Una Contra Revoluci贸n Sexual Extra帽a a la 脡tica Cat贸lica.
La mayor铆a de los cat贸licos consideran que la revoluci贸n sexual occidental fue una fuente de mal.
Que est谩 generando grandes problemas en nuestra civilizaci贸n.
Hoy vemos los destrozos causados por la ideolog铆a de g茅nero, la promiscuidad, la cohabitaci贸n, el divorcios, etc.
Y los cat贸licos, especialmente los conservadores, sue帽an con una contra revoluci贸n sexual, que ponga las cosas en su lugar.
muejres musulmanas
Pero algunos cat贸licos conservadores han mirado a los musulmanes fundamentalistas como aliados en estas guerras culturales sexuales.
Partiendo de una mirada superficial y pensando que la represi贸n de la sexualidad que existe en los pa铆ses isl谩micos es compatible con el catolicismo.
Pero nada m谩s lejos de la realidad.
Tienen que tomar una segunda mirada para reflexionar con quienes en realidad se est谩n aliando.
El sexo parece ser el regalo de Al谩 a sus seguidores.
Los cl茅rigos fundamentalistas predican sobre el sexo que los hombres podr谩n hacer en el para铆so.
Los terroristas est谩n apoyados por una jihad sexual de adolescentes que van a 鈥渃onsolar鈥 sus deseos carnales.
Y las noticias hablan profusamente de las violaciones perpetradas por bandas musulmanas en occidente.

EL PROBLEMA DE LA REVOLUCI脫N SEXUAL

Las consecuencias t贸xicas de la revoluci贸n sexual son dif铆ciles de ignorar.

Resulta que el 鈥渟exo sin consecuencias鈥 realmente tiene consecuencias.

En el caso de nuestra sociedad, incluyen a las madres solteras que luchan por criar familias, generaciones de ni帽os sin padre, colegios donde se reparten anticonceptivos a las ni帽as鈥
No es de extra帽ar que en su deseo de restaurar el orden moral que se perdi贸 con la revoluci贸n sexual, los cat贸licos busquen aliados afines.

Por desgracia, algunos cat贸licos est谩n buscando en los lugares equivocados 鈥 o, al menos, en un lugar equivocado.

Nos referimos a la creencia sostenida por algunos cat贸licos conservadores de que el Islam puede llegar a ser un aliado confiable en tales guerras culturales.

UNA POCAS SIMILITUDES PERO GRANDES DIFERENCIAS CON EL ISLAM

Los cat贸licos y los musulmanes comparten valores similares acerca de la modestia y la castidad y comparten una oposici贸n similar respecto al adulterio, la pornograf铆a, y el comportamiento homosexual.

Por otra parte, los cat贸licos y los musulmanes han trabajado juntos en el pasado para oponerse a la imposici贸n de agendas seculares.

Sobre todo en la Conferencia Mundial de Poblaci贸n en El Cairo en 1994.

Sin embargo, a pesar de las similitudes superficiales, hay una gran diferencia entre la moral sexual cat贸lica y la moral sexual isl谩mica.

Diferencias que deben hacer pensar a los cat贸licos vacilantes acerca de alinearse con los seguidores m谩s entusiastas del Profeta.

Una de las principales diferencias es que mientras que la moral cat贸lica es voluntaria, la moral isl谩mica no lo es.
Por ejemplo, las mujeres musulmanas que no respeten las normas de castidad corren el riesgo de palizas, mutilaci贸n, prisi贸n y muerte; incluyendo la muerte a manos de sus propios familiares.

En busca de aliados para luchar junto a ellos en las guerras culturales, algunos cat贸licos tienden a pasar por alto estas diferencias.

Peor a煤n, suponiendo la existencia de un sistema compartido de valores, corren el riesgo de mala interpretaci贸n del Islam en su totalidad.

Y en estos momentos es un gran riesgo a tomar.

