‚ÄćY en la mayor√≠a de los casos no funciona decir "no quiero sufrir".
A veces son enfermedades, que pueden tener sólo una causa física.
Pero muchas veces tienen una causa espiritual, que debemos encontrar y eliminar.
Y a veces es la carga de una cruz para redimir los pecados propios o de la familia.
O para asociarse a Jes√ļs en la redenci√≥n humana, aunque no se lo perciba as√≠ de primera.
También están los sufrimientos provocados por espíritus malignos.
Los que Jes√ļs en la biblia nos demostr√≥ como combatir.
el sufrimiento

Detr√°s de cada sufrimiento hay un mensaje que debemos desentra√Īar.

Porque m√°s all√° de la causa, lo cierto es que Dios lo deja pasar, aunque sea producido por el maligno.

Y es ahí donde tenemos que discernir en que tema Dios quiere que nos sensibilicemos.

Hay dolores físicos y dolores espirituales.

hombre pensativo con rosario

LAS CRUCES EN LA VIDA

Es muy posible que personas con diversas enfermedades estén con tales aflicciones ofreciendo la oportunidad de unir sus sufrimientos a los de Cristo para la redención de sus almas o las de otros.

Tal sufrimiento no tiene que ser obvio; De hecho, gran parte del peor sufrimiento es mental: Ansiedad, obsesi√≥n, sentimientos de inferioridad, inseguridad, opresi√≥n, depresi√≥n.‚Äć

Muchos sufrimientos est√°n as√≠ ocultos, as√≠ como no se puede juzgar un libro por su portada, no se puede juzgar el estado de sufrimiento de una persona externamente.‚Äć

Todos tenemos cruces en la vida, un d√≠a incluso podemos damos cuenta que nos han pedido tener esas cruces, y aunque hay casos muy diferentes, en el fondo son b√°sicamente iguales.‚Äć

El sufrimiento rompe la cortina o la ceguera, como el sufrimiento de Jes√ļs caus√≥ el rasgado en el velo del Templo (Mateo 27:51).

¬ŅPor qu√© el sufrimiento nos purga? Nos separa de la carne.

Se nos concede una perspectiva nueva y a menudo m√°s alta.

En la cruz, somos elevados.

Cuando nos separamos de la carne empezamos a ver con los ojos de la eternidad.

El sufrimiento (que incluye el ayuno) debería abrir el alma para la liberación de impurezas.

TRES TIPOS PRINCIPALES DE SUFRIMIENTOS DE RA√ćZ M√ćSTICA

El sufrimiento puede ser reducido a tres tipos principales, cuando tiene una raíz mística:

-El sufrimiento traído al alma víctima (en nombre de la humanidad).
-Expiar el sufrimiento, para purgar la oscuridad del pasado (el sufrimiento como liberación, incluso el purgatorio en la tierra).
-Y el sufrimiento causado por los malos espíritus.

A menudo es un misterio, por supuesto, el tipo que nosotros estamos teniendo.

No asumas autom√°ticamente que es uno o el otro.

Puede estar en el Plan de Dios, aunque también puede que no.

También están los sufrimientos causados por causas fisiológicas simples, emocionales y adversidades mentales.

Todos nos damos cuenta de eso.

SUFRIMIENTO QUE VIENE DEL MALIGNO

Por otra parte, existe el sufrimiento causado por el diablo, no hay que subestimar su papel.

Se engancha en nuestras debilidades, lo sabemos por Jesucristo: la mayor√≠a de los que √Čl san√≥ quedaban sanos despu√©s que un mal esp√≠ritu o esp√≠ritu impuro fue lanzado para afuera.

‚ÄćLo hizo sin cirug√≠a, no escribi√≥ recetas, su curaci√≥n depend√≠a de un esp√≠ritu de ser echado fuera: liberaci√≥n.

Vuelve a estudiar cada una de las curaciones de Jes√ļs ¬ŅNo es notable la poca frecuencia con que oyes sobre los aspectos espirituales?

El acercamiento intelectual a la religión en nuestro tiempo niega este concepto, pero los espíritus pueden causar prácticamente cualquier dolencia, desde alergias hasta enfermedades malignas (son espíritus malignos).

Necesitamos o√≠r hablar m√°s de esto desde el p√ļlpito.

‚ÄćCuando estamos frente a un enfermo debemos echar los esp√≠ritus en el nombre de Jes√ļs, y por su nombre, por ejemplo: "esp√≠ritu de la artritis", o en general: "esp√≠ritu de enfermedad", junto con el prudente consejo m√©dico.

camilla de hospital con paciente

SE DEBE IR M√ĀS ALL√Ā

Puede que no sea la culpa de todo de la persona: él o ella puede llevar el peso del equipaje espiritual de la familia.

