‍Ambos conceptos están al servicio de la ideología laicista y multiculturalista.

Y son claramente antagónicos con la doctrina católica, aunque despiertan sentimientos de “buenismo”.
Los católicos deben hablar de unidad de en vez de diversidad y de integración en lugar de inclusión.  
La idea detrás del concepto de diversidad es promover de tal forma a grupos de personas aparentemente “sumergidas” y “discriminadas”, que destruye la unidad.

Este foco sobre grupos diversos, quita poder e influencia a la mayoría.

Es profundamente anticatólico, porque en vez de pensar en la unidad de los distintos en un proyecto común, promueve a cada uno de los distintos y sus proyectos particulares, en detrimento del proyecto global.

Tarde o temprano la sociedad se enfrenta a que los proyectos de los distintos grupos promovidos tienen incompatibilidades.

‍Y es ahí donde la burocracia estatal y política, y los grupos de presión, deciden a cual dan primacía.

De modo que surge una unidad impuesta políticamente, que no es la unidad natural de las mayorías de la población.

‍Por ejemplo en estos momentos, el término diversidad es central para el ascenso en el poder de la ideología homosexual, casi podría decir que son sinónimos.

‍Basta buscar imágenes de diversidad en internet y la abrumadora mayoría es sobre la diversidad sexual.

‍Pero para su ascenso deben acallar a quienes se oponen a su proyecto supremacista, entre ellos la libertad religiosa.

También el concepto de Inclusión es profundamente anticatólico, porque significa solamente incluir a la gente - tal cual son y piensan -, en un proyecto sin pedirles nada.

No significa la integración en un proyecto. Ni implica que hagan un esfuerzo en su cultura y su corazón para compartir un mismo proyecto.

Por ejemplo Europa es inclusiva de los inmigrantes musulmanes pero una buena cantidad de ellos no se integra a sociedad, siguen manteniendo sus pautas culturales y al final se generan conflictos.

LA DIVERSIDAD ES UN SANTO Y SEÑA MODERNO

Se ha convertido en el credo secular de occidente.
Y en ningún área se celebra tan religiosamente como en el ámbito académico, sobre todo como un sustituto de la verdadera religión.

Bajo el pretexto de la diversidad, los defensores se involucran en una búsqueda frenética para reemplazar el plan de estudios tradicional con estudios de "género" "étnicos" o de la mujer, de la diversidad homosexual, etc.

‍Una verdadera industria casera se ha originado, con "estudios" de diversidad, asesores en diversidad, programas de reclutamiento para estudiantes "diversos", entrenamiento de sensibilidad para superar las tendencias discriminatorias y "homofóbicas", y muchos más.

Y aquí surge un primer problema de la diversidad como un principio regulador.
Ningún individuo puede ser diverso, sino sólo parte de una colectividad.

El aumento del interés y de la promoción de la "diversidad", simplemente significa que se quita interés en temas de la mayoría para depositarlo en parcelas diversas.

‍La diversificación implica siempre perdedores, es decir, los miembros de la media, que hasta ahora han definido el estándar.

Es un movimiento artificial y político en la oposición a la justicia natural y la ley.

LA BÚSQUEDA FRENÉTICA DE LA "DIVERSIDAD" ES UNA IDEOLOGÍA PROFUNDAMENTE ANTICATÓLICA

No encuentra ningún apoyo en la enseñanza moral y social de la Iglesia.

‍No se hace mención de la diversidad como un objetivo de la vida católica en el Catecismo de la Iglesia Católica o en cualquiera de las constituciones y las encíclicas pastorales, morales o sociales, antes y después del Concilio Vaticano II.

La diversidad nunca ha sido defendida por los grandes pensadores de la Iglesia, que en cambio han predicado la unidad.

Y hay una buena razón para esta ausencia evidente: los católicos se maravillan de la diversidad natural de la Creación de Dios, de la diferencia entre las personas, animales, paisajes, plantas, e idiomas.

Quieren preservar la mayor cantidad de esta diversidad de lo posible, ya que enriquece a todos.

diversidad-1

Pero ellos se resistirán a perturbar el orden que Dios ha realizado.

La erección de los rascacielos en el desierto del Sahara, el cruzamiento de especies, el desarrollo de las lenguas artificiales, y más, aumentan la diversidad, pero ¿a qué precio?

