Lo document贸 el Dr. Richard Gallagher, un respetado psiquiatra con d茅cadas de experiencia.
Ha declarado que el caso de Julia - seud贸nimo que se le dio - fue 鈥渆speluznante鈥.
En su opini贸n, lo que hace que el caso de Julia sea tan convincente es que ella,
"No solo exhibi贸, de una manera muy dram谩tica, los signos cl谩sicos de posesi贸n.
Sino que habiendo sido una satanista reconocida y prominente en su vida, tambi茅n parec铆a mostrar poderes especiales ocultos incluso fuera de sus estados de trance, de una manera bastante abierta para cualquiera que haya estado en contacto cercano con ella".

Gallagher es un psiquiatra entrenado en Princeton y Yale, que ense帽a en la Universidad de Columbia y pertenece al Colegio M茅dico de Nueva York.

Ha sido el delegado estadounidense m谩s veterano a las reuniones de la Asociaci贸n Internacional de Exorcistas.

Y durante un tiempo fue el 煤nico psiquiatra en su junta directiva.

Gallagher, que es consultor psiqui谩trico de una gran red internacional de exorcistas, cree que hay casos genuinos de posesiones demon铆acas y otros que parecen serlo pero no lo son.

Hay muchas situaciones que se confunden con la posesi贸n, y que que son s铆ntomas de condiciones m茅dicas, f铆sicas y emocionales.

En estos casos las personas necesitan ayuda m茅dica, no liberaci贸n.

Esto incluye por ejemplo "trastornos de personalidad o car谩cter".

Las personas pueden experimentar

"Sentimientos de rabia profundamente arraigados, baja autoestima, necesidad de atenci贸n, una fuerte sensaci贸n de victimizaci贸n o un fuerte sentido de maldad interior".

Algunos acuden a 茅l y le dicen que sienten una presencia maligna dentro de ellos.

Describen estas presencias malvadas como una "serpiente retorci茅ndose o un esp铆ritu oscuro" dentro de ellos.

Gallagher dice adem谩s que hay una serie de condiciones que conducen a alucinaciones o delirios.

Esto puede incluir cosas como el trastorno bipolar, el abuso de drogas y alcohol y la abstinencia de adicciones.

A pesar que los propios pacientes pueden incluso estar convencidos de que los demonios les est谩n hablando.

Tambi茅n hay un tercer grupo cuyas vidas son severamente disociativas.

Esto puede suceder como resultado del abuso.

De modo que las personas pueden abandonar la realidad hasta el punto de formar incluso personalidades m煤ltiples.

Gallagher dice que Julia todav铆a estaba pose铆da cuando renunci贸 despu茅s de la octava sesi贸n de exorcismo.

"Ella estaba en conflicto", dijo Gallagher.
"Ella disfrutaba de algunos de los poderes que ten铆a".
Julia era perfectamente consciente de que estaba pose铆da y no le gustaba eso.
Pero ella se negaba a abandonar el culto, por lo que no era alguien a quien iba a ayudar.

Pero tambi茅n le ten铆a miedo al culto.

Ella estaba destrozada".

Un a帽o despu茅s que Julia se retirara, llam贸 a Gallagher nuevamente y le pidi贸 que interviniera con el exorcista para que pudiera reanudarlo.

"驴Por qu茅 quieres volver?" le pregunt贸 Gallagher.

Julia dijo que se estaba muriendo de c谩ncer.

Gallagher se ofreci贸 a discutir su pedido con el equipo.

"Le dije que tendr铆a que hablar con su onc贸logo y con el sacerdote exorcista y conocer su estado de salud y diagn贸stico".

"Pero nunca volvimos a saber de ella.

Creemos que ella muri贸".

Gallagher dijo que Julia era una pregunta abierta.

驴Julia realmente quer铆a ayuda, o solo quer铆a causarle problemas al sacerdote?

驴O estaba teniendo problemas para alejarse del culto?

Nunca estuvieron seguros.

Para Gallagher fue el caso m谩s incre铆ble en el que ha estado involucrado u o铆do en la era moderna.

Al punto que pidi贸 permiso a Julia para publicar su caso luego de los primeros exorcismos y ella le dio permiso.

Su primer informe se puede encontrar New Oxford Review.

QUI脡N ERA JULIA Y C脫MO FUE SU VINCULACI脫N

Julia era una ex cat贸lica.

Una mujer cauc谩sica de 39 a帽os y autosuficiente que viv铆a en los Estados Unidos.

