Un itinerario para la batalla espiritual.
La prensa mundial y la blogosfera han sido un hervidero desde hace varios meses con los comentarios frecuentes del Papa Francisco hablando de nuestro enemigo, el diablo. No sólo habla con frecuencia sobre el diablo, sino que habla de tal manera que indica que realmente cree en la existencia del diablo y de su relevancia cotidiana para cada una de nuestras vidas.
Papa-Francisco esparciendo agua bendita

Ha habido una atm√≥sfera de escepticismo en el mundo, y en algunos sectotes de la Iglesia, acerca de lo que podr√≠a llamarse la "cosmovisi√≥n b√≠blica" - lo que Jes√ļs y los ap√≥stoles realmente creen sobre el mundo - por lo que los comentarios del Papa Francisco de la realidad del diablo han sido impactantes. Pero la creencia en el diablo y su trabajo para destruir las almas es una parte integrante de la revelaci√≥n b√≠blica y se ense√Īa con autoridad por la Iglesia (v√©ase el Catecismo de la Iglesia Cat√≥lica , 391-395).

¬ŅPOR QU√Č EL PAPA FRANCISCO HABLA SOBRE EL DIABLO CON FRECUENCIA?

El Papa Francisco es un jesuita, y una parte integral de la formaci√≥n de los jesuitas son los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, donde la meditaci√≥n sobre la realidad de satan√°s y la necesidad de discernir y resistir sus obras desempe√Īa un papel importante. Discernir la obra del maligno, el trabajo del esp√≠ritu humano, y la obra del Esp√≠ritu Santo es el fundamento de la espiritualidad jesuita.Tal vez otra raz√≥n por la que el Papa Francisco hable sobre el diablo con tanta frecuencia es que √©l est√° discerniendo el trabajo del diablo en el mundo de hoy y en la vida de las personas y sabe que si no anuncia esta realidad no vamos a utilizar los medios necesarios para derrotar las obras del diablo.Cuando era todav√≠a Arzobispo de Buenos Aires, discern√≠a la mano de satan√°s detr√°s del ataque al matrimonio, un ataque que a√ļn se est√° llevando a cabo con hostilidad inusual y rapidez en muchos pa√≠ses. Cuando una ley a favor del "matrimonio" de personas del mismo sexo fue propuesta en 2010 (y m√°s tarde pas√≥) en Argentina, dijo:

Est√° en juego el rechazo total de la ley de Dios grabada en nuestros corazones. No seamos ingenuos: no se trata de una simple lucha pol√≠tica, sino que es un intento de destruir el plan de Dios. No es s√≥lo un proyecto de ley... sino un movimiento del padre de la mentira que pretende confundir y enga√Īar a los hijos de Dios.

√Čl tambi√©n ha identificado la obra del diablo en el desaliento, la desesperanza, en la profunda decepci√≥n de pensar la oscuridad de uno, que es realmente la luz, en la calumnia que destruye a las personas y la reputaci√≥n y en la hostilidad hacia los cristianos que produce en nuestro tiempo m√°s m√°rtires que en cualquier momento en la historia cristiana.

¬ŅCU√ĀLES SON ENTONCES LOS MEDIOS QUE EL SE√ĎOR NOS HA DADO PARA RECONOCER Y DERROTAR A LA OBRA DEL DIABLO EN NUESTRAS PROPIAS VIDAS?

Algunas de las ense√Īanzas b√≠blicas de gran ayuda en esta figura est√° en Efesios, donde se nos dice que nuestra lucha no es s√≥lo contra sangre y la carne, sino contra los principados y potestades, " pues no nos estamos enfrentando a fuerzas humanas, sino a los poderes y autoridades que dirigen este mundo y sus fuerzas oscuras, los esp√≠ritus y fuerzas malas del mundo de arriba". Debido a que este es el caso, se nos dice "Por eso p√≥nganse la armadura de Dios, para que en el d√≠a malo puedan resistir y mantenerse en la fila vali√©ndose de todas sus armas". (cf. Ef 6:10 -20)¬ŅQu√© es esta armadura necesaria para resistir el mal y mantener nuestro territorio? Es la verdad, es la santidad, es la claridad acerca de la salvaci√≥n, es el compromiso con la misi√≥n, para conocer y utilizar la Palabra de Dios. No s√≥lo para defendernos de las mentiras del Maligno, sino para hablar palabras de verdad que ponen a la gente libre del enga√Īo demon√≠aco y la esclavitud.

