Nos impacientamos con Dios porque no hace las cosas de acuerdo al plan que suponemos tiene para nosotros.

Entonces dudamos y hasta a veces dejamos de orar.

Pero no es algo que nos pasa solo a nosotros, grandes profetas y santos han pasado por esto.

Debemos incorporar que cuando las cosas no parecen salir como deber铆an, es porque no comprendemos del todo las intenciones y los caminos de Dios.

Muchos santos pasaron por esa 鈥渘oche oscura鈥, ver aqu铆, y su experiencia nos sirve para actuar con serenidad cuando nos pase a nosotros.En esos momentos de desolaci贸n, no innovar, no pensar que la duda es p茅rdida de fe, y orar. Invocado con fe, el Se帽or extiende su mano, rompe las ataduras que rodean a la persona, seca las l谩grimas de los ojos, y alisa lo que podr铆a ser una pendiente escarpada. La oraci贸n nos saca de las tempestades.

鈥淟a oraci贸n nos ayuda a descubrir el rostro de amor de Dios鈥, dijo Juan Pablo II.

鈥溍塴 nunca abandona a su pueblo, pero garantiza, no obstante las pruebas y sufrimientos, buenos triunfos en el final鈥.

TODOS PASAMOS POR PRUEBAS

Dios siempre est谩 ah铆 cuando lo dejamos cerca y cuando nos encontramos con los mares rugientes en nuestras propias vidas.

Seamos realistas: todos vamos a enfrentar crisis en nuestras vidas.

Si pudi茅ramos ver con los ojos de Dios, si supi茅ramos la verdad, podr铆amos ver que, de hecho, todo el mundo se enfrenta a la igualdad de la tragedia 鈥 s贸lo que en diferentes formas.

Muchos sufrimientos no son visibles. Pero todos pasamos por ellos.

Por mucho que podamos, nunca llegaremos a un estado perfecto donde todo va de camino..Puedes hacerlo por uno o dos d铆as, incluso una semana, pero a menudo un buen d铆a es seguido por un d铆a de prueba.

Todos morimos en lo f铆sico, pero si tenemos en cuenta que vivimos eternamente (en el esp铆ritu), ninguna preparaci贸n es realmente muy dura para eso. Si t煤 fueras Dios, tambi茅n querr铆as a las personas preparadas.

驴Por qu茅 ocurren los desastres, para empezar?

Es interesante cuando un sacerdote, el Padre Joseph Lionel, desde el uno de las zonas m谩s dif铆ciles afectadas en India, se帽al贸 que:

鈥渢al vez tambi茅n podemos ver las cosas no tanto como Dios castiga a las v铆ctimas en particular, sino en el hecho de que cuando el pecado est谩 enraizado en el mundo, pone al mundo fuera de orden.

Causa una oscuridad real que puede f铆sicamente - y geol贸gicamente - manifestarse.

Los eventos llegan casi como una liberaci贸n de la oscura tensi贸n. Dios lo permite.

Los buenos sufren con el mal. Hay almas v铆ctimas y siempre las han habido鈥.

Una vez m谩s, se vuelve de nuevo al misterio del sufrimiento.

Pero vamos a decir esto: si fueras Dios, y una vez hubieras visto a una tercera parte de los 谩ngeles rebeldes contra ti, 驴no probar铆as a los que ahora buscan el cielo?

pruebas de la vida

ES INEVITABLE QUE COMIENCEN LAS PREGUNTAS Y DUDAS, PERO NO S脫LO TE PASA A TI

驴Te ha parecido como si Dios te ha decepcionado? Tal vez algo que sucedi贸 en tu vida que te hizo preguntarte d贸nde estaba Dios.驴Te ha parecido como si Dios intencionalmente va arrastrando sus pies y no te presta atenci贸n?Y te preocupa por la forma en que Dios hace o deja de hacer ciertas cosas, provocando moment谩neamente duda.