Ten铆a una larga historia de participaci贸n con grupos sat谩nicos.

Se refer铆a a s铆 misma como

"La suma sacerdotisa de un culto sat谩nico.
E iba vestida con un vestido oscuro que le flu铆a y llevaba sombra de ojos negra鈥.

A pesar de que hac铆a tiempo que se hab铆a desvinculado de la Iglesia Cat贸lica y no ten铆a fe, se acerc贸 al clero local despu茅s de convencerse de que estaba siendo atacada por un demonio o satan谩s.

El sacerdote la remiti贸 a un sacerdote-exorcista oficial.

Durante una larga y exhaustiva evaluaci贸n, finalmente fue derivada al Dr. Gallagher para un an谩lisis posterior.

Debido a la complejidad del caso, el Dr. Gallagher reuni贸 a un equipo de expertos que inclu铆a a profesionales de salud mental, sacerdotes y di谩conos cat贸licos, monjas ambas enfermeras y varios voluntarios laicos.

"Su vida estaba llena de lo paranormal", dice Gallagher.

"La noche antes de que la viera por primera vez, nuestros gatos se volvieron locos en medio de la noche.

Cuando la conoc铆 al d铆a siguiente, ella me pregunt贸: Dr. Gallagher, 鈥榚sos gatos realmente se enloquecieron anoche, 驴verdad?鈥鈥.

A Gallagher no le gust贸 nada.

"Le dije que si alguna vez estaba involucrada en hacer algo as铆 otra vez, me negar铆a a considerarla como su exorcista", dijo.

"En otra ocasi贸n, yo estaba hablando por tel茅fono con su sacerdote acerca de tener una sesi贸n con ella, y la voz de Julia lleg贸 por tel茅fono, gritando al sacerdote con una voz demon铆aca que dec铆a 鈥樎茅jala en paz!, 隆Al茅jate de ella!鈥", cuenta el psiquiatra.

En ese momento, ella estaba a miles de millas de distancia.

Despu茅s de hablar con ella, el psiquiatra not贸 que la mujer no era para nada psic贸tica, por el contrario, se revel贸 como una mujer razonable y muy inteligente.

A pesar de esto, Julia a menudo se sent铆a en estado de trance, pero sin embargo esto no estaba conectado a ning煤n estado disociativo cl谩sico conocido por la psiquiatr铆a.

Basado en varias sesiones con Julia, 茅l determin贸 que estaba pose铆da por un demonio.

Gallagher afirma que sus acciones no fueron solo presenciadas por 茅l mismo y otros "profesionales de la salud mental", sino tambi茅n por enfermeras, sacerdotes, laicos y monjas.

Explic贸 que los miembros del equipo observaron a Julia peri贸dicamente cayendo en trances y diciendo amenazas y burlas como:

"D茅jala en paz, idiota...

Ella es nuestra ...

隆Vete, imb茅cil sacerdote!"

La voz era a veces gutural y vagamente masculina y aguda en otras ocasiones.

Los comentarios de Julia generalmente expresaban odio hacia cualquier cosa religiosa.

Tambi茅n hab铆a gru帽idos parecidos a los de un animal y sonidos no humanos viniendo de ella.

A veces los objetos volaban de los estantes.

Y Julia sab铆a cosas sobre los miembros del equipo que no ten铆a manera natural de saber.

Por ejemplo sab铆a que la madre de Gallagher hab铆a muerto de c谩ncer de ovario.

Dr. Richard Gallagher

LAS SESIONES DE EXORCISMO

Dada la complejidad del caso, el Dr. Gallagher decidi贸 ampliar su equipo de colaboradores.

Esto consisti贸 en: algunos psic贸logos altamente calificados;
al menos cuatro sacerdotes;
un di谩cono y su esposa;
dos enfermeras que tambi茅n eran monjas, una de las cuales era enfermera psiqui谩trica;
muchos voluntarios.

Estas personas a menudo se juntaban en reuniones para ayudar a Julia.

Durante las llamadas telef贸nicas que ten铆an para organizar esas reuniones, a menudo se escuchaba una voz que intentaba interrumpir o interferir con las llamadas.

Era la voz que Julia asum铆a en su estado de trance, pero la mujer no sab铆a de las reuniones, ni estaba en el mismo lugar en ese momento.

Adem谩s, no pod铆a saber los n煤meros de tel茅fono de todos los participantes.

Sin embargo, durante estas llamadas telef贸nicas esta extra帽a voz estallaba.