LA DESEXUALIZACI脫N DE LA REVOLUCI脫N IRAN脥 DE 1979

Es el modelo para todas las desastrosas revoluciones de la 鈥減rimavera 谩rabe鈥 de los 煤ltimos a帽os 鈥 revoluciones que se han traducido en un aumento de la inestabilidad en el Medio Oriente y el Norte de 脕frica y el aumento de la persecuci贸n de los cristianos.

Teniendo en cuenta la centralidad de la revoluci贸n iran铆 en la historia reciente, es imprescindible entender exactamente de lo que se trat贸.

Sin embargo, algunos cat贸licos parecen ver el evento a trav茅s de lentes color de rosa.

Michael Jones, el editor de Culture Wars, opina sobre la revoluci贸n iran铆 fue esencialmente una buena cosa.

En su 煤ltimo libro, Culture Jihad in Teher谩n, va tan lejos como para decir que鈥淚r谩n es el l铆der del mundo libre鈥, lo que quiere significar para 茅l, libre de la revoluci贸n sexual y sus consecuencias.

Durante la visita a Ir谩n en 2013 para hablar en una conferencia sobre 鈥淗ollywoodismo鈥 Jones fue preguntado por un reportero acerca de la sociedad iran铆.

鈥淒esexualizaci贸n鈥 fue la respuesta de Jones:

鈥淟os iran铆es han desexualizado la cultura despu茅s de la revoluci贸n de Jomeini.
Han eliminado el sexo de la esfera p煤blica y lo pusieron de nuevo en la esfera privada, donde pertenece鈥.

Seg煤n Jones, Ir谩n se hab铆a sexualizado como resultado de la importaci贸n de los valores degradados de Hollywood durante el gobierno del Shah.

Y Jones considera que la revoluci贸n de Jomeini fue, en esencia, una revoluci贸n contra-sexual, destinada a restaurar el orden moral del pueblo de Ir谩n.

El sostiene que tal revoluci贸n deber铆a haber sido llevado a cabo por los cat贸licos en Occidente:

鈥淟a revoluci贸n iran铆 de 1979 fue la contrarrevoluci贸n contra la modernidad que deber铆a haber sido puesta en marcha por el Concilio Vaticano II鈥.

A trav茅s de su revoluci贸n, dice Jones, Ir谩n fue capaz de evitar la suerte de los cat贸licos occidentales, es decir,

鈥淟a destrucci贸n de una cultura basada en la familia鈥 y su sustituci贸n por 鈥渦na cultura de personas an茅micas, sexualmente fren茅ticas.鈥

Es muy cierto, por supuesto, que la Revoluci贸n Iran铆 ten铆a algo que ver con el rechazo de la decadencia moral de Occidente.

Este es un tema que se puede encontrar en los escritos del ayatol谩 Jomeini, as铆 como en las declaraciones de Osama bin Laden.

Tambi茅n es un tema importante en los escritos de Sayyid Qutb, el te贸rico isl谩mico del siglo XX.

sex-jihad-isis-iraq-syria

EL FIN DE LA JIHAD MUNDIAL

Lo que falta en el an谩lisis de Jones, sin embargo, es una indicaci贸n de que la revoluci贸n ten铆a que ver con otra cosa.

El mandato del Cor谩n para someter a todas las personas a la voluntad de Al谩, por la fuerza, si es necesario.

Considera esta exhortaci贸n del ayatol谩 Jomeini que pronunci贸 en 1942:

鈥淓l Islam hace a todos los hombres adultos鈥
prepararse para la conquista de los pa铆ses para que la orden del Islam [la sharia] sea obedecida en todos los pa铆ses del mundo鈥
El Islam dice: Todo lo que hay de bueno existe gracias a la espada y a la sombra de la espada.
Las personas no pueden hacerse obedientes, salvo con la espada.
La espada es la llave para el Para铆so, que puede ser abierto s贸lo para los guerreros santos鈥.

En otro discurso, pronunciado en una escuela teol贸gica en 1979, Jomeini habla de la necesidad de liberar a la juventud iran铆 de los casinos de juegos y otros antros de corrupci贸n.

