Y el Rosario que rezaba y el que rezan sus hijas hoy, tiene cuentas de colores simbolizando a las almas del purgatorio.
Y est谩 dedicado a 茅stas almas.
madre teresa orando
Ac谩 traemos un testimonio del poder de ese Rosario de la Madre Teresa contado por un cristiano alejado.
Que se encontr贸 con la Madre teresa en un avi贸n y su vida cambi贸.

Rezar el Rosario por las Almas del Purgatorio es un acto de caridad tanto como una inversi贸n.

Porque esas almas por las que hoy rezamos 鈥 cuando sean liberadas 鈥搃nterceder谩n por nosotros si caemos en el Purgatorio o a煤n aqu铆 en la Tierra.

HAY UN ROSARIO DE 6 D脡CADAS POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO

Susan Tassone, en su libro Orar con los santos por las Santas Almas del Purgatorio dice que la imagen de la Virgen en Lourdes, Francia, sostiene un rosario de seis d茅cadas.

imagen de la gruta de lourdes
La Sant铆sima Virgen se apareci贸 a Santa Bernardita sosteniendo un rosario de seis d茅cadas.
Y cuando Santa Bernardita le pregunt贸 por qu茅 el rosario ten铆a seis d茅cadas, la Virgen respondi贸 que la sexta d茅cada era por las almas del Purgatorio.
En algunos casos, los colores del rosario representan el estado de las almas en el Purgatorio que necesitan ser lavadas y blanqueadas.
En la medida que se va avanzando en el rezo del rosario las cuentas del Avemar铆a se van aclarando.

Jes煤s se apareci贸 a Santa Gertrudis y le dijo que las puertas del cielo est谩n con incrustaciones de perlas, que representan oraciones por las almas del Purgatorio.

Porque las perlas son un s铆mbolo de la perfecci贸n a trav茅s de la purificaci贸n.

La perla comienza como algo sucio, como un grano de arena atrapado en un molusco, pero a trav茅s del tiempo y el sufrimiento, el molusco forma una hermosa y brillante perla iridiscente.

La Madre Teresa de Calcuta no usaba un Rosario de 6 d茅cadas sino uno com煤n pero con colores distintos en cada d茅cada.

Vayamos ahora a la historia del rosario por las almas del purgatorio.

madre teresa con juan pablo ii

TESTIMONIO SOBRE LA EFICACIA DEL ROSARIO DE LA MADRE TERESA DE CALCUTA

Esta es una historia peculiar, trata del encuentro de una persona con la Madre Teresa de Calcula en un avi贸n.
Narra su deslumbramiento, el rezo de un rosario especial por las almas del purgatorio y como luego ese rosario le trajo abundantes gracias.

Pat Murnahan regresaba de un viaje de negocios a Nueva York durante el mes de noviembre de 1996.

Sinti贸 que sus presentaciones hab铆an ido muy bien y se sent铆a relajado mientras se hund铆a en su asiento listo para el vuelo a Londres y luego a Dubl铆n.

Hab铆a elegido un asiento de la ventana para que pudiera dormir y no ser molestado por la gente yendo y viniendo.

LA MADRE TERESA SE SIENTA A SU LADO EN EL AVI脫N

A medida que m谩s pasajeros entraban en el avi贸n y comenz贸 a llenarse, se o铆a el zumbido de conversaciones continuas hacia arriba y abajo por los pasillos, mezcladas con el sonido de los bolsos guardados en los compartimentos superiores.

Despu茅s de diez minutos Pat empez贸 a dormitar y el sonido r铆tmico lo arrull贸 y se durmi贸.

Pero pocos minutos despu茅s de que se quedara dormido, se encontr贸 sentado completamente despierto.

No oy贸 nada y se pregunt贸 qu茅 lo hab铆a despertado, y luego se dio cuenta de que hab铆a un silencio total en el avi贸n.

Se sent贸 en posici贸n vertical pregunt谩ndose qu茅 hab铆a causado el silencio, sinti贸 un ligero matiz de terror, lo primero que le vino a la mente fue que los terroristas se estaban apoderando del avi贸n.

