Es quiz谩s uno de los santos hist贸ricos m谩s revolucionarios y m谩s admirados.
Que se expres贸 b谩sicamente con su vida y obras, y no con sus escritos, ya que hizo pocos.
san francisco de asis cara

SU VIDA ANTES DE LA CONVERSI脫N

En 1182, Pietro Bernardone regres贸 de un viaje a Francia para descubrir que su esposa hab铆a dado a luz a un hijo.

Lejos de estar excitado o pedir disculpas porque hab铆a estado fuera, Pietro estaba furioso porque ella lo hab铆a bautizado Giovanni como Juan el Bautista.

Lo 煤ltimo que quer铆a Pietro era que su hijo fuera un hombre de Dios.

Quer铆a un hombre de negocios, un comerciante de telas como 茅l, y en particular quer铆a un hijo que reflejara su enamoramiento con Francia.

As铆 que cambi贸 el nombre de su hijo por Francesco.

Francisco disfrut贸 de una muy rica y f谩cil vida debido a la riqueza de su padre y su permisividad.

Desde el principio todo el mundo amaba a Francisco.

脡l estaba constantemente feliz, era encantador, y un l铆der nato.

Si era exigente, la gente lo excusaba.

Si estaba enfermo, la gente se hac铆a cargo de 茅l.

Si 茅l era tan so帽ador que le iba mal en la escuela, a nadie le importaba.

Nadie trat贸 de controlarle o ense帽arle.

san francisco predica a los pajaros

Cuando creci贸, Francisco se convirti贸 en el l铆der de un grupo de j贸venes que pasaban sus noches en fiestas salvajes.

Tom谩s de Celano, su bi贸grafo que lo conoc铆a bien, dijo:

"Por lo dem谩s, un joven exquisito, que atrajo a s铆 mismo todo un s茅quito de j贸venes adictos al mal y acostumbrados al vicio".

Francisco mismo dijo: "Yo viv铆a en el pecado" durante ese tiempo.

Francisco cumpli贸 cada esperanza de Pietro - incluso enamorarse de Francia.

Amaba las canciones de Francia, el romance de Francia, y especialmente los trovadores aventureros de Francia que vagaban por Europa.

Y a pesar de su sue帽o, Francisco tambi茅n era bueno en los negocios.
Pero Francisco quer铆a m谩s que la riqueza.
Quer铆a la gloria.

Francisco quiso ser un noble, un caballero.

La batalla era el mejor lugar para ganar la gloria y el prestigio que anhelaba.

脡l consigui贸 su primera oportunidad cuando As铆s declar贸 la guerra a su enemigo de toda la vida, la cercana ciudad de Perugia.

La mayor parte de las tropas de As铆s fueron masacradas en la lucha.

S贸lo aquellos lo suficientemente ricos como para esperar a ser rescatados fueron hechos prisioneros.

Fue encadenado en un duro, oscuro calabozo.

Todas los cuentos dicen que nunca perdi贸 su manera feliz en ese lugar horrible.

Finalmente, despu茅s de un a帽o en la c谩rcel fue rescatado.

Extra帽amente, la experiencia no le pareci贸 cambiar.

Se entreg贸 a las fiestas con mucha alegr铆a.

La experiencia no cambi贸 lo que quer铆a de la vida, o sea: Gloria.

Por 煤ltimo, un llamamiento a caballeros para la Cuarta Cruzada le dio la oportunidad de su sue帽o.

Pero antes de irse Francisco ten铆a que tener una armadura y un caballo - no hab铆a problema porque era el hijo de un padre rico.

Y no cualquier armadura quer铆a sino una decorada con oro con una magn铆fica capa.

Pero Francisco no lleg贸 m谩s lejos que el viaje de un d铆a de As铆s.

All铆 tuvo un sue帽o en el que Dios le dijo que hac铆a todo mal y le dijo que regresara a casa.
Y lo hizo.

El chico que quer铆a nada m谩s que ser querido fue humillado, fue llamado cobarde por el pueblo y caus贸 estragos a su padre por el dinero gastado en la armadura .

san francisco de sis y jesuscristo murillo

LA CONVERSI脫N DE FRANCISCO

La conversi贸n Francisco no sucedi贸 durante la noche.
Dios lo hab铆a esperado durante veinte y cinco a帽os.
Francisco comenz贸 a pasar m谩s tiempo en oraci贸n.
Se fue a una cueva y llor贸 por sus pecados.
A veces Dios lo abrum贸 con alegr铆a.

