Su historia se remonta a Jes煤s de Nazaret, un predicador de Galilea durante el periodo de ocupaci贸n romana, a principios de los a帽os 30 dC.
Jesucristo dijo que era hijo de Dios y lo demostr贸 a trav茅s de sus milagros y su resurrecci贸n.
la-entrega-de-llaves-a-san-pedro-pietro-perugino-1482
脡l se hizo hombre y se entreg贸 para redimirnos de nuestros pecados.
Despu茅s de su muerte y resurrecci贸n, sus disc铆pulos, diseminados por todo el mundo, formaron una Iglesia 鈥淯niversal鈥 (en griego katholikos), con el v茅rtice en el obispo de Roma (el ap贸stol Pedro).

Su misi贸n central, instituida por Jesucristo, fue ir por el mundo y predicar el evangelio.

O sea ense帽ar sobre el Reino de Dios y c贸mo los hombres pueden lograr la salvaci贸n.

Y hacer fieles seguidores, disc铆pulos.

驴Estamos seguros que hoy la Iglesia tiene como central esta misi贸n?

驴La crisis que hoy padece la Iglesia no ser谩 porque se est谩 desviando de esa Misi贸n Central?

LA INTERPRETACI脫N DE BENEDICTO XVI

Joseph Ratzinger en el 鈥淓l Camino Pascual鈥 dice que Pentecost茅s representa para San Lucas el nacimiento de la Iglesia por obra del Esp铆ritu Santo.

Porque el Esp铆ritu desciende sobre la comunidad de los disc铆pulos -鈥渁siduos y un谩nimes en la oraci贸n鈥 -, reunidos 鈥渃on Mar铆a, la madre de Jes煤s鈥 y los once ap贸stoles.

Podemos decir, por tanto, que la Iglesia comienza con la bajada del Esp铆ritu Santo y que el Esp铆ritu Santo 鈥渆ntra鈥 en una comunidad que ora, que se mantiene unida y cuyo centro son Mar铆a y los ap贸stoles.
el pentecostes cristiano

Y a partir de ah铆 Ratzinger saca 4 conclusiones:

1 - La Iglesia es apost贸lica, 鈥渆dificada sobre el fundamento de los ap贸stoles y de los profetas鈥.

La Iglesia no puede vivir sin este v铆nculo que la une, de una manera viva y concreta, a la corriente ininterrumpida de la sucesi贸n apost贸lica, firme garante de la fidelidad a la fe de los ap贸stoles.

2 - El Esp铆ritu penetra en una comunidad congregada en torno a los ap贸stoles, una comunidad que perseveraba en la oraci贸n.

Encontramos aqu铆 la segunda nota de la Iglesia: la Iglesia es santa, y esta santidad no es el resultado de su propia fuerza; esta santidad brota de su conversi贸n al Se帽or.

La Iglesia mira al Se帽or y de este modo se transforma, haci茅ndose conforme a la figura de Cristo.

3 - La comunidad de Pentecost茅s que se manten铆a unida en la oraci贸n, era 鈥渦n谩nime鈥 .

Despu茅s de la venida del Esp铆ritu Santo, San Lucas utiliza una expresi贸n todav铆a m谩s intensa: 鈥淟a muchedumbre鈥 ten铆a un coraz贸n y un alma sola鈥.

Con estas palabras, el evangelista indica la raz贸n m谩s profunda de la uni贸n de la comunidad primitiva: la unicidad del coraz贸n.

4 - El d铆a de Pentecost茅s manifiesta tambi茅n la cuarta nota de la Iglesia: la catolicidad.

El Esp铆ritu Santo revela su presencia en el don de lenguas; de este modo renueva e invierte el acontecimiento de Babilonia.

La soberbia de los hombres que quer铆an ser como Dios y construir la torre babil贸nica, un puente que alcanzara el cielo, con sus propias fuerzas, a espaldas de Dios.

El Esp铆ritu Santo, el amor divino, comprende y hace comprender las lenguas, crea unidad en la diversidad.

Y as铆 la Iglesia, ya en su primer d铆a, habla en todas las lenguas, es cat贸lica desde el principio.

