‚ÄćCuando vamos a una misa en una Iglesia hay √°ngeles y hay santos.
Está San José, está la Santísima Virgen.
Pero sobre todo, est√° Jes√ļs.
Sobre todo est√° el Redentor.
altar de iglesia
Y no es que estén por las imágenes que hay en la Iglesia, sino que directamente están presentes en la misa que se celebra.
Porque en ese momento hay un contínuo entre el Cielo y la Tierra, que la inmensa mayoría de nosotros no vemos.
Pero que sin embargo algunos tienen atisbos de lo que est√° sucediendo en la realidad.

EL PODER SOBRENATURAL ENORME DE LA MISA

Un sacerdote en Irlanda del Norte, una vez escribió que si se reunieran todos los obispos, sacerdotes, religiosos actualmente en la tierra.

‚ÄćJunto con los millones de fieles y todos los santos en el Cielo y las almas del purgatorio ‚Äď y todos los millones de √°ngeles tambi√©n.

Y se los viera inclinarse en adoración delante de Dios, por increíble que pudiera parecer, por más gloria que eso le diera a Dios, todavía esto sería menos que una sola liturgia eucarística.

misa con velas

¬ŅY por qu√© ?.El escribi√≥:

Porque en la Misa, no solo los √°ngeles y los santos rezan por ti.
Es el Mismo Jesucristo, y √Čl, no solo reza por ti, sino que ofrece Sus m√©ritos por ti.
Y como √Čl es Dios, Sus plegarias y Sus m√©ritos dan infinitamente m√°s gloria a Dios.
Y son infinitamente m√°s poderosos que las oraciones y ofrendas unidas de todos los √°ngeles y todos los hombres, aunque continuaran por toda la eternidad.

Ha habido santos que pasaron horas - ma√Īanas enteras - s√≥lo para agradecer a Dios por la Eucarist√≠a de ese d√≠a.

Hubo incluso un santo que dec√≠a dos misas al d√≠a: una por la ma√Īana la liturgia regular, y luego una misa de acci√≥n de gracias por la misa anterior.

No necesitamos un milagro para conocer el valor de la Misa.

No tenemos que ver visiones para apreciar la Eucaristía (aunque las visiones ayudan).

‚ÄćLo sentimos y lo vivimos si nos predisponemos a ello.

Recibimos sus gracias.

El Padre Stefano Manelli, un sacerdote italiano que escribi√≥ un invalorable op√ļsculo, ‚ÄúJes√ļs Nuestro amor eucar√≠stico‚ÄĚ, se√Īala que

La Santa Comunión es de mucho más valor que un éxtasis, un rapto, o una visión.

La Santa Comunión transporta todo el paraíso a mi pobre corazón.

Pero tambi√©n se adelgaza el velo y suceden cosas extra√Īas y maravillosas en las misas, como la presencia visible por todos de criaturas celestiales en medio de la liturgia.

vision del santo grial

LOS √ĀNGELES PRESENTES EN MISA

Sabemos que al menos hay tantos √°ngeles en la Iglesia como personas asisten.
Ya que cada uno tiene su √°ngel de la guarda a su lado para ayudarle en sus oraciones y a adorar a Cristo presente en el Altar.
Adem√°s de los √Āngeles de la Guarda, miles de esp√≠ritus celestes de los m√°s altos coros de √°ngeles asisten a la misa, reverentemente adorando a su Se√Īor y Dios en este misterio sublime.

Reveló a Santa Matilde que tres mil ángeles del séptimo Coro y los Tronos, están siempre presentes en devota atención al Tabernáculo, donde está reservado el Santísimo Sacramento.

‚ÄćSin duda un n√ļmero mucho mayor est√°n presentes en la Santa Misa, que no es solo un sacramento, sino tambi√©n un sacrificio.

San Gregorio ha dicho: ‚ÄúLos cielos se abren y multitudes de √°ngeles vienen a asistir al Santo Sacrificio‚ÄĚ

‚ÄćSan Agust√≠n dijo: ‚ÄúLos √°ngeles rodean y asisten al sacerdote cuando celebra la misa‚ÄĚ

San Juan Cris√≥stomo agreg√≥: ‚ÄúCuando se celebra la misa, el santuario est√° lleno de innumerables √°ngeles, que adoran a la V√≠ctima divina inmolada en el altar‚ÄĚ

El valor de la misa es tan maravilloso, y la misericordia y la generosidad de Dios son tan ilimitados, que no hay ning√ļn momento tan propicio para pedir favores como cuando Jes√ļs se sacrifica en el altar.

Es casi seguro que recibiremos lo que pedimos, y lo que no se obtiene en la misa lo podemos esperar recibir por todas las dem√°s oraciones, penitencias o peregrinaciones.