‍La diversificación artificial expulsa a la diversidad natural de la creación de Dios

.Atraer a los estudiantes de una raza en particular de una gran ciudad lejana para que pasen a un pequeño pueblo rural, o hacer todo lo posible para dar prioridad a los candidatos de gays y lesbianas para cargos docentes, no ejemplifican exactamente el mejoramiento del mundo al que los cristianos están llamados.

La búsqueda destructiva de la diversificación artificial es una consecuencia de la plaga del siglo; el credo omnipresente XX del relativismo.
Si no hay verdades para ser conocidas sobre el hombre, la física, la biología, la sociedad, o Dios, si todo es una cuestión de perspectiva, de opinión o de la sensación individual, entonces el aumento de la diversidad de hecho tiene sentido.

El grito de batalla de la mayoría de los propagandistas de diversidad es que se supone que enriquece a un grupo al igual que la admisión de más opiniones nos da una mayor posibilidad de encontrar la verdad.

‍Pero ¿tienen razón?

Se equivocan en el supuesto de que la verdad en la ciencia o de la vida surge de alguna manera al azar, si están dispuestos a admitir la posibilidad de la verdad en absoluto.

El Papa Juan Pablo II dio la respuesta católica en Ex Corde Ecclesiae cuando enseñó que la tarea de una universidad católica es

"unificar existencialmente el trabajo intelectual de dos órdenes de realidades que muy a menudo tienden a ser colocadas en oposición como si fuesen antitéticas: la búsqueda de la verdad, y la certeza de conocer la fuente de la verdad".

No sólo hay que buscar la verdad, pero ya sabemos dónde encontrarla: en Jesucristo, quien es la verdad ("Yo soy el camino, la verdad, y la vida" - Juan 14:6).

Una mayor o menor diversidad en el dominio de nuestros estudios no tiene nada que ver con la búsqueda de la verdad.

ESTRATAGEMA DE DIVIDE Y REINARÁS

La búsqueda de la diversidad es realmente una estratagema política para imponer una agenda anti-cristiana.

‍El slogan de 1956 de Mao Zedong: "Permitir que una floración de cien flores y que compitan con cien escuelas de pensamiento" se sitúa en el comienzo de una de las ofensivas más brutales de la libertad humana conocida en la historia.

‍Un año después, millones de chinos fueron enviados a campos de trabajo.

Los totalitarios quieren la diversidad artificial para obtener el pensamiento y la conducta de su elección.
Su intención no es promover una mayor variedad, sino el ascenso de un grupo o ideología favorecida.
Y sumergen la fortaleza de la mayoría de la población al disgregar el interés en una miríada de opciones; el “divide y reinarás”.

Las categorías de la diversidad pueden cambiar, pero cualquiera que sea la diversidad de hoy - en este momento es la homosexualidad - no hay ninguna base en el pensamiento cristiano, y especialmente en el pensamiento católico, que es, por su nombre “dirigido a todos”.

‍Nosotros vemos todos y cada hombre de cualquier raza, clase, sexo, o nacionalidad como una persona inspirada por Dios:

"No hay ni judío ni griego, no hay esclavo ni libre, no hay varón ni mujer, porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús" (Gálatas 3:28).

La diversidad de nuestra cultura superficial jerarquiza los grupos, donde algún pensador maestro selecciona la categoría favorecida del momento.

diversidad sexual

EL VERDADERO RESPETO CATÓLICO DE LA DIVERSIDAD

Los católicos, por su parte, se comprometen a respetar la individualidad de todas las personas, que son, sin excepción, creados a imagen de Dios y por lo tanto gozan de una dignidad sagrada.‍

Sin embargo, el relativismo (a veces disfrazado de pluralismo o cualquier otra cosa) y la diversidad de grupo ahora son los mantras de las universidades católicas, tanto como de las instituciones del Estado.

‍Y algunas universidades católicas, por ejemplo en EE.UU., se esfuerzan activamente para atraer a más estudiantes, profesores y personal gays y lesbianas. Y contribuyen muy poco a la nueva evangelización, el proyecto que la Iglesia mira como su tarea más urgente.

Y este es el aspecto más triste de esta ideología innecesaria y destructiva.
Sus propagadores no revelan la alegría simple en la multiformidad maravillosa de la creación de Dios.
Sino en la determinación tenaz para hacer que el mundo se ajuste a una norma que los pocos iluminados han ideado.

La diversidad luego se convierte en un credo militante y puramente secular.

‍El Papa Francisco lo hizo bien cuando, en una homilía, fustigó el "espíritu del progresismo adolescente", que seductoramente sugiere que siempre tiene la razón, cuando se enfrentan a una decisión, de seguir adelante en lugar de seguir siendo fiel a las propias tradiciones.

