Una operaci贸n globalizada.
Los favorables a la definici贸n de matrimonio hacen s贸lo argumentaciones emocionales, lo defensores del matrimonio tradicional se centran en el tema religioso y los medios reh煤yen el debate sobre lo que es el matrimonio y para qu茅 sirve, mientras que los pol铆ticos tratan de dar imagen compasiva y la poblaci贸n est谩 dividida al respecto.
novias homosexuales de nueva zelanda festejando

El 17 de abril con 77 votos a favor y 44 en contra se cambi贸 la instituci贸n del matrimonio en Nueva Zelanda, a partir de una uni贸n conyugal con el potencial para la generaci贸n de ni帽os y que les proporciona la nutrici贸n de su propia madre y padre, para "una uni贸n de 2 personas, independientemente de su sexo, orientaci贸n sexual o identidad de g茅nero", en nombre del "amor". Entrar谩 en vigor en agosto.

LAS DOS POSICIONES

Durante su intervenci贸n, la diputada laborista Louisa Wall, una lesbiana que present贸 el texto, ha destacado el hecho de que el Parlamento

"reconozca y aborde injusticias importa a los afectados por ellas y es el principio del proceso de curaci贸n".

"Que el matrimonio sea religioso, laico o cultural es algo que la pareja debe determinar", ha a帽adido, defendiendo que "denegar el matrimonio a una persona es devaluar el derecho de esa persona a participar plenamente en todo lo que la vida ofrece y ning煤n Estado tiene el derecho de hacer eso".

Los detractores de la ley aprobada hoy aseguran que los neozelandeses est谩n divididos respecto a esta cuesti贸n y que los parlamentarios no tienen mandato para adoptar un cambio de esta envergadura.El director de la organizaci贸n Family First, Bob McCoskrie, asegura que el pa铆s est谩 dividido en lo relativo al matrimonio homosexual y adoptar esta ley en tan poco tiempo es algo inaceptable.

SIN DEBATE REAL

La idea de que los diputados y periodistas deber铆an haber producido un "intenso debate" sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo en los 煤ltimos siete u ocho meses es pura fantas铆a.La verdad es que los partidarios del cambio de ley no quer铆an un debate p煤blico. Ellos no abordaron el tema en la 煤ltima campa帽a electoral (ni en la anterior), sino que surgi贸 a trav茅s de la propuesta de un miembro privado que poco despu茅s fue presentado por la diputada lesbiana Louisa Wall.La llamada a un refer茅ndum 鈥 tomado por New Zealand First, un partido minoritario en el gobierno, y algunos otros diputados - fue rechazada por la mayor铆a en la C谩mara por razones de que:

ser铆a dif铆cil para las personas ejercer una voto informado (por supuesto, si no se les va a dar tiempo para estar informado)

y "los derechos de minor铆as" no deben ser objeto de un refer茅ndum (a pesar de que nadie ha demostrado que las personas incapaces del matrimonio pueden tener un derecho a 茅l).

DAR IMAGEN Y COPIAR LO QUE OTROS HACEN

Lo que muchos pol铆ticos parecen querer m谩s que nada es demostrar que "somos modernos / tolerantes / compasivos tambi茅n". Esto se aplica a los varios diputados cuya primera - y 煤ltima - palabra sobre el tema fue "No va a afectar mi matrimonio", o alguna declaraci贸n similar.El primer ministro John Key condujo por esta ruta y otros miembros nacionales ("conservadores") hicieron lo mismo. 脡l sigui贸 el ejemplo de Barack Obama, declarando su apoyo al matrimonio gay el d铆a despu茅s de que Obama anunci贸 el suyo, y tambi茅n del primer ministro brit谩nico, David Cameron, que clav贸 sus colores del arco iris en el m谩stil hace alg煤n tiempo, causando un mot铆n en las filas de su partido conservador .

ARGUMENTOS SOLO SENTIMENTALES

La negativa de los pol铆ticos de Nueva Zelanda para dar alg煤n pensamiento real al problema ha sido el aspecto m谩s frustrante del proceso. En el momento de la derrota en la final de anoche un diputado nacional, dijo con tristeza:

"Lo que deber铆amos estar discutiendo es lo que es el matrimonio y lo que no es"

S铆, eso es precisamente lo que no se ha discutido a fondo. Antes del matrimonio pueda ser reclamado como un derecho, tenemos que saber lo que es.Las afirmaciones de que no es esencialmente sobre el amor conyugal y la procreaci贸n, sino s贸lo de "amor" no se han defendido con rigor intelectual, sino s贸lo con las apelaciones sentimentales a la angustia de las personas que no se sienten reconocidas y as铆 sucesivamente.

LA POCA DISCUSI脫N FUE MAL PERFILADA

La discusi贸n filos贸fica en los medios de comunicaci贸n ha sido casi nada de nada (el art铆culo de Rex Ahdar es una excepci贸n). Hay pocos grupos de reflexi贸n independientes en el pa铆s y los acad茅micos rara vez hacen frente a las cuestiones morales.La oposici贸n se ha centrado demasiado en la fe religiosa personal y la protecci贸n de los derechos de conciencia de los ministros y otros celebrantes del matrimonio.Los derechos e intereses de los ni帽os (el proyecto de ley formaliza que las parejas del mismo sexo ya pueden adoptar y utilizar la tecnolog铆a de reproducci贸n) han sido escandalosamente descuidados.Por otra parte, la mayor铆a de los diputados que votaron en contra del proyecto de ley nunca llegaron a explicar su oposici贸n, presumiblemente debido a que no pod铆an o pensaron que el juego ya estaba perdido. S贸lo tres de ellos hablaron el d铆a de la votaci贸n.

NO HAY UN APOYO S脫LIDO DE LA POBLACI脫N

A pesar de mantras sobre la opini贸n p煤blica "en evoluci贸n" y "un cambio radical" en las actitudes hacia las relaciones homosexuales, los neozelandeses est谩n lejos de un fuerte apoyo sobre este tema.Aunque una encuesta de opini贸n a mediados del a帽o pasado puso el apoyo p煤blico al 63 por ciento, esa cifra ha disminuido de manera constante por debajo del 50 por ciento, una encuesta de marzo, que pregunt贸 si el matrimonio debe ser entre un hombre y una mujer, o cambiarse para permitir que las parejas del mismo sexo se casen, mostr贸 el 48 por ciento para la primera opci贸n y 49,6 para la segunda.Una encuesta en l铆nea en el NZ Herald luego de la votaci贸n muestra que s贸lo el 45 por ciento apoya la votaci贸n de la noche anterior, el 44 por ciento en contra y al 11 "no le importa".Una encuesta realizada en el programa de televisi贸n en vivo Campbell justo antes del debate, sin embargo, mostr贸 la friolera de 78 por ciento en contra del "proyecto de ley de igualdad en el matrimonio" y s贸lo el 22 por ciento apoy谩ndolo.Fuentes: Mercatornet, Europa Press, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)