INFORME ESPECIAL

¬ŅC√≥mo Marcial Maciel pudo sobrevivir y crecer dentro de la Iglesia durante 50 a√Īos siendo un pederasta?
¬ŅY a√ļn teniendo hijos con varias mujeres, siendo un drogadicto, abusando del poder y llevando una vida de pr√≠ncipe?
maciel-desaparece-de-la-legion
La respuesta no es f√°cil.
Pero no deberíamos barrer para debajo de la alfombra lo que sucedió.
Para que no vuelvan a suceder la compra de voluntades.
Y las maniobras ocultaron la verdad sobre Marcial Maciel durante décadas.

Las acusaciones a Maciel datan de la década de los ’50.

Pero en el 2004 el cardenal Ratzinger comenzó una investigación a fondo y reservada sobre él.

En el 2006, ya como Benedicto XVI, determin√≥ que Maciel se abstuviera de ejercer el ministerio sacerdotal p√ļblicamente, y fue conminado a ‚Äúuna vida de oraci√≥n y penitencia‚ÄĚ.

‚ÄćEl fundador de los Legionarios de Cristo falleci√≥ el 30 de enero de 2008.

EL RECONOCIMIENTO DEL PAPA FRANCISCO AL PAPA BENEDICTO XVI

En el vuelo de regreso de la peregrinación del Papa Francisco a México el día 18 de febrero de 2016 refirió el agradecimiento al Papa Benedicto por la labor que había hecho en los abusos cometidos por miembros del clero.

Esto fue en una clara mención al fundador de los legionarios de Cristo, Marcial Maciel Degollado.

La primera vez que se hab√≠a referido a Marcial Maciel lo hab√≠a hecho un a√Īo atr√°s y lo hab√≠a cat√°logo como un gran enfermo, agregando que el papa Juan Pablo II y Benedicto XVI actuaron con gran celo cuando investigaron el caso.

‚Äć√Čl dijo en esa oportunidad

‚Äúcuando me enter√© del ‚Äėescandalazo‚Äô realmente me doli√≥ mucho me escandalic√©‚ÄĚ

Y se preguntaba

‚Äú¬Ņc√≥mo esta persona pudo llegar hasta esto. Evidentemente era persona muy enferma.

Porque además de todos los abusos creo que también había dos o tres mujeres de por medio, hijos con una o con otra y mucha plata.

Volviendo a lo mismo, lo de la corrupci√≥n empieza por los bolsillos ¬Ņno? pero creo que se trataba de un enfermo, un gran enfermo‚ÄĚ

El papa se√Īal√≥ en esa oportunidad que el Vaticano cuando tom√≥ conciencia de la cosa empez√≥ a actuar fuerte.Y agreg√≥

‚ÄúEntonces el Cardenal Ratzinger llev√≥ la cosa delante y el papa San Juan Pablo II le dio el lugar de para llevarla o sea √©l dio lugar y cuando lo hicieron Papa lo activ√≥ m√°s fuertemente porque estaba maduro el proceso‚ÄĚ.

En esa oportunidad le preguntaron si hubo encubrimiento y Francisco se√Īal√≥:

“Uno puede presumir que sí aunque siempre en la justicia hay que presumir la inocencia.
Pero ser√≠a raro que no, que no tuviera ning√ļn padrinito por ah√≠ medio enga√Īado, medio que sospechaba y no supiera bien, eso yo no lo he investigado‚ÄĚ.
VATICAN SEX ABUSE

El CARDENAL DZIWISZ DICE QUE A JUAN PABLO II SE LE OCULT√ď LA VERDAD

En el libro, ‚ÄúViv√≠ con un Santo‚ÄĚ, del Cardenal Stanislaw Dziwisz, quien fuera secretario personal del Papa Juan Pablo II durante m√°s de 40 a√Īos, asegur√≥ que el santo nunca supo la verdad sobre la vida inmoral que llevaba el fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel.

Dziwisz dijo que la reunión que Juan pablo II tuvo con Maciel fue sólo un ejemplo de una grave falta de comunicación en la Curia romana, que el Papa Juan Pablo trató, en gran medida sin éxito, de reformarla.

“Razonando a posteriori, el Santo Padre nunca debió haber recibido a ese individuo.

