‚ÄćLos cristianos sostienen que Dios existe y cre√≥ al hombre.
Pero en un juego de palabras, los ateos le responden que fue el hombre quien creó a Dios.
Y a veces pareciera que es así porque no tratamos de comprender que lo invisible alrededor nuestro es tan o más importante que lo visible.
procesion de monjes
Los católicos hemos hecho un largo camino en el siglo pasado hacia soslayar esta realidad.
En lo que algunos han bautizado, erróneamente, como una fe madura.

Porque, si bien lo cat√≥licos creen en la existencia de Dios, √©ste no se ‚Äúconcibe‚ÄĚ, en occidente, como alguien que hace prodigios en la tierra actualmente.

‚ÄćLo que hoy prima es la promoci√≥n de una filosof√≠a de vida en vez de una revelaci√≥n de un plan sobrenatural, como realmente lo es.

Aunque debemos considerar que hay diferencias entre los distintos lugares del mundo.

‚ÄćEn los lugares en que crece m√°s el cristianismo, como en √Āfrica, la fe tiene una fuerte impronta sobrenatural.

‚ÄćMientras que en los lugares en que decrece m√°s la fe, como en occidente, el cristianismo ha sido vaciado de sus contenidos sobrenaturales.

EL CATOLICISMO OCCIDENTAL HA PERDIDO LA BASE SOBRENATURAL

Los cristianos hemos ido perdiendo nuestra creencia en el mundo sobrenatural.

Necesitamos recordar que nuestra religión no tiene que ver simplemente con tratar de ser buena gente y hacer un mundo mejor.
Sino que en realidad trata de nuestra marcha hacia un mundo mejor que no es ac√° en la Tierra.

El que ya est√° presente entre nosotros a trav√©s de los propios √°ngeles y los santos.‚Äć

Nuestro problema es que hemos dejado de creer en la visión del mundo invisible.

Debido a nuestra época utilitaria y económicamente eficiente, no nos hacemos tiempo para reflexionar sobre eso.

Incluso llegamos a tener verg√ľenza de reivindicar el mundo sobrenatural a√ļn en nuestra religi√≥n.

Y así minimizamos por ejemplo el poder sobrenatural de los sacramentos y el poder de la oración.

Viéndolos simplemente como un requisito formal de la religión o un hábito que tranquiliza nuestra conciencia.

En realidad, hemos convertido nuestra fe en una especie de moralismo, de deísmo y de terapia para curar nuestras emociones y nuestras inclinaciones.

Y quiz√°s haya sido en nuestro af√°n de empujar para que nuestra fe cat√≥lica sea relevante para la mayor√≠a de la poblaci√≥n del mundo.‚Äć

Es más, en la vida diaria, si bien la mayoría de las veces no dudamos de la existencia de Dios - dudas que a veces es natural nos asalten a los cristianos -,  muchas veces tendemos a pensar que Dios en realidad está en su mundo y que no interfiere demasiado en nuestro mundo.

Salvo que nosotros estemos constantemente presionándolo, y en ese proceso de presión, es qué nosotros nos vamos sanando a nosotros mismos, pero por la presión que hacemos sobre nuestras emociones.

Es así que entendemos que catolicismo es en realidad tratar de ser mejores personas y hacer de este mundo un lugar mejor.

Y es tanto nuestro empuje por hacer el bien, por llegar a ser buenas personas y por hacer de este mundo un lugar más acogedor, que en realidad nos estamos olvidando de que este mundo es la preparación para un mundo mejor fuera de aquí, que este no es el mundo definitivo en el que viviremos toda la vida.

El intelectual espa√Īol Juan Manuel de Prada ha dicho:

“El pensamiento católico ha aceptado lastimosamente el dualismo, estableciendo un dique o frontera entre lo natural y lo sobrenatural.

