Am茅rica del Sur, 脕frica, e incluso a Asia.
Los que viven en el norte global ven el declive devastador del cristianismo debido en parte a la secularizaci贸n.
Pero en el sur global estamos presenciando un crecimiento sin precedentes de las iglesias pentecostales y carism谩ticas, que lideran el empuje cristiano.
Para el a帽o 2060 m谩s del 40 por ciento de los cristianos del mundo ser谩n de 脕frica subsahariana.
Frente al 26 por ciento en 2015, seg煤n el nuevo an谩lisis de los datos demogr谩ficos de Pew.
Mientras que la proporci贸n de los cristianos que viven en Europa disminuir谩 de casi una cuarta parte en 2015 a s贸lo el 14 por ciento en 2060.

Este cambio dram谩tico de la poblaci贸n cristiana mundial est谩 siendo impulsado por una combinaci贸n de factores demogr谩ficos, la fertilidad, la edad y la migraci贸n.

Pero tambi茅n por los cambios religiosos dentro y fuera del cristianismo.

El cristianismo, una religi贸n que naci贸 en 脕frica y Asia ha decidido volver a casa.

Y nuestro concepto tradicional del mundo cristiano como un mundo predominantemente blanco y euroamericano est谩 desapareciendo.

El cristianismo gozar谩 de un auge mundial en las pr贸ximas d茅cadas, pero la gran mayor铆a de los creyentes no ser谩n ni blancos, ni europeos, ni euroamericanos.

Para el 2050, el cristianismo ser谩 la principal religi贸n de 脕frica y la di谩spora africana.

Para entonces, habr谩 alrededor de tres mil millones de cristianos en el mundo, y la proporci贸n de los que ser谩n blancos y no latinos ser谩n entre un quinto y un sexto del total.

La Iglesia deber铆a tratar de entender lo que est谩 pasando en el sur global, y por qu茅 las iglesias pentecostales y carism谩ticas est谩n atrayendo a tanta gente.

Este es el objetivo de este art铆culo.

EL CRECIMIENTO DE LOS PENTECOSTALES Y CARISM脕TICOS

Durante los 煤ltimos cinco siglos, la historia del cristianismo ha estado estrechamente ligada a lo civilizaciones Europa y de Am茅rica del Norte.

En el 煤ltimo siglo, sin embargo, el centro de gravedad en el mundo cristiano ha cambiado inexorablemente de Europa, hacia el sur, a 脕frica y Am茅rica Latina, y hacia el este, hacia Asia.

Uno podr铆a estar tentado de ver este cambio s贸lo en t茅rminos de demograf铆a estricta.

Porque la poblaci贸n del sur est谩 creciendo r谩pidamente, y la poblaci贸n en el norte global est谩 experimentando un invierno demogr谩fico.

Esto es cierto, y juega un papel importante en el crecimiento del sur cristiano.

Pero el cristianismo ha cambiado en esta mudanza de continente.

Los cristianos 聽del Sur Global son m谩s conservadores en t茅rminos de creencias y ense帽anza moral que las iglesias principales del Norte Global; esto es especialmente cierto en 脕frica.

Las iglesias que han hecho progresos m谩s dram谩ticos en el Sur Global han sido cat贸licas (de tipo tradicionalista, fide铆sta o carism谩ticas) o evang茅licas pentecostales.

Lo que estamos presenciando es lo que John Allen llama una 鈥渆xplosi贸n pentecostal鈥, sobre la que dice:

En t茅rminos cristianos, los finales del siglo XX probablemente ser谩n conocidos como la era de la 鈥渆xplosi贸n pentecostal.鈥

鈥淎 partir de menos de seis por ciento a mediados de la d茅cada de 1970, los pentecostales terminaron el siglo XX representando casi el 20 por ciento del cristianismo mundial.

Mi investigaci贸n me ha llevado a hacer una declaraci贸n contundente.

En toda la historia humana, no hay un movimiento humano voluntario que haya ha crecido tan r谩pidamente como el movimiento pentecostal-carism谩tico en los 煤ltimos 25 a帽os.鈥

La mayor铆a de este grupo pentecostales carism谩ticos son evang茅licos.

El problema para la Iglesia cat贸lica es que el crecimiento pentecostal-carism谩tico en los pa铆ses cat贸licos se est谩 alimentando en gran medida de la Iglesia Cat贸lica.

Por ejemplo, en Filipinas, el sesenta y seis por ciento de todos los pentecostales son ex cat贸licos, y sesenta y dos por ciento de todos los pentecostales en Brasil son ex cat贸licos.

