Esto es lo primero que se advierte cuando comenzamos a hacerla.
Nos permite ver nuestros problemas de otra forma, sin tanto drama.
Y a la larga, la perseverancia en la oraci贸n nos permite lograr muchas cosas que ansiamos y que son para nuestro bien.
En 煤ltima instancia es apelar al poder de Dios en una di谩logo con 脡l.
manos orando
Pero tambi茅n la oraci贸n permite interceder por los problemas de otros.
Es lo que Dios quiere para honrarlo.
Y para permanecer cerca de 脡l sin desviarnos.

oracion en grupo

UN CASO REAL 聽

A principios de 1990 un ciudadano estadounidense de origen chino en Tennessee, un hombre llamado Vincent Tan, tuvo una serie de encuentros milagrosos con los 谩ngeles.

Como cient铆fico, 茅l estaba tentado a ser esc茅ptico de lo que estaba experimentando,.

Pero como cristiano, finalmente fue capaz de aceptar estos encuentros espirituales como un acontecimiento real y una bendici贸n de Dios, y describi贸 su historia en una entrevista.

Una ma帽ana temprano, en 1996, Vincent despierta a las 4:30 am con la fuerte sensaci贸n de que se supon铆a que deb铆a estar orando por alguien, una persona desconocida para 茅l.

Empez贸 a hacerlo, se volvi贸 a dormir, y luego despert贸 de nuevo a las 7 am y continu贸 orando.

Poco despu茅s son贸 el tel茅fono, y por alguna raz贸n el contestador autom谩tico no la recogi贸, ni siquiera la funci贸n de identificaci贸n de llamadas.

Vincent tom贸 el tel茅fono y dijo "Hola", mientras una mujer en el otro extremo estaba diciendo "Hola."

Sucedi贸 que no hab铆a llamado la otra persona, sino que sus l铆neas estaban cruzadas, haciendo que ambos tel茅fonos sonaran al mismo momento.

Cuando la mujer, que se llamaba Doris y que viv铆a en Iowa, descubri贸 que estaba hablando a Vincent Tan, ella se puso exaltada y le pregunt贸:

"驴Eres t煤 el Vincent Tan, que tuvo encuentros con el 谩ngel hace unos a帽os?"

Al enterarse de que era 茅l, explic贸 Doris que ella y su madre, que viv铆a con ella y que estaba muriendo de c谩ncer, hab铆a le铆do el art铆culo sobre 茅l.
Y su madre desde entonces hab铆a estado orando por la oportunidad de hablar con este hombre acerca de sus encuentros angelicales.
Y as铆 prepararse por su pr贸xima muerte.

Repentinamente Doris hab铆a despertado esa ma帽ana con la sensaci贸n de que el Se帽or estaba a punto de responder a la oraci贸n de su madre.

Por lo que pregunt贸 Vincent si estar铆a dispuesto a hablar con la mujer en cama en el altavoz-tel茅fono.

脡l estuvo de acuerdo, y durante los siguientes cuarenta y cinco minutos le cont贸 lo que hab铆a pasado.

Y c贸mo se le hab铆a dado la seguridad firme sobre el amor y la misericordia de Dios y la belleza del cielo y de los 谩ngeles y de los santos que viv铆an all铆.

Cuando Vincent termin贸, la mujer respondi贸:

"隆Alabado sea el Se帽or. Am茅n".

Hubo un largo momento de silencio, y por 煤ltimo, Doris volvi贸 al tel茅fono y le dijo a Vincent que su madre en ese momento hab铆a muerto (Michael H. Brown, El Dios de los Milagros, p. 64).

Esta historia real es un recordatorio inspirador que, como Dios el Padre amoroso, est谩 dispuesto a responder a nuestras oraciones de una manera que le da la gloria y nos ayuda a acercarnos m谩s a Dios.

Mientras oramos con esp铆ritu de perseverancia y confianza, estamos seguros de que somos tocados de forma maravillosa por la gracia divina.