Y de este modo, se ha resignado a enjuiciar la realidad natural con categor√≠as estrictamente ¬īnaturales¬ī (pol√≠ticas o econ√≥micas o est√©ticas o sociol√≥gicas o c√≥mo demonios se quiera)‚ÄĚ,

Y el Obispo Robert Barron dijo también:

‚ÄúEl cristianismo africano pone √©nfasis en lo milagroso, la vida eterna, en la providencia activa de Dios, la gracia de curaci√≥n, y en la divinidad de Jes√ļs‚Ķ‚ÄĚ

Y es bueno acotar que el cristianismo crece m√°s r√°pidamente en √Āfrica que en cualquier otro lado.

Pero agreg√≥ algo a√ļn m√°s importante:

“La razón por la que el cristianismo orientado sobrenaturalmente crece es que es congruente con los fines del Espíritu Santo, y también que presenta algo que el mundo no puede…
Cuando el cristianismo se dedica a las preocupaciones puramente de este mundo…
se seca r√°pidamente‚ÄĚ

Hay unos cuantos católicos que están en esta línea de volver a conectar el cristianismo occidental a sus raíces, a quitarlo del letargo del confort y la mundanidad.

O sea, rescatar la naturaleza sobrenatural del cristianismo.

Esa es la línea de los Foros de la Virgen María.

Un cristianismo que haga hincapié en la vida eterna milagrosa, en la providencia activa de Dios, y la gracia de la curación.

milagro del fuego santo fondo

LOS GRANDES MILAGROS TODAV√ćA EXISTEN

Nunca he visto a una persona resucitada de entre los muertos.

Sin embargo, he sido testigo de personas curadas milagrosamente.

Hemos publicado mucha cantidad de ellas.

Y hay un denominador com√ļn.
Una curación sobrenatural supone un encuentro activo con Dios en la vida de una persona.
Y construye la fe y la esperanza a muchas personas que lo leen.

Dirige nuestros corazones y mentes hacia el cielo.

Muchos de los santos, entendieron que lo sobrenatural se expresa en el mundo natural, y sostuvieron que es una herramienta muy eficaz para la evangelización.

‚ÄćSe dice que San Vicente Ferrer ha convertido m√°s de 200.000 almas en su vida, muchas de ellas despu√©s de presenciar milagros incre√≠bles.

Lo sobrenatural, sin embargo, no es un truco de salón o un fin en sí mismo.

El cristianismo sobrenatural es congruente con la obra del Espíritu Santo.
Su propósito es demostrar el amor y el asombroso poder de un Dios bueno.
milagro del sol en fatima
Milagro del Sol en F√°tima - 1917

‚ÄćNO ES BUENO ESCONDER LOS MILAGROS

Hay lecturas inspiradoras, como el libro, "Santos que Levantaron de la Muerte" por el P. Albert Hebert, en el que relata 400 historias de santos que han levantado a personas de entre los muertos.

Lo ponemos como ejemplo porque esto dramatiza que los milagros, incluso el más milagroso de milagros, la resucitación de los muertos, no terminó con los apóstoles.

‚ÄćPero lamentablemente cuando se escribe sobre estos santos, rara vez o√≠mos de sus hechos milagrosos.

Es casi como si el catolicismo occidental tuviera miedo de lo que no puede entender, y por lo tanto reduce los grandes santos a meras caricaturas morales.
O lo que es peor, tiene verg√ľenza de la ‚Äėcredulidad‚Äô o ‚Äėfantas√≠a‚Äô de los relatos que han llegado hasta nosotros.

Ac√° hay algunas de estas resucitaciones.

san patricio expulsa a las serpientes de irlanda
San Patricio expulsa a las serpientes de Irlanda
San Patricio

San Patricio es mucho más que la tradición de expulsar las serpientes de Irlanda.

‚ÄćUn hombre llamado Machaldus y sus amigos decidieron burlarse de San Patricio.

‚ÄćCubrieron uno de su grupo con un manto como si estuviera muerto, y se le pidi√≥ Patricio volverlo a la vida.

‚ÄćPatricio sabiendo el truco, les dijo que el hombre estaba muerto, y de hecho comprobaron que lo estaba.

