El Santo 鈥渄el pan y del trabajo".
En el video que es谩 abajo fue pasado por el enviado a los peregrinos y emitido por Canal 21, del Arzobispado de Buenos Aires, a trav茅s de una pantalla instalada frente al templo.
El Papa y San Cayetano

"Como todos los a帽os, despu茅s de recorrer la cola hablo con ustedes. Tal vez la cola la recorr铆 con el coraz贸n. Estoy un poquito lejos. No puedo compartir con ustedes este momento tan lindo, en el que ustedes est谩n caminando hacia la imagen de San Cayetano", destac贸 el Papa Francisco en su mensaje a los miles de devotos que hacen fila para entrar al santuario del barrio porte帽o de Liniers dedicado al llamado Santo de la Providencia.

Cuando Bergoglio todav铆a estaba en Buenos Aires nunca se perd铆a la fiesta del 7 de agosto en el santuario de San Cayetano, en el barrio Lieners. Incluso ahora como obispo de Roma, el ex arzobispo de la metr贸polis porte帽a quiso participar de alguna manera.Ya desde las 23.00 del martes 6, la multitud de peregrinos que desfilaba para ofrecer su homenaje a la peque帽a estatua de San Cayetano de Thiene y pudieron escuchar el v铆deo-mensaje que el Papa argentino grab贸 para ellos desde el otro lado del mundo. El mensaje fue retransmitido en las pantallas que pusieron alrededor del Santuario.Palabras sencillas pero intensas, que conducen al dinamismo inconfundible de la caridad cristiana, pronunciadas siguiendo la f贸rmula-intenci贸n del peregrinaje, que este a帽o exhortaba a ir con "Jes煤s y San Cayetano" al encuentro con los "m谩s necesitados". "Lo m谩s importante" repiti贸 el Papa, "no es mirar desde lejos o ayudarlos desde lejos, sino ir a su encuentro". Ver a los ojos a la quien damos limosna, tocar sus manos, porque "si no has tocado, no has encontrado".Un impulso gratuito, sugiri贸 Francisco a sus compatriotas, que no nace de s铆 mismo, del esfuerzo de hacer cosas buenas y mucho menos de intenciones propagand铆sticas, sino como simple eco de las cosas buenas que Cristo puede operar en quien lo sigue: "驴Voy a convencer a otro que se haga cat贸lico?", pregunt贸 Bergoglio. "No, no; vas a encontrarlo, es tu hermano, eso basta. Con eso lo vas a ayudar; lo dem谩s lo hace Jes煤s, lo hace el Esp铆ritu Santo".Y por ello invit贸 a salir al encuentro de los m谩s necesitados, de los que est谩n pasando un momento m谩s dif铆cil que el que pasamos nosotros, porque "siempre hay alguien que la pasa peor, siempre, siempre hay alguien". De esta manera se podr铆a dar que

"tu coraz贸n, cuando te encuentres con aqu茅l que m谩s necesita, se va a empezar a agrandar, agrandar, agrandar, porque el encuentro multiplica la capacidad del amor, agranda el coraz贸n".

El Santuario de San Cayetano es el Santuario m谩s querido por la clase obrera desde los tiempos dorados del sindicalismo peronista. Al Santo, amigo de las prostitutas y de los desgraciados destrozados por los usureros, los argentinos siempre piden pan y trabajo.Los sacerdotes mantienen abierta la Iglesia y los confesionarios durante doce horas. Y alrededor del santuario se recoge y crece una trama de vida cristiana arrolladora, en la que la gracia paladeada en las liturgias, en los sacramentos y en el consuelo de la oraci贸n florece inmediatamente en miles de obras de misericordia corporal y espiritual.Los voluntarios juntan comida, medicinas y ropa para distribuirlas por todo el pa铆s. Hay un comedor parroquial y cursos de formaci贸n para los excluidos del circuito productivo. Tambi茅n hay una base de datos con los nombres de los que est谩n buscando trabajo que funciona como una peque帽a agencia de empleo.Es un poco esa imagen de Iglesia que Bergoglio lleva en la mirada y en el coraz贸n cuando, incluso como Papa, sugiere a todos una "conversi贸n pastoral" y un impulso misionero que se configure completamente seg煤n los registros de la misericordia y de la cercan铆a, de la proximidad, del encuentro.En sus 15 a帽os como arzobispo, Bergoglio siempre celebr贸 con alegr铆a la misa en el Santuario el d铆a de la fiesta del Santo. Sus homil铆as dejaban una huella en el coraz贸n fr铆a del invierno argentino.

"Hay dolores y dolores. Esos del salario negado, esos de la falta de trabajo, esos que gritan venganza", dijo el 7 de agosto de 2006, y a帽adi贸 que "los dolores debidos a la injusticia gritan venganza, porque son dolores que se pueden evitar, simplemente siendo justos, ayudando a los que m谩s lo necesitan, creando trabajo, sin robar, sin mentir, sin sacudir demasiado, sin aprovecharse".

Dos a帽os despu茅s, en 2008, su homil铆a se disolvi贸 en un di谩logo con el pueblo de Dios.

"Entonces -dijo- les hago una pregunta: 驴la Iglesia es un lugar abierto solo para los buenos?". Y todos respondieron en coro: "隆Nooooo!". "驴Aqu铆 corremos a alguien porque es malo? No, al contrario, lo acogemos con m谩s afecto. Nos lo ha ense帽ado Jes煤s. Imag铆nense, entonces, c贸mo es paciente el coraz贸n de Dios con cada uno de nosotros".