Pat gir贸 la cabeza para ver qu茅 estaba pasando y se qued贸 boquiabierto al reconocer la figura encorvada leve y con la cara sonriente que hab铆a causado el silencio absoluto.

Ella se mov铆a silenciosamente por el pasillo, era la Madre Teresa de Calcuta, con otra persona con traje similar.

Las dos monjas vest铆an simples h谩bitos blancos bordeados de azul.

La cara familiar, la piel arrugada y los ojos sonrientes fueron inmediatamente reconocibles por todos, desde el m谩s joven al m谩s viejo a bordo.

madre teresa y enefermo

El avi贸n estaba lleno de turistas americanos que nunca hab铆an estado tan cerca a esta figura de renombre mundial antes en sus vidas.

Una imagen que hab铆an visto en cientos de noticieros de televisi贸n y en las portadas de la revista Time, en m谩s de una ocasi贸n.

Las dos monjas se detuvieron y Pat se dio cuenta con un sobresalto, que los asientos designados para esta persona extraordinaria y su compa帽era eran los asientos junto a 茅l.

Y se sent铆a extra帽amente indigno de que la Madre Teresa misma se sentara junto a 茅l.

A medida que estos 煤ltimos pasajeros se establecieron en el vuelo y se prepararon para despegar, la Madre Teresa y su compa帽era sacaron sus rosarios.
El se dio cuenta, mientras corr铆an las cuentas, que cada d茅cada era de un color diferente.
Las dos cerraron los ojos a medida que se sumergieron en la oraci贸n y Pat ech贸 una mirada m谩s cercana al inusual rosario.
Se dio cuenta de que las d茅cadas al principio eran totalmente negras, pero mientras avanzaba el rosario, las cuentas se hac铆an m谩s claras hasta que, al final del rosario, eran completamente blancas.
madre teresa de calcuta con rosario

LE INVITA A REZAR EL ROSARIO

Despu茅s de unos tres Rosarios la Madre Teresa y su compa帽era guardaron sus rosarios y sacaron un peque帽o libro rojo de oraci贸n.

Pero antes de abrir el libro ella se volvi贸 a Pat y le pregunt贸 a d贸nde iba.

Cuando le dijo a Irlanda y despu茅s de haber respondido a la pregunta siguiente para confirmar que 's铆, que 茅l era irland茅s', 茅l se levant贸 de su asiento m谩s, ya no dispuesto a dormir.

De repente se sinti贸 euf贸rico con el privilegio de tomar parte en una conversaci贸n con, probablemente, no s贸lo la persona m谩s famosa del planeta, sino tambi茅n probablemente la m谩s sagrada.

No estaba listo para su siguiente comentario que demostr贸 que su conocimiento de los irlandeses era de otra 茅poca.

Ella dijo:

鈥淏ueno, si usted es irland茅s por supuesto debe ser cat贸lico y muy devoto鈥.

Pat se sinti贸 avergonzado y no respondi贸.

Entonces se sinti贸 a煤n m谩s avergonzado, si era fuera posible, ya que ella guard贸 su librito rojo y sac贸 su rosario de nuevo, diciendo:

鈥淐omo usted es irland茅s diremos otro rosario para usted y el maravilloso pa铆s del que viene鈥.

Pat Sab铆a que si hubiera podido verse en un espejo su rostro hubiera sido de un rojo muy carmes铆.

Ella le dijo:

驴Hay alguien en particular que desea poner en la oraci贸n?鈥.

Pat pens贸 por un momento y de repente se acord贸 de su abuela anciana que estaba postrada en cama y se aferraba a la vida.

脡l sab铆a que ella realmente se alegrar铆a con el pensamiento de la Madre Teresa orando especialmente para ella, por lo que mencion贸 el nombre de su abuela a la Madre Teresa.

madre tersa saludando
Cuando ella sac贸 el rosario, se atrevi贸 a preguntar acerca de los diferentes colores de las cuentas.
Ella le explic贸 que eran llamadas cuentas de almas santas y los colores cambiantes significan que vienen de la oscuridad a la luz.
Sabemos que mientras rezamos el Rosario por las Almas del Purgatorio, Jes煤s trae a muchas de ellas de las tinieblas a la luz.