‚ÄćDespu√©s de descubrir al embaucador, ahora muerto, Patricio lo levant√≥ de entre los muertos.

Machaldus, que había intentado burlarse de Patricio, se convirtió y se hizo conocido como San Machaldus.

San Estanislao

El obispo San Estanislao compró una propiedad para su Iglesia de un hombre llamado Piotr, que murió poco después de la venta.

Tres a√Īos m√°s tarde, los hijos de Piotr impugnaron la venta como parte de un complot contra Estanislao.

El santo ordenó a la tumba de Piotr abrirse, tocó los huesos del hombre con su báculo, y todo su cuerpo se llenó.

Piotr dio testimonio de la venta, reprendió a sus hijos, y luego pidió ser devuelto a la tumba.

San Francisco Javier

En la ciudad de Combutura, un ni√Īo cay√≥ en un pozo profundo y se ahog√≥.

‚ÄćDespu√©s que el cuerpo fue recuperado, Francisco or√≥ por el ni√Īo muerto.

‚ÄćFrancisco le tom√≥ de la mano y le orden√≥ levantarse en el nombre de Jesucristo.

Inmediatamente, el muchacho regresó a la vida.

imagen de san vicente ferrer
San Vicente Ferrer

A San Vicente Ferrer se le atribuyen muchos milagros.‚Äć

La esposa de un hombre que había dado alojamiento al santo se había vuelto loca, mientras el hombre estaba ausente.

A su regreso se enter√≥ que su esposa hab√≠a cortado su garganta a su hijo peque√Īo, cortando en pedazos el cuerpo, y asando algunas partes, incluso tratando de servirlos como alimento.

San Vicente lleg√≥ a la casa, recogi√≥ las piezas con sangre del cad√°ver, or√≥, e hizo la se√Īal de la cruz sobre el cuerpo.

Las partes del cuerpo de inmediato se reunieron y el ni√Īo volvi√≥ a la vida.

Padre Pio

Una mujer fue a San Giovanni Rotondo para ver al Padre Pío, y llevaba a su bebé muerto de seis meses de edad.

La mujer en su desesperación clamó al Padre Pío, quien tomó el cuerpo del bebé y oró.

‚ÄćDespu√©s de unos minutos, √©l le dijo: ‚Äú¬ŅPor qu√© gritas tanto?

¬ŅNo ves que su hijo est√° durmiendo?

El beb√© estaba muy vivo‚ÄĚ.

San Martín de Tours

A San Martín de Tours se le acredita traer al menos tres personas de entre los muertos.

‚ÄćUna mujer llevando a su beb√© muerto y acompa√Īada de una gran multitud lleg√≥ a San Mart√≠n en busca de ayuda.

‚ÄćLa mujer le rog√≥ a San Mart√≠n para que trajera a su hijo de vuelta.

El obispo tom√≥ al ni√Īo en sus brazos, se arrodill√≥ y or√≥.

Cuando se levant√≥, el ni√Īo estaba vivo.

‚ÄćAdem√°s de esas cosas que hacen los santos, que hemos puesto como ejemplos, los √°ngeles tambi√©n nos recuerdan que hay m√°s cosas aqu√≠ en la tierra y tambi√©n en el cielo de lo que lo que se√Īalan nuestras pobres filosof√≠a del mundo.

LOS √ĀNGELES SON GRANDES ACTORES DEL MUNDO SOBRENATURAL

Los ángeles traen del Cielo a la Tierra el mensaje de que el hijo de Dios está volviendo físicamente a la Tierra.
Y que hay un mundo invisible al que podemos recurrir diariamente y en todo momento.
No sólo para darnos paz, sino fundamentalmente para actuar en el mundo, a través de pedirles auxilio a los ángeles.

En definitiva son los √°ngeles los que nos permiten ver la realidad con ojos de eternidad.

Son quienes que nos permiten abrir la imaginación, nuestra mente, nuestro corazón y si por ahí logramos la bendición de comunicarnos físicamente con el mundo sobrenatural, veremos la realidad tal cual es.