Existe el puente entre cielo y tierra. Este puente es la cruz; el amor del Se帽or lo ha construido.

hombre caminando sobre la biblia
PARA LOS PROTESTANTES LA IGLESIA SE CENTRA EN LA PALABRA ESCRITA
Si seguimos la explicaci贸n de Ratzinger, esto significa que la Iglesia no fue algo que pas贸 o evolucion贸 despu茅s de la resurrecci贸n, que no fue una instituci贸n humana formada en respuesta al mensaje de Cristo.
Esto significa que ni siquiera Pedro ni los ap贸stoles fueron los fundadores de la Iglesia.

En este punto, sorprendentemente, los cat贸licos y los protestantes est谩n actualmente de acuerdo: Jes煤s es el fundador de la Iglesia.

Para un ejemplo de una perspectiva protestante, aqu铆 est谩 la declaraci贸n sobre el asunto de un Ministerio Anticat贸lico.

Ver tambi茅n el cap铆tulo 25 de la Confesi贸n de Westminster y el cuarto libro de los Institutos de la Religi贸n Cristiana por Juan Calvino.

La siguiente pregunta entonces es: 驴C贸mo pueden los Protestantes reclamar la continuidad con la Iglesia fundada por Cristo?

Si se lee la Confesi贸n de Westminster y los otros documentos, parece ser que all铆 donde se predica el Evangelio y los sacramentos son celebrados, es donde est谩 la verdadera Iglesia.

Aunque esto es incompleto, no es una mala definici贸n.

Pero aqu铆 est谩 la trampa.
Para Calvino y los otros protestantes afines, esa definici贸n est谩 fuertemente condicionada por su compromiso con el falso principio de la sola scriptura.
O sea la Biblia como la 煤nica autoridad para la fe.

Esto significa que Calvino acepta s贸lo los dos sacramentos para los que ve铆a clara evidencia b铆blica: el bautismo y la comuni贸n.

Pero Calvino no vio los sacramentos como canales de la gracia o un lugar de encuentro.

En su lugar, eran meros s铆mbolos de la salvaci贸n en la que un cristiano hab铆a llegado a creer a trav茅s de la predicaci贸n del Evangelio.

Ahora, cuando Calvino habla de la predicaci贸n del Evangelio, significa el Evangelio escrito.

En los Institutos declara:

"Que esto sea un firme principio: Ninguna otra palabra se dar谩 como la Palabra de Dios y expresada en la Iglesia que la que est谩 contenida en la Ley y los Profetas, y a continuaci贸n, en los escritos de los ap贸stoles.

Y la 煤nica forma autorizada de ense帽anza en la iglesia es por la prescripci贸n y el est谩ndar de su Palabra".

Una organizaci贸n evang茅lica puso esta interpretaci贸n contundente sobre la cita anterior:

"Calvino deja claro que Cristo limita la misi贸n de los ap贸stoles cuando les orden贸 no ir y ense帽ar lo que hab铆an fabricado ellos, sino todo lo que les hab铆a mandado 脡l.

Sin la Biblia no tenemos ninguna revelaci贸n de Dios que sea capaz de salvarnos del pecado y de la muerte".

carismaticos orando en lenguas
LA IGLESIA FUE ANTES QUE LA BIBLIA
Aqu铆 est谩 el problema: esta historia de la Iglesia est谩 muy en desacuerdo con lo que vemos en las Escrituras mismas.
Esto se debe a que la predicaci贸n del Evangelio, como m谩s tarde ser谩 registrada en los Hechos de los Ap贸stoles y en otros lugares, en realidad comenz贸 antes de la escritura del Nuevo Testamento.

Parece que hay un consenso general entre los expertos de que el primer libro escrito en el Nuevo Testamento es 1 Tesalonicenses, alrededor del 50 dC.

Y de acuerdo con la cronolog铆a tradicional, el 煤ltimo fue el Evangelio de Juan, alrededor del a帽o 85 o posterior.

Eso significa que transcurrieron unos 20 a帽os entre Pentecost茅s y el primer libro del Nuevo Testamento y que la Biblia tal como la conocemos hoy en d铆a no estar铆a completa hasta casi un siglo despu茅s.

E incluso entonces, no hab铆a un solo libro.

Tampoco hab铆a un consenso s贸lido sobre lo que pertenec铆a a 茅l.

Por ejemplo, uno de los primeros Padres, Ireneo, escribiendo a finales de los 100s, cita los libros del Nuevo Testamento, pero no Filem贸n, 2 Pedro, 3 Juan, o Judas.

La cuesti贸n no es trivial.

