Diferencias entre los patriarcados de Mosc√ļ y Constantinopla.
El cristianismo oriental ortodoxo siempre ha estado fragmentado, lo que tiene sus ventajas porque puede centrar mejor las decisiones sobre peque√Īos territorios, pero dificulta la unidad de acci√≥n entre los cristianos.
metropolitan hilarion

Ahora resulta que el Metropolita ruso Hilarion pone condiciones al di√°logo teol√≥gico. Como tel√≥n de fondo, est√°n las diatribas entre los ortodoxos de Mosc√ļ y Constantinopla.Si el di√°logo ecum√©nico-teol√≥gico entre la Iglesia cat√≥lica y las Iglesias ortodoxas oscila desde hace a√Īos entre peque√Īos pasos y largas fases de estancamiento, ahora parece cada vez m√°s claro que lo que frena el encuentro son, ‚Äúin primis‚ÄĚ, las reservas y divisiones dentro de las filas ortodoxas.La en√©sima prueba de ello la dio el Metropolita ruso Hilarion de Volokolamsk, l√≠der del departamento que se ocupa de las relaciones eclesiales del Patriarcado de Mosc√ļ. En una reciente entrevista a la agencia KNA, el alto representante de la Ortodoxia rusa expres√≥ netamente su insatisfacci√≥n ante el ‚Äúmodus operandi‚ÄĚ de la Comisi√≥n mixta de di√°logo teol√≥gico entre la Iglesia cat√≥lica y las Iglesias ortodoxas, el √≥rgano bilateral de alto nivel que en los √ļltimos a√Īos ha tratado de encontrar un un elemento contemporizador cat√≥lico-ortodoxo en cuanto a la cuesti√≥n del primado y del ejercicio de la autoridad en la Iglesia.Justamente Hilarion representa en esa comisi√≥n mixta las instancias del potente Patriarcado de Mosc√ļ. Por este motivo sus palabras resuenan como un distanciamiento. ¬ęNos equivocamos¬Ľ, dijo entre otras cosas Hilarion,

¬ęcuando tratamos de representar las tradiciones teol√≥gicas de nuestras Iglesias como si se acercaran al m√°ximo nivel¬Ľ.

Adem√°s, subray√≥ que el di√°logo teol√≥gico no debe esconder sino definir con claridad las diferencias que existen entre ambas confesiones cristianas.Las declaraciones de Hilarion confirman una vez m√°s que la Comisi√≥n mixta de di√°logo teol√≥gico cuenta muy poco en Mosc√ļ. Ya en la primera reuni√≥n dedicada al tema del primado y de la autoridad en la Iglesia, que se llev√≥ a cabo en Ravenna en 2007, los representantes rusos abandonaron las sesiones de trabajo como protesta por la decisi√≥n del Patriarcado Ecum√©nico de Constantinopla de invitar en la delegaci√≥n ortodoxa incluso a algunos representantes de la Iglesia de Estonia, que salieron de la jurisdicci√≥n de Mosc√ļ tras la ca√≠da de la URSS.En noviembre del a√Īo pasado, en Par√≠s, otra reuni√≥n del comit√© de la Comisi√≥n casi acab√≥ en el vac√≠o, debido a que los representantes del Patriarcado de Mosc√ļ se negaron a suscribir un texto que afrontaba, con un enfoque m√°s teol√≥gico y menos hist√≥rico-eclesi√°stico, la cuesti√≥n del primado.Las traves√≠as actuales del di√°logo teol√≥gico son, en buena medida, un efecto colateral de los conflictos que desde siempre han caracterizado las filas ortodoxas.El Patriarcado de Mosc√ļ, pol√≠tica y num√©ricamente preponderante, propone obstinadamente a los cat√≥licos una alianza sobre las batallas √©ticas y tambi√©n ha manifestado poco inter√©s por la v√≠a teol√≥gica del di√°logo con la Iglesia de Roma.En el √°mbito de lo teol√≥gico-doctrinal, el l√≠der de la Ortodoxia se debate en un juego de fuerza con el Patriarcado Ecum√©nico de Constantinopla, y el que ‚Äúdicta las reglas‚ÄĚ es el Metropolita Iohannis Zizioulas, a quien muchos consideran como el mayor te√≥logo cristiano de nuesto tiempo.Seg√ļn los rusos, el Patriarca Ecum√©nico Bartolomeo I querr√≠a consolidarse como un ‚ÄúPapa‚ÄĚ ortodoxo, asumiendo poderes jurisdiccionales que son ajenos a la concepci√≥n eclesiol√≥gica del Oriente cristiano. Y todo esto mientras la superpotencia rusa vuelve a encender pusliones ‚Äúimperiales‚ÄĚ en el Patriarcado moscovita.De cualquier manera, incluso los forcejeos dentro del mundo ortodoxo tendr√°n que hacer las cuentas con la nueva √©poca que se ha instalado en la Iglesia cat√≥lica del Pontificado de Papa Francisco.Bartolomeo I, con un notable gesto simb√≥lico, particip√≥ en el inicio del ministerio del nuevo obispo de Roma y lo invit√≥ a Jerusal√©n para repetir el abrazo en el que se unieron hace cincuenta a√Īos Pablo VI y el Patriarca Aten√°goras.Pero incluso en el frente ruso, el ‚Äúmodus operandi‚ÄĚ del actual sucesor de Pedro podr√≠a desencadenar mayores desconfianzas. Los rusos no han dejado pasar desapercibidas las palabras que Papa Bergoglio dedic√≥ a su mayor genio literario, durante la entrevista que concedi√≥ al volver de R√≠o de Janeiro:

¬ęCuando se lee a Dostoyevski¬Ľ, afirm√≥ Francisco, ¬ęse percibe cu√°l es el alma rusa, el alma oriental. Es una cosa que nos har√° mucho bien. Necesitamos esta renovaci√≥n, este aire fresco del Oriente, esta luz del Oriente¬Ľ.

Con su ‚Äúsensus Ecclesiae‚ÄĚ y su apabullante ardor apost√≥lico, el Papa que suele definirse como obispo de Roma podr√≠a encontrar una nueva forma de dirigirse al coraz√≥n de los hermanos cristianos del Oriente.Se podr√≠a incluso volver a situar en el terreno adecuado la cuesti√≥n de la precedencia del primado, sugiriendo a todos que la √ļnica v√≠a para la unidad es abrazar, como hermanos, la misi√≥n que Cristo confi√≥ a su Iglesia.Fuentes: Vatican Insider, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)