A veces solo mediante un susurro y a veces en un tono muy fuerte, diciendo cosas como:

"隆D茅jala en paz, idiota!

隆Ella es nuestra! o

隆Vete, d茅jala en paz!".

Cuando se le preguntaba a Julia al respecto, siempre afirm贸 que no sab铆a nada.

Sin embargo muchas personas recuerdan haber escuchado esta voz en diferentes ocasiones.

El primer ritual de exorcismo comenz贸 en un c谩lido d铆a de junio.

"A pesar del clima, la habitaci贸n donde se llevaba a cabo el rito se volvi贸 claramente fr铆a", inform贸 el Dr. Gallagher.
"M谩s tarde, sin embargo, cuando la entidad en Julia comenz贸 a vomitar vitriolo y hacer ruidos extra帽os, los miembros del equipo sintieron que sudaban profusamente, debido a una sofocante emanaci贸n de calor".

Al comienzo del rito Julia entraba en un estado de trance pac铆fico.

Despu茅s de varias oraciones del Ritual Romano recitadas por los sacerdotes que estaban presentes ella comenzaba a hablar.

Julia comenzaba a emitir m煤ltiples voces, fuertes gru帽idos y ruidos parecidos a animales que parec铆an imposibles de imitar por cualquier humano.

En un momento dado, las voces hablaban en idiomas extranjeros, incluyendo espa帽ol y lat铆n, aunque Julia solo sab铆a ingl茅s.

No hace falta decir que las voces sonaban enojadas, desafiantes y blasfemas.

"Las voces eran de naturaleza notablemente atacantes, y con frecuencia eran insolentes, blasfemas y altamente escatol贸gicas [obscenidades relacionadas con el excremento]", dijo el Dr. Gallagher.

"Maldec铆an e insultaban a los participantes de la manera m谩s cruda.

Amenazaban con frecuencia, tratando, al parecer, de defenderse:

鈥楧茅jenla en paz鈥,

鈥楧etenganse, putas鈥 (a las monjas),

鈥楲o lamentar谩n鈥,

y cosas por el estilo鈥.

Julia tambi茅n comenzaba a mostrar signos de fuerza extrema, tanto que dos hermanas y tres voluntarios casi no eran suficientes para mantenerla quieta.

Luego comenzaba a levitar sobre la cama, durante un per铆odo de aproximadamente treinta minutos.

Las entidades en el cuerpo de Julia pod铆an distinguir el agua bendita del agua normal.

Julia tuvo ocho exorcismos en total.

"La verdadera posesi贸n a veces se puede eliminar en un exorcismo, pero otras veces puede tomar a帽os", dice Gallagher.

"Puede depender de la voluntad de las v铆ctimas de ayudarse a s铆 mismas.

El exorcismo hace que el control demon铆aco de la persona sea m谩s d茅bil, pero la respuesta de la persona influye en el resultado".

CONDUCTAS SOBRENATURALES DE JULIA

Julia exhib铆a una serie de comportamientos que suelen estar presentes en otros pose铆dos.

"Julia no era la tipo t铆pica persona que frecuentemente solicita ayuda de la Iglesia y que realmente necesita intervenci贸n psiqui谩trica o m茅dica", escribi贸 el Dr. Gallagher.

"Ella no era de ninguna manera psic贸tica; de hecho, ella era consistentemente l贸gica, muy inteligente, e incluso bastante atractiva a veces, a pesar de su obvia alteraci贸n".

En resumen, el caso de Julia ilustra varios signos cl谩sicos de posesi贸n como conocimientos ocultos, capacidad de hablar en idiomas desconocidos, fuerza f铆sica anormal, odio a cualquier cosa sagrada, lenguaje blasfemo, capacidad de discernir objetos benditos, levitaci贸n, psicoquinesis y la apariencia de una entidad (o entidades) inteligentes e independientes durante los estados tipo trance.

Trances

A menudo entraba en estados de trance durante sus sesiones con 茅l y descubri贸 que su comportamiento durante estos trances era muy convincente.

"Las personas con problemas mentales a menudo se 'disocian', pero los trances de Julia estuvieron acompa帽ados por un fen贸meno inusual"

Durante estos trances Gallagher escribe:

"De su boca saldr铆an varias amenazas, burlas y lenguaje escatol贸gico, frases como

'd茅jala en paz, idiota',

'ella es nuestra',

'd茅jala sacerdote imb茅cil', o simplemente

鈥榮algan'"

Mientras hablaba, la voz de Julia cambiaba distintivamente.

