‚ÄćNo lo han podido explicar por qu√©, pero del otro lado del velo son los mismos.
Con sustancia, no mera energía, pero irradian brillantez por sus cuerpos.
Por las escrituras sabemos que el cuerpo de Jes√ļs resucitado no luc√≠a como el cuerpo f√≠sico anterior.
Al punto que sus discípulos no lo reconocieron en un principio.
Y seg√ļn relatos de personas que tuvieron experiencias cercanas a la muerte nuestro cuerpo glorificado del cielo ser√° reconocible como el nuestro, pero lucir√° de manera distinta.

Esta información "cierra" con la evaluación que hace el Padre Longenecker de que la apariencia de nuestro cuerpo glorioso será nuestra "alma celular" estructurada físicamente.

jesus resucitado

LOS DISC√ćPULOS NO RECONOCIERON F√ćSICAMENTE AL JES√öS RESUCITADO

Sabemos ‚Äď por Marcos, Lucas y Juan ‚Äď que despu√©s de haber resucitado, Cristo se apareci√≥ a aquellos que lo conocieron de una manera en que al principio no fue reconocido.

Ver Juan 21:4:

‚ÄúJes√ļs estaba de pie en la orilla, aunque ninguno de los disc√≠pulos sab√≠an que era Jes√ļs‚ÄĚ

o Lucas 24:16

‚ÄúJes√ļs se acerc√≥ y empez√≥ a caminar junto a ellos. Pero algo imped√≠a que sus ojos lo reconocieran‚ÄĚ

o Marcos 16:12

‚ÄúDespu√©s Jes√ļs se apareci√≥, bajo otra figura, a dos de ellos que se dirig√≠an a un pueblito.‚ÄĚ

Ahora, respecto a Juan se podría argumentar que se trataba de un asunto simple de la distancia de la costa.

Y con Lucas que tal vez era una cuestión de anteojeras espirituales (que simplemente les impidió saber quién estaba con ellos).

Sin embargo, Marcos disipa esos argumentos.
Directamente explica que Cristo se había aparecido con otra figura, transformado, con aspecto glorificado.
cuerpos brillantes den el cielo

COMO DESCRIBEN A JES√öS LOS QUE TUVIERON EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE

Esto trae a la mente las experiencias cercanas a la muerte.

Muchos son los que han descrito el encuentro con una luz incre√≠ble sobre la muerte (al final del ‚Äút√ļnel‚ÄĚ o pasaje) quetoma diversas formas y se manifiesta como la luz de Jes√ļs.

‚ÄćEsta Luz abarca todo pero no es realmente deslumbrante: m√°s intensa que miles de soles, dicen algunos, sin embargo, uno es capaz de mirarla.

‚Äć√Čl es, literalmente, lo que √Čl dijo: la Luz del mundo (y el m√°s all√°).

“Su cabeza y sus cabellos son blancos, como la lana blanca, como la nieve; sus ojos parecen llamas de fuego;.

Sus pies son como bronce pulido acrisolado en el horno.

Su voz resuena como estruendo de grandes olas‚ÄĚ, dice el Apocalipsis 1:14-15.

‚ÄúEl Ser de Luz, pura, poderosa, abarcando todo, estaba sin forma y se podr√≠a decir que grandes olas de la conciencia flu√≠an hacia m√≠ y en mi mente‚ÄĚ.‚Äć
‚ÄćDijo Carol Parrish-Hara en un estudio de experiencias cercana a la muerte de la te√≥loga cristiana Judith Creesy.

‚ÄúParec√≠a como que todas las verdades se me revelaban‚ÄĚ.

‚ÄúOndas de pensamiento de las ideas m√°s grandes y puras que hab√≠a intentado averiguar vinieron a m√≠‚ÄĚ

Eso es Cristo.

experiencia cercana a la muerte sala de operaciones

¬ŅQU√Č PASA CON NOSOTROS? ¬ŅQU√Č PASA CON NUESTROS CUERPOS?