Se puede argumentar que estos ex cat贸licos no estaban activos en su fe, y eso puede ser cierto, pero una vez 茅stos se autoidentificaban como cat贸licos y ahora est谩n fuera la Iglesia.

El crecimiento de los pentecostales y carism谩ticos no cat贸licos representa una amenaza pastoral grande para la Iglesia Cat贸lica en Am茅rica del Sur, 脕frica y Asia.

John Allen concluye que mientras en el hemisferio norte los cat贸licos descontentos se secularizan; en el sur por lo general se vuelven pentecostales.

UN NOTORIO CAMBIO EN LA ESPIRITUALIDAD

Las nuevas iglesias del sur global practican una forma de cristianismo diferente.

Predican una profunda fe personal, una ortodoxia comunal, el misticismo y el puritanismo, todos basados ??en clara autoridad b铆blica.

Sus mensajes que parecen simplistas, apocal铆pticos y hasta fantasiosos para los occidentales del norte del globo.

En este mundo de pensamiento, la profec铆a es una realidad cotidiana.

Mientras que la curaci贸n por la fe, el exorcismo y las visiones en sue帽os son partes fundamentales de tal sensibilidad religiosa.

Para bien o para mal, las iglesias dominantes del futuro podr铆an tener mucho en com煤n con las de los primeros tiempos, y los tiempos europeos medievales o tempranos modernos.

Las narraciones b铆blicas se identifican con las realidades sociales y econ贸micas que viven los cristianos del sur global.

Para ellos es m谩s f谩cil leer la Biblia no s贸lo como un hecho hist贸rico sino tambi茅n como una instrucci贸n relevante para la conducta diaria.

Las actitudes hacia el Antiguo Testamento son un buen ejemplo.

Para muchos cristianos europeos o estadounidenses, es obvio que las historias del mundo hebreo antiguo surgen de un entorno social y econ贸mico completamente diferente y tienen una relevancia pr谩ctica limitada para una sociedad moderna.

En contraste, es precisamente el mundo del Antiguo Testamento que habla en tonos contempor谩neos a muchos cristianos africanos, asi谩ticos y latinoamericanos.

En el Nuevo Testamento, la Carta a los Hebreos y el Libro del Apocalipsis parecen especialmente relevantes.

Para los africanos modernos, como para la audiencia original de Apocalipsis, escribe Fidon Mwombeki, un l铆der luterano de Tanzania,

鈥淟os muertos todav铆a viven en el otro mundo, e influyen en la vida de aquellos en este mundo鈥.

Y es una creencia com煤n de que el futuro puede ser visto a trav茅s de visiones, sue帽os y revelaciones.

En 脕frica en particular, los cristianos est谩n entusiasmados por los obvios paralelos culturales que existen entre sus propias sociedades y las del Antiguo Testamento hebreo.

En gran parte de 脕frica, los eventos sociales con frecuencia implican alg煤n tipo de sacrificio o libaci贸n, al igual que las celebraciones de los acontecimientos claves en el a帽o ceremonial.

Adem谩s, los s铆mbolos dominantes del cordero, el trono, la sangre y los animales son comunes en el simbolismo religioso africano.

La sangre del sacrificio, as铆 como la sangre humana inocente que llora desde el suelo (Apocalipsis 6:10), corresponde a las creencias africanas actuales.

En palabras de una te贸loga muy liberal, Musimbi Kanyoro de Kenia,

鈥淓sas culturas que est谩n lejos de la cultura b铆blica [las del norte global] corren el riesgo de leer la Biblia como ficci贸n鈥.

Porque el contexto social del Sur Global permite a los lectores ver las dimensiones del texto que se han perdido en gran medida en un mundo postindustrial.

Al igual que los europeos en siglos pasados, muchos africanos y asi谩ticos modernos leen los relatos b铆blicos de la peste y el hambre como poderosamente contempor谩neos.

A lo largo de la Biblia, estar falto de comida no es para la mayor铆a de la gente una perspectiva inusual, como era verdad para la mayor铆a de las sociedades antes del siglo XVIII, incluidas las de Europa occidental.

En el Magnificat de Lucas, Mar铆a celebra una visi贸n radical de una sociedad en la que Dios llenar谩 a los hambrientos mientras env铆a a los ricos vac铆os.

Cuando el hijo pr贸digo regresa a casa, conducido por el hambre, se le da un banquete completo con ternero engordado.

Tales visiones tiene un impacto inmensamente mayor en una sociedad que conoce el hambre, que en una comunidad occidental donde abunda la epidemia de obesidad.

Los cristianos rurales chinos dicen:

鈥淟a comida de hoy no es f谩cil de encontrar.

Dios nos lo da. Despu茅s de comerla, no estaremos enfermos.