驴La Iglesia exist铆a o no exist铆a en los a帽os que van desde Pentecost茅s hasta 1 Tesalonicenses?

Si no exist铆a, es dif铆cil concebir c贸mo todav铆a se puede creer que Jes煤s fue su fundador.Adem谩s, lo que sucedi贸 en Pentecost茅s se parece mucho a la construcci贸n de una iglesia.

Pedro est谩 predicando el Evangelio y est谩 llamando a su audiencia al arrepentimiento y al bautismo (Hechos 2:38).

Por supuesto, la Escritura - s贸lo el Antiguo Testamento -juega un papel importante en el serm贸n de Pedro en Hechos 2.

脡l cita expl铆citamente a Joel y los Salmos y tambi茅n hace alusi贸n al Deuteronomio, 2 Samuel, e Isa铆as.

Pero al igual como se basa en el testimonio escrito, tambi茅n se basa en su propio testimonio personal de haber encontrado a Cristo resucitado (Hechos 2:32).

El enfoque de Pedro aqu铆 se ajusta a la Gran Misi贸n que aparece en Mateo 28:20

Id, pues, y haced disc铆pulos a todas las naciones, bautiz谩ndolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Esp铆ritu Santo, ense帽谩ndoles a guardar todo lo que os he mandado.

Y he aqu铆 que yo estoy con vosotros todos los d铆as hasta el fin del mundo.

Hay que prestar mucha atenci贸n no s贸lo a lo que se dice, sino a lo que no se dice.

Como Johannes Eck, un te贸logo cat贸lico de la primera mitad de los a帽os 1500, ha se帽alado en respuesta a los reformadores protestantes:

Nuestro Se帽or Jesucristo no escribi贸 ning煤n libro, ni les mand贸 a los ap贸stoles escribir, sino que 茅l mand贸 el gran encargo concerniente a la iglesia.
Por lo tanto, cuando 脡l envi贸 a los ap贸stoles no dijo 鈥榁ayan y escriban鈥 sino 鈥榮algan a predicar el Evangelio a todas las criaturas鈥.

Una vez m谩s, esta es una observaci贸n importante, porque en el Antiguo Testamento tenemos ejemplos claros de Dios realmente dando instrucciones que sus palabras sean escritas.

Aqu铆 est谩 un ejemplo de Jerem铆as 30:

Esta palabra vino a Jerem铆as de parte del Se帽or: as铆 dice el Se帽or, el Dios de Israel: escribe en un libro todas las palabras que he hablado (Jer 30:1-2).

As铆 tambi茅n Habacuc:

Yahv茅 me respondi贸 de este modo: Escribe la visi贸n, ponla clara en tablillas para que pueda leerse de corrido. (Hab 2:2).

jesus y apostoles fondo

LOS PRIMEROS CRISTIANOS SE ENCONTRARON CON LA PALABRA HECHA CARNE

El ejemplo que Eck mismo da es de Mois茅s escribiendo los diez mandamientos en tablas de piedra.

Eck contrasta esta palabra escrita de la ley con la forma en que San Pablo describe el Evangelio en 2 Corintios 3:2-3:

Vosotros sois nuestra carta, escrita en vuestros corazones, conocida y le铆da por todos los hombres.

Evidentemente sois una carta de Cristo, redactada por ministerio nuestro, escrita no con tinta, sino con el Esp铆ritu de Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne, en los corazones.

Lo que esto sugiere es que la Iglesia primitiva ten铆a una relaci贸n diferente de la Palabra de Dios de lo que ten铆an los israelitas de la antig眉edad.
La Palabra no era meramente escuchada sino tambi茅n 铆ntimamente interiorizada en el coraz贸n.
En otras palabras, la Palabra se hab铆a hecho carne.

Escuchar y creer en esta Palabra, entonces, significaba ser transformado por ella.

Es por eso que la Iglesia est谩 llamada apropiadamente el Cuerpo m铆stico de Cristo.

Esto es exactamente lo que Pablo indica en su conclusi贸n:

Porque el Se帽or es el Esp铆ritu, y donde est谩 el Esp铆ritu del Se帽or, all铆 est谩 la libertad.

Mas todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Se帽or, nos vamos transformando en esa misma imagen cada vez m谩s gloriosos: as铆 es como act煤a el Se帽or, que es Esp铆ritu. (2 Corintios 3:17-18).