Pero Juan Pablo II cuando lo encontr√≥ ¬°no sab√≠a nada, absolutamente nada!‚ÄĚ

Seg√ļn explic√≥ el Arzobispo de Cracovia, para Juan Pablo II Maciel

“¡Era todavía el fundador de un gran orden religiosa y basta, ninguno le había dicho nada!.
¬°Ni siquiera de los rumores que corr√≠an!‚ÄĚ.

El Cardenal Stanislaw Dziwisz explicó que la lenta reacción ante las denuncias de abusos se debió a la burocracia en el Vaticano.

‚ÄúSon, por desgracia, las consecuencias de una estructura aun extremadamente burocr√°tica‚ÄĚ, lament√≥.

La misma falta de comunicaci√≥n, dijo, fue la que afect√≥ al Papa Benedicto XVI cuando el levantamiento de la excomuni√≥n al obispo tradicionalista Richard Williamson en 2009, antes de descubrir que el obispo era un negador del Holocausto; ‚Äúhubiera sido suficiente conectarse a Internet‚ÄĚ para descubrirlo.

Papa Juan XXIII y próximo sucesor Pablo VI

LOS SUCESOS OCULTOS QUE CUENTA UN OPERADOR DEL INFAME MARCIAL MACIEL

Cuando los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II fueron canonizados juntos fue gran regocijo en la Iglesia pero surgió bajo una sombra.

Debido en gran parte a dos documentales de televisi√≥n de alto perfil que detallan c√≥mo la Iglesia respondi√≥ ‚Äď o mejor dicho no respondi√≥ ‚Äď a las acciones criminales a Marcial Maciel Degollado, fundador de la Legi√≥n de Cristo.

Fueron una investigaci√≥n de PBS Frontline titulada Secretos del Vaticano, y un documental en la televisi√≥n irlandesa titulado La Legi√≥n.‚Äć
Ambos hablaban del hecho de que los tres Papas ‚Äď Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II ‚Äď no tomaron medidas cuando se les inform√≥ que el P. Maciel abusaba sexualmente, era adicto a las drogas, y hac√≠a mal uso de los fondos.

Este es el testimonio de un hombre que vio la crisis operando dentro de la Legión de Cristo.

‚ÄćJay Dunlap se desempe√Ī√≥ como director de comunicaciones en Norte Am√©rica para la Legi√≥n de Cristo y su filial laica, Regnum Christi, de 1998 a 2006 y como asesor de comunicaciones de 2006-2010.

Actualmente es Presidente de Madonna School & Workshop, de la Arquidi√≥ceis de Omaha, para ni√Īos y adultos con discapacidades intelectuales y de desarrollo.

‚ÄćCuando Dunlap se desempe√Ī√≥ como director de comunicaciones de la Legi√≥n de Cristo en Norteam√©rica, desde 1998 hasta 2006, sus responsabilidades inclu√≠an relaciones con los medios y ayudar a la Legi√≥n en la gesti√≥n de crisis.

‚ÄćLos informes publicados de las acusaciones contra el padre Maciel le mantuvieron a √©l y a sus colegas ocupados durante largos per√≠odos de tiempo.

Y una parte central de la respuesta de la Legi√≥n, seg√ļn √©l, explica por qu√© los tres Papas ignoraron las acusaciones:

‚ÄúLos cargos se hab√≠an examinado a fondo y se encontraron sin fundamento‚ÄĚ.

O al menos eso se nos hizo creer.

‚Äć

Papa Pio XII

LAS PRIMERAS DENUNCIAS Y LA INVESTIGACI√ďN VATICANA

Aunque Maciel había sido expulsado de dos seminarios antes de comenzar lo que sería la Legión en 1941, el primer registro que se tiene de las acusaciones en su contra proviene de 1954.

‚ÄćCuando un seminarista legionario llamado Federico Dom√≠nguez escribi√≥ una carta a la Santa Sede en que detalla abuso sexual de Maciel, el uso indebido de drogas, el uso indebido de fondos y m√°s.

En 1956 la Santa Sede envió visitadores apostólicos a buscar la verdad.
Cinco clérigos llevaron a cabo la investigación.
Uno de ellos, un l√≠der de los Carmelitas Descalzos Anastasio Ballestero, encontr√≥ a la Legi√≥n en ‚Äúcaos jur√≠dico‚ÄĚ pero por lo dem√°s ‚Äúcall√≥‚ÄĚ.
Otro, un misionero belga en Chile, Polidoro van Vlierberghe, fue ganado por los jóvenes legionarios y se convirtió en un defensor fuerte de Maciel.