EL "ESCUDO DE LA FE"

El escudo de la fe nos es dado a "apagar todos los dardos de fuego del maligno".¬ŅCu√°les son estos dardos de fuego?Son las tentaciones, las mentiras, las seducciones de los demonios que pretenden alejarnos de Dios y del camino que lleva a la salvaci√≥n.La fe tiene un doble significado. Por un lado, la fe es la confianza completa y entrega a Dios, que es todo lo bueno y digno de toda nuestra adoraci√≥n y obediencia, que viene de la amistad con Cristo, esa relaci√≥n personal, de la que los √ļltimos Papas han hablado con tanta frecuencia.Y la clave para discernir lo que es de Dios y lo que es del enemigo es la familiaridad con la "voz" del Se√Īor a trav√©s de una relaci√≥n que crece en profundidad e intimidad a trav√©s de la oraci√≥n, por lo que "orar en todo tiempo seg√ļn inspire el Esp√≠ritu" es lo que Efesios nos insta a hacer.Por otro lado est√° la fe en las verdades reveladas a nosotros que son necesarias para nuestra salvaci√≥n, Cristo, la Iglesia y la vida de santidad que nos conducen a la bienaventuranza del cielo. Estas verdades tambi√©n contienen advertencias claras y expl√≠citas sobre lo que nos va a excluir del reino. El diablo est√° particularmente interesado ??en enga√Īarnos en estas √°reas por lo que San Pablo lo advierte expresamente y en repetidas ocasiones en la primera carta a los Corintios:

¬ŅNo saben acaso que los injustos no heredar√°n el Reino de Dios? No se enga√Īen: ni los que tienen relaciones sexuales prohibidas, ni los que adoran a los √≠dolos, ni los ad√ļlteros, ni los homosexuales y los que s√≥lo buscan el placer, ni los ladrones, ni los que no tienen nunca bastante, ni los borrachos, ni los chismosos, ni los que se aprovechan de los dem√°s heredar√°n el Reino de Dios. (1 Corintios 6:9-10)

Listas similares se encuentran en Gálatas, Efesios y Apocalipsis.Por desgracia, muchos de nuestros hermanos católicos no saben que una batalla espiritual se libra en contra de ellos y no han hecho uso de la armadura espiritual que puede protegerlos y es gratuita.Muchos de nuestros hermanos católicos se están alejando junto con la cultura, creyendo todo lo que escuchan de esas fuentes tontas, moviéndose a lo largo de ese camino ancho que lleva a la destrucción (véase Mt 7. 13-14).Los "dardos de fuego" del enemigo están entrando a muchos de nuestros hermanos católicos, plantando la mentira, sembrando la sospecha, provocando deseos desordenados y presentando justificaciones para la conducta pecaminosa.

UNA AYUDA ADICIONAL EN TIEMPOS DIF√ćCILES: LA ORACI√ďN A MAR√ćA

Mientras que la base principal para iniciar con √©xito esta guerra espiritual est√° contenida en estos textos que acabamos de considerar, el Papa Francisco nos ha se√Īalado una ayuda especial adicional que tenemos como cat√≥licos, a la que tenemos que recurrir en estos tiempos dif√≠ciles.Hace un par de meses el Papa Francisco y el Papa Em√©rito Benedicto XVI consagraron juntos al Vaticano a San Jos√© y a San Miguel Arc√°ngel. El Papa Francisco pidi√≥ la protecci√≥n paternal de San Jos√© sobre cada uno de nosotros y sobre toda la Iglesia, y √©l invoc√≥ la protecci√≥n de San Miguel Arc√°ngel en contra del "enemigo por excelencia, el diablo" pidiendo a San Miguel "defendernos del maligno y desterrarlo".¬ŅC√≥mo no pensar que la oraci√≥n a San Miguel Arc√°ngel que el Papa Le√≥n XIII hace m√°s de cien a√Īos nos pidi√≥ orar por la protecci√≥n contra el maligno, una oraci√≥n que fue presuntamente iniciada en respuesta a una visi√≥n de satan√°s en que apareci√≥ como "jabal√≠" rasgando la vi√Īa del Se√Īor?Entonces el Papa Francisco tambi√©n nos ha pedido que nos valgamos de otra arma muy especial y espiritual como una defensa contra el maligno: la intercesi√≥n de Mar√≠a a trav√©s de la oraci√≥n del Rosario:

La Madre de Cristo y de la Iglesia está siempre con nosotros... María lucha con nosotros, sostiene a los cristianos en su lucha contra las fuerzas del mal. La oración con María, especialmente el rosario, tiene esta "dimensión de sufrimiento", es decir de la lucha, una oración para sostener en la batalla contra el maligno y sus cómplices.

Estamos en una batalla, como individuos y como Iglesia, pero no nos hemos quedado hu√©rfanos. El Se√Īor mismo nos acompa√Īa junto con toda la corte celestial, y de manera especial Mar√≠a y San Miguel Arc√°ngel. Pero tenemos que hacer nuestra parte y ponernos toda la armadura de Dios. Si lo hacemos, no s√≥lo ser√°n capaces de defendernos en contra de la "perversidad y asechanzas del maligno", sino tambi√©n vamos a manejar la "espada del Esp√≠ritu que es la Palabra de Dios" y tomar nuestra parte en la Nueva Evangelizaci√≥n.Fuentes: Catholic Pulse, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)