Si ese es el caso, puede que te sorprenda saber que no est谩s solo..De hecho, el m谩s grande de los profetas de la Biblia ha lidiado con esos problemas, Juan el Bautista.

Durante su ministerio terrenal, Juan el Bautista era s煤per importante. En sus d铆as, Juan era una figura de prominencia nacional.

De hecho, el historiador jud铆o Josefo escribi贸 m谩s acerca de lo que hizo Juan que acerca de Jes煤s.

La raz贸n de que el ministerio de Juan fuera tan significativo era que hab铆a terminado un silencio de 400 a帽os.

Desde el momento de la muerte del profeta Malaqu铆as al nacimiento de Juan, Israel no hab铆a o铆do hablar de un profeta por 400 a帽os 鈥 ni un milagro, ni un 谩ngel, ni un solo profeta enviado por el Se帽or.

Entonces el 谩ngel Gabriel se apareci贸 al padre de Juan, Zacar铆as, dici茅ndole que su esposa, Isabel, dar铆a a luz al precursor del Mes铆as.

Juan apareci贸 en la escena como un mega profeta. Audaz y valiente, se paraba junto al r铆o Jord谩n y ped铆a a la gente que se arrepintiese, porque el reino de Dios estaba cerca.

Juan ten铆a un gran n煤mero de seguidores, y miles de personas se reun铆an para escuchar las palabras de Juan. Algunos se preguntan incluso si 茅l era el Mes铆as, el que hab铆a estado esperando.

Entonces, un d铆a, Jes煤s, que era primo de Juan, apareci贸 en la escena. Juan se dio cuenta de que era el momento en que su ministerio hab铆a llegado a su fin.

Juan se帽al贸 a Jes煤s y dijo:鈥淗e aqu铆 el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo鈥 (Juan 1:29). Y los disc铆pulos de Juan comenzaron a seguir a Jes煤s.

El ministerio de Juan, sin embargo, no hab铆a terminado.

脡l hab铆a estado hablando con el rey Herodes, a quien le gustaba escuchar a Juan. Pero Juan no era conocido por la sutileza.

脡l correctamente acus贸 al rey de inmoralidad, y, por supuesto, el rey no lo tom贸 bien.

As铆 que Juan fue enviado a prisi贸n a causa de su predicaci贸n audaz contra Herodes.

fiesta-de-san-juan-bautista

LAS COSAS NO ESTABAN SALIENDO COMO JUAN PENSABA

El ministerio de Juan hab铆a llegado a su fin, y 茅l viv铆a en una relativa oscuridad.

Peor a煤n, Jes煤s no parec铆a estar haciendo lo que Juan pensaba que iba a hacer.

Juan, junto con los otros, crey贸 que Jes煤s ven铆a a dirigir una revuelta.

Ellos pensaban que Jes煤s iba a establecer un reino por la fuerza. Ellos pensaban que Jes煤s derrocar铆a la tiran铆a de Roma.

Pero 18 largos meses hab铆an pasado, y Jes煤s no estaba dirigiendo la revuelta contra Roma que Juan estaba esperando.

No s贸lo eso, sino que al parecer fue asociarse con pecadores y recaudadores de impuestos.

Las cosas no estaban saliendo seg煤n lo planeado.

As铆 que Juan empez贸 a tener algunas dudas, lo que podr铆a ser mejor descrito como perplejidades y confusi贸n.

Juan no estaba cuestionando la veracidad de la palabra de Dios, sino que simplemente estaba teniendo dificultades para entender lo que significaba en su vida.

En el caso de Juan, 茅l hab铆a entendido mal lo que Jes煤s estaba diciendo.

No es que Jes煤s hab铆a hecho algo mal. Es que Juan no entend铆a muy bien lo que Jes煤s estaba tratando de comunicarle a 茅l y a los dem谩s.

Juan pens贸 que tal vez hab铆a cometido un error.