Mientras tanto, el propio Maciel fue enviado a una clínica para determinar si era drogadicto.

Después de un par de semanas se le dio un certificado de buena salud.

Décadas más tarde Dunlap preguntó a expertos en adicción a las drogas si una persona podía ocultar con éxito la adicción durante una estancia, y le aseguraron que sería fácil de ocultar.

‚ÄćEn 1958 los visitadores terminaron su investigaci√≥n. Presentaron informes contradictorios y falta de pruebas concluyentes.

Dom√≠nguez, y otras v√≠ctimas de √©l, observaron c√≥mo Maciel hab√≠a elaborado con √©xito una cultura del secreto y el enga√Īo.

‚ÄćQue f√°cilmente lo protegi√≥ durante las breves estancias de los visitadores en las comunidades legionarias.

Aun así, el Vaticano se movió lentamente, deliberando cuidadosamente sobre las conclusiones de los visitadores.

Papa Juan XXIII

‚ÄćJUAN XXIII HERED√ď EL PROBLEMA

El Papa P√≠o XII, que hab√≠a desarrollado una enfermedad gastrointestinal grave en 1953, se debilit√≥ notablemente en los √ļltimos cinco a√Īos de su papado.

El 9 de octubre de 1958, cuando una decisi√≥n con respecto a la situaci√≥n de la Legi√≥n a√ļn no se hab√≠a alcanzado, P√≠o XII fue a su eterna recompensa.

Más tarde ese mes, Juan XXIII se convirtió en su sucesor.

El Papa Bueno Juan heredó el lío de la Legión y las tensiones sobre la posibilidad de reintegrar a Maciel o disolver la congregación.
El nuevo Santo Padre tuvo que confiar en los informes de los visitadores y la orientaci√≥n de los asesores.‚Äć
Se puso del lado de los partidarios de Maciel, encabezados por el Cardenal Clemente Micara, Pro-Prefecto de la Sagrada Congregación de Ritos.

El periodista de investigaci√≥n Jason Berry, coautor de Votos de Silencio, un libro que expone largamente sobre Maciel y la Legi√≥n, se√Īala que en 1946, durante el primer viaje de Maciel a Roma, el joven fundador dio al Cardenal Micara U$S 10,000 ‚Äď una ‚Äúgran suma‚ÄĚ en Roma posterior a la Segunda Guerra.

‚ÄćMaciel consigui√≥ su pago trece a√Īos m√°s tarde, cuando Micara impuls√≥ y gan√≥ el asentamiento de la investigaci√≥n a favor de Maciel y sus legionarios.

legion de cristo

UNA TRAMA DE COMPRA DE VOLUNTADES

En consecuencia, Juan XXIII y sus dos sucesores nunca actuarían sobre las denuncias presentadas con ellos acerca de Maciel.

¬ŅPor qu√©?

Examinemos las pruebas que iban a ver ‚Äď o no ver.

‚ÄćEl Secretario personal de Juan Pablo II por mucho tiempo, Stanislaw Dziwisz, ahora cardenal, ha dicho que el elogio de Juan Pablo II de Maciel fue un error claro que sucedi√≥ porque

“cuando el Santo Padre se reunió con él, no sabía nada, absolutamente nada.

Para él, seguía siendo el fundador de una gran orden religiosa y eso es todo.

Nadie le hab√≠a dicho nada, ni siquiera sobre los rumores dando vueltas‚ÄĚ.

El Secretario de de Estado de toda la vida de Juan Pablo, el Cardenal Angelo Sodano, hab√≠a sido exitosamente ‚Äúcultivado‚ÄĚ por Maciel durante d√©cadas.

Berry sigue el camino de Sodano que fue llenado con dinero en efectivo y otros regalos de lujo.

Cuando, en los √ļltimos a√Īos de pontificado de Juan Pablo II, el cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregaci√≥n para la Doctrina de la Fe, se ocup√≥ de los cargos contra Maciel, √©l y sus investigadores informan, tuvieron que recurrir al uso de direcciones de correo electr√≥nicos fuera para eludir a Sodano y sus aliados de la curia.

Había otros en el contacto diario con el cardenal Dziwisz y Juan Pablo II, quienes también tenían conexiones cercanas a la Legión, como el fotógrafo papal Arturo Mari, cuyo hijo fue ordenado sacerdote legionario de Cristo en 2007.