Un d铆a, mientras viajaba por el campo, Francisco, el hombre que amaba la belleza, que era tan exigente con la comida, que odiaba la deformidad, se encontr贸 cara a cara con un leproso.

Repelido por la apariencia y el olor del leproso, Francisco, sin embargo, salt贸 de su caballo y bes贸 la mano del leproso.

Con su beso le fue devuelta la paz y Francisco se llen贸 de alegr铆a.

Cuando 茅l se marchaba, se dio la vuelta para una 煤ltima mirada, y vio que el leproso hab铆a desaparecido.

脡l siempre consider贸 como una prueba de Dios, que hab铆a pasado.

Su b煤squeda de la conversi贸n lo llev贸 a la antigua iglesia de San Damiano.
Mientras oraba all铆, oy贸 a Cristo en la cruz hablar con 茅l, "Francisco, repara mi iglesia"

Francisco supone que esto significaba la iglesia, el edificio en ruinas.

Tom贸 la tela de la tienda de su padre y la vendi贸 para obtener dinero para reparar la iglesia.

Su padre vio esto como un acto de robo - y puso junto la cobard铆a de Francisco, la p茅rdida de dinero, y su creciente desinter茅s por el dinero, haciendo a Francisco parecer m谩s como un loco que como su hijo.

Pietro arrastr贸 a Francisco ante el obispo y en frente de todo el pueblo exigi贸 que Francisco devolviera el dinero y renunciara a todos los derechos de heredero.

El obispo fue muy amable con Francisco; 茅l le dijo que regresara el dinero y dijo que Dios proveer铆a.

Eso fue todo los que Francisco necesitaba o铆r.

脡l no s贸lo devolvi贸 el dinero, sino que se despoj贸 de toda su ropa - la ropa que su padre le hab铆a dado - hasta llevar s贸lo un cilicio.

En frente de la multitud que se hab铆a reunido, dijo,

"Pietro Bernardone ya no es mi padre.
A partir de ahora puedo decir con total libertad, 'Padre nuestro que est谩s en los cielos"

Usando nada m谩s que trapos desechados, se fue al bosque helado y cantaba.

Y cuando los ladrones lo golpearon y tomaron sus vestidos, sali贸 de la zanja y se fue a cantar de nuevo.

A partir de entonces Francisco no ten铆a nada ... y todo.

san francisco en extasis caravaggio fondo

LA VIDA E IDEAS RELIGIOSAS DE SAN FRANCISCO

Francisco se volvi贸 a lo que 茅l consideraba el llamado de Dios.

Rog贸 a las piedras y reconstruy贸 la iglesia de San Damiano con sus propias manos, sin darse cuenta de que era la Iglesia con may煤sculas que Dios quer铆a reparar.

El esc谩ndalo y la avaricia estaban operando en la Iglesia desde el interior, mientras que las herej铆as fuera florec铆an apelando a los anhelos de algo diferente.

Pronto Francisco comenz贸 a predicar.

Nunca fue sacerdote, aunque m谩s tarde fue ordenado di谩cono.

Francisco no era un reformador; predic贸 acerca de regresar a Dios y la obediencia a la Iglesia.
Francisco debe haber sabido acerca de la decadencia en la Iglesia, pero 茅l siempre mostr贸 a la Iglesia y a su gente su m谩ximo respeto.
Alguien le habl贸 de un sacerdote que viv铆a abiertamente con una mujer y le pregunt贸 si eso significaba que la misa estaba contaminada.
Entonces Francisco se fue al sacerdote, se arrodill贸 ante 茅l y le bes贸 las manos, porque esas manos las hab铆an consagrado Dios.

Lentamente llegaron compa帽eros hasta Francisco, personas que quer铆an seguir su vida de dormir a la intemperie, rogando por basura para comer ... y amar a Dios.

Con compa帽eros, Francisco sab铆a que ahora ten铆a que darle alg煤n tipo de sentido a esta vida, por lo que abri贸 la Biblia en tres lugares.