Pero parece menos interesado en la liberaci贸n de ellos para el estudio de la teolog铆a que en liberarlos para la pr谩ctica de la guerra.

Por ejemplo,

鈥淨ueremos llevar a nuestra juventud de los bares al campo de batalla.鈥

Y, unos p谩rrafos m谩s adelante:

Queremos liberar a nuestra juventud de la pipa del opio y poner ametralladoras en sus manos.

Queremos liberar a nuestros j贸venes de la pipa de opio y enviarlos al campo de batalla鈥.

Y lo hizo.

Durante la guerra entre Ir谩n e Irak, decenas de miles de ni帽os entre las edades de doce y diecisiete a帽os fueron alentados por el gobierno para participar en ataques de oleadas humanas contra las l铆neas iraqu铆es.

Miles m谩s 鈥渟e ofrecieron como voluntarios鈥 para limpiar campos de minas con sus cuerpos.

LA MORAL SEXUAL IRAN脥

Algo similar se puede decir de la actitud revolucionaria hacia la moralidad sexual.

Jones hace una comparaci贸n entre los conservadores cat贸licos estadounidenses en los a帽os treinta, cuarenta y cincuenta y los 鈥渃onservadores鈥 iran铆es que asolaron tanto al Shah y la decadencia de Occidente.

As铆 como la Legi贸n Cat贸lica de la Decencia con su amenaza de boicot de los teatros logr贸 restablecer un poco de la cordura moral de las pel铆culas entre mediados de los a帽os treinta y principios de los sesenta, as铆 tambi茅n el pueblo iran铆, en reconocimiento de los peligros de la liberaci贸n sexual, 鈥渜uem贸 sus propios cines鈥.

Pero la revoluci贸n iran铆 no fue un intento de restaurar los viejos buenos tiempos de la moral cristiana estadounidense de alrededor de 1950, sino que fue un intento de restaurar los viejos buenos tiempos de m煤ltiples esposas y novias ni帽as en Arabia alrededor del a帽o 622 dC.

Si la revoluci贸n sexual de la d茅cada de 1960 legitim贸 una nueva 茅tica sexual radical, la revoluci贸n iran铆 volvi贸 a introducir una vieja 茅tica sexual que era, a su manera, igual de radical.

Bajo la regla de Jomeini, la edad m铆nima para contraer matrimonio para las ni帽as se redujo a nueve a帽os 鈥 no por casualidad, la misma edad de Aisha cuando ella estaba casada con Mahoma.
El propio Jomeini se cas贸 con una joven (de acuerdo a algunos informes) que ten铆a diez a帽os en ese momento y aconsej贸 a los padres dar a sus hijas antes de la menstruaci贸n.

鈥淗agan todo lo posible para asegurarse de que sus hijas no vean su primera sangre en sus casas鈥.

Despu茅s de la muerte de Jomeini, la edad del matrimonio se elev贸, pero muchos legisladores iran铆es quieren bajarla de nuevo a nueve.

Muhammad Ali Isfenani, presidente del Comit茅 de Asuntos Jur铆dicos del Parlamento iran铆, llama a la edad m铆nima actual de trece a帽os 鈥渘o isl谩mica鈥.

M谩s recientemente, los legisladores iran铆es aprobaron una medida que permite a los hombres casarse con sus hijas adoptivas.

A las mujeres adultas no les va mucho mejor.
Ellas est谩n segregadas, y necesariamente velan por s铆 mismas.
Est谩n sujetas a frecuentes palizas, tienen derechos de custodia extremadamente limitados.
Y en los casos de matrimonios pol铆gamos, se ven obligadas a compartir sus esposos con otras mujeres.
venta de esclavas

驴C脫MO ESTA NUEVA MORALIDAD HA ESTADO FUNCIONANDO PARA LOS IRAN脥ES?

Un informe del 2005 de las Naciones Unidas encontr贸 que Ir谩n tiene el mayor 铆ndice de adicci贸n a las drogas en el mundo.