Aún hoy, el espíritu del mundo nos lleva a progresismo, a esta uniformidad de pensamiento.

‍Negociar nuestra propia identidad, el Papa declaró, es imposible, porque es un don de Dios, una gracia que debe ser reconocida y alimentada pero que puede ser rechazada o cambiada solamente por la propia cuenta y riesgo.

Por desgracia, al imponer la diversidad artificial, las universidades católicas también han abandonado la búsqueda de la verdad a la que se les llama.
Así que traicionan el objetivo de la universidad, que desde su creación ha sido la de unir en lugar de dividir el conocimiento.
inclusividad

LA INCLUSIÓN NO EXIGE CAMBIOS QUE VAN AL CORAZÓN DE CÓMO LAS PERSONAS LIDIAN CON LOS DEMÁS

Por ejemplo, no gusta la idea de que determinados tipos de personas pueden ser menos adecuadas para posiciones particulares.

Ser menos adecuada significa discriminación, de modo que la formación y el diseño del trabajo se supone que deben hacerse cargo de cualquier asunto discriminativo.

‍Así por ejemplo se espera que la Armada ponga mujeres no sólo en los submarinos, sino en los escuadrones de combate directo.

Si parece que hay problemas, el trabajo es encontrar un camino para solucionarlo.

Tampoco la inclusividad quiere que la gente confíe en las cualidades complementarias cuando se forman relaciones funcionales.

Algunas personas no tienen ciertas cualidades, y se la deja fuera, no serán elegibles.

Así son los entendimientos específicos sobre cómo deben ser el matrimonio y la familia.

‍Ellos dice que el amor y la conexión toman muchas formas, y ninguna puede ser preferible a cualquier otra.

‍Si crees que la visión natural y tradicional del matrimonio es mejor, entonces es porque odias a la gente que quiere algo más.

3 monitos
La idea parece ser que las personas que viven y trabajan juntas deben construir relaciones basadas exclusivamente en la humanidad común.
Y también basadas en las calificaciones impersonales como los títulos académicos.
Y la devoción común a la equidad, la diversidad y las declaraciones de misión de la organización.

Lo demás que no se ajusta esto se considera no inclusivo y discriminatorio.

A LA INCLUSIÓN NO LE GUSTA EN PARTICULAR LA CULTURA

Esa es la razón de la guerra contra la Navidad.
Si los cristianos hacen cosas cristianas en cualquier entorno que importe, o sea público, esto excluye a los demás.
Las relaciones humanas tienen que convertirse en una combinación de elección individual más conocimientos sobre la gestión, lo que debe aplicarse del mismo modo a todas las personas y en todas partes.
‍Si los lapones trabajan mejor con los lapones y los vascos con los vascos, ya que ven las cosas de la misma manera y tienen hábitos similares, pero eso tiene que cambiar también.
‍El resultado es que los hábitos de cooperación y conocimiento informal que se desarrollan dentro de la cultura, y que constituyen la base de los logros de cada civilización, tienen que ser eliminados como excluyentes.
calle arco iris
Todo el proyecto está desconectado de la realidad.
Está en desacuerdo con cómo funciona la vida humana, por lo que en definitiva hace a la gente más estúpida, menos funcional y más aislada.

¿POR QUÉ SUCEDE?

Pero si no tiene sentido y la gente lo experimenta así, ¿por qué tantos inteligentes, con experiencia y responsables están firmemente comprometidos con ella?

Las personas a veces dicen que es debido a los medios de comunicación, o la presión social, o la búsqueda de estatus ("Yo soy mejor que tú porque soy más igualitario").

Todo eso es cierto, a su manera, pero ¿por qué esas fuerzas apuntan en la dirección en que lo hacen?

‍El resentimiento podría explicar algo de ello, pero los resentimientos son universales, y normalmente son ignorados o suprimidos a menos que sean considerados justificados.

Hasta cierto punto, la situación se puede explicar por motivos semi-marxistas.
Las personas cuya posición y riqueza proviene del dinero, el estado burocrático y aptitudes profesionales quieren deshacerse de los otros principios que le compiten, como la autoridad, la familia, la religión, la comunidad local, y en particular la cultura.
No les gustan distinciones y conexiones como el sexo, la cultura y la religión, que no se prestan a la cuantificación, supervisión y control por parte de los de arriba.

Así que no es sorprendente que la gente en la parte superior sea inclusiva, y dicen que todas esas distinciones tienen que ser eliminadas.