Piensa en el jardín del edén, en el paraíso que se nos presenta en el apocalipsis: los ángeles son grandes actores del drama de nuestra salvación.

Así los vemos luchando al lado de los patriarcas, de los profetas, caminando con los israelitas hacia la tierra prometida.
Y son los propios √°ngeles quienes anuncian la venida del Hijo de Dios, en la plenitud de los tiempos.

El √°ngel del Se√Īor se presenta Zacar√≠as para anunciarle a San Juan Bautista.

‚ÄćEl √°ngel Gabriel llega hasta Mar√≠a y le anuncia la venida de su hijo nuestro salvador.

Y también se le aparece a José para asegurarle el relato de la concepción sobrenatural de Dios en María.

Eugene-Delacroix-St.-Michael-defeats-the-Devil-

Los √°ngeles no pueden contener su jolgorio cuando el Se√Īor nace; llaman a los pastores a presenciar el hecho y cantan canciones de alabanza todo el tiempo.

También son los que asisten a los Reyes Magos para llegar hasta Belén y luego para irse por otro camino para evitar peligros.

No son solo mensajeros  sino que ellos con su acción nos llevan adorar al Hijo de Dios, y velan por nosotros como guardianes y como guías en el camino.

Esta √©poca navide√Īa nos recuerda que el catolicismo debe ser profundamente m√≠stico para captar la realidad √ļltima que vivimos en la tierra.

Y rescatarnos del minimalismo realista que da por sentada una realidad que √ļnicamente es la que podemos captar con nuestros sentidos f√≠sicos.

EL LLAMADO A VOLVER A LA ORACI√ďN A SAN MIGUEL ARC√ĀNGEL

Es por estos riesgos del minimalismo y tambi√©n por los riesgos materiales, que en algunas parroquias y algunos fieles ha comenzado recitar nuevamente la oraci√≥n a San Miguel Arc√°ngel luego de terminada la misa.‚Äć

Quien esto escribe recita diariamente la oraci√≥n a San Miguel Arc√°ngel una vez que el sacerdote termina diciendo ‚Äú‚Ķ pueden ir en paz‚ÄĚ y los fieles contestan ‚Äúdemos gracias a Dios‚ÄĚ.

‚ÄćLa invocaci√≥n a San Miguel Arc√°ngel es para que nos proteja de los peligros f√≠sicos y de los peligros de la ca√≠da en el minimalismo.

En realidad con esta oración no estamos pidiendo solamente que nos proteja de ataques físicos.
Sino que nos proteja también del orgullo, la envidia, la pereza, la avaricia, la lujuria, la gula, la ira, qué son los desajustes y las trampas espirituales con las que el maligno busca nuestra perdición.

Estos son nuestros puntos d√©biles, pero tambi√©n son cosas que nos llegan desde afuera, que act√ļan sobre nosotros, y que no nos debe permitir el lujo de ser pasivos, sino activos para contrarrestarlos.

‚ÄćNo se trata se entrar al mundo encantado de hadas y gnomos, sino que se trata de ser conscientes de la lucha entre poderes extra humanos, que como dice San Pablo nuestra lucha contra los principados y potestades: los demonios (Ef 6:12).

‚ÄćPorque queramos o no, estamos inmersos en esa lucha, no podemos salirnos, y cuanto antes nos demos cuenta, ser√° mejor para la salvaci√≥n de nuestra alma.

Cuando recitamos la oración a San Miguel Arcángel recuperamos el dominio del mundo total, del natural y del sobrenatural porque son uno sólo.
El que nos fueron incautando los ultra materialistas y también quienes delinearon un paisaje totalmente humano de las pasiones del alma, como Freud por ejemplo.

En esta oración recordamos que estamos sujetos a una lucha cósmica entre las fuerzas de Dios y las fuerzas del maligno.