La prostituci贸n es tambi茅n un problema importante, y tambi茅n lo es el suicidio.

Seg煤n Ibn Warraq:

La tasa de enfermedad mental es muy alta entre las mujeres, al igual que la tasa de suicidios.

En Ilam, una provincia occidental de Ir谩n, por ejemplo, alrededor del 70 por ciento de los suicidios que son reportados son de mujeres, la mayor铆a de ellas entre diecisiete y treinta y cinco a帽os de edad.

Seg煤n la Organizaci贸n Mundial de la Salud, Ir谩n tiene la tercera tasa m谩s alta de suicidios en el mundo鈥.

Muchos han sugerido que este deterioro social es un resultado directo de la moralidad isl谩mica forzada.

En su libro, C贸mo mueren las Civilizaciones, David P. Goldman se帽ala que:

Ir谩n sufre de una erupci贸n de patolog铆as sociales como la drogadicci贸n y la prostituci贸n en una escala mucho peor que cualquier cosa observada en Occidente.
Parece que la teocracia isl谩mica promueve m谩s que reprime la decadencia social.鈥

Por otra parte, una serie de escritores musulmanes y ex musulmanes incluyendo Tawfik Hamid, Wafa Sultan, Nonie Darwish, Ibn Warraq, y Ayaan Hirsi Ali sostienen que la violencia y el terror isl谩mico tienen sus ra铆ces en la din谩mica familiar isl谩mica.

Seg煤n sus ideas, el patr贸n institucionalizado de dominaci贸n masculina dura y la sumisi贸n femenina causa estragos en el mundo en general.

COSAS DIFERENTES QUE PUEDEN PARECER IGUAL A PRIMERA VISTA

La moral sexual isl谩mica puede aparecer en la superficie similar a la moral sexual cat贸lica.

Pero en una inspecci贸n m谩s cercana, es en muchos sentidos la imagen espejo de la visi贸n mecanicista del sexo del Occidente secular.

En Ir谩n, como dice Jones, el sexo puede haber sido puesto de nuevo en la esfera privada, pero lo que sucede en esa esfera privada est谩 fuertemente controlado por la cultura isl谩mica.

En esa cultura, es com煤n pensar en las mujeres como objetos sexuales para ser confinados y controlados.
En esa cultura, no existe el requisito de exclusividad sexual por parte de los hombres.
Sino que instituciones como la poligamia, el divorcio f谩cil, y 鈥渕atrimonios temporales鈥 consagran el derecho del hombre a la variedad sexual.

Por otra parte, en esa cultura, la explotaci贸n sexual de los ni帽os es sin duda mucho peor que en la nuestra.

En nuestra cultura, esta explotaci贸n toma su espacio en gran medida en el nivel de la publicidad y el entretenimiento, en Ir谩n, se manifiesta en la instituci贸n - que destruye el alma -: el matrimonio infantil.

Jones tiene raz贸n acerca de los efectos destructivos de la revoluci贸n sexual, pero se equivoca al creer que lo que est谩 sucediendo en Ir谩n es alg煤n tipo de ant铆doto para ello.

UN EJEMPLO: COMO ESTA FUNCIONANDO LA SEXUALIDAD EN LA JIHAD

La actual expansi贸n musulmana que vive el mundo a trav茅s de la jihad - la m谩s o menos pac铆fica y la violenta de los terroristas -, permite ver que la espiritualidad no es una variable central de la religi贸n musulmana sino la carnalidad.

Y que algunas cosas que originalmente est谩n prohibidas por la moral musulmana se levantan en raz贸n de lograr la supremac铆a pol铆tica islamista.

El Cor谩n describe el Para铆so como un espacio y tiempo sin fin al que los musulmanes acceden mediante la guerra santa (jihad).
Y en ese tiempo sin fin los devotos musulmanes estar谩n practicando sexo continuamente con multitudes de mujeres v铆rgenes.