Vivimos en una "sociedad instant谩nea" en la que se nos ense帽a a creer que debemos ser capaces de recibir lo que queramos sin tener que esperar.

Pero muchas historias son un recordatorio necesario que la persistencia es un valor esencial si queremos acercarnos a Dios y encontrar la verdadera y duradera felicidad.

Y esto nos trae un viejo cuento a la memoria.

esfera de reloj antiguo fondo

UN CUENTO

脡rase una vez un peque帽o pueblo en una tierra remota, aunque era fuera de lo com煤n, ten铆a casi todos los artesanos necesarios: zapateros, sastres, panaderos, agricultores, carpinteros y un herrero.

S贸lo un comerciante le faltaba: un relojero.

A trav茅s de los a帽os, los relojes de la ciudad llegaron a ser tan inexactos y poco fiables que la mayor铆a de la gente dej贸 de darles cuerda.Unos pocos, sin embargo, los manten铆an en funcionamiento todos los d铆as.

A pesar de que ya no med铆an el tiempo correcto, sus vecinos se burlaban de ellos, pero ellos perseveraron.

Finalmente, un d铆a la noticia se difundi贸 r谩pidamente que un maestro relojero acababa de mudarse a la aldea.

Todas las personas se apresuraron a su casa con sus relojes.
Pero la mayor铆a de los aldeanos aprendieron que s贸lo pod铆an reparar los relojes que se hab铆an mantenido funcionando todo el tiempo.

Los relojes abandonados e ignorados se hab铆an vuelto demasiado oxidados para reparar (Edward Hays, 聽Memoria de Oraci贸n de un amigo, p. 124).

pasion de cristo oracion

USANDO EL SILENCIO PARA ORAR

Si rara vez oramos, u oramos s贸lo en aquellas ocasiones cuando necesitamos algo, no deber铆a sorprendernos que nuestra oraci贸n no "funcione" muy bien.

La fidelidad o la oraci贸n regular dar谩 lugar a los mejores resultados posibles.

Podr铆amos usar la analog铆a de ejercicio o actividad f铆sica: es mucho m谩s saludable caminar durante una media hora todos los d铆as que pasar ese tiempo tumbado en el sof谩 y viendo televisi贸n.

Y es mejor hacer un poco de ejercicio todos los d铆as que pasar largos per铆odos de tiempo sin ella, y luego tratar de hacerlo todo de una vez.

Lo mismo sucede con la oraci贸n.
S铆, se nos ha ordenado por Dios adorarlo, tenemos que hacerlo por el bien de nuestra propia alma.
Debemos tener nuestro propio tiempo de oraci贸n todos los d铆as, aunque s贸lo sea durante diez o quince minutos.

Esto podr铆a implicar el rezo del Rosario, ya sea en voz alta o en silencio, la lectura de la Biblia, ya sea utilizando las Escrituras asignadas a un d铆a determinado, o pasajes elegidos al azar, el rezo del rosario de la Divina Misericordia y otras devociones favoritas.

Y pasar tiempo en silencio en la presencia del Sant铆simo Sacramento en la iglesia, pidiendo al Esp铆ritu Santo su gu铆a cuando estamos de repente ante un encuentro dif铆cil o decisi贸n importante.

O usar nuestra imaginaci贸n para visualizar y reflexionar uno de los relatos de los Evangelios, o simplemente hablar con Dios en la vida cotidiana sobre todas nuestras actividades actuales, nuestras preocupaciones y nuestras alegr铆as y tristezas.

Es bueno estar en silencio y a煤n cuando se ora, pero tambi茅n es aceptable y bueno orar al conducir al trabajar o cuando se est谩 sin hacer nada, o caminando.

Est谩 bien pedir a Dios favores y ayuda.
Pero tambi茅n debemos expresar nuestro dolor por nuestros pecados.
Nuestra gratitud por las bendiciones recibidas y nuestro culto a nuestro Creador.

Los que tratan de ser fieles en la oraci贸n descubren que un proceso de gradual est谩 ocurriendo en sus vidas.