‚ÄćPuede ser la misi√≥n de esa persona en la vida disiparlo, este es el martirio oculto, oculto a menudo incluso de la persona.‚Äć

En otras ocasiones, no hay duda de que las prácticas equivocadas - sexualidad ilícita, el ocultismo, el robo, la negatividad, chismes, lujuria, gula, adicción, falta de amor, odio, orgullo - sirven como puntos de entrada espirituales.

Subraya la palabra ego, el orgullo es una raíz del pecado.

La humildad busca que el orgullo se oculte, una vez dentro, los espíritus malignos pueden echar raíces, crecer como una mala hierba, y causar tormentos, físicos y mentales.

La Sangre de Cristo y su ayuno en el desierto pueden traernos un poder especial para convertir el pecado en cenizas y curar las aflicciones.

LA DIFERENCIA CON LOS ATEOS

Mientras que el ateo cree que su sufrimiento es en √ļltima instancia, sin sentido e in√ļtil, el cristiano cree que ning√ļn sufrimiento es en √ļltima instancia, sin sentido o in√ļtil.

¬ŅPor qu√©? Porque creemos que un Dios amoroso est√° orquestando providencialmente todas las cosas, de una manera que respete nuestra libertad.

Por eso creemos que cuando Dios permite que suframos, √Čl lo est√° haciendo para protegernos de un mal mayor, o para llevarnos a un bien mucho mayor y que prevalezca.

Dios siempre tiene un buen prop√≥sito al permitir el sufrimiento, incluso cuando ello sea inescrutable para nosotros.‚Äć

Siempre tenemos una opci√≥n en nuestro sufrimiento, confiar en Dios como nuestro Padre amoroso, y recibir el buen regalo que √Čl nos da.

O manifestarnos en contra de Dios en la desconfianza y la ira, como si nosotros supi√©ramos mejor que √Čl lo que es en √ļltima instancia, bueno para nosotros.

durero job

¬ŅQU√Č PROP√ďSITO DIOS TIENE EN PERMITIR EL SUFRIMIENTO?

M√°s all√° de la causa del sufrimiento y del dolor, que hemos tratado antes, lo cierto es que Dios lo deja pasar, y no es algo al azar, sino con un objetivo.

Aquí vamos a considerar algunas de las razones que Dios permite que suframos:

1 - Para despertarnos a la realidad

A veces Dios permite el sufrimiento con el fin de despertar en nosotros el hecho de nuestro pecado, nuestra muerte inminente y el juicio, nuestro vacío aparte de Dios.O para ayudarnos a arrepentirnos y volver a Dios.

2 - Para probarnos a nosotros mismos

El Catecismo ense√Īa:

‚ÄúLa fe en Dios Padre Todopoderoso puede ser puesta a prueba por la experiencia del mal y del sufrimiento‚ÄĚ

Esto lo vemos en el ejemplo de Job, pero es una prueba para nosotros mismos, para que lo comprendamos, para que nos midamos, porque Dios ya sabe que es lo que podemos dar.

3 - Para disciplinarnos, ense√Īarnos humildad y confianza, y obrar justicia en nosotros

Tomas de Aquino dice:

‚ÄúTodos los santos que han agradado a Dios han pasado por muchas tribulaciones por las cuales se hicieron hijos de Dios‚ÄĚ

Como hijos de Dios, a trav√©s de nuestra uni√≥n con Cristo, el Hijo, esperamos ser disciplinado por Dios, nuestro Padre. ‚Äć

Reconocemos que nuestro amoroso Padre tiene una buena razón para disciplinarnos, incluso cuando no podamos ver cual es.

Porque sabemos que Dios tiene una buena raz√≥n para permitir que suframos, respondemos a este sufrimiento, tratando de aprender lo que √Čl est√° tratando de ense√Īarnos.

4 - Para darnos una oportunidad de amar a Dios, dar gloria a Dios, merecer la gloria y participar en su obra de redención

Mientras que el ateo ve el sufrimiento como prueba de que Dios no existe, el cristiano ve el sufrimiento como un gran regalo de Dios.‚Äć

Es un don de la misericordia por la que somos conducidos al arrepentimiento y la vida eterna. ‚Äć

Tambi√©n es un don con el que sabemos que Dios est√° obrando alg√ļn gran bien en nosotros.

Además, se trata de otro tipo de regalo divino, una oportunidad de dar algo grande para Dios, tal como lo hizo Cristo en la aceptación de sus sufrimientos.

Por √ļltimo, para un cat√≥lico, el sufrimiento es una oportunidad de participar en los sufrimientos de Cristo, de sus padecimientos.

4 COSAS PARA RECORDAR CUANDO ESTAMOS SUFRIENDO

Cuando estamos en medio del sufrimiento y el dolor difícilmente sepamos cómo sacudirnos de la autocompasión y el desaliento que viene con el dolor.

