La feminista brasile帽a Sara Winter sol铆a trabajar para legalizar el aborto.
Ella fue una de las fundadoras de Femen Brasil un grupo para llevar a cabo protestas en topless ofensivas en las iglesias.
sandra giromin y su hijo
Ahora, ella dice que las personas deben aprender de las personas religiosas que ponen su fe en acci贸n.
Y rechaza a las poderosas fuerzas que promueven el aborto en su pa铆s.

驴Qu茅 ha cambiado su mente?

El nacimiento de su hijo.

LA HISTORIA DE SARA WINTER

Cuando las arp铆as de Femen irrumpieron chillando en los boletines de noticias hace unos a帽os vistiendo s贸lo pintadas en sus torsos y haciendo la guerra contra el patriarcado, la homofobia y el catolicismo en Europa, una brasile帽a de 20 a帽os, qued贸 muy impresionada.

Sara Fernanda Giromin hab铆a crecido con un padre que intimidaba a su madre.

A la edad de 14 a帽os se hab铆a ido de la Iglesia Cat贸lica.

Se involucr贸 en la prostituci贸n y en enfrentamientos con la polic铆a.

sandra winter legalizar el aborto

As铆 que cuando vio estas feministas intr茅pidas batallando en la primera l铆nea contra el patriarcado masculino pens贸, quiero hacer eso.

Ella se convirti贸 en Sara Winter, la cara del feminismo radical en Brasil.
Despu茅s de un breve per铆odo de formaci贸n en Ucrania en 2012 arm贸 un grupo Femen en R铆o de Janeiro.
Y puso en marcha protestas en topless, la marca registrada del movimiento en contra de la Iglesia y otras instituciones sociales.
Al a帽o siguiente se fue de Femen, denunci谩ndolo como un "negocio", que ni siquiera le reembolsaba los gastos incurridos en la organizaci贸n de sus protestas.
Pero continu贸 como activista en Bastardxs, un grupo feminista que incluye tanto a hombres como mujeres.
Recientemente, sin embargo, la Giromin ha hecho una vuelta completa.
Repudiando toda forma de feminismo y hablando de la alegr铆a de la maternidad con un beb茅 de 3 meses en su regazo.

Ella tambi茅n habla de regresar a la fe cristiana y de trabajar con el movimiento pro-vida.

Lamenta profundamente que su primer hijo fuera abortado y "pide perd贸n" por su aborto.

Tambi茅n pide a los cristianos que la perdonen por la escena de enero 2014 cuando particip贸 de un beso entre personas del mismo sexo con otra mujer en topless en frente de la Iglesia de Nuestra Se帽ora de la Candelaria, en R铆o de Janeiro, y actos ofensivos similares.

"Fuimos demasiado lejos y terminamos ofendiendo a muchas personas religiosas y no religiosas", dice en un video:

驴QU脡 PAS脫?

Sara Giromin era una adolescente herida cuando ella llam贸 a la puerta de Femen.
Parece que ella estaba buscando alg煤n tipo de apoyo despu茅s de las experiencias de su infancia y de la prostituci贸n.
Pero result贸 que nadie en ese grupo o del otro al que se uni贸 realmente se preocupaba por sus problemas personales.

En cambio, se sinti贸 obligada a adoptar la cultura sexual del movimiento.

sara winter con su bebe
"Las mujeres lesbianas y bisexuales tienen mucho m谩s voz y respeto dentro del movimiento.
Por lo que con cada d铆a que pasaba, deconstru铆a mi heterosexualidad sustituy茅ndola con una bisexualidad artificial".

Agrega adem谩s en el libro que escribi贸:

"Para la secta feminista, las mujeres no son la inspiraci贸n, sino son la materia prima en el peor sentido de la palabra.

Son objetos convenientes 煤tiles para el prop贸sito de inflamar el odio contra la religi贸n cristiana, el odio contra los hombres, el odio en contra de la belleza de las mujeres, el odio contra el equilibrio de las familias".

"Eso es lo que el feminismo es, y puedo garantizar que es as铆, porque yo estaba en el interior".

"Vi al movimiento feminista encubriendo a ped贸filos".

"Vi al movimiento feminista persiguiendo a mujeres...

Soy un testimonio del hecho de que hoy en d铆a en el movimiento feminista las mujeres no tienen ninguna importancia, sino que sirven como combustible para los fuegos del odio que la secta feminista no puede permitir que muera".

Su experiencia es, por supuesto, con una forma extrema del feminismo, pero son estos extremistas quienes est谩n impulsando la agenda de los derechos humanos en la actualidad.

La Giromin habla de la negatividad fundamental y el anarquismo de un movimiento por los derechos de g茅nero que ni siquiera cree en hombres y mujeres.

No tiene nada que ver con la igualdad entre los sexos, sino con la deconstrucci贸n y la reducci贸n de la sexualidad al mero hedonismo.

No hay respeto por la naturaleza humana, o incluso por la sociedad, s贸lo la hay para la afirmaci贸n de un derecho absoluto a la libre expresi贸n impulsada por pura voluntad.

Aqu铆 es donde la agenda de g茅nero se dirige.

Pero la joven brasile帽a tambi茅n rechaza el feminismo mayoritario, diciendo que perjudica a las mujeres mediante el fomento de la promiscuidad, la anticoncepci贸n y el aborto.

Ella es perceptiva sobre eso tambi茅n, ya que la anticoncepci贸n y el aborto prepararon el camino para la anarqu铆a sexual que ahora socava el matrimonio y la familia.

Ser madre la ha cambiado mucho.

Ella escribi贸:

"Ayer se cumpli贸 un mes despu茅s del nacimiento de mi beb茅 y mi vida ha tomado un nuevo significado.