Ley贸 el llamado al joven rico de vender todos sus bienes y darlo a los pobres.
La orden a los ap贸stoles que no llevaran nada en su viaje.
Y la exigencia de tomar la cruz de cada d铆a.

"Esta es nuestra regla", dijo Francisco, tan simple y tan aparentemente imposible, como eso.

Iba a hacer lo que cre铆a posible, vivir seg煤n el Evangelio.

Francisco tom贸 estos llamados tan literalmente que corri贸 despu茅s de que un ladr贸n robara su capucha y le ofreci贸 su t煤nica.

Francisco nunca quiso fundar una orden religiosa, este pensamiento le sonaba demasiado militar.

Pens贸 en lo que estaba haciendo como la expresi贸n de la fraternidad de Dios.

Sus compa帽eros vinieron de todas las clases sociales, desde los campos y pueblos, la nobleza y la gente com煤n, las universidades, la Iglesia y la clase mercantil.

Francisco practicaba la verdadera igualdad, mostrando el honor, el respeto y el amor a cada persona tanto si era mendigo o el papa.

La hermandad de Francisco incluy贸 a toda la creaci贸n de Dios.
Mucho se ha escrito sobre el amor de Francisco a la naturaleza pero su relaci贸n era m谩s profunda que eso.
Francisco realmente sent铆a que la naturaleza, todas las creaciones de Dios, eran parte de su hermandad.
El gorri贸n era tanto su hermano como el Papa.

En una historia famosa, Francisco predic贸 a cientos de aves sobre ser agradecidos a Dios por sus ropas maravillosas, por su independencia, y por el cuidado de Dios.

La historia nos dice que las aves se detuvieron mientras caminaba entre ellas, s贸lo volando cuando dijo que pod铆an irse.

Otra historia famosa implica un lobo que hab铆a estado comiendo seres humanos.

Francisco intervino cuando el pueblo quer铆a matar al lobo y habl贸 al lobo de no matar de nuevo.

El lobo se convirti贸 en favorito de la gente del pueblo que se asegur贸 de que 茅l siempre tuviera mucho para comer.

Francisco y sus compa帽eros salieron a predicar de dos en dos.

En un primer momento, los oyentes eran comprensiblemente hostiles a estos hombres en harapos que trataban de hablar del amor de Dios.

La gente incluso corr铆a de ellos por miedo a que los capturara esa extra帽a locura.

Y ten铆an raz贸n.

Porque pronto esta misma gente se dio cuenta que estos mendigos descalzos parec铆an llenos de alegr铆a constante celebraban la vida.

Y la gente ten铆a que preguntarse a s铆 misma: 驴Podr铆a la propia nada hacerlo feliz?

Pronto los que los hab铆an expulsado con lodo y piedras, les saludaban con campanas y sonrisas.

Francisco no trat贸 de abolir la pobreza, intent贸 santificarla.

Cuando sus hermanos se reun铆an con alguien m谩s pobre que ellos, ellos ansiosamente les daban la manga de su h谩bito a la persona.

Trabajaban para todas las necesidades y s贸lo suplicaban si ten铆an que hacerlo.

Pero Francisco no quiso dejarlos aceptar dinero.

Les dijo de tratar a las monedas como si fueran piedras en el camino.

Cuando el obispo mostr贸 horror ante la dura vida de los frailes, Francisco dijo:"Si tuvi茅ramos alguna posesiones deber铆amos necesitar armas y leyes para defenderlas".

Tambi茅n, Francisco razon贸, 驴qu茅 podr铆an hacerle a un hombre que es due帽o de nada?

No se puede matar de hambre a un hombre que ayuna, no se puede robar a alguien que no tiene dinero, no se puede arruinar a alguien que odia el prestigio.

san francisco de asis en bosque fondo

Eran verdaderamente libres.

Francisco era un hombre de acci贸n.

Su simplicidad de la vida se extendi贸 a las ideas y los hechos.

Si hab铆a una manera simple, no importa lo imposible que pareciera, Francisco la practicar铆a.

As铆 que cuando Francisco quiso la aprobaci贸n de su hermandad, se fue directo a Roma para ver al Papa Inocencio III.