‍Todo tiene que ser puesto en una base burocrática o monetaria para que pueda ser supervisado y controlado.

Los expertos, burócratas, abogados, gerentes, terapeutas y personas con mucho dinero deben manejar todo.
Porque ellos son los que dirigen las únicas instituciones que tienen permiso para operar.

Y, de hecho, la gran época de la inclusión ha resultado ser la gran época de la desigualdad basada en el dinero, la posición en la organización, la certificación educativa, y así sucesivamente.

‍La inclusividad ha ayudado a destruir las conexiones entre la gente común, y con ello los hábitos, actitudes y disposiciones que les ayudan a llevar una vida ordenada, decente y productiva.

Por el contrario, las conexiones y distinciones que son necesarias para que las instituciones liberales funcionen están exentas de demandas inclusivistas.

El resultado es que en el último par de décadas ha habido algunos multimillonarios más y también redujo la esperanza de vida media de las mujeres blancas sin educación en cinco años.

Igor-Morski-paint-digital

EL PREDOMINIO DE LA CIENCIA Y LA TECNOLOGÍA

Sin embargo, esa explicación no es del todo satisfactoria. Si la población se convierte en una masa de gente con problemas y no-tan-funcionales, como Charles Murray y Theodore Dalrymple escriben, no es útil para las personas que están tratando de hacer las cosas.

La gente en la parte superior cree de verdad en la inclusión.

‍Está considerada como una parte esencial de lo que significa ser un humano legítimo, y cuantos más años de escolaridad se tenga, con mayor fervor es probable que crean en ello.

Entonces, ¿qué está pasando? .
En el fondo, la inclusividad sale del mismo intento de hacer que el conocimiento riguroso y humano de la ciencia y la tecnología modernas sea soberano sobre la naturaleza.

Esto puede sonar paradójico, ya que la inclusión es cálida y difusa y la ciencia con bordes duros; parecen muy diferente, pero es sin embargo claro.

Las demandas inclusivistas, sobre todo, insisten en que se suprima el efecto de los acuerdos sociales tradicionales que no se pueden aclarar y ser controlables.
Como los relacionados con el sexo, la familia, la religión y la cultura en particular.

En su lugar, se supone que debemos tener la iluminación, lo que significa reglas para los acuerdos que, supuestamente, son simplemente racionales, como las burocracias de expertos neutrales.

El punto de los nuevos acuerdos supone que la gente pase a tener el logro de las metas en la sociedad contemporánea.
No vamos a basar nada relativo a declaraciones cuestionables sobre los bienes más altos, la ley natural, o el orden moral objetivo.
En su lugar, vamos a operar con las preferencias, que son concretas y demostrables.

Una vez que hagamos eso, todas las personas y sus preferencias tienen el mismo derecho a la plenitud.

‍Pero una excepción es que las preferencias que no encajan en el sistema y cuestionan una parte del mismo, como la visión católica sobre el matrimonio, deben eliminarse.

‍Y es más, todo lo que se relaciona con el cristianismo debe eliminarse porque en el fondo es enemigo de esta visión inclusivista.

jesus-como-rey

EL MENSAJE QUE VINO A TRAER JESÚS AL MUNDO NO FUE EL DE INCLUSIÓN

El mensaje que vino a traer Jesús al mundo no fue “vamos todos a llevarnos bien”, “no digamos cosas que pueden molestar a los demás”.

Sino de un cambio de corazón, dejar de pecar y respetar verdaderamente a Dios y a los demás hombres con amor verdadero y sólo tolerancia.

Pero ¿por qué la llegada de un bebé pequeño, trayendo un mensaje de amor, ha causado tal negatividad?

‍Los judíos en complicidad con los romanos lo crucificaron.

Y sus seguidores de todas las épocas han sido martirizados, sobre todo hoy.

 Pero ¿por qué la tal alboroto?

‍Sin duda, la marca distintiva del Señorío de Jesús es el amor, la compasión, el perdón y la no violencia.

Pero una real, no mero sentimentalismo y sentimientos cálidos pasajeros.

‍Es una provocación, un desafío, una llamada a la conversión de la forma más radical.

Y es eso lo que el mundo de todas las épocas no tolera.

Los cristianos no deben identificar la inclusión con el cambio radical que nos vino a pedir Jesús.
La inclusión es meramente un pretexto para que las cosas sigan igual, para ir tirando, un compromiso para no cambiar el corazón.

Fuentes:

Súmate a nuestra Newsletter y recibe las últimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Reflexiones

Ver todo