Dios nos protege para que podamos tener la pr贸xima comida.

脡l nos protege para que todo sea pr贸spero y tengamos paz.鈥

Lo mismo se puede decir sobre los numerosos pasajes b铆blicos sobre el agua.

Los lectores lectores comparten la expectaci贸n asombrada de la mujer samaritana en el pozo, cuando Jes煤s le promete una fuente confiable de agua viva, porque estos pa铆ses carecen de agua suficiente.

Uno de los textos de sermones m谩s usados ??en 脕frica es Santiago 4:14:

鈥溾no sab茅is lo que ser谩 ma帽ana.

Porque 驴qu茅 es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.鈥

En el Sud谩n, que durante unos cuarenta a帽os ha sufrido repetidas guerras civiles y la persecuci贸n de los musulmanes, los cristianos experimentan la sombr铆a verdad de que t煤 est谩s aqu铆 hoy, pero ma帽ana quiz谩s no estar谩s aqu铆.

La 煤nica esperanza es Jesucristo, y a煤n m谩s real despu茅s del tsunami del 2004.

驴CUALES SON LAS CLAVES DE LA ESPIRITUALIDAD PREDOMINANTE EN EL SUR GLOBAL?

Por lo dicho hasta aqu铆, las condiciones de vida del sur global se asemejan m谩s a los relatos b铆blicos y pueden interpretarlas mejor.

Pero si uno fuera a preguntar a cualquier pentecostal o carism谩tico la raz贸n por la que est谩n creciendo tan r谩pido responder铆a simplemente: es debido a la fuerza del Esp铆ritu Santo.

Los renovadores creen que sus iglesias representan la obra m谩s impresionante del Esp铆ritu en la era moderna, y que da cuenta del crecimiento.

Partiendo de John Allen podemos resumir las creencias de la espiritualidad de los miembros de la renovaci贸n en los siguientes puntos:

-Creencia en los dones del Esp铆ritu Santo, como hablar en lenguas, profec铆a, o la oraci贸n para la curaci贸n milagrosa;

-Una lectura literal de la Biblia;

-Fuerte creencia en la curaci贸n divina de una enfermedad o lesi贸n;

-La creencia en la posibilidad de la revelaci贸n divina directa;

-El 茅nfasis en los esp铆ritus malignos;

-Creencia de que Jes煤s volver谩 a la Tierra durante su vida;

-Creencia de que los milagros todav铆a ocurren como lo hicieron en los tiempos b铆blicos;

-El compromiso con la evangelizaci贸n, es decir, compartir la fe con los no creyentes;

-脡nfasis en Cristo como el solitario camino a la salvaci贸n.

Y todo esto asociado a tasas m谩s altas que el promedio de la asistencia a los servicios religiosos.

A pesar de las enormes diferencias que existen entre los distintos tipos de la renovaci贸n cristiana hay puntos que est谩n en el coraz贸n de su espiritualidad que pone 茅nfasis en las manifestaciones sobrenaturales de los dones del Esp铆ritu.

Vamos a hablar brevemente s贸lo en cuatro de estos aspectos: el bautismo en el Esp铆ritu, compromiso de compartir la fe, la oraci贸n por sanidad y liberaci贸n, y la presencia del mal.

EL BAUTISMO EN EL ESP脥RITU SANTO

La intensa experiencia del amor de Dios que acompa帽a el 鈥渂autismo en el Esp铆ritu鈥 es esencial para esta renovadora espiritualidad.

Y se encuentra en marcado contraste con un cristianismo racionalista en el que la experiencia personal de lo divino no es tan com煤n, o se relega a los expertos sagrados o espirituales.

Harvey Cox, investigador de Harvard, sugiere que la espiritualidad pentecostal-carism谩tica, con su 茅nfasis en las experiencias que cambian la vida por Dios, llenan un 鈥渄茅ficit de 茅xtasis鈥.

Que fue creado por las formas de la religi贸n influidas por las filosof铆as cient铆ficas y posteriores a la Ilustraci贸n.

En otras palabras, el vac铆o espiritual que el racionalismo ha dejado a su paso est谩 siendo llenado por una experiencia personal de Dios a trav茅s del Esp铆ritu Santo.

Esta dimensi贸n de la experiencia de la vida cristiana da credibilidad al cristianismo en lugares donde la religi贸n no ha sido demasiado afectada por tendencias racionalistas, como 脕frica.

Una religi贸n que no se toma en serio la experiencia de lo sobrenatural no durar铆a mucho en un continente tan rico en tradiciones religiosas no-cristianas.