Sabemos que Jes√ļs resucit√≥ en plena forma corporal (as√≠ como en esp√≠ritu).

‚ÄćDe las experiencias cercanas a la muerte, as√≠ como de la Escritura, parece que a nosotros se nos da una forma glorificada

‚ÄúY si hablamos de cuerpos, el resplandor de los ¬ęcuerpos celestes¬Ľ no tiene nada que ver con el de los cuerpos terrestres.

También el resplandor del sol es muy diferente del resplandor de la luna y las estrellas, y el brillo de una estrella difiere del brillo de otra.

Lo mismo ocurre con la resurrección de los muertos.

Se siembra un cuerpo en descomposición, y resucita incorruptible.

Se siembra como cosa despreciable, y resucita para la gloria.

Se siembra un cuerpo impotente, y resucita lleno de vigor.

Se siembra un cuerpo animal, y despierta un cuerpo espiritual.

Pues si los cuerpos con vida animal son una realidad, tambi√©n lo son los cuerpos espirituales‚ÄĚ, dice 1 Corintios 15:40-44.

Como Santa Teresa de √Āvila dijo:

‚ÄúEl Se√Īor transforma un alma, de modo que ya no parece ser ella misma, o incluso su propia semejanza‚ÄĚ

Esto también escuchamos a las muchas personas que han sido declaradas clínicamente muertas que han revivido.

Ya otras personas que tienen encuentros relacionados con el otro lado (donde la forma espiritual no se parecía a menudo a la física).

Un hombre llamado Vern Swanson, que vio a su esposa dijo que

“había una luz que venía de dentro de ella que brillaba, ella no reflejaba la luz; era casi como si hubiera una vela brillante dentro de ella.
En la vida, era ella una mujer de buen aspecto, trabajó como modelo durante la universidad, pero su cuerpo terrenal era una pobre sombra, una copia pobre, en comparación con esa persona hermosa delante de mí, sin embargo, era ella“.

Dicho por otros (citado en un libro llamado ‚ÄúEl viaje eterno‚ÄĚ por Craig Lundahl y Widdison Harold):

‚ÄúEs dif√≠cil de describir, pero de alguna manera se combinan el cuerpo espiritual junto a la juventud y el vigor de veinti√ļn a√Īos de edad con un sentido de perfecta madurez.

Todos sus rostros se veían frescos, como caras de gente muy saludable que se hallan al aire libre todo el tiempo.

Adem√°s, parece que cuanto m√°s tiempo se estaba en estos reinos, m√°s se acercaban a una apariencia de estar alrededor de treinta o treinta y cinco a√Īos de edad‚ÄĚ.

¬°Esta media de entre treinta y treinta y cinco a√Īos, son los 33 a√Īos de Jes√ļs!

La Sant√≠sima Madre ‚Äď cuando aparece ‚Äď se describe con una luminosidad similar, tambi√©n una belleza sobrenatural (y no el tipo de belleza que atribuimos a un modelo).
en el cielo

C√ďMO SE SENT√ćAN Y VE√ćAN LOS QUE FUERON AL CIELO

‚ÄúPara saber si yo ten√≠a sustancia, me frot√© las manos y sent√≠ la cara con mis manos‚ÄĚ, dijo otro que tuvo una experiencia cercana a la muerte.

‚ÄúEn ambos casos me encontr√© con que ten√≠a forma y sustancia. Me pod√≠a sentir.‚ÄĚ

‚ÄúMirando mis manos, vi que luc√≠an como mis manos lo hac√≠an normalmente, excepto que hab√≠a un resplandor en ellas.‚ÄĚ

Por lo tanto, es el espíritu en la naturaleza, que puede asemejarse a nuestra apariencia terrenal.

‚ÄúDe repente mi cuerpo estaba como hormigueando‚ÄĚ, dijo una persona en el momento de la separaci√≥n.

“Me sentí como si alguien estuviera tirando de mí.

Mi espíritu empezó a salir de mi cuerpo, comenzando con la cabeza y luego bajando hasta los pies.