Los √°ngeles lo saben perfectamente y vienen en multitudes para adorar a Dios y hacer sus peticiones en esta hora de la misericordia

En las revelaciones de Santa Brígida dice:

‚ÄúUn d√≠a, cuando estaba asistiendo al Santo Sacrificio, vi un inmenso n√ļmero de los Santos √Āngeles desciendo y congreg√°ndose alrededor del altar, contemplando el cura.

Cantaban cánticos celestiales que me robaban el corazón, el cielo mismo parecía estar contemplando el gran sacrificio.

Y sin embargo nosotros, pobres criaturas, ciegas y miserables asistíamos a la misa con muy poco amor, pasión y respeto.

Oh, Dios abre nuestros ojos, que no vemos las maravillas‚ÄĚ.

‚ÄćCuando el Beato Enrique Suso, el Dominicano, estaba diciendo misa, los √°ngeles en forma visible se reun√≠an en torno al altar, y algunos se acercaban a √©l en √©xtasis de amor.

Esto es lo que se lleva a cabo en cada misa, aunque nosotros no lo vemos. ‚Äć

Nosotros, como católicos nunca pensamos en esta sorprendente verdad?

En la misa que estamos orando en medio de miles de √°ngeles de Dios.
san rafael

SAN RAFAEL APARECI√ď DURANTE UNA MISA CON UN REGALO

A mucha gente se le han aparecido personajes extra√Īos en su vida, que muestran paz y amor en sus actos, que nos hacen un regalo y luego desaparecen para no volver m√°s.

Y muchas veces tenemos la convicción de que eran ángeles con una misión.

Acá traemos una historia de un devoto sacerdote de Maryland que contó que en el día de la fiesta de Guadalupe apareció un ángel durante la misa en frente de él y de unos 200 feligreses.

El sacerdote, el padre Richard Scott, de 43 a√Īos en esa √©poca, de la Iglesia de San Juan Evangelista en Clinton, Maryland, en la archidi√≥cesis de Washington, dijo que un 12 de diciembre [en la d√©cada del 2000] hab√≠a empezado el d√≠a pidiendo a Nuestra Se√Īora de Guadalupe la confirmaci√≥n relativa a una solicitud especial que √©l hab√≠a hecho.

EL PADRE REZA A LA VIRGEN DE GUADALUPE

Originario de Per√ļ, el Padre Scott, quien dice que tiene una especial devoci√≥n a los √°ngeles (‚Äúen el sentido cat√≥lico, nada en absoluto con la Nueva Era‚ÄĚ), recita la letan√≠a de los √°ngeles todos los d√≠as y lleva a cabo misas de sanaci√≥n en la iglesia dedicada al Arc√°ngel Rafael.

Cuenta que alrededor de las 6:45 am estaba rezando a la Virgen.

‚ÄúMadre Bendita, s√© que eres Nuestra Se√Īora de Guadalupe‚ÄĚ, dijo.
"T√ļ sabes que Te quiero mucho. T√ļ tambi√©n eres la Reina de los √Āngeles.
S√© que no soy digno, pero por los m√©ritos de tu Hijo Jes√ļs y Su Divina Misericordia, humildemente te ruego que me env√≠es a San Rafael para dar dame una se√Īal de que lo que he o√≠do en mi coraz√≥n es de tu Hijo‚ÄĚ.

Esa noche el padre de Scott celebró una misa en honor a la Virgen de Guadalupe a las 7:30 pm.

Dice que había pasado el día sin pensar mucho en cuanto a su petición.

‚ÄĚMe olvid√© de eso‚ÄĚ, dice, ‚Äúpero Dios no lo hizo‚ÄĚ.

misa en latin

APARECE EL EXTRA√ĎO EN LA MISA

Yo estaba diciendo la oraci√≥n de los fieles y hab√≠a cerrado los ojos y los abr√≠ y mir√© para ver a la gente que estaba rezando y yo indirectamente oraba por mis intenciones especiales y tambi√©n oraba por un hombre con c√°ncer ‚Äď y por nuestro obispo que siempre est√© lleno del Esp√≠ritu Santo y sea fiel al Santo Padre.

Cuando estaba diciendo que todos juntos‚Ķ, mir√© hacia arriba y en la parte de atr√°s de la iglesia, vi a esta mujer hispana que trabaja en la parroquia en la preparaci√≥n de los ni√Īos peque√Īos en el momento del ofertorio, trayendo los regalos ‚Äď iban a presentar rosas y claveles a la Virgen Mar√≠a.