驴Podr铆a ser este el Mes铆as real? 驴No es el Mes铆as se supone establecer铆a un reino de justicia? 驴Qu茅 est谩 pasando?

Por eso mand贸 a sus disc铆pulos preguntarle a Jes煤s si era el mes铆as.

Lo que estaba pasando era que Juan, junto con otros, no hab铆an entendido la misi贸n de Jes煤s.

Lo que Juan y los dem谩s hab铆an perdido era que Jes煤s ven铆a con el prop贸sito expreso de morir en la cruz por los pecados de la humanidad.

脡l traer铆a libertad a los cautivos, pero ser铆a la liberaci贸n de una prisi贸n espiritual de la opresi贸n y la esclavitud.

脡l traer铆a consuelo a los que estaban afligidos, pero ser铆a diferente de lo que Juan estaba anticipando.

NOS IMPACIENTAMOS COMO JUAN

A veces nos impacientamos con Dios. Creemos que Dios est谩 ausente en sus se帽ales, por as铆 decirlo..Creemos que 茅l est谩 en las alturas.

Algo pasa en nuestras vidas, y nos preguntamos por qu茅. Situaciones de tragedia y nos preguntamos,

驴Qu茅 he hecho para merecer esto? 驴Qu茅 hice mal?.驴Hay algo malo por lo que Dios me est谩 castigando?

Estas son preguntas que a menudo pasan por nuestra mente 鈥 incluso a trav茅s de la mente de un cristiano comprometido.

No es raro que las personas m谩s espirituales tengan sus d铆as de duda e incertidumbre.

Mois茅s estaba tan frustrado con los israelitas y en una ocasi贸n estuvo dispuesto a salirse.Despu茅s de escuchar las quejas de Israel, dijo al Se帽or:

No puedo llevar a todas estas personas por m铆 mismo, la carga es demasiado pesada para m铆.

Si as铆 es como me van a tratar, por favor, sigue adelante y m谩tame鈥︹ (N煤meros 11:14-15).

El铆as estaba tan abrumado por las circunstancias que cuando se enter贸 de que la reina Jezabel quer铆a matarlo, le pidi贸 a Dios que le quitara la vida.

Pablo estaba muy desalentado tambi茅n. 脡l escribi贸:

Est谩bamos bajo una gran presi贸n, m谩s all谩 de nuestras fuerzas, de modo que hasta perdimos la esperanza de la vida misma鈥 (2 Corintios 1:8).

Madurez en la oraci贸n

PERO LA DUDA NO ES LO MISMO QUE LA INCREDULIDAD

Tal vez t煤 est谩s tratando con la duda y el des谩nimo en estos momentos. . Pero la duda no es siempre una se帽al de que alguien est谩 equivocado, ya que puede ser una se帽al de que algo est谩 pasando que debes discernir.

Aqu铆 hay algo que debemos reconocer. Hay una diferencia entre la duda y la incredulidad.

La duda es una cuesti贸n de la mente. No podemos entender lo que Dios est谩 haciendo y por qu茅 lo est谩 haciendo.

La incredulidad, sin embargo, es diferente. La incredulidad es un asunto de la voluntad.

La incredulidad es una elecci贸n deliberada de no creer.

La duda no es mala si no lleva a la incredulidad. Y es as铆 como deber铆amos enfrentar las tempestades.

NO SOBRE REACCIONAR EN LAS TEMPESTADES, SINO CONFIAR

Las tempestades llegan a nuestras vidas, y si una serie de circunstancias est谩n presentes, podemos enfrentar una 鈥渢ormenta perfecta鈥.

Cuando un inusual potente sistema meteorol贸gico se encuentra con otro, o un par de otros, una r谩faga de aire g茅lido especialmente 脕rtico podr铆a colisionar, por ejemplo, con un sistema cicl贸nico h煤medo, y sabemos que en circunstancias especiales el choque del aire caliente y el fresco crean tornados.

