La alegr√≠a del ‚Äúcese al fuego‚ÄĚ.
Esta semana el Prefecto de la Congregaci√≥n para la Doctrina de la Fe (CdF), Gerhard M√ľller, declar√≥ que la Teolog√≠a de la Liberaci√≥n ¬ędebe ser considerada, seg√ļn mi parecer, entre las corrientes m√°s significativas de la teolog√≠a cat√≥lica del siglo XX¬Ľ, manifestaci√≥n que tiene un claro valor pol√≠tico y comunica a los cat√≥licos que se est√° produciendo un cese al fuego.
gerhard muller y gustavo rodriguez

Esto es la consecuencia de varios elementos que jugaron dentro y fuera de la iglesia. En lo externo la culminaci√≥n de la guerra fr√≠a y el aggiornamiento de la izquierda latinoamericana hacia posiciones mas ‚Äúmodernistas‚ÄĚ. Y dentro de la iglesia, la lenta recuperaci√≥n del perfil propio de la ‚Äúopci√≥n preferencial por los pobres‚ÄĚ, descarnada de cualquier connotaci√≥n revolucionaria y filo marxista.

LOS CAMBIOS EN ESTOS 40 A√ĎOS

Con la llegada de Francisco al pontificado se aceler√≥ el cambio en muchas cosas, incluso algunas que no se hab√≠a visto que ya Benedicto XVI hab√≠a comenzado a cambiar, como la exorcizaci√≥n de la ‚ÄúTeolog√≠a de la Liberaci√≥n‚ÄĚ.El primero en comenzar su exorcisaci√≥n fue Benedicto XVI, cuando nombr√≥ como Prefecto de la Congregaci√≥n para la Doctrina de la Fe (CdF) a Gerhard M√ľller, reconocido por su vinculaci√≥n y simpat√≠a con el fundador de la Teolog√≠a de la Liberaci√≥n, el sacerdote peruano Gustavo Rodr√≠guez. Y luego el propio Francisco, que lanz√≥ mas de un gui√Īo, desde que asumi√≥, a los partidarios de la teolog√≠a de la liberaci√≥n que lo hab√≠an perseguido duramente en la Argentina de los 1970 y 80, y que ahora, de alguna manera permite que el Prefecto de la CdF comience su reivindicaci√≥n.Esto es posible porque la guerra fr√≠a ya est√° muy lejos, el socialismo real cay√≥, y la izquierda latinoamericana de cu√Īo marxista se aggiorn√≥ hacia posiciones liberales impulsando b√°sicamente la ideolog√≠a de g√©nero, la homosexualidad y el debilitamiento de la familia. Y lleg√≥ al Vaticano un Papa con una marcada opci√≥n hacia los pobres, coincidiendo en este punto con la doctrina de Guti√©rrez.El Prefecto del ex Santo Oficio, M√ľller, hace un homenaje, bajo el signo de su amistad con el te√≥logo peruano Guti√©rrez

LAS EXPRESIONES DEL PREFECTO DE LA CONGREGACI√ďN PARA LA DOCTRINA DE LA FE

¬ęEl movimiento eclesial teol√≥gico de Am√©rica Latina, conocido como ‚Äúteolog√≠a de la liberaci√≥n‚ÄĚ, que despu√©s del Vaticano II encontr√≥ eco en todo el mundo, debe ser considerado, seg√ļn mi parecer, entre las corrientes m√°s significativas de la teolog√≠a cat√≥lica del siglo XX¬Ľ.

