‚ÄćTal vez sin poder desprenderse de aqu√≠ o tal vez sin saber que han muerto.
Como ha dicho el Padre Fortea, que se ha cruzado con ellas en algunos exorcismos.
¬ŅQu√© hacer con ellas?
almas en pena
Muy pocos  ven esas almas, Dios le debe permitir por alguna causa particular, contactarse puntualmente con ellas.

Pero también hay casos de personas que tienen un don permanente para ver estos casos.

‚ÄćPor ejemplo Mar√≠a Simma o el Padre P√≠o.

Aquí traemos dos historias contadas por sacerdotes y sugerencias de dos exorcistas.

‚ÄćLa primera historia es la de un sacerdote en Scottsdale, Arizona, que ha construido una capilla para las almas del purgatorio como consecuencia de sus propias experiencias con los difuntos en el ‚Äúotro lado‚ÄĚ.

El otro caso es el testimonio del padre Dwight Longenecker, quien narra los dones de visión de los muertos de un sacerdote anglicano que conoció.

Y en tercer término traemos el testimonio de dos exorcistas sobre su experiencia con esas almas, que probablemente sean del purgatorio, y como actuar con ellas.

LAS PRIMERAS EXPERIENCIAS DEL PADRE LORIG CON LAS ALMAS DEL PURGATORIO

El padre Doug Lorig, es un converso de sacerdote episcopaliano por medio del ordinariato, ahora pastor de una de las parroquias católicas más importantes en el área de Phoenix.

Dice que el Se√Īor ha utilizado una serie de experiencias m√≠sticas extraordinarias para instruirlo sobre las devociones m√°s profundas del catolicismo.

Esas devociones incluyen la oración por las almas del purgatorio - algo que no se sigue en la mayoría de denominaciones protestantes y evangélicas (donde la otra vida sólo tiene dos destinos: el Cielo y el infierno).

Para el padre Lorig, es una cuestión de ver algunas de ellas con sus propios ojos.

padre Doug Lorig

En una docena de ocasiones, dice el sacerdote, se ha encontrado personalmente con espíritus de los muertos.

Incluyendo en la cama durante la noche, y ha sido llevado a rezar para guiar sus almas hacia Jes√ļs.

El Padre Lorig, que fue ordenado sacerdote católico en 1984, y quien está casado y tiene cuatro hijos (y quince nietos), tuvo algunas experiencias especiales, mientras estaba que en la Iglesia Episcopal de San Andrés en Nogales (cerca de la frontera con México).

‚ÄćFue construida sobre un cementerio indio, paleo-indios que eran pac√≠ficos, dice el padre Lorig, p√°rroco de Santa Mar√≠a Goretti (√©l no est√° asociado a las reclamaciones previas de esa la iglesia de eventos sobrenaturales).

El cuenta que:

Mientras estábamos cavando un sagrario - un pozo seco [para la eliminación adecuada del vino de la comunión] - los trabajadores se encontraron con vasijas hechas a mano Llamamos a la Universidad de Arizona, que tenía paleontólogos, y vinieron.

Fue muy interesante, dice el sacerdote.

‚ÄćPreguntaron - estos arque√≥logos de la universidad - si no hab√≠a habido ning√ļn evento paranormal relacionado con la b√ļsqueda de las vasijas.

Hubo dos..Cada vez que cruzaba la iglesia y me sentaba en un banco que chillaba, al rato también había otro chirrido en el banco - como si alguien estuviera sentado allí.
Yo discerní que un anciano me seguía y llamé al hombre que había sido pastor antes de mí y le pregunté si había visto algo.
√Čl no, pero su esposa s√≠: sent√≠a que un indio viejo le segu√≠a a todas partes - inofensivo, pero un alma que no pertenec√≠a a all√≠.
La noche antes de la llegada de los arque√≥logos, tuve un sue√Īo.
En el que vi una colina desierta y un anciano, encorvado trayendo una ni√Īa de ocho o nueve a√Īos, tal vez m√°s joven, su pelo ca√≠a y √©l estaba de duelo.

Me despert√© y me pregunt√©, ¬Ņqu√© fue eso?

Result√≥ que encontraron una vasija con los restos de un viejo cremados y una m√°s peque√Īa con los restos de fragmentos de huesos de una joven, en vasijas que eran de cientos de a√Īos.

Eran indios de ‚ÄėLas Trincheras‚Äô. Me dio la sensaci√≥n que la ni√Īa hab√≠a muerto tr√°gicamente y el viejo era su abuelo.

Una vez que él oró por ellos, las perturbaciones y los sentimientos se detuvieron.

Era como si su alma hubiera vagado durante diez siglos, o al menos se hubiera manifestado durante mucho  tiempo, y simplemente necesitaba oración y reconocimiento, y ahora estaba en paz.