Aquí hay 4 conceptos que debemos recordar para esos momentos.

Bendecir a Dios en ese momento

¬ŅQu√© podemos aprender de esos momentos de dolor? En el libro de Job 1:21 est√° la famosa frase ‚ÄúYahv√© da y Yahv√© quita, Bendito sea el nombre del Se√Īor‚ÄĚ.

‚ÄćEsto es la comprensi√≥n de que no estamos en control de nada, todo es gracia y todo nos fue dado.

‚ÄćCon esa frase agradece y alaba a Dios.

Y es asombroso como la gratitud nos transforma y nos sana espiritualmente, emocionalmente y físicamente.

Recuerda todo lo que Dios ha hecho en ti, las bendiciones que te ha dado y cómo ha respondido a tus oraciones en el pasado.

Y eso ser√° un aliciente para confiar en Dios en el momento del dolor.‚Äć

‚ÄúSe√Īor gracias por todo lo que has hecho, por todo lo que haces, y por todo lo que har√°s‚ÄĚ.

Esto también pasará

Cuando estamos en momentos de dolor sentimos la necesidad de que pase cuanto antes pero que sin embargo  se está eternizando.

Pero debemos pensar que nada es para siempre y que el dolor pasa como pasa toda la vida.

Las pruebas no son interminables tienen un comienzo y un final.

Y por eso es profundamente sanador pensar que esto también pasará.

Y que a la cruz le sucede la resurrección.

No sabemos si la recompensa la tendremos en esta vida o en la otra, pero sí que Dios nos ha prometido la felicidad eterna como recompensa a nuestra fidelidad.

Que nada te turbe

Esta es una poderosa frase de Santa Teresa de √Āvila para los momentos de tribulaci√≥n, que combate la actitud com√ļn de inquietarse cuando Dios permite el sufrimiento.

Esta frase significa rendirse a la realidad en lugar de negarla y luchar contra la cruz.

Es aceptar pacíficamente los designios de Dios y esperar su solución sin turbarse anímicamente.

Es resignarse a la verdad de que Dios usa todas las cosas para tu bien, aunque a veces no se comprenda moment√°neamente.

Todo est√° bien y todo estar√° bien

Es una famosa frase de San Julián de Norwich que contradice la percepción habitual en los momentos de dolor.

Quiere decir que donde t√ļ est√°s ahora es exactamente donde Dios quiere que est√©s.

Que es necesario para ti y es parte del viaje de tu vida, que te llevar√° a lo que Dios quiere que t√ļ seas.

Quiere decir también que aunque la tribulación duela no es en vano sufrirla, pero si es en vano amargarte y enojarte y luchar contra el sufrimiento.

Y en √ļltima instancia significa confiar en que Dios transformar√° tu sufrimiento en algo bueno para ti.

CUANDO ENTENDEMOS EL SUFRIMIENTO

Cuando tenemos dolor, una crisis, cuando hay incluso una tragedia, esto nos lleva a una mayor simplicidad.

Nos acerca a nuestras raíces.

De repente, tenemos una perspectiva totalmente nueva.

¬ŅNo es esto una importante explicaci√≥n para el sufrimiento?‚Äć

Lo que parecía tan importante ya no es importante, y lo que parecía "dado" (como la salud) ya no se da por sentado.

Reconocemos de nuevo que todo es gracia.

El desorden de la vida se paraliza por el sufrimiento.

Nos limpia, hace que nuestras s√ļplicas a Dios sean m√°s directas (e intensas).

Reduce el orgullo, que es extremadamente importante.

Despoja nuestras pretensiones.

Nos lleva a nuestra esencia, que estar desnudos delante del Se√Īor, si realmente estamos ante √Čl.

Para todos estos casos que hemos considerado es necesario la oración, y aquí hay varias.

ORACIONES PARA LOS MOMENTOS DE SUFRIMIENTO

ORACI√ďN PARA LOS MOMENTOS DIF√ćCILES:

Procurar√© Se√Īor, en mis momentos de angustia y amargura, recordar tunombre y alabarlo por ponerme a prueba.

Procurar√© Se√Īor, a la hora de pedirte, tener m√°s fe que el d√≠a anterior.

Procurar√© Se√Īor, al encontrarme en crisis, pedirte de la mejor formala luz para encontrar la soluci√≥n.

Procurar√© Se√Īor, recordar que en el desaliento, tu eres el consuelo y el impulso para seguir viviendo en medio de injusticias y sinsabores.

Procurar√© Se√Īor, la relaci√≥n en comunidad con mis semejantes.

Procurar√© Se√Īor, dar amor en vez de odio, ayudar y no hundir, tenderla mano y no empujar.

Procurar√© Se√Īor, perdonar y no juzgar, la caridad y no la avaricia.

Procurar√© Se√Īor, la amistad a la enemistad, la uni√≥n y no ladesuni√≥n.