Es decir, que llegan a tener una mayor apreciaci贸n de la belleza y los placeres simples de la vida.

Descubren que los problemas de la vida no les molestan tanto como antes.

Y llegan a una conciencia m谩s profunda de la presencia del Se帽or y de Su cuidado por ellos.

Mientras hacemos este esfuerzo de usar la gracia de Dios en acercarnos a 脡l, podemos estar seguros que oir谩 nuestras oraciones y las tendr谩 muy cerca de su coraz贸n.

oracion frente a imagen de la virgen maria

7 PUNTOS CENTRALES PARA COMPRENDER LA EFICACIA DE LA ORACI脫N

La idea es que hay un poder inherente en la oraci贸n.

De acuerdo con la Biblia, el poder de la oraci贸n es simplemente el poder de Dios, que escucha y contesta la oraci贸n.

Considera lo siguiente:

1) El Se帽or Dios Todopoderoso puede hacer todas las cosas; no hay nada imposible para 脡l (Lucas 1:37).
2) El Se帽or Todopoderoso invita a su pueblo a orar a 脡l. . La Oraci贸n a Dios debe hacerse persistente (Lucas 18: 1), . con acci贸n de gracias (Filipenses 4: 6), con fe (Santiago 1: 5), . dentro de la voluntad de Dios (Mateo 06:10), . para la gloria de Dios ( Juan 14: 13-14), . y desde un coraz贸n en sinton铆a con Dios (Santiago 5:16).
3) Dios Todopoderoso escucha las oraciones de sus hijos. . 脡l nos manda a orar, y 脡l promete escuchar cuando lo hacemos. ."En mi angustia invoqu茅 al Se帽or; ped铆 a mi Dios por ayuda..Desde su templo oy贸 mi voz; mi clamor lleg贸 delante de 茅l, a sus o铆dos" (Salmo 18:6).
4) El Se帽or Dios Todopoderoso responde a la oraci贸n. ."Hago un llamamiento a ti, oh Dios, porque t煤 me respondes" (Salmo 17: 6).."Los justos claman, y el Se帽or los oye; los libra de todas sus angustias" (Salmo 34:17).
5) Una idea popular es que la cantidad de fe que tenemos determina si Dios contestar谩 nuestras oraciones. . Sin embargo, a veces el Se帽or contesta nuestras oraciones, a pesar de nuestra falta de fe. . En Hechos 12, la Iglesia ora por la liberaci贸n de Pedro de la prisi贸n (v. 5), y Dios contesta su oraci贸n (vv. 7-11). . Pedro va a la puerta de la reuni贸n de oraci贸n y da golpes, pero los que est谩n orando no le atienden en un primer momento por creer que no es realmente Pedro. . Oraron para que fuera liberado, pero fallaron en la espera de una respuesta a sus oraciones.
6) El poder de la oraci贸n no fluye de nosotros. . No son las palabras especiales que decimos o la manera especial que las decimos o incluso la frecuencia con la que las decimos. . El poder de la oraci贸n no se basa en una cierta direcci贸n que nos ponemos o una cierta posici贸n de nuestro cuerpo. . El poder de la oraci贸n no viene de la utilizaci贸n de velas o incienso. . El poder de la oraci贸n proviene del Dios omnipotente que escucha nuestras oraciones y las contesta.
7) La oraci贸n nos pone en contacto con Dios Todopoderoso, directamente o a trav茅s de intercesores (santos, la Sant铆sima Virgen Mar铆a). . Y debemos esperar resultados todopoderosos. . Ya sea que 脡l elija conceder nuestras peticiones, negar nuestras peticiones o ponerlas en suspenso para m谩s adelante. . Cualquiera que sea la respuesta a nuestras oraciones, el Dios a quien oramos es la fuente del poder de la oraci贸n. . Y 脡l puede y responde, de acuerdo a Su perfecta voluntad y su tiempo.
adoracion

LA PERSEVERANCIA DA EFICACIA A LAS ORACIONES

Para santo Tom谩s son cuatro las condiciones para una oraci贸n eficaz:

pedir por uno mismo,
pedir cosas necesarias para la salvaci贸n,
hacerlo con piedad,
y hacerlo con perseverancia, que es el tema de este art铆culo.