Al Padre Lorig le dijo un amigo que tiene ascendencia indígena, que los indios creen que tienen dos almas, una que guarda la tumba y la otra que sigue al Gran Espíritu.
Maria, San Miguel y las almas del purgatorio

COMPRENDE SU MISI√ďN

El sacerdote, quien también es autor de un libro, El Corazón de un Padre: Rosario de Meditaciones para los Papás, relata también un momento en que de la nada le enviaron 1.300 estampitas.

Alguien de Sheboygan, Wisconsin, que las había recogido de funerales, se las envió y él se puso a celebrar Misa para cada una.

A partir de entonces hubo muchos casos, de las experiencias.

‚ÄćEmpez√≥ y me asust√≥, dice el padre Lorig.

Antes de convertirse en católico, el Padre Lorig dice que fue a Phoenix para una convención y en el medio de la noche se despertó y abrió los ojos y vio una mujer con un perro a los pies de la cama.

Le grit√© en voz alta, dice el padre Lorig. ‚Äć
A la ma√Īana siguiente fui a la recepci√≥n y le pregunt√© al hombre que hab√≠a trabajado mas tiempo all√≠ si hab√≠a habido una mujer y un perro muertos aqu√≠.
Y me dijo que sí, que hubo una mujer y su perro que habían sido muertos en un accidente en la calle fuera del hotel.

En Dallas hubo experiencias con los muertos que me asustaron, dijo el clérigo.

Le dije a Dios, que parara esto. Si esto es algo que haces, no lo quiero.

Me despertaba en medio de la noche y veía el espíritu de una persona muerta.

Pero las observaciones estaban asociadas, pronto se dio cuenta la intercesi√≥n que el Se√Īor deseaba.

fantasma

EL CASO DE UN ALMA QUE LE AGRADECE

En un caso sepult√≥ a un joven de 17 a√Īos de edad, llamado Tony, que hab√≠a estado involucrado con las drogas y se suicid√≥,

Or√© por √©l en cada misa durante un a√Īo y un a√Īo m√°s tarde fui al Cementerio Reina del Cielo para otro funeral, de un reci√©n nacido.
Y aparqu√© el coche en el otro extremo del cementerio, dice el padre Doug.‚Äć
Entonces fui a la bóveda, dije oraciones y consolé a la familia.
Y estaba caminando más allá de todas estas tumbas y paré porque alguien me estaba llamando por mi nombre.

Padre Doug, Padre Doug

Y no había nadie allí.

Miré hacia abajo y estaba justo en tumba de Tony y tuve una locución.
Le oí decirme claramente, "Padre Doug: gracias"
alma atormentada

ORAR POR LAS ALMAS QUE EST√ĀN ATADAS A LA TIERRA

Algunas almas hacen su purgatorio en la tierra, dice el sacerdote.
Algunas est√°n atadas a la tierra; atadas a un lugar de pecado o de pena, algo que no pueden dejar ir.
El sacerdote cita un caso en el que una joven que vio el espíritu de otro sacerdote que no tenía boca.
Como se vio después, el pobre sacerdote se había suicidado pegándose un tiro en la boca.
El sacerdote ha encontrado una f√≥rmula efectiva, que es tener una misa para cualquier alma que parece molestar en un lugar y decir suavemente al alma, Llama a Jes√ļs.
Sigue diciendo ‚ÄėJes√ļs‚Äô una y otra vez, hasta que √©l venga.
misa por las almas del purgatorio

UN SACERDOTE CON EL DON DE VER A LOS MUERTOS

El testimonio del padre Dwight Longenecker narra los dones de visión de los muertos de un sacerdote anglicano católico que conoció, pero que lamentablemente abandonó el sacerdocio y a su esposa para ir a vivir con su novio.

Lo voy a llamar Padre John.

Era sacerdote carismático anglo católico, dice Dwight Longenecker.

Un amigo de mi hermano Daryl, que llamaremos Henry, murió repentinamente en un accidente de avión y él estaba molesto porque aunque Henry era creyente, creía que estaba lejos de Dios cuando murió.

Así que el padre John dijo:

‚ÄúTenemos que hacer una Misa r√©quiem por Henry.‚ÄĚ

Entraron en la iglesia y cerraron la puerta por privacidad.
Otro sacerdote, que llamaremos P. George, celebró la Misa.

Henry era de unos veinte a√Īos de edad.

Tenía poco más de un metro y medio de altura, con una mata de pelo rubio y una cara ancha con pecas.

En el momento de la comunión Daryl estaba llorando y sintió que Henry estaba allí a su lado, y que Henry estaba inquieto y perturbado.

