Perfil de Jos茅, el esposo de Mar铆a.
La literatura ap贸crifa menciona como Jos茅 conoci贸 a Mar铆a, y seg煤n las fuentes ser铆a anciano (de 40 y mas a帽os) o muy joven. Adem谩s ser铆a viudo y habr铆a tenido m谩s hijos con Mar铆a (de ah铆 los hermanos de Jes煤s). La profesi贸n mencionada era carpintero, pero hay an谩lisis posteriores que ponen en duda su trabajo de carpintero tal como hoy conocemos la profesi贸n.

La literatura ap贸crifa no significa que sea falsa, sino que no entr贸 dentro de los c谩nones de la biblia. Dentro de ella hay de todo, desde relatos verdaderamente fantasiosos hasta algunos que aportan informaci贸n valiosa y cre铆ble. Ac谩 hablamos de los dos.

COMO CONOCE A MAR脥A

Al llegar [Mar铆a a] los doce a帽os, los sacerdotes se reunieron para deliberar, diciendo: 鈥淗e aqu铆 que Mar铆a ha cumplido sus doce a帽os en el Templo del Se帽or, 驴qu茅 habremos de hacer con ella para que no llegue a mancillar el santuario?鈥 [mancillaci贸n que se producir铆a si llegara a tener su primera regla dentro de 茅l, regla que convierte en el juda铆smo, y tambi茅n en el islam, en impura a la mujer] Y dijeron al Sumo Sacerdote: 鈥淭煤 que tienes el altar a tu cargo, entra y ora por ella, y lo que te d茅 a entender el Se帽or, eso ser谩 lo que hagamos鈥 (Prot. 8, 2).

La soluci贸n se la susurra un 谩ngel del Se帽or al sumo sacerdote, quien por cierto, es un viejo conocido de los textos evang茅licos, ya que se trata de Zacar铆as, el padre de San Juan Bautista:

鈥淶acar铆as, Zacar铆as, sal y re煤ne a todos los viudos del pueblo. Que venga cada cual con una vara, y de aqu茅l sobre quien el Se帽or haga una se帽al portentosa, de 茅se ser谩 mujer鈥. Salieron los heraldos por toda la regi贸n de Judea y al sonar la trompeta del Se帽or, todos acudieron.

ECHARON A SUERTE LAS PAREJAS

Jos茅 dejando su hacha, se uni贸 a ellos y, una vez que se juntaron todos, tomaron cada uno su vara y se pusieron en camino en busca del Sumo Sacerdote. Este tom贸 todas las varas, penetr贸 en el Templo y se puso a orar. Terminado que hubo su plegaria, tom贸 de nuevo las varas, sali贸 y se las entreg贸, pero no apareci贸 se帽al ninguna en ellas. M谩s, al coger Jos茅 la 煤ltima, he aqu铆 que sali贸 una paloma de ella y se puso a volar sobre su cabeza. Entonces el sacerdote le dijo: 鈥淎 ti te ha cabido en suerte recibir bajo tu custodia a la Virgen del Se帽or鈥 (Prot. 8, 3-9, 1).

Curiosamente, este episodio del Protoevangelio halla eco en otro libro sagrado que est谩 muy atento a todo aquello que concierne a la vida de Mar铆a. Nos referimos al Cor谩n, fuente cuya antipat铆a hacia la figura de Jos茅 es m谩s que evidente, evidente precisamente por la calculada ignorancia hacia su persona, que s贸lo rompe para hacer una velada referencia a la misma sin ni siquiera citar su nombre, que es la que traemos aqu铆 a colaci贸n:

Esto forma parte de las historias referentes a lo oculto que Nosotros te revelamos. T煤 no estabas con ellos cuando echaban suertes con sus ca帽as, para ver qui茅n de ellos iba a encargarse de Mar铆a. T煤 no estabas con ellos cuando disputaban. (C. 3, 44).

JOS脡 CRIANDO A JES脷S

En la literatura ap贸crifa de la infancia de Jes煤s, cabe a Jos茅 un cierto protagonismo. En ella le vemos reprendiendo a su hijo:

Y Jos茅 tom贸 a su hijo aparte y le reprendi贸 diciendo: 鈥溌縋or qu茅 haces estas cosas?鈥 (PsTo. 5, 1).

鈥淰ino Jos茅 al lugar y al verle, le ri帽贸 diciendo: 鈥溌縋or qu茅 haces en s谩bado lo que no est谩 permitido hacer?鈥 (PsTo. 2, 4).

Demasiado a menudo, debati茅ndose entre el rigor que le corresponde ejercer como padre, y la sumisi贸n que le debe a su hijo en quien reconoce la elevada misi贸n a la que est谩 llamado. Buena prueba de lo cual, la respuesta que de 茅ste recibe en uno de esos rega帽os:

鈥淭煤 ya tiene bastante con buscar sin encontrar. Realmente te has portado con poca cordura. 驴No sabes qu茅 soy tuyo? No me seas causa de aflicci贸n鈥 (PsTo. 5, 3).

驴VIUDO Y ANCIANO?