Por lo tanto, la experiencia poderosa del bautismo en el Esp铆ritu, parece una forma 煤nica para llegar a la gente de estos contextos.

EL CELO POR LA EVANGELIZACI脫N

Otro aspecto de la espiritualidad renovadora es el celo para evangelizar.

Los adherentes a las iglesias pentecostales y carism谩ticas explicar谩n este celo como una respuesta llena del Esp铆ritu para llenarse de 脡l.

Al igual que lo que sucedi贸 con los disc铆pulos en Pentecost茅s: una poderosa experiencia del amor de Dios conduce invariablemente a los creyentes a querer compartir con los dem谩s la fe en el Dios al que experimentaron.

O en t茅rminos m谩s sociol贸gicos, como dice Ed Stezer, una raz贸n por la que los pentecostales est谩n creciendo tan r谩pido es que ellos valoran mucho su experiencia con Dios, lo que los conduce a querer compartirla con los dem谩s.

Los miembros de la renovaci贸n no est谩n obligados a compartir su experiencia de Dios con los dem谩s, pero lo hacen con el fin de traer a otras personas a Jes煤s, que les fue revelado como el Hijo de Dios, en el que tienen la salvaci贸n.

Dicho de otra manera, los miembros de estas iglesias se han comprometido a fondo con la evangelizaci贸n, ya que son impulsados por el Esp铆ritu para hacerlo.

ORACI脫N DE SANACI脫N Y LIBERACI脫N

Tal vez el m谩s notable, y sin duda m谩s atractivo, de los aspectos de su espiritualidad es la creencia y la pr谩ctica de orar por la curaci贸n f铆sica, y la liberaci贸n de los malos esp铆ritus.

Randy Clark, un l铆der carism谩tico protestante se帽ala que donde las m谩s grandes se帽ales y maravillas se est谩n manifestando, la iglesia crece m谩s r谩pido.

Las demostraciones de poder, especialmente en la curaci贸n y liberaciones, atraen multitudes para Cristo.

Esto lo experiment贸 el famoso Padre Emiliano Tardif, de cuya historia hicimos una art铆culo aqu铆.

Los ejemplos que citan Clack y Tardif dan cuenta del desproporcionadamente mayor porcentaje de miembros de la renovaci贸n que creen en la oraci贸n de sanidad y liberaci贸n que sus hom贸logos cristianos no pentecostales / carism谩ticos.

Sus testimonios, al igual que los del resto de los carism谩ticos es que estas curaciones y liberaciones en realidad est谩n teniendo lugar.

Incluso en 脕frica la emancipaci贸n social de las mujeres debe ser vistos en el contexto de la guerra espiritual y el exorcismo: ambos son manifestaciones del poder de la liberaci贸n.

Y esto nos lleva a otro tema central, la interpretaci贸n del mal.

EL CAR脕CTER SOBRENATURAL DEL MAL

Si hay un solo marcador cr铆tico que distingue al cristianismo del Occidente moderno del mundo del Nuevo Testamento, es la creencia b谩sica en el car谩cter sobrenatural del mal, que se manifiesta igualmente en la enfermedad, la represi贸n, la maldad y el pecado.

La divisi贸n norte-sur no es absoluta, y algunos cristianos euroamericanos aceptan teor铆as de lo diab贸lico y demon铆aco, de la guerra sobrenatural y la curaci贸n espiritual.

Sin embargo, la mayor铆a de los cristianos del norte comparten se burlan de tales manifestaciones.

Para los cristianos posteriores a la Ilustraci贸n en Occidente, los elementos demon铆acos en el Nuevo Testamento significan tan poco que apenas son una verg眉enza m谩s.

Muchos occidentales atribuyen estos pasajes a una etapa de desarrollo pre cient铆fico que ya ha desaparecido.

La mayor铆a de los cristianos de occidente etiquetan a los creyentes en demonios y brujer铆a irremediablemente como pre modernos, pre cient铆ficos y probablemente ignorantes.

Y tales creencias pondr铆an en duda las creencias de los creyentes sobre una religi贸n aut茅ntica o inteligente.

Sin embargo, el enfoque sobrenatural ciertamente remite a las antiguas ra铆ces del cristianismo.

Leer los evangelios es comprobar la existencia de demonios y fuerzas demon铆acas.

Se deja muy poco del Nuevo Testamento despu茅s de purgar todas las menciones sobre 谩ngeles, demonios y esp铆ritus.

Desprovisto de liberaciones y curaciones milagrosas, los cuatro evangelios ser铆an un delgado panfleto.

Para los primeros seguidores de Jes煤s - y presumiblemente para Jes煤s mismo - la curaci贸n y el exorcismo fueron componentes esenciales de su proclamaci贸n.