Recuerdo que poco a poco sub√≠ por encima de mi cuerpo, y luego di la vuelta para que pudiera mirar hacia abajo, a m√≠ mismo.‚ÄĚ

El Dr. Lundhal y el Dr Widdison citan otra que le dijo que cuando ‚Äúmuri√≥‚ÄĚ, vio que sus manos estaban compuestas de luz con una estructura delgada en ellas.

‚ÄúIncluso pod√≠a ver los delicados espirales de sus huellas digitales‚ÄĚ, dijo.

Otros ven su cuerpo un poco transparente, con una energía brillante.

‚ÄúYo era el mismo en el esp√≠ritu como lo hab√≠a sido en el cuerpo‚ÄĚ, dijo otro.

En otras palabras, hay límites en la forma y sin embargo parece que no tiene límites.
mano como del otro lado del velo

EL VELO QUE SEPARA

Por otro lado, de acuerdo con ciertos supuestos testigos, la tierra y lo que hay en la tierra se puede ver como en una cornisa de una ‚Äúcampi√Īa‚ÄĚ.‚Äć

Es como el ‚Äúvelo‚ÄĚ que se desplaza hacia arriba.

A una mujer que tuvo la experiencia de ver a su difunto marido, √©l le dijo que ella a√ļn no pod√≠a acercarse a tocarlo.

‚ÄúEl √°rea inmediatamente por delante y por debajo de m√≠ se desplaz√≥ hacia atr√°s, como si una ventana se abriera y vi la tierra‚ÄĚ, dijo una persona famosa que tuvo una experiencia cercana a la muerte de un viaje al cielo.

En 1975, un hombre de California que había recibido una sobredosis durante la anestesia para la cirugía oral se vio llevado al más allá por una mujer que:

‚Äúten√≠a un velo a la espalda que separaba su mundo del m√≠o.‚ÄĚ

maria magdalena tumba de jesus

EL CAMBIO DE LA OSCURIDAD A LA LUZ

Las experiencias var√≠an en detalles, pero no en la esencia, y un tema com√ļn: la oscuridad (la oscuridad de este mundo) se convierte en luz, el pesimismo se convierte en optimismo.

‚ÄćNo hay m√°s miedo a la muerte, porque como Cristo mostr√≥, no hay muerte.

Hay transición.

Por supuesto, siempre tenemos que estar alerta contra el enemigo que viene como un √°ngel de luz.

Sin embargo, en muchas experiencias, parece claro que la Luz es una manifestación del poder de Dios.

La Luz es Jes√ļs.

‚ÄúEsto es diferente de un sue√Īo, y diferente a estar en este planeta f√≠sico‚ÄĚ, dijo uno otros tres sujetos en el libro del Dr. Cressy.‚Äć
‚ÄúFue algo distinto de lo que las palabras pueden expresar en este planeta.‚ÄĚ

‚ÄúS√≠, fue como‚Ķ ‚Äď fue del tal manera‚Ķ ‚Äď, yo nunca he tenido una experiencia como esta.

Quiero decir, es como si no‚Ķ, no hay palabras para expresar.‚ÄĚ

‚ÄúNo hay palabras‚ÄĚ, coincidi√≥ el √ļltimo.

“No puede ser transmitido.

Y no puede ser entendido completamente.‚ÄĚ

Los ojos no lo han visto, no los terrenales, todavía no.

‚ÄćEn estas circunstancias hay una cantidad de especulaciones sobre como funcionar√°n las almas en el Cielo, ya separadas de su cuerpo, y que cinculaci√≥n tendr√°n con su pasado terrestre.

mano con galaxias adentro

¬ŅC√ďMO FUNCIONAR√ĀN LAS ALMAS SEPARADAS DEL CUERPO?

El alma separada del cuerpo conserva todos los conocimientos intelectuales adquiridos anteriormente durante su vida en este mundo.

Se ve y se conoce a sí mismo de modo perfecto.