El tono de esta voz difer铆a notablemente del de Julia.

A veces, era bastante baja con tonalidades de hombre y otras veces muy alta.

Ella tambi茅n gru帽铆a como un animal.

Despu茅s de salir de este estado, no pod铆a recordar nada de lo que hab铆a pasado.

Julia nunca record贸 hablar o hacer ruidos durante estos trances.

Gallagher dijo que los trances de Julia eran interrumpidos por "una entidad (o entidades) independiente e inteligente".

Maldici贸n a las cosas sagradas

Mientras estaba en trance, Julia mostraba "un marcado desprecio por cualquier cosa religiosa o sagrada".

La mayor铆a de sus comentarios durante estos comentarios durante estos "trances", o en los posteriores exorcismos, mostraron un marcado desprecio por cualquier cosa religiosa o sagrada.

La entidad que la pose铆a tambi茅n era capaz de distinguir entre agua bendita y agua regular.

"Ella gritaba de dolor cuando el agua bendita se rociaba sobre ella, pero no ten铆a ninguna reacci贸n cuando se usaba agua no bendecida".
Imitaci贸n de lo divino

Durante los trances, Julia hablaba en diferentes idiomas.

Los miembros del grupo pudieron identificar palabras de dos idiomas: lat铆n y espa帽ol.

M谩s tarde, Julia afirm贸 que no sab铆a nada m谩s que ingl茅s.

Esto pudo haber sido un intento del demon铆aco de imitar la glosolalia: hablar en lenguas.
Comportamiento agresivo e insolente
Durante las sesiones el esp铆ritu maligno se volv铆a bastante agresivo y abusivo.

Le dec铆a a las monjas que asist铆an:

"Det茅nganse, putas".

A un sacerdote que estaba all铆 le llamaba "imb茅cil".

En otro caso, la voz dec铆a:

"Dejen idiotas" y

"Ella es nuestra".

Incre铆ble fuerza
Gallagher tambi茅n dice que Julia mostraba una fuerza incre铆ble.

A veces se hac铆an necesario varias personas para contenerla.

"A pesar de que las hermanas religiosas y otras tres la reten铆an con todas sus fuerzas, se les dificultaba retenerla鈥.

Conciencia paranormal
Gallagher dice que otra caracter铆stica que Julia mostraba era una inusual conciencia paranormal de lo que suced铆a a su alrededor, especialmente en las vidas de aquellos involucrados en la liberaci贸n.

Este era un intento de asustar e intimidar a los involucrados en la liberaci贸n.

Gallagher dice que por ejemplo

"Conoc铆a la personalidad y la forma precisa de muerte (es decir, el tipo exacto de c谩ncer) de un familiar de un miembro del equipo que nadie podr铆a haber imaginado".

Pudo describir con precisi贸n el estado de 谩nimo de un sacerdote miembro del equipo cuando no estaba presente en ese momento.

Y pod铆a nombrar su ubicaci贸n exacta e incluso qu茅 ropa llevaba en un momento dado.

Gallagher tambi茅n not贸 que Julia habl贸 con un miembro del equipo diciendo que "esos gatos realmente se enloquecieron anoche, 驴verdad?".

La noche anterior, el miembro del equipo, que viv铆a en una ciudad diferente, dijo que sus gatos hab铆an peleado violentamente de madrugada; algo totalmente inusual para ellos.

Es probable, el demonio incitara a los dos gatos a intimidar y asustar a este miembro del equipo.

Capacidad de psicoquinesis

La psicoquinesis es un t茅rmino usado para describir la capacidad de una persona para mover objetos a distancia con el pensamiento.

Gallagher not贸 fen贸menos similares con Julia.

Los objetos eran arrojados de los estantes en las habitaciones donde ella estaba presente.
Levitaci贸n
Sorprendentemente, "levitaba durante 30 minutos a una altura de 15 cent铆metros en el aire", dijo Gallagher

Esto fue presenciado por varias personas.

Esta capacidad ps铆quica se asociaba al fen贸meno de objetos que a veces sal铆an volando de los estantes.

Este relato que trajimos es realizado por un m茅dico psiquiatra, que aunque cree en las posesiones, trata de explicar al mundo de los m茅dicos que estos fen贸menos existen.

Obviamente tambi茅n es 煤til para muchos cat贸licos que descreen de las posesiones e incluso que los demonios sean algo m谩s que sugestiones.

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Demonio y Mal y Pecados

Ver todo