episodio de Simeón y la contemplación de la pasión de Jesucristo en la cruz.

‚ÄćSanta Juana ped√≠a a sus hermanas la perfecci√≥n de las almas, en su compasi√≥n, mientras vivan en este valle de l√°grimas.

‚ÄćEstas 10 virtudes de la Virgen Mar√≠a evidenciadas por los evangelios dieron lugar a la devoci√≥n de la Coronilla de las 10 Virtudes Evang√©licas de la Sant√≠sima Virgen Mar√≠a.

LA CORONILLA DE LAS DIEZ VIRTUDES EVANG√ČLICAS DE LA SANT√ćSIMA VIRGEN MAR√ćA

Estas oraciones se conciben debido a la regla de las 10 virtudes de la Santísima Virgen María, que es una tradición comenzada por Santa Juana de Valois.

El recitado de la devoci√≥n se comienza haciendo la se√Īal de la Cruz.

‚ÄćLuego recitamos un Padre Nuestro.

Seguido de diez Avemarías.

‚ÄćY al final de cada Avemar√≠a, cuando dice "Santa Mar√≠a, Madre de Dios", se agrega en cada avemar√≠a una virtud, en este orden:

‚ÄćPur√≠sima

Prudentísima

Humildísima

Fidelísima

Devotísima

Obedientísima

Pobrísima

Pacientísima

Misericordísima

Dolorosísima

Y se contin√ļa el Avemar√≠a

…"ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte".

Luego se reza el Gloria.

‚ÄćY despu√©s esta jaculatoria:

V. En Tu Concepción, Oh Virgen María, eras Inmaculada.

R. Ruega por nosotros a Dios Padre, Cuyo Hijo, Jesucristo, trajiste a este mundo.

Y se termina con la oración:

Padre omnipotente,

Preparaste a la Virgen María para ser la madre digna de Tu Hijo.

Le permitiste compartir de antemano la Salvación que Jesucristo nos daría con Su muerte, Resurrección y Ascensión.

Y la mantuviste sin pecado desde el primer momento de su concepción.

Ay√ļdanos con sus oraciones a vivir en Tu presencia sin pecar.

Te lo pedimos en el nombre de Jesucristo Nuestro Se√Īor,

en la unidad del Espíritu Santo.

Amén

V. Inmaculada Concepción de la Virgen María

R. Sé nuestra salud y protección.

Amén

Fuentes:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Advocaciones de Virgen María y Otras

Ver todo