Hay un conocimiento de alegría rebosante para las almas justas.

‚ÄćConocen perfectamente a las dem√°s almas separadas, lo que le era prohibido cuando estaba unida a su cuerpo.

Todo por conocimiento natural.

‚ÄćConocen tambi√©n a los √°ngeles, no por conocerlos por alguna especie inteligible abstracta, pues ellos son superiores (m√°s ‚Äúsimples‚ÄĚ).

El conocimiento que el alma tiene de los √°ngeles le viene del conocimiento de semejanzas impresas en el alma por Dios, accesibles a las almas separadas.

En virtud de las especies inteligibles infundidas por Dios, las almas separadas tienen un conocimiento natural, aunque imperfecto y general, de todas las cosas naturales.

‚ÄćEsto trae un aumento enorme de lo que se podr√≠a llamar de las ciencias naturales del alma separada.

En virtud de estas mismas especies naturales infundidas por Dios, puede el alma separada conocer un enorme n√ļmero de cosas.

No todas, sino aquellas con las cuales haya determinado relacionamiento, sea por tener de ellas conocimiento anterior (ciencia), por afecto (amigo, pariente), sea por inclinación natural (semejanza de vocación) etc.

Todo, por determinación divina.

Todo el conjunto de estos conocimientos proporciona al alma separada, además de las ideas infundidas por Dios, una altísima idea de Dios como autor del orden natural.

‚ÄćPues gran n√ļmero de perfecciones divinas se reflejan en la propia substancia de las almas separadas, m√°s all√° de las dem√°s cosas que conoce naturalmente por infusi√≥n divina.

Dore almas en el cielo

¬ŅLAS ALMAS SEPARADAS CONOCEN LO QUE PASA EN LA TIERRA?

¬ŅPueden las almas separadas del cuerpo conocer lo que pasa en la tierra?

Santo Tomás comienza, a priori, negando esta hipótesis.

Cita a S. Gregorio:

“Los muertos no saben cómo está organizada la vida de aquellos que, después de ellos, viven en la carne; la vida del espíritu es muy diferente de la vida de la carne.

Así como las cosas corpóreas y las incorpóreas difieren en género, también se distinguen por el conocimiento“.

En lo referente a los bienaventurados, sin embargo, S. Gregorio realza que

“No se debe pensar la misma cosa respecto al alma de los santos.

Para aquellas que ven por dentro la claridad de Dios todopoderoso, no se debe absolutamente creer que reste fuera alguna cosa que ignoren‚ÄĚ.

Opini√≥n tambi√©n contestada por San Agust√≠n [‚ÄúMi madre que tanto hizo por m√≠ en la tierra, despu√©s no se me apareci√≥ nunca m√°s‚ÄĚ], reproducida por Santo Tom√°s.

Santo Tom√°s, entretanto, acaba concluyendo que ‚Äúparece m√°s probable que las almas de los santos, que ven a Dios, conozcan todo lo que aqu√≠ sucede‚ÄĚ.

√Čl enuncia tres observaciones que enriquecen el tema:

‚ÄćLos muertos pueden preocuparse de las cosas del mundo, aunque las ignoren concretamente.

‚ÄćDe la misma manera que cuando rezamos por el alma de un fallecido, sin saber si est√° efectivamente en el purgatorio o no.

‚ÄćPueden tomar conocimiento de las cosas de este mundo por informaciones que les lleguen sea por los √°ngeles, sea por los demonios o a√ļn por divina revelaci√≥n, especialmente por alg√ļn hecho que les diga m√°s especialmente al respecto (conocidos, familiares).

‚ÄćPor especial permiso divino pueden obtener conocimiento de otras almas, directamente o por medio de √°ngeles.

personas trasluz ecm

¬ŅY QUE APARIENCIA TENDREMOS CUANDO RESUCITEMOS EL √öLTIMO D√ćA?

Por su parte el padre Dwight Longenecker dice que la promesa de la resurrección de la carne qué rezamos en el Credo todos los domingos es poco entendida por los católicos.