Y justo a su lado veo a este hombre joven de unos veinte a√Īos con el pelo marr√≥n claro, con un cuadro grande, una gran pintura en un marco, con un rostro radiante y alrededor de su cuerpo como un aura.‚Äć
√Čl se ve√≠a diferente ‚Äď pero completamente humano, muy bien vestido, con pantalones de pana, una camisa, un sweater y una chaqueta de gamuza.

√Čl estaba radiante, con los ojos m√°s penetrantes de amor.

Ellos irradiaban amor, y él tenía una gran sonrisa, como si fuera el mejor de los amigos, sorprendiéndome.

Caminaba como si tuviera una misión que cumplir lo que Dios quería que él hiciera.

Caminó por el pasillo con reverencia pero rápidamente.

√Čl estaba en control. Nada lo detendr√≠a.

Acabó de llegar al suelo, pero él no lo hizo de una manera que fuera pomposa.

√Čl no flot√≥.

‚ÄćCaminaba como una persona normal, pero r√°pidamente, con este gran cuadro sobre su lado derecho y era como si hubiera una luz, una luz sobre √©l, como un aura alrededor de su cuerpo, a pesar de que su cuerpo era normal, y a lo largo de todo el tiempo ten√≠a los ojos en contacto conmigo.

Hizo reverencia a la Eucaristía y a mí como sacerdote.

√Čl hizo una genuflexi√≥n cerca del tabern√°culo y present√≥ esta pintura.

√Čl la puso contra un atril en el lado izquierdo.

√Čl no estaba muy lejos de m√≠.

√Čl estaba a dos pasos y la puso contra el atril y √©l me dijo: ‚ÄėUsted tiene que bendecirla‚Äô.
Yo le dije mientras √©l se acercaba, ‚Äė¬Ņhay algo que pueda hacer para ayudarle?‚Äô.
Estaba conmocionado.
Aun cuando dijo: ‚ÄėUd. debe bendecir esto‚Äô.
Jam√°s sus expresiones faciales cambiaron.

Había amor completo y ternura, pero él estaba allí en una misión.

No podía caminar hacia él. Yo no podía moverme.

Algo me impedía moverme. Yo no podía hablar.

Lo √ļnico que pod√≠a hacer era observar y recibir. \

Despu√©s se dio la vuelta, una vez m√°s, hizo una genuflexi√≥n al Sant√≠simo Sacramento, y luego se fue otra vez un poco r√°pido por el pasillo, se dio la vuelta, una vez m√°s, me mir√≥, levant√≥ los brazos al cielo, y dijo con una sonrisa, como si estuviera extremadamente feliz: ‚Äė¬°Am√©n, aleluya!‚Äė

La-creacion-de-Adan

LOS PRODIGIOS DEL √ĀNGEL

Es una historia de √°ngel como ha habido muchas, pero con esta diferencia: el Padre Scott realmente vio al extra√Īo misterioso desaparecer.

La mayoría de quienes tienen encuentros con ángeles describen a un desconocido que entonces se perdió de vista, pero el sacerdote de Maryland en realidad lo vio desaparecer.

Despu√©s de decir: ‚ÄėAm√©n, aleluya‚Äô √©l puso sus brazos hacia abajo y no s√© c√≥mo se abrieron las puertas de madera, y luego fue hacia otro conjunto de puertas de vidrio.
Lo vi desaparecer.
Caminó cinco o seis pasos y desapareció.
Lo vi desaparecer.

Desapareció justo antes de llegar a las puertas de vidrio porque no vi las puertas de cristal abiertas, ya que desde el altar me doy cuenta cuando la gente deja la primera misa temprano.

Por supuesto, dejamos todo esto a tu discernimiento.

Hasta ahora no tenemos ninguna razón para dudar de la historia y si es verdad, resulta enorme.

Esto confirm√≥ algo importante para el sacerdote, quien dice que la pintura era una r√©plica de la famosa obra maestra de Miguel √Āngel, ‚ÄúLa Creaci√≥n‚ÄĚ, en la que Dios est√° tocando el dedo de Ad√°n.

√Čl dijo que hab√≠a un hombre en un coche que hab√≠a estado en frente de la misa en espera para conducir a un familiar, y el hombre m√°s tarde declar√≥ que no vio a nadie entrar o salir.

Los asistentes se sorprendieron igualmente por las acciones del misterioso visitante y su forma de caminar.

El Padre Scott cree que el misterioso desconocido era el Arc√°ngel Rafael.
√Čl dice que la pintura ten√≠a un marco caro en madera con protectores de cart√≥n en las esquinas.
El sacerdote dejó la pintura en la iglesia durante cuatro días, esperando a ver si alguien la reclamaba, pero nadie lo hizo.

Fuentes:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Mensajes y Visiones

Ver todo