En sus actos de curaci贸n, Jes煤s no s贸lo curaba a los individuos, sino que expulsaba a las fuerzas diab贸licas.

Los signos y prodigios representaban las se帽ales visibles y materiales de la victoria de Cristo sobre las fuerzas reales del mal.

Pero los modernos cristianos posteriores a la Ilustraci贸n, desconf铆an de la noci贸n de un universo lleno de seres intermedios y de la cercan铆a de gu铆as y protectores invisibles.

Pero cualquiera que sea su verdad espiritual, cualquiera que sea su fidelidad a la tradici贸n cristiana, los enfoques sobrenaturales pueden ser valiosos para alejar a las sociedades de supersticiones tradicionales perniciosas.

Por ejemplo, ofrecer soluciones distintivamente cristianas a la brujer铆a ayuda a desarmar las pr谩cticas, a veces sangrientas, de los rituales de la brujer铆a.

En un tiempo relativamente corto, el nuevo 茅nfasis cristiano en la oraci贸n y la lectura de la Biblia neutraliza el fatalismo inherente a un sistema tradicional basado en nociones tales como brujer铆a, maldiciones y el poder de los antepasados.

Y se ense帽a a los cristianos a confiar en la fe y en el papel del individuo, que ya no es un esclavo del destino.

UN NUEVO CRISTIANISMO DIF脥CIL DE INTERPRETAR CON LAS CATEGOR脥AS CRISTIANAS DEL NORTE

La izquierda cristiana, atra铆da por visiones de la justicia social, piensa que los cristianos del sur global deben comprometerse con el activismo social y pol铆tico en el pa铆s, para garantizar la justicia econ贸mica y la lucha contra el racismo y la promoci贸n de la diversidad cultural.

Los conservadores, por el contrario, hacen hincapi茅 en el conservadurismo moral y sexual de las iglesias emergentes.

Piensa como se sentir铆an los primeros cristianos de Siria o Mesopotamia escuchando un informe de un misionero al mundo b谩rbaro de la remota Europa occidental.

Sus interlocutores le preguntar铆an 驴este nuevo cristianismo es el cristianismo de Edesa o de Damasco?

驴D贸nde est谩n los nuevos convertidos en las cuestiones cruciales actuales como la herej铆a monotelita, o la Iconoclasia?

Y el misionero les responder谩 que esas cuestiones realmente no se registran en esas partes del mundo, donde la vida religiosa tiene diferentes preocupaciones y 茅nfasis.

Entonces los interlocutores se preguntar铆an 驴es realmente un cristianismo nuevo, o se trata de alg煤n nuevo horror sincretista?

Esto es lo que pasa hoy a muchos cristianos del norte global.Hoy vemos a muchos sacerdotes cat贸licos referirse con el mote de 鈥渟ectas鈥 a los grupos carism谩ticos.

Y a entorpecer todo lo que pueden su crecimiento.

Porque el gran crecimiento de estas iglesias representa una amenaza existencial para los miles de parroquias del sur, de una Iglesia que piensa que la 煤nica forma de vivir la fe es la racionalista.

Pero satanizar esta nueva tendencia espiritual no har谩 nada para detener la hemorragia eclesi谩stica de los cat贸licos.

Pero si miran la situaci贸n de un modo positivo, la Iglesia deber铆a admitir que los cristianos renovadores est谩n llegando efectivamente a las multitudes con el Evangelio de Jesucristo, y naciones enteras est谩n siendo transformadas.

Si los l铆deres de la Iglesia cat贸lica del norte global, tanto sacerdotes como laicos, pueden reconocer los aspectos positivos de este dram谩tico cambio global, entonces pueden aprender de ellos para evangelizar

Dicho de otra manera, la apertura a la espiritualidad que impulsa el crecimiento dram谩tico de esta forma de cristianismo es una manera concreta de la Iglesia que se renueva a s铆 misma en sus esfuerzos para evangelizar.

Pero lo que la Iglesia no puede hacer es dejar de actuar.No puede pretender que este 鈥減roblema鈥 va a desaparecer m谩gicamente.

John Allen argumenta,

Desde hace m谩s de cuarenta a帽os desde la clausura del Concilio Vaticano II, la l铆nea de falla primaria en el catolicismo, al menos en el norte, es entre los dos campos convencionalmente conocidos como 鈥渓iberales鈥 y 鈥渃onservadores鈥...

Pero la l铆nea de fractura m谩s consecuente de futuro es m谩s probable que se vuelva lugar entre carism谩ticos y pentecostales y cristianos racionalistas鈥.

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Iglesia y Cristianismo

Ver todo