‚Äć¬ŅQu√© conoc√≠an los papas acerca de Maciel y la Legi√≥n?

S√≥lo sab√≠an lo que vieron: abundantes vocaciones; j√≥venes, sacerdotes entusiastas lanzando nuevas escuelas y misiones; un fuerte apoyo de importantes funcionarios de la Curia ‚Äď aunque los Santos Padres no habr√≠an sabido que Maciel hab√≠a ‚Äúcomprado‚ÄĚ su favor.Para colmo de males, las acusaciones contra Maciel, ‚Äúya hab√≠an sido investigadas por la Santa Sede y se encontraron sin fundamento‚ÄĚ.

Esta es la forma contundente que expresamos en algunas comunicaciones oficiales legionarias:

‚ÄúNo s√≥lo se encuentran las acusaciones vac√≠as y sin fundamento, ellas reportaron que la Legi√≥n y el Padre Maciel eran ejemplares, consolidando una gran promesa para la Iglesia‚ÄĚ.

En retrospectiva, no es dif√≠cil ver c√≥mo la investigaci√≥n lleg√≥ a una conclusi√≥n falsa.‚Äć
Desde sus primeros días en Roma, Maciel mostró una gran habilidad en el cultivo de la gente en el poder.

‚Äć

Pablo VI y Cardenal Ratzinger

LA VINCULACI√ďN CON PABLO VI

Un ejemplo elocuente: cuando Maciel fundó su orden, su nombre original (y todavía su nombre oficial en los documentos del Vaticano) fue Congregación del Sagrado Corazón y de la Virgen de los Dolores.

Ese nombre era a la vez demasiado largo y demasiado similar a tantas otras congregaciones religiosas, así que Maciel consultó con líderes de la Iglesia.

Sugiri√≥ al Padre Giovanni Montini que se llamara ‚ÄúLegionarios del Papa‚ÄĚ. Montini se dice que habr√≠a sugerido ‚ÄúLegionarios de Cristo‚ÄĚ.

Montini más tarde se convertiría en el Papa Pablo VI.

Durante su pontificado, Pablo VI seguía siendo un amigo y defensor de Maciel.

La historia  cuenta que cuando Maciel trató de lanzar una universidad en la ciudad de México, el arzobispo local no le concedía su aprobación.

Maciel fue directo a Pablo VI, le mostró un mapa de la tierra en la que él quería construir lo que se convertiría en la Universidad Anáhuac.
Y Pablo VI ideó una nueva diócesis en la que nombró a un obispo receptivo a Maciel y a la Legión.
¬ŅC√≥mo es eso de la influencia?
marcialint-564x450

EL CAMBIO DEL 2004

Si la investigaci√≥n supuestamente definitiva de la d√©cada de 1950, el crecimiento pujante de la Legi√≥n, y el ‚Äúcultivo‚ÄĚ exitoso de prelados bien situados ayudan a explicar el fracaso de tres pontificados en responder a los alegatos de fondo en contra de Maciel, ¬Ņqu√© cambi√≥ la situaci√≥n?

¬ŅPor qu√©, en 2004, unos cincuenta a√Īos despu√©s de que las acusaciones surgieran por primera vez, el cardenal Ratzinger comienza la investigaci√≥n que deshizo el mito de Maciel y expuso la horrible verdad acerca de √©l y de sus mentiras y enga√Īos?

Hay paralelismos fascinantes entre las dos investigaciones que est√°n separadas por medio siglo.

Se pusieron en marcha dos investigaciones cuando grandes Papas estaban disminuidos por la edad y la enfermedad.

Ambas se concluyeron durante una papado, pero quedaron para manejar a pontífices sucesivos.

Ambas fueron impedidas de una manera u otra por las fuerzas de la curia que Maciel había ganado para su lado.

En √ļltima instancia, la investigaci√≥n del cardenal Ratzinger, que qued√≥ encima de su propio papado, mostr√≥ que los acusadores de Maciel estaban diciendo la verdad.
Y que el fundador legionario llevaba una ‚Äúvida torcida‚ÄĚ que estaba ‚Äúfuera de los l√≠mites morales‚ÄĚ, como Ratzinger (luego Papa Benedicto XVI) concluir√≠a.