Estoy escribiendo esto mientras 茅l duerme serenamente en mi regazo.

Es la m谩s grande sensaci贸n en el mundo".

A los 24 a帽os, ella es afortunada de haber visto todo este l铆o espantoso de la revoluci贸n sexual y abrazar una alternativa que afirma la vida.

Ella se ha asociado con una psic贸loga cristiana, Marisa Lobo, para dar charlas contra el feminismo, la ideolog铆a de g茅nero y el marxismo cultural.

Ella dice:

"Dej茅 que el movimiento del cual hace cuatro a帽os yo era uno de los principales s铆mbolos de Brasil, y nadie puede decir lo contrario".
驴El resultado?
Hoy estoy mucho m谩s feliz y soy capaz de ayudar a las mujeres m谩s".
sara winter arretada por la policia

UN MENSAJE EN FACEBOOK EL 15 DE DICIEMBRE DE 2015 QUE NO TIENE DESPERDICIO

"Lo que me faltaba era el amor (que cambi贸 cuando me convert铆 en madre), amor que vino a m铆 despu茅s de haber reflexionado mucho sobre el feminismo militante de hoy".

El 15 de diciembre de 2015 denunci贸 el financiamiento internacional para promover el aborto en Brasil.

Ella pidi贸 perd贸n por haber sido "parte de ese plan para conseguir la legalizaci贸n del aborto."

"Yo no sab铆a que todo lo que se habla de la legalizaci贸n del aborto en Brasil hab铆a sido el trabajo de las organizaciones controladas por magnates.
Hombres ricos interesados en la reducci贸n de la poblaci贸n de mi pa铆s."

"No estoy agitando una bandera m谩s.

No estoy de acuerdo con que las mujeres sean encarceladas por tener un aborto, creo que siempre deben ser tratadas con compasi贸n, pero yo estoy en contra de la promoci贸n del aborto que llevan a cabo las ONG feministas".

"Mientras que las feministas est谩n haciendo protestas rid铆culas (yo misma sol铆a ser una de ellas), que son embarazosas para las mujeres, hay mujeres de fe, con hogares, que protegen a las v铆ctimas de violaci贸n.

Y otras mujeres que dan vida al proporcionar vivienda, sosteniendo a las mujeres en situaciones de peligro, y proporcionando todo tipo de ayuda".

"Hay una gran cantidad de organizaciones no gubernamentales e instituciones que necesitan una mano de ayuda y voluntarios para atender a las v铆ctimas de la violencia, as铆 que vamos a ponernos en marcha, ayudarlos, hacer nuestra parte. Cuidar, ayudar y amar a otras mujeres", anim贸 a sus lectores.

Sara tambi茅n se ha convertido en cr铆tica de la ideolog铆a transg茅nero.Explic贸 que ella no tiene ninguna animosidad contra personas que dicen que son transg茅nero, pero agreg贸:

"No creo que el cambio de la ropa, hacerse implantes mamarios de silicona, la transici贸n con hormonas y cirug铆a, pueda cambiar el sexo de nadie"

Sara empez贸 a hablar de este giro radical en su vida, en octubre de 2015.

"Lamento haber tenido un aborto y hoy estoy pidiendo perd贸n", escribi贸 en Facebook 14 de octubre, casi un mes despu茅s del nacimiento de su segundo hijo..Desde el nacimiento de su beb茅, ella dijo, "mi vida ha tomado un nuevo significado."

"Yo no quiero que te pierdas por lo mismo que hice yo", dijo a sus lectores.

A帽os antes, se someti贸 a un aborto usando un medicamento proporcionado por una feminista.
"Yo casi me desangro y tuve complicaciones muy graves", record贸.
Y agreg贸 que la persona que vino en su ayuda en esas circunstancias era un hombre que no ten铆a "ninguna conexi贸n con el feminismo radical."
E inst贸, "el feminismo deber铆a concentrarse m谩s en el cuidado de las mujeres en lugar de poner en riesgo sus vidas."

Ella dijo que su aborto anterior le hab铆a causado dificultades en su segundo embarazo.

Sara dijo que se ha enfrentado a una reacci贸n hostil por parte de la facci贸n feminista que ha abandonado.

"No tienen ni idea de las represalias de que he sido v铆ctima procedente de las feministas", ella escribi贸.

"Temo incluso de salir a la calle con mi beb茅, pero tengo fe en que todo esto va a desaparecer."

A principios de diciembre, Sara public贸 un libro digital corto "Perra 隆No! Siete veces que fui traicionada por el feminismo".

sara winter posando encadenada fondo

El libro es una recopilaci贸n de las experiencias extra帽as ella dice que tuvo como parte del movimiento feminista brasile帽a, org铆as, alcohol, drogas y el mal uso de los fondos.

Por cada libro vendido, ha ofrecido a donar un Real Brasile帽o (unos 25 centavos de d贸lar) a "las iniciativas que ayudan a las mujeres en situaciones de violencia y contra el aborto".

Sara ha declarado que "el feminismo tiene una cura y yo soy la mayor prueba de ello.

"Ella dijo que la raz贸n principal por la que a los brasile帽os no les gusta las feministas es porque la mayor铆a de ellas act煤an hist茅ricamente y utilizan los medios de comunicaci贸n social "para burlarse y humillar a las personas religiosas.

Predican el odio contra los hombres, adem谩s de ser extremistas y muestran una falta de respeto del patrimonio religioso de otras personas."

"Soy muy culpable.

Yo sol铆a ser as铆 tambi茅n, pero gracias a Dios he sido sanado", dijo.

Es demasiado pronto para decir cuan firme es su conversi贸n, pero Sara Fernanda Giromin es sin duda una mujer a considerar.

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Sanaci贸n y Liberaci贸n

Ver todo