Es así que surgen las preguntas sobre que fisonomía de mí va a resucitar
¬Ņcuando ten√≠a 15 a√Īos?
¬Ņcuando ten√≠a 30 A√Īos?
¬ŅCuando ten√≠a 50?
¬ŅO mi cuerpo cuando muera?

¬ŅY qu√© pasa con aquellos qu√© fueron volados por bombas, por ejemplo los m√°rtires del estado isl√°mico en este momento?

¬ŅY los que fueron comidos por animales como peces, leones, osos?

Hay algunos que simplistamente dicen que vamos a resucitar con nuestra apariencia a los 33 a√Īos, que es la edad de cuando Jes√ļs muri√≥, pero esto no tiene asidero porque el cuerpo resucitado de Jes√ļs no era el mismo que cuando muri√≥.

‚ÄćLos m√©dicos dicen que nuestros cuerpos cambian cada 7 a√Īos, por lo tanto cada 7 a√Īos tendremos un cuerpo diferente; estamos siempre cambiando.

Pero m√°s all√° de que podemos ser reconocibles f√≠sicamente por nuestros rasgos a√ļn a diversas edades, hay algo que es muy reconocible siempre, que es el alma.

El cristianismo cree que las personas humanas son un cuerpo con un alma, y que el alma est√° en cada parte del cuerpo.

El alma no está en mi cerebro, o en el corazón, o en los vasos sanguíneos, sino que está en cada célula nuestra, por lo tanto mi cuerpo y mi alma se entremezclan.

‚ÄćEs as√≠ que podemos hablar de un ‚Äúalma celular‚ÄĚ que es mi verdadero cuerpo de la resurrecci√≥n f√≠sica.

El alma celular estructurada físicamente es la que será resucitada un día como cuerpo físico y es lo que dura para siempre, no mi apariencia física que tengo en cada momento de la vida.

Y por eso que cu√°ndo Jes√ļs resucit√≥ a sus disc√≠pulos no lo reconocieron porque ten√≠a un aspecto f√≠sico diferente.

‚ÄćNo era el aspecto f√≠sico qu√© ten√≠a cuando estaba entre ellos vivo, sino un aspecto f√≠sico que no les permit√≠a reconocerlo y que lo reconocieron reci√©n cuando el habl√≥ y cuando hizo gestos como partir el pan, qu√© hac√≠a habitualmente entre ellos.

‚ÄćEste cuerpo es mucho m√°s real que el cuerpo f√≠sico que nosotros tenemos en cada momento de nuestra vida y que lo podemos ver en la secuencia de las fotos de nuestro √°lbum familiar.

tune ecm

Cuando vemos fotos de distintos períodos de nuestra vida y nos atenemos solamente a ellas, nos podemos preguntar quién soy yo, cuál de estos personas en distintas etapas de la vida encaran a mi verdadero yo.

El punto de vista judeocristiano es que el alma est√° arraigada y es inseparable del cuerpo.

‚ÄćY por eso es que creemos que el mundo f√≠sico es importante y no somos gn√≥sticos que creemos que el mundo f√≠sico es irrelevante y lo √ļnico que importa es el reino espiritual o sea el del alma.

Como est√°n unidos el cuerpo y el alma, entonces lo que hago con mi cuerpo afecta inmediatamente a mi alma y viceversa.

En cambio la reencarnación sostenida por algunas religiones orientales simplemente considera el cuerpo como un contenedor del alma, un envase del alma.

Afortunadamente gracias a Dios, tenemos una prueba de que nuestra teoría es correcta, porque cuando Jesucristo se levantó de entre los muertos las personas que lo vieron se dieron cuenta que era físicamente distinto.

Pero lo tocaron, ¬†comieron y hablaron con √Čl, y se dieron cuenta que era √Čl, y esta verdadera resurrecci√≥n nos recuerda que la misma realidad ser√° la nuestra un d√≠a.

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Muertos y Purgatorio y Cielo e Infierno

Ver todo