Quien consagra la teolog√≠a de la liberaci√≥n con esta halagadora y perentoria evaluaci√≥n hist√≥rica no es alg√ļn representante sudamericano de las estaciones eclesiales del pasado. El ‚Äúcertificado¬∑ de validez llega directamente del arzobispo Gerhard Ludwig M√ľller, actual Prefecto del mismo dicasterio vaticano - la Congregaci√≥n para la Doctrina de la Fe (CdF) - que durante los a√Īos ochenta, siguiendo el impulso del Papa polaco y bajo la gu√≠a del entonces cardenal Ratzinger, intervino con dos instrucciones para indicar las desviaciones pastorales y doctrinales que tambi√©n inclu√≠an los caminos que hab√≠an tomado las teolog√≠as latinoamericanas.La evaluaci√≥n sobre la teolog√≠a de la liberaci√≥n no es una declaraci√≥n que se le escap√≥ accidentalmente al actual custodio de la ortodoxia cat√≥lica. El mismo juicio, meditado, aparece en las densas p√°ginas del volumen del que proviene la cita: una antolog√≠a de ensayos escrita a cuatro manos, impresa en Alemania en 2004, y que ahora est√° por ser publicada en Italia con el t√≠tulo ‚ÄúDe la parte de los pobres, Teolog√≠a de la liberaci√≥n, Teolog√≠a de la Iglesia‚ÄĚ (Ediciones Messaggero, Padua, Emi).El libro hoy irrumpe casi como un acto para clausurar las guerras teol√≥gicas del pasado y los residuos b√©licos que de tanto en tanto brillan para esparcir alarmas que representan ya intereses, ya pretextos.El volumen lleva las firmas del actual responsable del ex Santo Oficio y del te√≥logo peruano Gustavo Guti√©rrez, padre de la teolog√≠a de la liberaci√≥n e inventor de la misma f√≥rmula usada para definir esa corriente teol√≥gica, cuyas obras fueron sometidas a ex√°menes rigurosos durante bastante tiempo por parte de la CdF en su larga estaci√≥n ratzingeriana, aunque nunca se le haya atribuido ninguna condena.El libro representa el resultado de un largo camino com√ļn. M√ľller nunca ha ocultado su cercan√≠a a Gustavo Guti√©rrez, a quien conoci√≥ en 1998 en Lima durante el curso de un seminario de estudios. En 2008, durante la ceremonia para el doctorado honoris causa concedido al te√≥logo M√ľller por la Pontificia Universidad Cat√≥lica del Per√ļ, el entonces obispo de Ratisbona defini√≥ como absolutamente ortodoxa la teolog√≠a de su maestro y amigo peruano.En los meses anteriores al nombramiento de M√ľller como gu√≠a del Dicasterio doctrinal, justamente su relaci√≥n Guti√©rrez fue evocada por algunos como prueba de la no idoneidad del obispo te√≥logo alem√°n para el puesto que ocup√≥ (durante 24 a√Īos) el entonces cardenal Ratzinger.En los ensayos de la antolog√≠a, los dos autores-amigos se complementan rec√≠procamente. Seg√ļn M√ľller, los m√©ritos de la teolog√≠a de la liberaci√≥n van m√°s all√° del √°mbito del catolicismo latinoamericano. El Prefecto indica en que la teolog√≠a de la liberaci√≥n ha expresado en el contexto real de la Am√©rica Latina de las √ļltimas d√©cadas la orientaci√≥n hacia Jesucristo redentor y liberador que marca cualquier teolog√≠a aut√©nticamente cristiana, justamente a partir de la insistente predilecci√≥n evang√©lica por los pobres.

¬ęEn este continente¬Ľ, reconoce M√ľller ¬ęla pobreza oprime a los ni√Īos, a los ancianos y a los enfermos¬Ľ, e induce a muchos a ¬ęconsiderar la muerte como una escapatoria¬Ľ.

Desde sus primeras manifestaciones, la teolog√≠a de la liberaci√≥n ‚Äúobligaba‚ÄĚ a las teolog√≠as de otras partes a no crear abstracciones sobre las condiciones reales de la vida de los pueblos o de los individuos. Y reconoc√≠a en los pobres la ¬ęcarne misma de Cristo¬Ľ, como ahora repite Papa Francisco.