En su propia mente Daryl dijo a Henry que no tuviera miedo.

Ellos estaban orando para que √©l encontrara a Jes√ļs.

Despu√©s de la misa, Daryl dijo al P. John, ‚Äúsent√≠ que Henry estaba all√≠ de alguna manera.‚ÄĚ

El P. John dijo: ‚ÄúOh, s√≠. Yo lo vi‚ÄĚ.

‚Äú¬ŅQu√© quiere decir que lo vio?‚ÄĚ

‚ÄúEn el ofertorio un joven baj√≥ de la parte posterior de la iglesia.‚ÄĚ

‚ÄúEspere. La puerta estaba cerrada con llave. No vi a nadie‚ÄĚ.

El P. John sonri√≥: ‚ÄúYo s√© que no vio a nadie, pero yo lo hice.‚ÄĚ

‚Äú¬ŅC√≥mo era √©l?‚ÄĚ

‚ÄúUn poco m√°s de un metro y medio de altura, con una amplia cara pecosa y una mata de pelo rubio.‚ÄĚ

‚Äú¬°Ese es Henry! Pero yo no se lo describ√≠ a usted. ¬ŅQuiere decir que vio un fantasma? ‚Äú

‚ÄúVi a Henry tan s√≥lido y real como lo veo a usted ahora.‚ÄĚ

‚Äú¬ŅQu√© pas√≥ luego?‚ÄĚ

“Se arrodilló junto a usted en el comulgatorio.
Y despu√©s de la misa, sali√≥ por el extremo este de la iglesia y hacia arriba en la luz de la ma√Īana‚ÄĚ

Fr. George dijo: ‚ÄúSent√≠ su presencia tambi√©n, pero no lo vi. √Čl estaba en mi mente como John lo describe‚ÄĚ.

Este sacerdote conoció a Henry que vivió en los EE.UU. Esto tuvo lugar en Inglaterra.

Historia verdadera. No exagerada.

fantasma en un parque

¬ŅQU√Č HACEMOS CON ESTO?

En primer t√©rmino, la misa de r√©quiem fue eficaz en la aplicaci√≥n del amor salvador de Cristo a las necesidades de un alma que parti√≥ s√ļbitamente.

La misa fue efectiva a√ļn si nadie hubiera sido capaz de ver al muerto.

Y la presencia vista del alma es una muestra de ello.

Podemos suponer que se escucharon las oraciones de los fieles y sin duda podemos esperar que lo que se vio en la visión fue cierto en realidad: que Henry fue a la luz y al amor de Cristo.

Por otro lado, pareciera que algunas personas tienen dones psíquicos, así como algunas personas tienen dones artísticos o deportivos o musicales.

Son un regalo para d√°rselos de vuelta a Dios y usarlos para su gloria.

Una persona puede tener un don psíquico regalado por Dios
.Pero por el libre albedrío cederlo a satanás y utilizarlo en espiritismo, adivinación o alguna otra actividad oculta.
Y otra persona puede entregarlo a Dios y utilizarlo para la curación, el discernimiento, la lectura de las almas y la dirección espiritual.

El Padre Pio tuvo claramente regalos asombrosos que entregó a Dios.

El problema con estas personas es que muy a menudo los mismos dones que les han puesto los apartan y tienen un camino espiritual muy difícil por delante.

Especialmente si se encuentran con sacerdotes que descreen de lo sobrenatural.

También debemos recordar que los dones psíquicos no son una garantía de santidad personal, de la misma forma que estar dotado musicalmente, artísticamente o en atletismo no hace santa a una persona.

Convertirse en un santo tiene poco que ver con las visiones místicas y todo que ver con la disciplina, la abnegación y la fe.

Y un ejemplo es éste. La triste realidad del asunto es que el P. John finalmente dejó el sacerdocio y dejó a su esposa para vivir en pecado con un novio.

Los dones psíquicos siempre están para ser entregados al Espíritu Santo y la persona debe estar bajo la supervisión de un buen director espiritual y, si es posible de gran nivel espiritual.

Los medios objetivos de la gracia son los sacramentos. La gracia salvadora de Dios está siempre presente allí.

DOS EXORCISTAS RESPONDEN

Dos exorcistas en actividad fueron entrevistados para conocer si existen los fantasmas, que tipo de criaturas son y cómo debemos actuar con ellos.

Uno es el Padre Vicente Lampert, exorcista de la diócesis de Indianápolis, Indiana, que cuenta una historia que le sucedió.

Una mujer fue a verle porque desde la muerte de su ex-marido, hab√≠a extra√Īos acontecimientos en su antigua habitaci√≥n.

La mujer viv√≠a sola por lo que no hab√≠a nadie a quien culpar por los sucesos extra√Īos.