As铆 tambi茅n hay circunstancias que estallan en turbulencia en nuestras propias vidas. Fuerzas, mundanas y espirituales, convergen.

Podemos estar en un momento muy emotivo, especialmente tierno cuando un gran problema viene en el trabajo, junto con un problema de nuestros hijos y una discusi贸n con un amigo o el c贸nyuge.

El mundo parece derrumbarse sobre nosotros. Es una cosa tras otra.

Aqu铆 podemos dudar, pero nunca dejar de creer. Y entonces debemos usar un m茅todo.

Es la forma en que lo manejamos lo que cuenta..Es aqu铆 crucial tomar los problemas uno a la vez, un d铆a a la vez, y recordar el dejar pasar la crisis sin sobre-reaccionar.

Al igual que el miedo, la reacci贸n excesiva otorga poder al mal..Es bueno recordar siempre que un d铆a mejor vendr谩, con fe siempre sucede. . Si tenemos una 鈥渃uenta bancaria鈥 de oraci贸n 鈥 si se has buscado la cercan铆a a Dios 鈥 脡l suavizar谩 el golpe, te ofrecer谩 protecci贸n autom谩tica.

mujer orando

LA ALEGR脥A Y LA ALABANZA

Debemos tener incorporado autom谩ticamente que Dios es alegr铆a y cuando est谩s m谩s cerca de 脡l, te acercas m谩s a la alegr铆a. Es as铆 de simple..No hay nada que pueda traer tanta felicidad.

Y la cercan铆a viene de una manera especial a trav茅s de la alabanza y la gratitud, que son signos de humildad.Adora a Dios a trav茅s del d铆a. Hazlo desde el coraz贸n. 脕male. Al谩balo una y otra vez, diez veces, cien veces alaba a Jes煤s, alaba al Cristo.

Eso es lo que te traer谩 alegr铆a, porque el Se帽or es la personificaci贸n de la alegr铆a.

Jes煤s dijo que debemos pedir la gracia de Dios (Mateo 7:7-9), 脡l dijo que debemos llamar a su puerta, y esto es lo debes hacer, sabiendo que si algo es bueno para nosotros y est谩 en el plan de Cristo 鈥 adem谩s si lo pediste con fe 鈥 se conceder谩. Pide al Esp铆ritu Santo lo que debes pedir.

Y hazlo en el nombre de Jes煤s.

De esta manera, todo es posible.

Pero el sufrimiento siempre est谩 y debemos saber qu茅 hacer cuando no podemos sac谩rnoslo de encima.

C脫MO UNIR NUESTROS SUFRIMIENTOS A LOS DE JESUCRISTO

El sufrimiento es un aspecto dif铆cil de la condici贸n humana.Ha llevado a muchos a alejarse de la fe y buscar consuelo en otras cosas. Sin embargo, es s贸lo a trav茅s de Dios que podemos superar el sufrimiento.Un ejemplo se encuentra con Santa Teresa de Lisieux, que fue capaz de transformar el sufrimiento en amor.Ella entendi贸 el valor de su sufrimiento para salvar almas.De la misma manera, Jes煤s le dijo a Santa Faustina, que aceptara todos los sufrimientos con amor.Cuando nos enfrentamos a la realidad de sufrir la mayor铆a de nosotros retrocede, o incluso huye, porque creemos que vamos a estar exentos de la realidad del sufrimiento.Sin embargo esto no es posible.Aunque no nos guste el sufrimiento es una parte inevitable de la condici贸n humana, de nuestra condici贸n ca铆da como consecuencia del pecado original.Debemos llegar a un acuerdo con la realidad de que el sufrimiento nos har谩 ya sea 鈥渕ejores o amargos鈥.

El sufrimiento por su naturaleza, no es ni bueno ni malo: es neutro porque depende en gran medida de c贸mo el individuo lo interpreta y vive a trav茅s de 茅l.