El cl茅rigo saudita Muhammad Ali Shanqiti ha calculado, bas谩ndose en el Cor谩n, que cada musulm谩n podr谩 disfrutar de la compa帽铆a sexual de hasta 19.604 mujeres en el Para铆so.

MEMRI ha traducido del 谩rabe al espa帽ol la conferencia que el cl茅rigo saudita Muhammad Ali Shanqiti.

El Dr. Muhammad Ali Al-Shanqiti es el Imam de la mezquita Al-Ahmady en Yeddah.

Al-Shanqiti quien naci贸 en Nouakchott en 1970, recibi贸 su grado en humanidades en la Universidad de Al-Madina en Arabia Saudita.

Seg煤n su portal alshanqeety.com, Al-Shanqiti obtuvo tanto su maestr铆a y doctorado en la Universidad de Columbus en los Estados Unidos.

Muhammad Ali Shanqiti dice que:

Todo musulm谩n tiene al menos dos v铆rgenes de ojos negros en el Para铆so.
Cada virgen posee 70 chicas que le sirven.
A usted se le permite [tener relaciones sexuales] con las v铆rgenes, as铆 como tambi茅n con las chicas sirvientas.
Por cada mujer de este mundo que entra en el Para铆so, uno obtiene 70 v铆rgenes de ojos negros.

Si usted se casa en este mundo, entonces [en el Para铆so], usted dispone de la esposa de este mundo, junto con 70 v铆rgenes de ojos negros con las que se le permite tener relaciones sexuales, y cada una de estas 70 v铆rgenes dispone de 70 chicas sirvientas.

驴Entonces con que cantidad de mujeres uno dispone?

Ese es el m铆nimo.

Ahora, supongamos que usted est谩 casado con cuatro esposas, cada una de los cuales dispone de 70 v铆rgenes de ojos negros, y cada virgen dispone de 70 chicas sirvientas鈥

驴Cu谩nto suma el total al qu茅 hemos llegado?

Al谩 te ayude.

Su reuni贸n con su esposa tiene una duraci贸n de 70 a帽os terrenales.

Cuando los 70 a帽os est谩n a punto de finalizar, otra virgen de ojos negros le llama desde arriba: 鈥溌縊h siervo de Al谩, no obtenemos parte de ti?鈥

Te vuelves hacia ella, y ves que es m谩s hermosa que la mujer con quien est谩s.

Le preguntas: 鈥溌縌ui茅n eres?鈥 y ella dice: 鈥淪oy tu virgen en el Para铆so.

Al谩 te habl贸 sobre m铆, diciendo: 麓Hay m谩s de ellas con nosotros. Yo soy una de ellas鈥.

La dejas y pasas a la siguiente.

Al谩 te ayude鈥

Pasas 70 a帽os o menos con ella, y luego viene la tercera, diciendo:

鈥溌縊h siervo de Al谩, no me queda parte de ti?鈥

T煤 la ves a ella, y ella es a煤n m谩s hermosa que con la que est谩s鈥.

De hecho, estas pr茅dicas de los cl茅rigos magnificando el deseo sexual terminan por promocionarlo, y es en parte responsable de los problemas que suceden en pa铆ses occidentales con violaciones de mujeres.

VIOLACI脫N DE MUJERES EN NOMBRE DE LA JIHAD

jihad sexual en gran bretana

Durante un discurso ante la Asamblea Nacional Constituyente, el ministro del Interior tunecino Lotfi Bin Jeddo anunci贸 que las ni帽as tunecinas que hab铆an viajado a Siria para llevar a cabo el 鈥渟exo jihad鈥 hab铆an regresado despu茅s de haber sido sexualmente

鈥淚ntercambiadas entre 20, 30 y 100 rebeldes y volvieron con el fruto de los contactos sexuales [embarazos y enfermedades] en nombre de la jihad sexual y estamos en silencio sin hacer nada鈥

Varias entrevistas con mujeres tunecinas que fueron al sexo jihad testimonian m谩s de la veracidad de este fen贸meno.