‚ÄćY nos da las armas para luchar contra nuestras inclinaciones del alma, como pueden ser los deseos sexuales desordenados, las ambiciones de poder, la avaricia, los celos, etc.

francisco bendice escultura de san miguel

Porque en realidad, esas cosas también son provocadas externamente a nosotros, porque no somos flores de invernadero, sino que estamos inmersos en un ambiente, expuestos a las inclemencias del mundo natural y sobrenatural a la vez.

‚ÄćDesde el principio el objetivo central de los √°ngeles ca√≠dos ha sido la seducci√≥n y llevar a la ruina a las almas humanas.

Una forma de verlo es que estamos viviendo en una tierra donde están tratando de darnos caza, pero estamos siendo protegidos por ejércitos de ángeles.

Pero lamentablemente una gran cantidad de los católicos se ponen en guardia cuando se habla de los ángeles buenos y malos en lucha, pensando que el escenario de una lucha entre fuerzas invisibles del bien y del mal es un concepto pre moderno.

Hay quienes oponen lo que llaman una fe madura a una fe infantil y consideran que creer que existe un mundo sobrenatural, m√°s all√° de la transustanciaci√≥n de la eucarist√≠a, es de ni√Īos.

La iglesia desmontó oficialmente la recitación de la oración a San Miguel Arcángel como consecuencia del Concilio Vaticano Segundo.
Junto con la minimizaci√≥n en las iglesias de las estatuas, pinturas y vitrales que se√Īalaban el √©nfasis en esta lucha contra potestades y principados.

Aunque en √©l se habl√≥ elogiosamente de la religiosidad popular y de lo sobrenatural, el efecto fue reducir su impacto en el catolicismo.‚Äć

En realidad comenzó a primar la visión del diablo y sus fuerzas como una representación de mitos pre científicos qué explican psicológicamente y físicamente el mundo para que podamos adaptarnos.

En lugar de ver que en realidad existe un ataque y una defensa a los seres humanos de parte de seres angelicales, los primeros malos y los segundos buenos.

Ya en 1994 el Papa Juan Pablo II pidió a los católicos recitar de vuelta la oración de San Miguel Arcángel.
Porque se ha puesto en evidencia el ataque cada vez más concertado hacia los humanos a través del aborto, la pornografía, el matrimonio del mismo sexo, el divorcio sin culpas, la eutanasia, etc.

¬ŅEstamos volviendo?.

¬ŅCada vez m√°s cat√≥licos comunes piensan que es correcta la antigua concepci√≥n de una lucha entre la fuerza de Dios y las fuerzas demon√≠acas sobre los seres humanos en la Tierra?

‚ÄćNo lo se en realidad ¬Ņque opinas tu?

Si fuera, así nos permitiría reconstruir la realidad, interpretando que toda esta locura que vemos y con la que nos enfrentamos no son fantasmas de nuestras almas torturadas.
Sino que es parte de un escenario de lucha que se produce en un campo que nosotros no vemos, pero en el que estamos inmersos.

Pero además nos haría más conscientes de que las fuerzas angelicales nos ayudan a movernos en el mundo.

‚ÄćPorque los cat√≥licos sabemos que no podemos confiar solamente en nosotros mismos, ni tampoco confiar en qu√© podemos elegir correctamente entre el bien y el mal en cada situaci√≥n.

En definitiva este tiempo es propicio para recordarnos la presencia de los ángeles a través de toda la historia del mundo, qué contamos con ellos.
Y que son los que nos defienden en esta lucha contra los principados y potestades.

ORACI√ďN A SAN MIGUEL ARC√ĀNGEL

San Miguel Arc√°ngel,

defiéndenos en la batalla.

Se nuestro amparo

contra la perversidad

y acechanzas del demonio.

¡Reprímele Dios!

pedimos suplicantes.

Y t√ļ,

¡Oh Príncipe de la Milicia Celestial!,

arroja al infierno,

con el divino poder,

a satan√°s

y a todos los espíritus malignos

que andan dispersos por el mundo

para la perdición de las almas.

Amén.

Glorioso San Miguel Arc√°ngel,

protégenos.

Fuentes:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Reflexiones

Ver todo