Pero podemos santificar nuestro dolor.Verdaderamente el 煤nico medio por el cual podemos santificar el sufrimiento es mediante la uni贸n de nuestro sufrimiento con los sufrimientos de Nuestro Se帽or.Jes煤s podr铆a haber salvado al mundo de muchas maneras, pero escogi贸 salvar el mundo con su encarnaci贸n, la vida, la ense帽anza, las palabras, los milagros, pero sobre todo a trav茅s del sufrimiento que 脡l ha querido soportar por todos nosotros.

Depende de nosotros unir nuestros sufrimientos a los sufrimientos de Nuestro Se帽or y Salvador Jesucristo, especialmente en su pasi贸n dolorosa.

Nos corresponde a nosotros reconocer las diferentes formas de sufrimientos que Dios nos puede enviar.

Tambi茅n es clave reconocer que muchos de los sufrimientos que padecemos son enviados por Dios, como leemos en el libro de Job que estaba afligido por muchas formas de sufrimiento.驴Cu谩les podr铆an ser las diferentes formas de sufrimiento? De hecho, hay muchasF铆sica es la m谩s obvia; nuestro cuerpo sufre de una forma u otra: dolor de cabeza, dolor de muelas, recuperaci贸n de la operaci贸n, dolor de espalda, etc.La sociedad y la cultura parecen estar alej谩ndose de Dios y toda moral; debido a esto sufrimos.Un miembro de la familia, posiblemente muy cerca de nosotros, ha tomado decisiones equivocadas y est谩 siguiendo un camino equivocado.Nos gustar铆a dirigirlo por el camino correcto, pero 茅l se niega.Sufrimos miedos, preocupaciones, dolores, incertidumbres sobre el futuro, la tristeza debido a muchas circunstancias.Sufrimos espiritualmente. A pesar de nuestros buenos esfuerzos parece como si Dios estuviera distante, que 脡l realmente no me reconoce o realmente se no preocupa por m铆.Ahora, el elemento clave es ser consciente de nuestro sufrimiento en estas 谩reas y unir nuestros sufrimientos al a Jesucristo.

Por medio de esta uni贸n con Cristo nos santificamos, santificamos nuestra familia, santificamos la Iglesia, y santificamos al mundo en general.

Por esta raz贸n, Santa Teresa de Lisieux afirmaba 鈥渃uando hacemos el mal todo el mundo baja;cuando hacemos el bien elevamos todo el mundo m谩s cerca del cielo鈥.Coloca tu dolor de cabeza, el conflicto con tu esposo o esposa, el trastorno emocional, tu propia noche oscura, en la patena de la misa.

Luego, cuando el cura consagra la hostia y el vino en el c谩liz, en el Cuerpo y la Sangre de Cristo, tus sufrimientos son elevados a m谩xima potencia para tu santificaci贸n, as铆 como para la santificaci贸n de todo el mundo.

Y hay un paso m谩s para hacer nuestros sufrimientos m谩s eficaces.

Al recibir a Jes煤s en la santa eucarist铆a con fe, fervor, amor y devoci贸n, nuestros sufrimientos son santificados al m谩ximo.

E incluso m谩s. Jes煤s nos da la gracia, la paz, y la fuerza para llevar nuestra cruz, y 脡l incluso aliviar el dolor.驴Y por qu茅 no empezar ahora?

Reza el ofrecimiento de la ma帽ana y da todo a los Corazones de Jes煤s y Mar铆a.

Luego, cuando el sufrimiento te visite, ya sea f铆sico, moral, psicol贸gico, emocional, social, familiar, etc., 煤nete a la cruz y Jes煤s.Tu sufrimiento tendr谩 un valor infinito porque se une con los propios sufrimientos de Jes煤s.Fuentes:

Entra tu email para recibir nuestra Newsletter, es un servicio gratis:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)