Puedes imaginar lo que el Papa pens贸 cuando este mendigo se acerc贸 a 茅l.

脡l no los consider贸.

Pero cuando tuvo un sue帽o que este peque帽o hombre en harapos levant贸 la inclinaci贸n de la bas铆lica de Letr谩n, r谩pidamente llam贸 Francisco y le dio permiso para predicar.

Otro ejemplo de su franqueza lleg贸 cuando decidi贸 ir a Siria para convertir a los musulmanes, mientras que la quinta cruzada se estaba librando.

En el medio de una batalla, Francisco decidi贸 hacer lo m谩s sencillo e ir directamente al sult谩n para hacer la paz.

Cuando 茅l y su compa帽ero fueron capturados, el verdadero milagro fue que no murieran.
En su lugar Francisco fue llevado al sult谩n que estaba encantado por Francisco y su predicaci贸n.
脡l le dijo a Francisco: "Me gustar铆a convertirme a su religi贸n, que es hermosa.
Pero ambos ser铆amos asesinados"

Francisco encontr贸 la persecuci贸n y el martirio, no entre los musulmanes, sino entre sus propios hermanos.

Cuando regres贸 a Italia, estuvo en una hermandad que hab铆a crecido a 5.000 miembros en diez a帽os.

La presi贸n vino de fuera para controlar este gran movimiento, para que se ajustaran a las normas de los dem谩s.

Su sue帽o de radical de la pobreza era demasiado duro, dec铆a la gente.

Finalmente renunci贸 a la autoridad en su orden y probablemente no estaba demasiado molesto por eso.

Ahora no era m谩s que otro hermano, como siempre hab铆a querido.

san Francisco de Zurbaran fondo

LOS A脩OS FINALES

Los a帽os finales de Francisco estuvieron llenos de sufrimiento, as铆 como de humillaci贸n.

Orando para compartir la pasi贸n de Cristo tuvo una visi贸n, donde recibi贸 los estigmas, las marcas de los clavos y de la lanza que Cristo sufri贸 en su propio cuerpo.

Los a帽os de la pobreza y vagabundeo hab铆an hecho a Francisco un enfermo.

Cuando empez贸 a quedar ciego, el Papa orden贸 que sus ojos fueran operados.

Esto signific贸 la cauterizaci贸n de la cara con un hierro caliente.

Francisco habl贸 con el "Hermano Fuego":

"Hermano Fuego, el Alt铆simo te ha hecho fuerte y hermoso y 煤til.

Se cort茅s a m铆 ahora en esta hora, porque yo siempre te he amado, y templa el calor para que lo pueda soportar".

Y Francisco inform贸 que el hermano fuego hab铆a sido tan amable que no sinti贸 nada en absoluto.

驴C贸mo Francisco respondi贸 a la ceguera y al sufrimiento?

Ah铆 fue cuando escribi贸 su bello C谩ntico del Sol que expresa su hermandad con la creaci贸n para alabar a Dios.

Francisco nunca se recuper贸 de esta enfermedad.

Muri贸 el 4 de octubre 1226 a la edad de 45 a帽os.

Al final cant贸 el Salmo 141 "Alabado seas, Se帽or, por nuestra hermana la muerte".
Y le pregunt贸 a su superior para quitarse la ropa cuando llegara la 煤ltima hora.
Para expirar desnudo sobre la tierra, a imitaci贸n de su Se帽or.

Francisco de As铆s era tan pobre para poder ser como Cristo.

Reconoci贸 la creaci贸n como una manifestaci贸n m谩s de la belleza de Dios.

Hizo gran penitencia (disculpando al "Hermano cuerpo", m谩s adelante en la vida) para que fuera totalmente disciplinado por la voluntad de Dios.

Su pobreza ten铆a una hermana, la humildad, por la que se refer铆a en total dependencia del buen Dios.

Todo esto era el coraz贸n de su espiritualidad.
Vivir la vida evang茅lica, resumida en la caridad de Jes煤s y perfectamente expresado en la Eucarist铆a.

Francisco es considerado el fundador de todas las 贸rdenes de franciscanos y el santo patrono de los ecologistas, comerciantes, animales e Italia.

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Santos y Reliquias y Angeles

Ver todo