LA MOVILIZACI√ďN DE LAS V√ćCTIMAS Y LAS INVESTIGACIONES PERIOD√ćSTICAS

La tenacidad de las víctimas de Maciel es, sin lugar a dudas, el principal factor que llevó la verdad a la luz.

En la d√©cada de 1950 solo un pu√Īado de seminaristas y un joven sacerdote trataron de exponer la verdad; no eran rivales para los insiders influyentes de Maciel.

‚ÄćEn la d√©cada de 1960 las acusaciones fueron dejadas f√°cilmente a un lado.

‚ÄćEn la d√©cada de 1970 hombres abusados como seminaristas, que hab√≠an servido como sacerdotes legionarios, empezaron a dejar la orden.

Notablemente Juan Vaca, quien envió su propio informe detallado de las fechorías de Maciel al Vaticano a través Obispo John McGann de Rockville Centre, Nueva York, donde Vaca fue incardinado hasta que abandonó el sacerdocio a finales de 1980.

En la d√©cada de 1990 las v√≠ctimas fueron p√ļblicas.
Trabajando con Jason Berry y Hartford Courant el escritor de religión Gerald Renner, levantó el perfil de la operación secreta de Maciel con una galardonada serie de revelaciones en profundidad, publicada por primera vez en febrero de 1997 (Berry siguió informando sobre la Legión; Renner murió en 2007).

Las víctimas también contrataron a una abogada canónica Martha Wegan, para abogar por su caso en el Vaticano.

‚ÄćPara 1998 ya no estaban en silencio tratando de trabajar a trav√©s de los canales traseros.

Ellos habían dado a Maciel el alto perfil mediático que había evitado cuidadosamente, ya que estaban presionando su caso lo mejor que podían a través del aparato legal de la Iglesia.

Las víctimas no obtuvieron la satisfacción inmediata, pero siguieron adelante.

LA REACCI√ďN DE LOS LEGIONARIOS Y MACIEL

Dunlap fe contratado por la Legión en marzo de 1998 para ayudar a lidiar con los informes de los medios en curso y otros temas de comunicaciones.

Como muchos, dice que

“Me sentí atraído por la fidelidad de los Legionarios, sus buenas obras, y los hombres jóvenes inspiradores que conocí, que eran seminaristas y sacerdotes legionarios.

Dimos a Maciel el beneficio de la duda fundada en las pruebas evidentes de una nueva orden de sacerdotes que parecía como un don de Dios a la Iglesia para combatir el descenso que estaba en todas partes a nuestro alrededor: la disidencia, la laxitud y el éxodo catastrófico de los hombres y mujeres del sacerdocio y la vida religiosa.

La Legi√≥n parec√≠a la respuesta, o al menos una parte de ella‚ÄĚ.

Maciel era muy inteligente en la forma en que se posicion√≥ respecto a las revelaciones de la verdad.‚Äć
El profes√≥ orar por la persecuci√≥n de modo que cuando lleg√≥ la crisis, parec√≠a la respuesta a las oraciones de un ‚Äúm√°rtir moderno‚ÄĚ.‚Äć
Se neg√≥ a responder personalmente a las acusaciones, haciendo parecer como si √©l eligiera ‚Äúsufrir la traici√≥n‚ÄĚ en silencio.

Adem√°s hicieron un abundante uso de fotograf√≠as de Maciel con Juan Pablo II.Su recurso final era siempre decir, ‚Äú¬°Vea lo mucho que el Papa nos ama!‚ÄĚ.

‚ÄćAqu√≠ es donde los documentales y otros informes que arrojan una sombra sobre Juan Pablo II y los dem√°s lo entienden al rev√©s: Juan Pablo II no sab√≠a nada de las acusaciones en contra de Maciel, y Maciel ‚Äď y aquellos que lo defend√≠an ‚Äď explotaban a fondo el favor del Santo Padre.

LA CAMPA√ĎA EN LOS MEDIOS CONTRA MACIEL

Pasaron los a√Īos, las v√≠ctimas continuaron su campa√Īa, y cuando el canal de derecho can√≥nico pareci√≥ cerrado, empezar√≠an una nueva campa√Īa de medios de comunicaci√≥n.

Brian Ross del programa 20/20 de ABC News hizo una exposición en abril de 2002, que elevó el perfil de las acusaciones a un nuevo nivel.