Repasemos los argumentos de Santo Tomas (el Doctor Ang茅lico)

Pedir por Uno Mismo

La primera condici贸n de la oraci贸n, dice el Doctor Ang茅lico, es que pidamos por nosotros mismos.

Sostiene que nadie puede alcanzar para otro hombre la vida eterna, ni por tanto las gracias que conducen a ella.

Y que la promesa que hizo el Se帽or a los que rezan es solamente a condici贸n de que recen por ellos mismos y no por los dem谩s.
鈥淎 vosotros se os dar谩鈥..Pero San Basilio afirma que la eficacia de la oraci贸n es infalible, aun cuando recemos por otros, con tal que ellos no pongan alg煤n impedimento positivo.

Es verdad que el Se帽or no ha prometido escucharnos cuando aquellos por quienes pedimos ponen impedimentos a su conversi贸n.

Pero no es menos cierto que Dios, por su bondad y por las oraciones de sus siervos, da muchas veces gracias extraordinarias a los pecadores m谩s obstinados.

Y as铆 logra arrancarlos del pecado y ponerlos en camino de salvaci贸n.

Lo que en todo caso est谩 fuera de duda es que las oraciones que hacemos por los pecadores, a ellos les son muy 煤tiles y agradan mucho al Se帽or.Por tanto, no dejemos de pedir por los pobres pecadores.

Porque quien m谩s pide por los otros m谩s pronto ver谩 o铆das las peticiones que haga por s铆 mismo.
campana-de-oracion
Pedir cosas Necesarias para la Salvaci贸n

La segunda condici贸n que pone el Dr. Ang茅lico es que pidamos cosas que sean convenientes y necesarias para nuestra salvaci贸n.

Porque la promesa que nos hizo el Se帽or no es de cosas exclusivamente materiales y que no sean convenientes para la vida eterna.

Sino de aquellas gracias que necesitamos para ir al cielo.

San Agust铆n, dice que no pedimos en nombre del Se帽or cuando pedimos cosas que son contra la salvaci贸n.

Esto no implica que no podamos pedir cosas materiales sino que el centro debe ser pedidos para la salvaci贸n.

Orar con Piedad (humildad y confianza)

El Se帽or escucha bondadosamente las oraciones de sus siervos, pero s贸lo de sus siervos sencillos y humildes, como dice el Salmista: 鈥淢ir贸 el Se帽or la oraci贸n de los humildes鈥.

Y a帽ade el ap贸stol Santiago: 鈥淒ios resiste a los soberbios y da sus gracias a los humildes鈥.

Pero lo que m谩s encarecidamente nos pide el ap贸stol Santiago es que recemos con la m谩s firme confianza de que seremos o铆dos.

Pide, dice, con confianza, sin dudar nada.

Santo Tom谩s nos ense帽a que as铆 como la oraci贸n tiene su m茅rito por la caridad, as铆 tiene su maravillosa eficacia por la fe y la confianza.
Orar con Perseverancia
Aunque nuestra oraci贸n sea humilde y llena de confianza en Dio, esto no basta para tener la perseverancia final y con ella la salvaci贸n eterna.

Nuestras oraciones cotidianas nos alcanzar谩n las gracias que necesitamos para cada momento de nuestra vida.

Pero si no seguimos hasta el fin en la oraci贸n, no conseguiremos el don de la perseverancia final.

Y es que esta gracia, por ser como el resultado de todas las otras, exige que multipliquemos nuestras plegarias y perseveremos hasta la muerte.

La gracia de la salvaci贸n eterna no es una sola gracia, es m谩s bien una cadena de gracias, y todas ellas unidas forman el don de la perseverancia.

Para alcanzar la santa perseverancia ser谩 necesario que nos encomendemos a Dios siempre y en cada momento, especialmente en la hora de la tentaci贸n.

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Devociones y Oraciones

Ver todo