Procurar√© Se√Īor, la paz y no la guerra.

Procurar√© Se√Īor, en los momentos m√°s controversiales, tener paciencia y esperanza.

Procurar√© Se√Īor, alentar a los dem√°s y no desalentarlos.

ORACI√ďN DE LA DIFICULTAD

Dios mío gracias por estar aquí; siempre presente, dando paz y amor, perdonando e iluminando.

¬ŅQu√© ser√≠a de mi sin tu aliento y sin tu amor? Yo ser√≠a un cauce sin agua, un cuadro sin colores, una planta sin sol.

T√ļ, Se√Īor, eres mi fuerza, la respiraci√≥n de mi alma, mi fuente de energ√≠a, mi inspiraci√≥n y mi descanso.

¬ŅPor qu√© me olvido de ti? ¬ŅPor qu√© te busco s√≥lo cuando estoy rodeado de sombras y con las esperanzas rotas? No me dejes, Dios m√≠o, h√°blame, t√≥came, despi√©rtame.

No permitas que me aleje de ti y naufrague en el mar del desespero.

Sé luz en mi mente, paz en mi corazón, sabiduría en mis decisiones, amor enmis relaciones.

Te necesito, Se√Īor, tu calmas mi desasosiego y alejas los duendes del mal; contigo es f√°cil aceptar las asperezas y soportar el dolor.

Contigo puedo ser comprensivo con los que me ofenden, fuerte ante el dolor y amoroso con todos.

Dame paciencia conmigo mismo y con los dem√°s, una paciencia que me aleje de la ira y el desaliento.

Eres mi esperanza y mi fortaleza, mi baluarte y mi descanso.

En ti todo lo puedo, y con tu amor los fardos son llevaderos.

T√ļ me libras de las aguas turbulentas, apaciguas mis males y conjuras mis temores.

Te amo, Se√Īor, te adoro, te bendigo y te doy gracias.‚Äć

Autor: Padre Gonzalo Gallo

ORACI√ďN PARA LOS MOMENTOS DIF√ćCILES

Se√Īor, s√© que eres un abismo de infinita bondad, misericordia y amor.

Sé que me creaste solo por amor y para ser feliz; sé que me amas con un amor tan grande que me es imposible ni siquiera imaginar; sé que diste tu vida por mí.

Además, sé que estás de continuo junto a mí, cuidándome, facilitando todo para mi bien, aun lo que a mí me parece negativo.

Sé también que eres un abismo de infinito poder: para ti no existen cosasimposibles; sé que si me permites algo o mucho sufrimiento, es para mi bien.

Sé que, aunque no lo comprenda, lo malo que me suceda lo has permitido por tu infinita misericordia: nada escapa a tu sabiduría.

Sé que eres un abismo de infinita sabiduría.

T√ļ sabes m√°s; t√ļ sabes mejor que yo lo que me conviene para encontrar la felicidad eterna en el Cielo, que es lo √ļnico que verdaderamente importa.

Es esa esperanza la que me hace vivir alegre, lleno de gozo: me tienespreparada una dicha sin fin; para eso me creaste.

Esa felicidad llenará absolutamente todos los anhelos de mi corazón: tuinfinita belleza, tu infinita bondad y tu infinita sabiduría colmarán mi ser de todo lo que esperé siempre.

Además, todo lo espero de ti, confío total y exclusivamente en ti: confío en la inmensidad de tu bondad, poder y sabiduría.

Nada me hará temer: frente a los enemigos más poderosos, frente a los más grandes males, frente a los infortunios más graves, estaré seguro de ti, confiaré totalmente en ti.

Cuanto mayor sea el apremio, cuanto mayor sea el peligro, tanto más esperaré todo de ti; y si no viera tu mano providente, más y más confiaré en ti, me aferraré a la seguridad de que tu amor por mí es incalculable, ilimitado.

Se√Īor, te amo con un amor diminuto junto al tuyo, pero con todo lo que puede amar esta criatura peque√Īa, pobre y pecadora.

Infl√°mame en tu amor para que me confunda contigo, que eres el Amor mismo.

Purifica mi miseria y quema todas mis impurezas con ese Amor ardiente, para que ya no tenga apegos por las criaturas y te ame exclusivamente a ti, el Creador.

Que no tenga apetitos desordenados por cosas, personas, ideas, ni por mí mismo.

As√≠ te amar√© como t√ļ mereces ser amado y vivir√© buscando √ļnicamente tu Reino de Amor, de paz y de alegr√≠a, despreocupado de todo lo dem√°s.

Se√Īor, creo en ti, pero aumenta mi Fe.

Se√Īor, lo espero todo de ti, pero aumenta mi Esperanza.

Se√Īor, te amo, pero aumenta mi Caridad.

Fuentes:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Reflexiones

Ver todo