‚ÄćUn lugar donde los pecadores sufren castigos por sus transgresiones a la moral.
Pero el infierno budista se distingue por la dureza de sus castigos.
Aunque la propaganda nos muestra que son campeones del pacifismo.
jardin del infierno de tailandia
Lo interesante es que tienen una catequesis reforzada del infierno y sus castigos, a través de jardines temáticos.
Donde ense√Īan los castigos a los pecadores en paseos familiares de fin de semana.

Así, mientras en el catolicismo, las menciones al infierno son cada vez menos, en la Tailandia budista, los horrores del infierno están abiertos a las familias en parques temáticos.

Un paseo popular para las familias en fin de semana es visitar jardines enteros con esculturas que ofrecen representaciones vívidas de lo que se enfrentan los pecadores en el más allá.

A pesar de esto, en la narrativa occidental ha prendido el concepto que los budistas son los grandes pacifistas y humanistas mientras los católicos se regocijan con recordar los pecados y sus castigos.

Claro que la diferencia est√° por el lado que para los budistas los pecadores no viven en el infierno por toda la eternidad, aunque pueden estar all√≠ millones de a√Īos.

EL INFIERNO NO ES ETERNO PARA LOS BUDISTAS

El concepto budista del cielo y el infierno es totalmente diferente de la de otras religiones.

Los budistas no aceptan que estos lugares sean eternos.

Piensan que no es razonable condenar a un hombre al infierno eterno por su debilidad humana.
No hay razón para que los seres sufran allí para siempre.

Piensan que es razonable darle todas las oportunidades para desarrollarse.

‚ÄćPor lo tanto no hay cerraduras en las puertas del infierno.

Los budistas creen que cuando las personas mueren y renacen, no lo hacen sólo en este mundo, sino en 31 distintos planos de existencia.

‚ÄćLos conceptos de cielo e infierno corresponden a varios de estos planos y el renacimiento en uno de ellos est√° determinado por el karma adquirido durante la vida del individuo.

‚ÄćUn buen karma refleja las acciones positivas, mientras que se acumula mal karma cuando una persona act√ļa de forma ego√≠sta o perjudica a otros.

Si una persona acumula una cantidad suficiente de buen karma durante su vida va a renacer en el cielo.

‚ÄćY si ha pecado, renace en el Infierno.

Aunque el tiempo en el Cielo y en el Infierno puede durar millones de a√Īos en relaci√≥n con el paso del tiempo en la tierra, todav√≠a es temporal y llega a su fin.

El cielo es un plano de existencia donde las personas disfrutan físicamente los placeres de los sentidos, como recompensa por una vida recta que exhibe la ética budista.

Aunque los seres humanos todavía tienen un cuerpo, su forma física es más sutil y sensible que su cuerpo en la tierra.

Algunas ense√Īanzas budistas sugieren que los individuos pueden exhibir poderes sobrenaturales en este plano.

Este plano de existencia es también llamado Deva en el budismo y la esperanza de vida es mucho más larga de lo que sería en la tierra.

También existe otro plano de existencia por encima de Deva que se llama Brahma, donde los humanos trascienden todas las sensaciones físicas y materiales.

‚ÄćEl Infierno en el budismo se corresponde con varios planos de existencia inferior al que ahora vivimos.

Dependiendo del tipo de karma negativo que una persona acumula en su vida, podr√° ser enviado a uno de estos planos.

Como en el budismo el infierno no es permanente, las personas aprenden un camino recto a través del sufrimiento, de modo que cuando mueran, volverán a nacer en un plano superior.

Muchos budistas no se suscriben estas nociones tradicionales de las Cielo y el Infierno y eligen la interpretaci√≥n de las ense√Īanzas budistas de manera diferente.

Para muchos budistas, el cielo es simplemente un estado de placer y el infierno, un estado de dolor.

De acuerdo con este punto de vista, el infierno y el cielo existen en la tierra y se deben esforzar por vivir la vida en un estado de paz y orden para que puedan acceder al Cielo.

Buddhist-Hell-Garden-14-DR-900x600

OTROS INFIERNOS SON JUEGO DE NI√ĎOS

El infierno de otras religiones es un paraíso manso en comparación con el oscuro y sangriento mundo subterráneo del budismo.

En Tailandia, las representaciones escultóricas horripilantes de las 136 fosas de fuego del infierno budista, conocidos como Naraka, se encuentran dispersas en todo el país en parques y jardines.
Que sirven de atracciones populares de fin de semana, por las cuales las familias pueden ense√Īar a sus hijos lecciones de moral.
Las esculturas horribles de cada cada jardín advierten de lo que ocurre con aquellos que desafían los dogmas de la religión.

