La estigmatizaci贸n de los que opinan diferente.
L鈥橭ssservatore Romano comenta directamente las declaraciones de Barack Obama luego que la Suprema Corte de EE.UU. deslegitimara al matrimonio como solamente una instituci贸n entre un hombre y una mujer.
`losservatore y obama

El art铆culo pone 茅nfasis en la estrategia de negar toda dignidad al punto de vista de los que est谩n en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo, a fin de disuadirlos de participar en el debate y luego dejar a la Iglesia Cat贸lica para defender esta posici贸n, como m谩ximo con el apoyo de otras denominaciones religiosas. Y esto, con el fin de etiquetar todo bajo el t铆tulo "fundamentalismo religioso". Por esta raz贸n, muchos laicos que se oponen a la legalizaci贸n han estado en su mayor parte en silencio, para evitar ser acusados de homofobia.La decisi贸n de la Corte Suprema de EE.UU. a aceptar el matrimonio entre personas del mismo sexo no es s贸lo una derrota para una gran parte de los estadounidenses - s贸lo basta recordar que el matrimonio homosexual es aceptado en s贸lo doce pa铆ses - pero va acompa帽ada de una campa帽a medi谩tica implacable.El coro de los comentarios en torno a estas "victorias de la libertad" est谩 lleno de ideolog铆a y, de hecho, no es muy respetuoso con las diferentes opinionesCon las palabras 鈥渉a vencido la igualdad鈥, tal vez sin pretenderlo, el presidente de los Estados Unidos toc贸 un punto central, aquel que considera iguales realidades las que no lo son, es decir masculino y femenino.Es justamente la diferencia sexual la que garantiza la generaci贸n y la que funda elmatrimonio.Con el matrimonio homosexual se niega que exista esta diferencia y que tenga valor constitutivo, y se pretende afirmar que la diferencia, si es reconocida, significa obligatoriamente desigualdad.En cambio, se puede garantizar la misma libertad y la misma dignidad a hombres y mujeres, homosexuales y heterosexuales, incluso respetando la realidad, es decir la diferencia.En este clima de nuevas 鈥渓ibertades鈥, los que pagan un precio elevad铆simo e injusto son, de hecho, los que querr铆an solo abrir una discusi贸n, los que est谩n conscientes de que se est谩 tranformando uno de los fundamentos antropol贸gicos de la sociedad humana, y justamente por esto creen que ser铆a apropiado discutir al respecto con calma, seriedad y valent铆a.Al deslegitimar a los adversarios (justamente porque tienen buenas, es m谩s, 贸ptimas razones para oponerse), se obtiene el resultado de condicionar seg煤n lo pretendido a la opini贸n p煤blica, pero se niega cualquier posibilidad para reflexionar sobre la sociedad que se pretende crear para el futuro.Y este silencio es un precio demasiado elevado, para cualquier sociedad y para cualquier puebloFuentes: L鈥橭sservatore Romano, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)