El mensaje social de Francisco a los jóvenes y a las naciones.
De todo lo que dijo Francisco en la JMJ surge un mensaje social y otro de movilizaci√≥n a los j√≥venes; este √ļltimo puede verse m√°s en detalle cuando pidi√≥ a los j√≥venes argentinos que ‚Äúarmen l√≠o en sus parroquias‚ÄĚ. Y el mensaje social de Francisco surge a partir de las visitas al Hospital de tratamiento de adictos a la droga y a la favela Varginha.
papa en el papamovil saludando gente

Si bien su mensaje social fue dicho en un marco de una celebraci√≥n juvenil, tiene alcance general, para todas las naciones. La visita del Papa Francisco a lo que le gusta llamar "la periferia de la existencia" - antes de que la alegr√≠a d los j√≥venes en Copacabana - fue una oportunidad para reafirmar su doctrina, que repiti√≥ varias veces: tenemos que luchar contra la pobreza material, pero la pobreza m√°s insidiosa es la espiritual. Y la pobreza espiritual se expresa en el relativismo y las nociones del bien com√ļn, que ignoran la vida, la familia y la integridad de la persona, que describe como "pilares" sin los cuales las naciones no pueden desarrollarse econ√≥micamente y colapsar.El viaje a la "periferia" comenz√≥ la noche del 24 de julio, cuando el Papa se reuni√≥ con los adictos en proceso de rehabilitaci√≥n del Hospital San Francisco en R√≠o de Janeiro.All√≠ comunic√≥ al mundo una posici√≥n fuerte y clara sobre la ley propuesta de liberalizaci√≥n de las denominadas drogas blandas que hoy se discute en Brasil y otros pa√≠ses latinoamericanos.

"No es con la liberalización del consumo de drogas - dijo el Papa - que se está discutiendo en varias partes de América Latina, que se reducirá la propagación y la influencia de la dependencia química. Es necesario abordar las cuestiones que están en la base de su uso".

Para realmente hacer frente a estos problemas, dijo Francisco, es esencial contar la verdad al adicto: quién tiene derechos, pero también deberes. Para lo que la Iglesia está dispuesta a hacer todo lo posible para ayudarle; pero todo esfuerzo será en vano si no se ayuda a sí mismo."Vas a encontrar la mano extendida de las persona que te quieren ayudar - dijo el Papa, dirigiéndose a cada uno de los pacientes - pero nadie puede hacer que salgas de tu lugar". Sin la firme voluntad de dejar las drogas, nadie se salva.El Papa ha dicho muchas veces y repite: "No se dejen robar la esperanza". Pero a veces somos nosotros mismo los que nos robamos la esperanza.El 25 de julio, el Papa Francisco ha cumplido uno de sus deseos, al ir a visitar a una de las favelas más problemáticos del Río, Varginha. El Papa tuvo el cuidado de subrayar que quería visitar todos los distritos de Brasil, sin distinción, los del centro y los de la periferia.

"Quer√≠a tocar todas las puertas, decir ‚Äėhola‚Äô, pedir un vaso de agua fresca, tomar un ‚Äėcafezinho‚Äô, hablar como amigos de la casa, escuchar el coraz√≥n de cada uno: de los padres, los hijos, los abuelos... Sin embargo, ¬°Brasil es tan grande! Y no se pueden tocar todas las puertas".

El primer pensamiento del Papa en Varginha ha sido sobre el valor, muy brasile√Īo de la hospitalidad. El Papa se siente bienvenido,

"y es importante saber c√≥mo acoger, lo que es a√ļn m√°s hermoso que cualquier adorno o decoraci√≥n. Digo esto porque cuando somos generosos en dar la bienvenida a una persona y compartimos algo con alguien - un poco de comida, un lugar en nuestro hogar, nuestro tiempo - no s√≥lo no seguimos siendo pobres, sino que nos enriquecemos. S√© que cuando alguien que necesita comer llama a su puerta, siempre encontrar√°n una manera de compartir los alimentos, como se suele decir, siempre se puede ‚Äėa√Īadir m√°s agua a los frijoles‚Äô. Y lo hacen con amor, lo que demuestra que la verdadera riqueza no est√° en las cosas, sino en el coraz√≥n"

Por lo tanto,

"el pueblo brasile√Īo, en particular, los m√°s simples, pueden ofrecer al mundo una valiosa lecci√≥n de solidaridad, una palabra que a menudo se olvida porque incomoda".

Las injusticias sociales se combaten principalmente haciendo cada uno su propia parte.

"No es la cultura del ego√≠smo, del individualismo, que a menudo regula nuestra sociedad, la que construye y conduce a un mundo m√°s habitable, sino la cultura de la solidaridad, el no ver al otro como un competidor o un n√ļmero, sino como un hermano".

Brasil hoy en d√≠a se est√° convirtiendo en una potencia econ√≥mica mundial. Pero ning√ļn progreso econ√≥mico,

"será duradero, no habrá armonía y felicidad para una sociedad que ignora que margina y abandona en la periferia a una parte de sí misma. Una sociedad que simplemente se agota en sí misma, de hecho pierde algo esencial para sí misma"

¬ŅBrasil se est√° convirtiendo en un gran pa√≠s?,

"la medida de la grandeza de una sociedad est√° determinada por la forma en que trata a las personas m√°s necesitadas, que no tienen nada salvo su pobreza"

Una vez m√°s - incluso en la favela de Varginha - Francisco quiso destacar que,

"sin duda es necesario dar pan a los hambrientos", pero "también hay un hambre más profunda, el hambre de una felicidad que sólo Dios puede satisfacer".

A los diplom√°ticos, en el inicio de su pontificado, el Papa dijo que la pobreza espiritual coincide con la dictadura del relativismo. En Brasil reitera que,

"no hay ni verdadera promoci√≥n del bien, ni un verdadero desarrollo com√ļn, cuando se ignoran los pilares fundamentales que sostienen una naci√≥n, sus activos inmateriales: la vida, que es un don de Dios, que se debe valorar, proteger y promocionar siempre; la familia, el fundamento de la convivencia y el remedio contra la desintegraci√≥n social; la educaci√≥n integral, que no se reduce a una simple transmisi√≥n de informaci√≥n con el objetivo de producir ganancias; la salud, que debe buscar el bienestar integral de persona, incluida la dimensi√≥n espiritual que es esencial para el equilibrio humano y la sana convivencia; la seguridad, en la creencia de que la violencia s√≥lo puede ser vencida con el cambio del coraz√≥n humano ".

Fuentes: La Nuova Bussola Quotidiana, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)