La Madre Teresa le solicit贸 a Pat sacar su rosario as铆 pod铆an comenzar.

Pat tienta en sus bolsillos sinti茅ndose muy avergonzado porque esta santa esperaba que sacara un rosario, que ella pensaba, sin duda, cada persona irlandesa llevaba.

Despu茅s de un corto intervalo la Madre Teresa le entreg贸 su rosario, y se sinti贸 aliviado al no tener que mentirle a esta santa, pues 茅l estaba a punto de decirle: "No me parece que tenga uno conmigo".

Ella sac贸 otro para ella y tambi茅n qued贸 contento de que dijeron todas las oraciones en voz muy baja, por lo que su murmullo fue aceptado como oraci贸n discreta al un铆sono con ellas.

脡l, sin embargo, not贸 que sus peticiones entre las d茅cadas eran por las almas del purgatorio y no incluyeron el nombre de su abuela.

Despu茅s, le pregunt贸 a la Reverenda Madre por qu茅 el nombre de su abuela no se mencion贸 en las peticiones.

Su respuesta lo sorprendi贸.

"Cuando Ud. ora por las almas del purgatorio Dios estar谩 tan contento con sus generosas oraciones para aquellos que no conoce, que 茅l le conceder谩 su deseo m谩s querido, sin ni siquiera preguntar y, a veces tal vez sin que Ud. sepa cu谩l es su mayor deseo".

Pat no consideraba a s铆 mismo muy religioso, y cu谩ndo iba a la iglesia era m谩s que nada por costumbre con su familia y casi nunca or贸 afuera de una iglesia.

Pero encontr贸 a estas oraciones muy edificantes y 茅l estaba explicablemente feliz despu茅s cuando regres贸 el Rosario a la Madre Teresa.

Cuando ella le sonri贸 de nuevo, Pat comprendi贸 por primera vez en su vida lo que la gente quiere decir cuando se habla de que una persona posee un "aura".

Y cuando sus ojos se conectaban con los de ella, una sensaci贸n de paz lo abrum贸.

Se sent铆a como cuando era un ni帽o peque帽o sentado junto al r铆o, con una c谩lida brisa de verano que soplaba a trav茅s de su pelo, completamente en paz con el mundo.

Al aterrizar en Heathrow y bajar del avi贸n, la Madre Teresa estaba justo delante de 茅l.

Ella se volvi贸 hacia 茅l y le pregunt贸:

鈥溌縐d. reza el Rosario con frecuencia?鈥.

鈥淣o, no realmente鈥, admiti贸.

Le tom贸 la mano, lo mir贸 de frente con sus extraordinarios ojos amorosos y suaves y dijo:.鈥淏ueno, ahora lo har谩鈥, y ella apret贸 su rosario en las manos de Pat.

Dos horas m谩s tarde, Pat entr贸 en la sala de espera en el aeropuerto de Dubl铆n, donde fue recibido por su esposa, Alice.鈥澛縌ue pasa en el mundo?鈥, pregunt贸, al notar el Rosario en su mano.

Se besaron y Pat le explic贸 lo del Rosario y describi贸 su encuentro con la Madre Teresa en el avi贸n como si fuera una visita al cielo.

Conduciendo a casa, dijo,

鈥淩ealmente me siento como si hubiera conocido a un santo viviente鈥.

madre tersa en un comedor sirviendo

LOS MILAGROS

Al d铆a siguiente se enter贸 de que su abuela estaba fuera de la cama y parec铆a haber encontrado un nuevo flujo de vida.

Seis meses m谩s tarde, Pat y Alicia visitaron una amiga cercana que hab铆an escuchado ten铆a c谩ncer, y le quedaba un tiempo corto de vida.

La amiga les dijo que muchas oraciones hab铆an sido ofrecidas por ella.

Luego, despu茅s de haber puesto la mano en el bolsillo y sacando el rosario de las cuentas especiales, Pat suavemente entrelaz贸 el Rosario de la Madre Teresa en torno a los dedos de la amiga.

脡l le cont贸 la historia y le dijo:

"Ora por las Almas del Purgatorio, es posible que te ayuden."