Am茅n de ello, entre los cristianos coptos circul贸 un escrito ap贸crifo expresamente dedicado a la figura de Jos茅, datable quiz谩s del s. IV: es la llamada Historia de Jos茅 el Carpintero, de la que han llegado dos versiones, una en copto y otra en 谩rabe. Presentada bajo la forma de relato de Jes煤s a los ap贸stoles, sus datos son en general coherentes con los del Protoevangelio de Santiago ya citado. Nos cuenta la Historia de Jos茅 el carpintero:

Hab铆a un hombre llamado Jos茅, oriundo de Bel茅n, esa villa jud铆a que es la ciudad del Rey David. Estaba muy impuesto en la sabidur铆a y en su oficio de carpintero. Este hombre Jos茅 se uni贸 en santo matrimonio a una mujer que le dio hijos e hijas: cuatro varones y dos hembras, cuyos nombres eran Judas y Josetos, Santiago y Sim贸n [esto es, los que cita Marcos, cfr. Mc. 6, 3]; sus hijas se llamaban Lisia y Lidia (HiJoCa. 2, 1).

Jos茅 habr铆a enviudado, un a帽o despu茅s de lo cual, y teniendo nada menos que noventa a帽os, le es entregada por el Templo en r茅gimen de tutela, la ni帽a Mar铆a, de apenas doce a帽os. Habiendo alcanzado los noventa y dos (y Mar铆a los catorce, en lo que la Historia de Jos茅 difiere algo del Protoevangelio, en el que Mar铆a ser铆a madre con trece a帽os), ver铆a nacer a Jes煤s 鈥渆n Bel茅n, en una gruta cercana a la tumba de Raquel, esposa del patriarca Jacob鈥.Versi贸n que no casa con otra tradici贸n que circul贸 entre los cristianos, seg煤n la cual, Jos茅 ser铆a tan virgen como Mar铆a. A ella se abonan tanto San Jer贸nimo (n.h.345-m.h.419) como San Agust铆n, quien escribe:

Si Jos茅 no hubiese sido virgen, Dios no le hubiese dado en modo alguno por esposa a la Virgen [...] y esto por una raz贸n muy sencilla: porque si no hubiera sido virgen, hubiera podido atentar contra la virtud de Mar铆a.

Volviendo a la Historia de Jos茅 el carpintero,a la edad de ciento once a帽os, teniendo Jes煤s apenas diecinueve, morir铆a Jos茅 a consecuencia de la primera enfermedad que sufr铆a en su larga vida.

NO HAY CONSENSO SOBRE LA EDAD DE JOS脡

Hay muchas versiones sobre la edad de Jos茅. Los pintores, siguiendo a la leyenda, le prefieren adulto o anciano. Un especialista como Franz Jantsch sit煤a a Jos茅, a la hora de su matrimonio, entre los 40 贸 50 a帽os, aun rechazando la idea de la ancianidad. Pero dada la brevedad de la vida en aquel siglo y aquel pa铆s, los cuarenta o cincuenta hubieran sido una verdadera ancianidad.Al otro extremo se va Jim Bishop que pone a Jos茅 con 19 a帽os. Lo m谩s probable es que tuviera algunos a帽os m谩s que Mar铆a y que se desposara con ella en torno a los 25, edad muy corriente para los j贸venes que se casaban en aquel tiempo.

驴JOS脡 CARPINTERO?

驴Era realmente carpintero? La palabra griega tecton habr铆a que traducida, en rigor, es como 芦artesano禄, sin mayores especificaciones. A favor de un trabajo de carpinter铆a estar铆a la antig眉edad de la tradici贸n (san Justino nos dice que constru铆a yugos y arados, y en la misma l铆nea escriben Or铆genes, san Efr茅n y san Juan Damasceno) y el hecho de que ning煤n ap贸crifo le atribuya jam谩s otro oficio. Hasta la edad media no aparecen los autores que le dicen herrero (san Isidoro de Sevilla entre otros). Pero ninguna prueba decisiva se帽ala con precisi贸n el oficio de Jos茅.Algo puede aclararnos el hecho de que en la 茅poca de Cristo en Palestina escaseaba la madera. No hab铆a sino los famosos cedros, que eran pocos y propiedad de ricos, palmeras, higueras y otros frutales. Como consecuencia muy pocas cosas eran entonces de madera. Concretamente, en Nazaret las casas o eran simples cuevas excavadas en la roca o edificaciones construidas con cubos de la piedra caliza t铆pica del lugar (tan blanda que se cortaba con sierras). En los edificios la madera se reduc铆a a las puertas y muchas casas no ten铆an otra puerta que una gruesa cortina.No deb铆a, pues, ser mucho el trabajo para un carpintero en un pueblo de no m谩s de cincuenta familias. Preparar o reparar aperos de labranza o construir r煤sticos carros. Los muebles apenas exist铆an en una civilizaci贸n en que el suelo era la silla m谩s corriente y cualquier piedra redonda la 煤nica mesa. Evidentemente la carpinter铆a no era un gran negocio en el Nazaret de entonces.Habr铆a que empezar a pensar que la verdadera profesi贸n de Jos茅 era lo que actualmente denominar铆amos 鈥渉acer chapuzas o changas鈥. Todo hace pensar que sus trabajos eran encargos eventuales que consist铆an en reparar hoy un tejado, ma帽ana en arreglar un carro, pasado en recomponer un yugo o un arado.S贸lo dos cosas son ciertas: que trabajaba humildemente para ganarse la vida y que se la ganaba m谩s bien mal que bien.Fuentes: Protoevangelio de Santiago, Historia de Jos茅 el carpintero, Religi贸n en Libertad, Vida y Misterios de Jes煤s de Nazareth, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)