‚ÄćEra especialmente desconcertante que una vieja foto de su boda segu√≠a apareciendo sobre una mesa.

Ella la guardaba pero aparecía más adelante en la mesa de nuevo, a veces boca arriba, a veces boca abajo.

‚ÄćEl matrimonio hab√≠a terminado debido a la infidelidad del esposo.

Cuando el hombre anunci√≥ que la dejaba por otra mujer, esta mujer le hab√≠a dicho: ‚Äú¬°P√ļdrete en el infierno!‚ÄĚ

El tiempo pasó y el hombre desarrolló una enfermedad terminal.
Antes de su muerte, se arrepinti√≥ del adulterio y pidi√≥ perd√≥n a su esposa.‚Äć
‚Äú¬°P√ļdrete en el infierno!‚ÄĚ, fue de nuevo su respuesta.
No tenía ninguna intención de perdonarle por el intenso dolor que le había causado al destruir su matrimonio.

Pero ahora, después de su muerte, parecía que estaba manifestando su presencia a su ex mujer.

¬ŅLa estaba rondando por venganza? ¬ŅO estaba realmente en el infierno ahora y de alguna manera era su castigo?

Después de evaluar la situación, el P. Lampert creyó que el hombre estaba en el purgatorio y en necesidad de oraciones.
Dios fue quien le permitió hacer conocer su presencia a su ex mujer
‚Äć.‚ÄúLa convenc√≠ de que lo perdonara‚ÄĚ dijo el P. Lampert. ‚ÄúRec√© por √©l junto con ella y todo se detuvo‚ÄĚ.

No era la primera vez que el P. Lampert se había encontrado tales apariciones.

‚ÄúHe celebrado misas en lugares donde este tipo de cosas suceden y por lo general se solucionan‚ÄĚ dijo.

‚ÄúDurante la misa, cuando oramos por la persona y todo se vuelve tranquilo, entonces sabemos que esto es lo que se necesitaba‚ÄĚ.

El otro exorcista, que le llamaremos Padre Patrick porque no quiere revelar su identidad, dijo,

‚ÄúDespu√©s de la muerte, nuestras almas estar√°n en el cielo o en el infierno, pero hay los que a√ļn no est√°n en el cielo debido a sus imperfecciones‚ÄĚ.

“A veces están unidos a las cosas aquí en la tierra.
Creo que es lo que las personas reportan como fantasmas; almas sin cuerpo, todav√≠a unidas a cosas o personas‚ÄĚ.

El P. Patrick dijo que ha tenido muchos encuentros con ellas.

‚ÄúTan pronto como la gente me dice que est√° teniendo estas experiencias, trato de determinar qui√©n es‚ÄĚ, dijo.

“Quiero discernir qué clase de alma es la que nos ocupa.

Podr√≠a ser un alma en el purgatorio o una que est√° condenada, o que no ha ido a Dios para el juicio todav√≠a‚ÄĚ.

Para los condenados, el P. Patrick dijo que hay un lugar llamado infierno.

‚ÄúS√≥lo Dios sabe todas las oportunidades que tuvieron y todo lo que se negaron‚ÄĚ, dijo.

‚ÄúCreo que he conocido a algunas almas condenadas‚ÄĚ.

Seg√ļn √©l, no hay ninguna teolog√≠a espec√≠fica que ense√Īe qu√© hacer en esos casos y es un tema controvertido.

‚ÄćSe trata como se lo hace en un exorcismo y se reza para que partan.

Una y otra vez, sin embargo, el Padre Patrick dijo que ha encontrado a un miembro fallecido de la familia atrapado en la tierra.
Que no tenía una preparación adecuada para la muerte o no tuvo una sepultura cristiana.
En tales casos, dijo estas almas pueden encontrar la paz a través de oraciones y misas que se dicen por ellos.

‚ÄúMuchas almas est√°n ligadas a la tierra‚ÄĚ dijo el P. Patrick.

‚ÄúDios nos ha hecho para s√≠ mismo y no descansar√° hasta que estemos con √©l‚ÄĚ.

El P. Patrick advierte a la gente no llamar a los cazadores de fantasmas que buscan casas encantadas y vienen con su equipo paranormal.

‚ÄúComienzan preguntando cosas para probar y provocan a los esp√≠ritus para obtener una respuesta‚ÄĚ, dijo. ‚ÄúEso es en realidad el abuso‚ÄĚ.

En su lugar, el P. Patrick dijo que debemos orar por las almas que han partido.

‚ÄćY si alguien piensa que su casa est√° encantada, debe preguntarle a su cura local que hacer.

Fuentes:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Muertos y Purgatorio y Cielo e Infierno

Ver todo