Por ejemplo, Lamia de 19 a帽os de edad, a su regreso, confes贸 que tuvo sexo con un sinn煤mero de hombres, incluyendo paquistan铆es, afganos, libios, tunecinos, saud铆es, iraqu铆es, somal铆es y un yemen铆, todo en el contexto del 鈥渟exo jihad鈥.

Y que ella y muchas otras mujeres fueron abusadas, golpeadas y obligadas a hacer cosas 鈥渜ue contradicen la noci贸n del valor humano鈥.

Ahora, de vuelta en T煤nez, Lamia ha ido a un m茅dico encontrando que est谩 embarazada de cinco meses.

Tanto ella como su feto llevan el virus del sida (leer toda su historia).

Otras mujeres entrevistadas han contado c贸mo fueron 鈥渆nga帽adas鈥, o c贸mo sus maridos (siendo una de las cuatro esposas) se divorciaron y las enviaron a Siria para el sexo jihad, con garant铆as del para铆so en la otra vida.

Una joven de 16 a帽os de edad, explica c贸mo su padre le orden贸 聽tener relaciones sexuales con varios jihadista 鈥渓ibertadores鈥.

Sin embargo, las mujeres musulmanas que se prostituyen est谩n considerando una jihad leg铆tima porque estas mujeres est谩n haciendo sacrificios, su castidad, su dignidad, con el fin de ayudar a los jihadistas, que est谩n aparentemente sexualmente frustrados, a centrarse m谩s en la guerra para potenciar el Islam en Siria.

Y en la prostituci贸n se les promete el pago, aunque en la otra vida.

El Cor谩n declara que

Al谩 ha comprado a los creyentes sus personas, [sus] cuerpos y sus bienes, porque de ellos (a cambio) lo que obtendr谩n es el jard铆n (del Para铆so): ellos pelean por su causa, y matan, y son muertos (Yusuf Ali trans 9:111).

En cualquier caso, mientras que las noticias de que las ni帽as musulmanas en hijabs se prostituyen en el nombre del Islam puede ser instintivamente rechazado como un 鈥渆nga帽o鈥, el hecho es que los cl茅rigos isl谩micos regularmente emiten fatwas permitiendo lo prohibido.

El criterio fundamental es que ayudan a la jihad para potenciar al Islam.

LA JIHAD ES OBLIGATORIA AS脥 COMO CUALQUIER COSA QUE LA POTENCIE

La jihad es lo primero, porque es el pin谩culo del Islam.
Y si el pin谩culo del Islam s贸lo puede lograrse a trav茅s de la prostituci贸n o la sodom铆a, entonces no hay nada malo en ello.
Por la regla general, la jurisprudencia [isl谩mica] afirma que 鈥渓a necesidad hace admisible la prohibici贸n.鈥

Y si las cosas obligatorias s贸lo pueden alcanzarse mediante la realizaci贸n de lo prohibido, a continuaci贸n, se convierte en obligatorio realizar lo prohibido, y no hay mayor deber que jihad.

En resumen, primero, la jihad es la 鈥渃煤spide鈥 del Islam, ya que hace Islam supremo, y en segundo lugar, la idea de que 鈥渓a necesidad hace admisible lo prohibido.鈥

De ah铆 las muchas aparentes contradicciones en el Islam: las mujeres musulmanas castamente deben cubrirse de la cabeza a los pies, sin embargo, en el servicio de la jihad, se les permite prostituir sus cuerpos.

La sodom铆a est谩 prohibida, pero se permite como una manera de matar infieles y / o ap贸statas.

Mentir est谩 prohibido, pero es permitido para potenciar al Islam.

El suicidio est谩 prohibido, pero es permitido durante la jihad, cuando se le llama 鈥渕artirio.鈥

Matar intencionalmente mujeres y ni帽os est谩 prohibido, pero es permitido durante una redada de la jihad isl谩mica.

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Otras Religiosidades

Ver todo