En 2003 a partir de una copia preliminar del libro de Berry y Renner Votos de Silencio, cuyo subt√≠tulo era El abuso de poder en el papado de Juan Pablo II, surgi√≥ un nuevo argumento en la defensa de Maciel:.‚ÄúEllos atacan a la Legi√≥n, pero lo que realmente quieren es acabar con el Santo Padre‚ÄĚ.

Dunlap dice:

‚ÄúPas√© meses excavando en el libro, se√Īalando los detalles y en la preparaci√≥n de los argumentos en contra de ellos.

El libro contiene algunos defectos e imprecisiones (cosas como usar el título incorrecto para posiciones dentro de la Legión) que hemos explotado con el fin de poner en duda la calidad de los informes de los autores.

Pero para el momento en que había terminado el peinado del texto, estaba en una crisis personal y profesional.

Hubo testimonios de v√≠ctimas y testigos para los que simplemente no ten√≠a respuestas adecuadas‚ÄĚ.

“Me reuní con mi Legionario superior y le conté de mi crisis.

Su respuesta hizo que pareciera como si él también estuviera preocupado y luchando.

Oré, y seguí adelante.

En retrospectiva, debería haber dejado entonces.

Pero yo estaba profundamente enredado en la cultura de la defensa de Maciel.

Era mi trabajo, y ten√≠a hijos peque√Īos que alimentar‚ÄĚ.

‚ÄúPoco a poco me fui desde la oraci√≥n por la vindicaci√≥n de Maciel a orar s√≥lo por la victoria de la verdad‚ÄĚ

Legionarios

GRACIAS AL CARDENAL RATZINGER ACONTECI√ď LA VICTORIA

Votos de Silencio salió a principios de 2004.Y fue en este momento que el cardenal Ratzinger nombró a un abogado canónico respetado, mons. Charles Scicluna de Malta, para asumir la investigación sobre Maciel.

Se comunicaban mediante correos electrónicos externos con el fin de escapar de la atenta mirada del cardenal Sodano y otros protectores de alto rango de Maciel.
Y estos dos hombres trajeron a Maciel a la justicia, por fin.

‚Äć

Marcial con una amante y su hija

EN RESUMEN: EN QU√Č CONSISTI√ď LA MANIPULACI√ďN DE MACIEL

En una Iglesia compuesta por pecadores, Maciel manipuló con éxito a suficientes como para aislarse a sí mismo durante décadas de la verdad de sus crímenes.

Ten√≠a ojo para las ‚Äúestrellas nacientes‚ÄĚ eclesi√°sticas, encantador a su manera en la amistad con muchas personas en posiciones importantes y solidificador de esas relaciones en virtud de su control total de las finanzas de la Legi√≥n.

Independientemente de la intención de los donantes, Maciel volvió la destreza de recaudación de fondos en lujosos regalos para los obispos y conocedores del Vaticano que eran más receptivos.

Sabía que no tenía que convencer a todos ellos, sólo a los suficientes para mantenerse a salvo.

Y el impresionante crecimiento de una congregaci√≥n que atrae a hombres y mujeres j√≥venes a la vida religiosa y lanza innumerables escuelas y misiones, era sin duda suficiente para convencer incluso a los papas de darle el beneficio de la duda ‚Äď lo que hicieron.

Es uno de los profundos misterios de la Iglesia moderna, que un hombre pudiera fundar una congregación religiosa tan vibrante como una cubierta para su doble vida como ladrón, megalómano, mujeriego y pederasta.

Mientras que la Santa Sede ha pedido la reforma de la Legión, no ha cerrado la orden.El mismo Benedicto declaró que

A pesar que Maciel ‚Äúsigue siendo una figura misteriosa‚ÄĚ, y un ‚Äúfalso profeta, por as√≠ decirlo‚ÄĚ, el ‚Äúdinamismo y la fuerza con la que se construy√≥ la congregaci√≥n‚ÄĚ es evidente.

‚ÄúNaturalmente se deben hacer correcciones‚ÄĚ, dijo, ‚Äúpero por lo general la congregaci√≥n es s√≥lida.

En ella hay muchos jóvenes que quieren servir con entusiasmo a la fe.

Este entusiasmo no debe ser destruido.

Muchos de ellos han sido llamados por una figura falsa a lo que es, al final, despu√©s de todo, correcto‚ÄĚ.

Fuentes:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Iglesia y Cristianismo

Ver todo