Aunque la amiga no era cat贸lica, su mano se cerr贸 de buena gana alrededor de las cuentas en blanco y negro.

Entre una cosa y otra, Pat no se encontr贸 con la amiga de nuevo durante un mes.

Esta vez su rostro estaba simplemente brillante, corri贸 hacia 茅l y le entreg贸 el rosario.

"Lo he llevado conmigo desde entonces y oro por las Almas del Purgatorio cada vez", dijo.
"Y no me sorprend铆 al escuchar, cuando esta misma semana tuve otro chequeo, y los doctores no pudieron encontrar nada, el tumor hab铆a desaparecido.
隆Pat, estoy completamente curada!"
madre teresa con juan pablo ii en papa movil

Pat Murnahan prometi贸 ese d铆a conseguir un poco m谩s de estos rosarios especiales, 茅l sab铆a que no eran especiales en s铆 mismos, pero s铆 especiales en lo que inspiraban a la gente a hacer.

Ayudar a Jes煤s a llevar almas al reino ser铆a correspondido con que esa persona recibir铆a grandes gracias de Dios.

A esta amiga especial Pat no s贸lo atrajo la curaci贸n f铆sica a ella, sino la curaci贸n espiritual, as铆, dos a帽os m谩s tarde ella se uni贸 a la Iglesia Cat贸lica.

Pat ahora promueve este Rosario dici茅ndole a la gente que puede salvar vidas y almas.

UNA ADICIONAL: COMO HACER UN ROSARIO CASERO

No tenemos conocimiento que se vendan estos rosarios, ni el de seis d茅cadas ni el de la Madre Teresa, pero con un poco de ingenio y manualidad se puede construir un rosario.

Tambi茅n se pueden usar p茅talos de rosa para hacer un rosario, estas son las instrucciones.

Llena una cesta con p茅talos de rosas frescas.

Cosecha los p茅talos de rosa justo despu茅s de que las flores est茅n completamente abiertas.

No presiones los p茅talos en la cesta, desear谩s que sean suaves y sin da帽os.

Retira las espinas, hojas, escaramujos o los insectos que encuentres en la flor.

Coloca tus p茅talos en una cacerola de esmalte o de acero a fuego lento y cubre los p茅talos con agua.

Cocina a fuego lento hasta que los p茅talos se marchiten y se ven como espinacas rojas cocidas.

Tambi茅n puedes utilizar una sart茅n de hierro fundido si quieres cuentas oscuras, pero al茅jate del aluminio.

Los p茅talos de rosa a reaccionan y arruinar谩s tanto los p茅talos como la sart茅n.

Permite que los p茅talos marchitos se enfr铆en durante una hora.

Vierte la mezcla en una licuadora y lic煤a hasta que queden espesos, suaves y oscuros como el vino.

La mezcla debe pegarse f谩cilmente a una cuchara si tocas suavemente la mezcla.

Vierte la pasta de nuevo en la olla a fuego lento.

Agrega suficiente agua para cubrir la pulpa de rosas y cocina a fuego lento durante unas tres horas.

No dejes que hierva; podr谩s cocinar las rosas y se secar谩n. Mant茅n el fuego lento constante.

Permite que la pasta se enfr铆e durante la noche.

Debe secarse lo suficiente para que se convierta en una consistencia pastoso.

Pellizca peque帽os trozos de la masa y rueda entre las palmas para hacer 58 cuentas de 录 de pulgada (0,6 mm) de di谩metro.

Esto deber铆a ser suficiente para 5 cuentas para el padre nuestro y 53 Avemar铆as, las cantidades habituales de un rosario cat贸lico.

Pero puedes hacer 1 cuenta m谩s para el Padrenuestro del Rosario de seis d茅cadas y 10 cuentas m谩s para las Avemar铆as.

Deja endurecer la cuentas durante aproximadamente 24 horas.

Empuja suavemente en un pincho de bamb煤 para crear agujeros.

En esta etapa, deben tener un exterior parecido al cuero, pero aun as铆 ser suaves en el centro.

Deja que las perlas endurezcan durante 48 horas adicionales antes de ensartarlas.聽

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Santos y Reliquias y Angeles

Ver todo