El a帽o pasado el entonces cardenal Bergoglio volvi贸 a pedir a San Cayetano la bendici贸n de tener pan y trabajo para todos, "tan necesarios para una vida digna", y justific贸 incluso la indignaci贸n y la lucha justa para impedir que tales bienes sean robados al pueblo a quien han sido destinados.Cada vez, al final de la misa, Bergoglio volv铆a a recorrer, al contrario, la fila de los fieles (cientos de miles) que esperaban pacientemente poder llegar a la imagen del Santo. Abrazaba y besaba a todos, uno por uno, platicaba, escuchaba historias y problemas, bendec铆a ni帽os, rosarios, fotos de familiares enfermos y las barrigas de mujeres embarazadas, a las que siempre invitaba con delicadeza a qque bautizaran a sus hijos, porque "as铆 el Se帽or se refuerza".Acababa cansad铆simo, pero su coraz贸n de pastor volv铆a a florecer con alegr铆a y paz de aquellas largas inmersiones en el "sensus fidei" del Pueblo de Dios. Y al final volv铆a a confirnar la certeza de que

"el Se帽or elige a los pobres porque los pobres no presumen de haber sido elegidos, no lo consideran un m茅rito propio, y as铆 Su predilecci贸n puede convertirse en un don que todos agradecen". "Dios Padre Nuestro", dijo en una ocasi贸n, "escucha el clamor de su pueblo. El clamor silencioso de la fila interminable que pasa delante de San Cayetano. Nuestro Padre en los cielos escucha el ruido de nuestros pasos, la oraci贸n que vamos susurrando en nuestro coraz贸n, mientras nos vamos acercando".

QUIEN ES SAN CAYETANO

Gaetano Thiene, como se llamaba San Cayetano, naci贸 en Vicenza, norte de Italia, en octubre de 1480, en el seno de una familia de nobles.No obstante, abandon贸 el ambiente familiar y dedic贸 su vida a la atenci贸n de los enfermos y desvalidos.Estudi贸 derecho en Padua y, luego de recibida la ordenaci贸n sacerdotal, implement贸 en Roma la sociedad de Cl茅rigos regulares o Teatinos, con el objetivo de promover el apostolado y la renovaci贸n espiritual del clero. Esta sociedad se propag贸 despu茅s por el territorio de Venecia y el reino de N谩poles. San Cayetano se caracteriz贸 por su caridad con el pr贸jimo.Cayetano estudi贸 cuatro a帽os en la Universidad de Padua, donde se distingui贸 en la teolog铆a y se doctor贸 en derecho civil y can贸nico en 1504. Luego fue nombrado senador en Vicenza.No obstante, estaba decidido a continuar los estudios sacerdotales, por lo cual se traslad贸 a Roma en 1506. Dec铆a que Dios lo llamaba para realizar una gran obra. Poco tiempo despu茅s fue nombrado secretario privado del Papa Julio II.El Pont铆fice muere en 1513. Cayetano decide abandonar en el cargo y se prepara durante 3 a帽os para ser sacerdote. Fue ordenado en 1516, a los 36 a帽os. Luego funda en Roma la "Cofrad铆a del Amor Divino", una asociaci贸n de cl茅rigos que se dedicaba a difundir la gloria de Dios. Su primera experiencia pastoral fue en la parroquia de Santa Mar铆a de Malo, cerca de Vicenza, tras lo cual se dedic贸 a cuidar los santuarios ubicados por el monte Soratte.Ingres贸 en el oratorio de San Jer贸nimo, que inclu铆a a laicos pobres. Sus amigos se molestaron porque consideraban que eso era indigno para un hombre de gran nivel como 茅l. A Cayetano no le import贸. Ayudaba y serv铆a personalmente a los pobres y enfermos de la ciudad y atend铆a a los pacientes de las enfermedades graves.Luego fund贸 otro oratorio en Verona. Se traslad贸 a Venecia en 1520, se hosped贸 en el hospital de la ciudad y sigui贸 la misma forma de vida. Se lo consideraba fundador principal del hospital por todos los regalos que hizo.Trabaj贸 adem谩s, con el Beato Juan Marinoni, para sacar de la miseria a los pobres y marginados. Esta obra fue aprobada poco antes del Concilio de Letr谩n. En sus 煤ltimos a帽os de vida abri贸 hospicios para ancianos y fund贸 hospitales.Implement贸 la bendici贸n con el Sant铆simo Sacramento y promovi贸 la comuni贸n frecuente, en los tres a帽os que vivi贸 en Venecia. Escribi贸:

"No estar茅 satisfecho sino hasta que vea a los cristianos acercarse al Banquete Celestial con sencillez de ni帽os hambrientos y gozosos, y no llenos de miedo y falsa verg眉enza".

En tiempos en que la cristiandad pasaba por un per铆odo de crisis y la corrupci贸n debilitaba a la Iglesia, Cayetano fue uno de los que m谩s apoyaron la verdadera reforma de vida y de costumbres dentro de la Iglesia. Repet铆a a menudo: "Cristo espera, ninguno se mueve".Cay贸 gravemente enfermo en el verano de 1547. Los m茅dicos le recomendaron colocar un colch贸n sobre su cama de tablas, pero el se neg贸: "Mi salvador muri贸 en la cruz; dejadme pues, morir tambi茅n sobre un madero".Muri贸 en N谩poles a la edad de 77 a帽os, el domingo 7 de agosto de 1547. Cayetano fue canonizado en 1671 despu茅s que la comisi贸n encargada examinara rigurosamente los numerosos milagros entre quienes lo invocaron para pedir sanaci贸n, alimentos y trabajo.Fuentes: Vatican Insider, ACI Prensa, Valores Religiosos, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)