RE EVALUANDO LA POL√ćTICA DE LOS A√ĎOS DE CONFLICTO

Justamente con la llegada del primer Papa latinoamericano surge con mayor fuerza la oportunidad para considerar esos a√Īos y esas experiencias sin los condicionamientos de los furores y las pol√©micas de entonces. A√ļn alej√°ndose de los ritualismos del ‚Äúmea culpa‚ÄĚ postizos o de las ‚Äúrehabilitaciones‚ÄĚ aparentes, hoy es mucho m√°s f√°cil reconocer que ciertas vehementes movilizaciones de algunos sectores eclesiales en contra de la teolog√≠a de la liberaci√≥n estaban motivadas por ciertas preferencias de orientaci√≥n pol√≠tica m√°s que por el deseo de custodiar y afirmar la fe de los ap√≥stoles.Los que pagaron la factura fueron los te√≥logos peruanos y los pastores que estaban completamente sumergidos en la fe evang√©lica del propio pueblo, que acabaron ‚Äútriturados‚ÄĚ o en la sombra m√°s absoluta. Durante un largo periodo, la hostilidad demostrada hacia la teolog√≠a de la liberaci√≥n fue un factor precioso para favorecer brillantes carreras eclesi√°sticas.En uno de los textos, M√ľller (que en una entrevista del 27 de diciembre de 2012 hab√≠a expresado la hip√≥tesis del escenario de un Papa latinoamericano despu√©s de Ratzinger) describe sin medias tintas los factores pol√≠tico-religiosos y geopol√≠ticos que condicionaron ciertas ‚Äúcruzadas‚ÄĚ en contra de la teolog√≠a de la liberaci√≥n:

¬ęCon el sentimiento triunfalista de un capitalismo, que probablemente se consideraba definitivamente victorioso¬Ľ, refiere el Prefecto del dicasterio doctrinal vaticano, ¬ęse mezcl√≥ tambi√©n la satisfacci√≥n de haber cancelado de esta manera cualquier fundmento o justificaci√≥n de la teolog√≠a de la liberaci√≥n. Se cre√≠a que el juego era muy sencillo con ella, arroj√°ndola al mismo conjunto de la violencia revolucionaria y del terrorismo de los grupos marxistas¬Ľ.

M√ľller tambi√©n cita el documento secreto, preparado para el presidente Regan por el Comit√© de Santa Fe en 1980 (es decir cuatro a√Īos antes de la primera Instrucci√≥n vaticana sobre la teolog√≠a de la liberaci√≥n), en el que se solicitaba al gobierno de los Estados Unidos de Am√©rica que actuara con agresividad en contra de la ¬ęTeolog√≠a de la liberaci√≥n¬Ľ, culpable de haber transformado a la Iglesia cat√≥lica en ¬ęarma pol√≠tica contra la propiedad privada y el sistema de la producci√≥n capitalista¬Ľ.

¬ęEs desconcertante en este documento¬Ľ, subraya M√ľller, ¬ęla desfachatez con la que sus redactores, responsables de dictaduras militares brutales y de potentes oligarqu√≠as, hacen de sus intereses por la propiedad privada y por el sistema productivo capitalista el par√°metro de lo que debe valer como criterio cristiano¬Ľ.

Despu√©s de haber pasado d√©cadas de batallas y contraposiciones, justamente la amistad entre los dos te√≥logos (el Prefecto de la Doctrina de la Fe y el que durante un tiempo fue perseguido por el mismo dicasterio doctrinal) alimenta finalmente una √≥ptica capaz de distinguir los obsoletos armazones ideol√≥gicos del pasado de la genuina fuente evang√©lica que impulsaba muchos de los derroteros del catolicismo latinoamericano despu√©s del Concilio.Seg√ļn M√ľller, justamente Guti√©rrez, con sus 85 a√Īos (y que planea viajar a Italia y pasarse por Roma en septiembre), ha expresado una reflexi√≥n teol√≥gica que no se limitaba a las conferencias ni a los cen√°culos universitarios, sino que se nutr√≠a de la savia de las liturgias celebradas por el sacerdote con los pobres, en las periferias de Lima.Es decir, esa experiencia b√°sica gracias a la que -como dice siempre simple y b√≠blicamente el mismo Guti√©rrez - ¬ęser cristianos significa seguir a Jes√ļs¬Ľ. Es el Se√Īor mismo, a√Īade M√ľller al comentar la frase de su amigo peruano, quien ¬ęnos da la indicaci√≥n de comprometernos directamente por los pobres. Hacer la verdad nos lleva a estar de parte de los pobres¬Ľ.Fuentes: Vatican Insider, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)