La Iglesia primitiva por lo tanto se ha centrado en la Palabra, pero no tanto en la palabra escrita como en la Palabra viva encontrada a trav茅s del Esp铆ritu.

Por supuesto esto no quiere decir que la palabra escrita, el Antiguo Testamento, no era importante.

De hecho, el Antiguo y el Nuevo Testamento ahora son incre铆blemente importantes.

Pero entonces, como debe ser ahora, las Escrituras no eran la fuente y cumbre de la vida de la Iglesia primitiva.
Era el encuentro directo con Dios, como Pablo tan bien y ricamente lo pone en los versos anteriores de 2 Corintios.

Si el Evangelio no se propaga a trav茅s de la letra, sino del Esp铆ritu, entonces su medio esencial de transmisi贸n es de boca en boca desde un testigo vivo con autoridad, como vemos en Pentecost茅s.

A lo largo de las generaciones, el boca a boca se convierte en tradici贸n oral.

Y la tradici贸n no es algo que un individuo pasa discretamente a otro, sino m谩s bien se pasa en el seno de una comunidad.

Y al igual que con todas las comunidades verdaderas, la comunidad de los primeros cristianos ten铆an un punto de autoridad que las sustentaba, guiaba, y aseguraba su continuidad: Pedro y los ap贸stoles.

Esta es la verdadera Iglesia: la Iglesia como fue ordenada por Jes煤s y descrita por los Hechos.

Esta visi贸n de la Iglesia tambi茅n pasa a ser, precisamente, la cat贸lica.

驴Y PARA QUE SE FUND脫 LA IGLESIA?

Jesucristo fund贸 la Iglesia para llevar a todos los hombres a la salvaci贸n eterna.

Concretamente para anunciar el Evangelio en todo el mundo y hacer disc铆pulos a todas las clases de personas.

鈥淚d, pues, y haced disc铆pulos a todas las gentes bautiz谩ndolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Esp铆ritu Santo, y ense帽谩ndoles a guardar todo lo que yo os he mandado.

Y he aqu铆 que yo estoy con vosotros todos los d铆as hasta el fin del mundo鈥 (Mat. 28:19-20).

鈥淵 les dijo: Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creaci贸n.

El que crea y sea bautizado, se salvar谩; el que no crea, se condenar谩 (Mar. 16:15-16).

Los pasajes anteriores, a menudo referidos como la Gran Misi贸n, se encuentran entre las advertencias finales de Jes煤s a sus disc铆pulos antes de ascender al cielo.

Ambos hablan del bautismo como sacramento para la salvaci贸n, y Mateo agrega que ese bautismo es en nombre de Sant铆sima Trinidad.

El evangelio de Marcos se refiere al mandato de Cristo a sus seguidores de 鈥渋r a predicar el Evangelio al mundo鈥, mientras que el de Mateo refleja la importancia del discipulado en la iglesia 鈥渋r y hacer disc铆pulos a todas las naciones鈥.

La combinaci贸n de estos tres elementos, el bautismo, la evangelizaci贸n y el discipulado, se consideran generalmente como la Principal Misi贸n de Cristo para su iglesia.

La 鈥渆vangelizaci贸n鈥 es proclamar las buenas nuevas de Jesucristo para traer las almas de los hombres a la comuni贸n con Dios, que se cierra con el sacramento del 鈥渂autismo鈥.

Mientras que el 鈥渄iscipulado鈥 es la formaci贸n de los creyentes para ser seguidores de Jes煤s y sus principios, y que act煤en en la cadena de evangelizaci贸n.

La misi贸n de la iglesia es, en realidad, una continuaci贸n del ministerio terrenal de Cristo (Juan 14:12).

O sea proseguir empujando su prop贸sito de venir a la tierra:

鈥淧ues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido鈥 (Luc. 19:10)

Y a su vez, 脡l imparti贸 este mismo objetivo a sus disc铆pulos.脡l les dijo:

鈥淵 les dice: Venid conmigo, y os har茅 pescadores de hombres鈥 (Mat. 4:19).

El ap贸stol Pablo confirm贸 m谩s tarde que el ministerio de unir a las personas a Dios. 脡l escribi贸:

鈥淵 todo proviene de Dios, que nos reconcili贸 consigo por Cristo y nos confi贸 el ministerio de la reconciliaci贸n鈥 (2 Cor. 5:18).