Alrededor de una hora y media de Bangkok, el Wang Saen Suk es la mayor de estas √°reas tem√°ticas.

Monjes vestidos de traje naranja, del templo budista contiguo, supervisan el parque de esculturas macabras.

Pero el verdadero jefe es el rey de la muerte Phya Yom, que pesa el registro de las buenas obras de cada humano recientemente fallecido (que est√° grabado en su libro de oro) en contra de sus pecados (que est√°n en un pedazo de cuero de perro).

Si el mal eclipsa el bien, se le inflige el castigo apropiado por sus crímenes antes de ser reencarnado y vuelto a la tierra.

LAS REPRESENTACIONES

Siguiendo una larga tradición de representaciones artísticas del mundo inferior, estas interpretaciones 3D tailandesas de los castigos que los pecadores pueden esperar son realmente gráficas.

Buddhist-Hell-Garden-9-DR
Los adherentes laicos al budismo viven con cinco preceptos religiosos, que prohíben el asesinato, el robo, la mala conducta sexual, la mentira y la intoxicación.
Los monjes, por su parte, deben cumplir con 227 reglas. Los que las rompan lo pagar√°n de manera brutal.

Cerca de la entrada, dos figuras esqueléticas masculinas y femeninas, como "fantasmas hambrientos" aparecen entre los árboles con la boca abierta y lenguas colgando.

‚ÄćEn la tradici√≥n budista, se supone que son las almas de los budistas codiciosos y envidiosos que deben vagar por la tierra, incapaces de saciar su hambre.

‚ÄćDebajo de ellos se encuentran 21 seres humanos cuyas cabezas han sido convertidas en animales como castigo por diversas fechor√≠as.

Algunos siguen temas folclóricos comunes: los ladrones son monos, los mentirosos son sapos y los corruptos son unos cerdos.
Otros son m√°s creativos: los incendiarios se vuelven serpientes, los que roban el arroz son p√°jaros, todo aquel que destruye las hierbas y plantas √ļtiles se convierte en chivo.

M√°s adentro en el jard√≠n, estatuas enojadas de hombres en taparrabos naranja y tocados llevan a cabo castigos a una mir√≠ada de pecadores, desde los peque√Īos mentirosos y ad√ļlteros a violadores y asesinos (que tienen sus √≥rganos arrancados por las aves o est√°n siendo asesinados a machetazos).

Buddhist-Hell-Garden-23-DR
Los alcohólicos están en aceite hirviendo.
A un mentiroso se le saca la lengua con un par de alicates de gran tama√Īo.
Una mujer que tuvo un aborto o hizo control de la natalidad es exprimida.

En medio de la zona boscosa exuberante se despliega un sin fin de grotescas personas con la piel arrancada, pecadores hervidos en un caldero burbujeante, hombres y mujeres que cuelgan de orificios en sus mejillas y desviados desnudos escalando un √°rbol espinoso mientras son atacados por bestias salvajes.

El peor castigo est√° reservado para aquellos que han herido sus padres o a un monje - est√°n atrapados en un agujero helado de tono negro hasta que un nuevo Buda emerge.

EL MENSAJE

Pero no todo es sangre y tripas.Una se√Īal en la entrada del jard√≠n alienta a planear con anticipaci√≥n para evitar el submundo infernal:

"Si se encuentra con el diablo en esta vida no posponga las decisiones meritorias que le ayudarán a derrotarlo en la próxima vida", dice.

"Done un poco cada día y usted tendrá una vida feliz."

Buddhist-Hell-Garden-25-DR
Y hacia el final de las esculturas del jard√≠n, se muestran c√≥mo se concede una recompensa k√°rmica a un peque√Īo grupo de figuras que se adhieren a los principios budistas: un √°rbol en el que crece todo lo que desean en su pr√≥xima vida.

En otras partes del pa√≠s, se pueden encontrar jardines infierno similares pero m√°s peque√Īos, que representan la sangre derramada con diferentes escenarios.

Uno de los jardines m√°s antiguos est√° en el norte de Tailandia.

‚ÄćEl "jardin budista del aprendizaje" en Wat Thawet fue el trabajo de un exc√©ntrico monje muy dedicado, que a partir de principios de 1970, pas√≥ dos d√©cadas la renovando el jard√≠n cercano al monasterio y elaborando esculturas de veinte pecadores sometidos a diversos tipos de tortura.

La lección es clara: no se puede escapar de las transgresiones sin pagar sus deudas, pero por lo menos, de acuerdo con las creencias budistas, tendrás otra oportunidad en una posterior vida.

Fuentes:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Muertos y Purgatorio y Cielo e Infierno

Ver todo