Es el prop贸sito de cada creyente, no s贸lo los pastores llevar almas a Jesucristo.

Tal vez la afirmaci贸n que resume mejor esta misi贸n de Cristo y su iglesia, se dio cuando Jes煤s ley贸 la profec铆a de Isa铆as en la sinagoga de Nazaret, en el d铆a de reposo.

El dijo:

El Esp铆ritu del Se帽or sobre m铆, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberaci贸n a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un a帽o de gracia del Se帽or鈥. (Lucas 4:18-19).

As铆 la Iglesia instituida por Cristo es el 煤nico camino a la salvaci贸n eterna. Cristo dio a la Iglesia los medios por los cuales el hombre puede ser santificado y salvado.

La Iglesia est谩 habilitada para conducir a los hombres a la salvaci贸n por la morada del Esp铆ritu Santo, que le da vida.

Y la morada del Esp铆ritu Santo en la Iglesia se manifiesta visiblemente desde el primer domingo de Pentecost茅s, cuando descendi贸 sobre los ap贸stoles en forma de lenguas de fuego.

De este modo, con estas consignas y este poder los ap贸stoles fueron enviados por Cristo a predicar sus doctrinas a todos los hombres.

Al ense帽ar y santificar en el nombre de Cristo se entiende que la Iglesia siempre hace la voluntad de su Divino Fundador, que permanece para siempre como su Cabeza invisible.

Esta misi贸n, as铆 como la garant铆a de que Jesucristo estar铆a con su Iglesia hasta el fin de los tiempos, est谩 en el Evangelio.

Es evidente que Jesucristo dio a sus ap贸stoles el poder de ense帽ar y santificar a partir de los Evangelios, o sea el relato inspirado de la vida de Nuestro Se帽or escrita por los Santos Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

驴LA IGLESIA SIGUE CON ESA MISI脫N CENTRAL QUE CRISTO LE PIDI脫?

La respuesta es mixta.

Precisamente el Cardenal Sarah piensa que la crisis por la que atraviesa la Iglesia hoy es producto de centrarse en temas de la 鈥渏usticia social鈥 y no en la misi贸n central de evangelizar y hacer disc铆pulos.

脡l ha dicho

La Iglesia est谩 un grave error en cuanto a la naturaleza de su crisis real, si ella piensa que su misi贸n esencial es ofrecer soluciones a todos los problemas pol铆ticos relacionados con la justicia, la paz, la pobreza, la recepci贸n de migrantes, etc., descuidando evangelizaci贸n鈥, dijo a Ayuda a la Iglesia Necesitada, el 18 de abril de 2017.

El ex cardenal Yahya Pallavicini, que se convirti贸 al Islam, tambi茅n ha dicho:

La Iglesia, con la obsesi贸n que tiene hoy en d铆a con los valores de la justicia, los derechos sociales y la lucha contra la pobreza, terminar谩 como resultado olvidando su alma contemplativa, fracasar谩 en su misi贸n y ser谩 abandonada por una gran parte de su fieles, debido al hecho de que ya no se reconocen en ella lo que constituye su misi贸n espec铆fica鈥.

Por su parte el Obispo Robert McElroy de San Diego llama a la 鈥渋nmigraci贸n鈥,

el 鈥淸tema] clave que tenemos que enfrentar ahora en nuestra iglesia local鈥, en un discurso que dio en febrero en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares.

En su entrevista con Ayuda a la Iglesia Necesitada, el cardenal Sarah critic贸 a las organizaciones ben茅ficas, mencionando espec铆ficamente

los cat贸licos que se centran de forma unilateral y exclusivamente en hacer frente a situaciones de pobreza material鈥, descuidando la pobreza espiritual.

鈥淧orque es cierto que esos obispos y sacerdotes que no se toman el tiempo de colocarse en la presencia de Dios en la soledad, el silencio y la oraci贸n, tienen riesgo de morir en el nivel espiritual, o por lo por lo menos, desecarse espiritualmente por dentro鈥.

Ser铆a bueno que cada uno de nosotros ley茅ramos las declaraciones de cada obispo y cardenal, y de nuestros p谩rrocos, en este punto.
O sea en qu茅 medida sus acciones y pr茅dica apuntan hacia la Misi贸n Central que Jesucristo dej贸 a sus disc铆pulos o se desv铆an de ella.

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Iglesia y Cristianismo

Ver todo