‚ÄćSi miramos la ‚Äėestela en el agua‚Äô que estamos dejando, nos podemos dar una idea de hacia d√≥nde estamos caminando.
discernir
Debemos estar agradecidos en primer lugar.
Pero también nos sentimos ofuscados por los pisotones y codazos de la vida.
Por  las confrontaciones incomprensibles, las cosas que no llegan..Y debemos discernir, porque quizás muchas de ellas no sean buenas para nosotros.

Estos signos los debemos ordenar con un método cristiano para tomar decisiones.

Pero adem√°s, debemos dar espacio a lo inesperado, porque Dios se mueve de repente y en un sentido impensado previamente.

LOS SIGNOS VIENEN EN MUCHAS FORMAS, ESPECIALMENTE EN ESTA √ČPOCA DEL A√ĎO

En un momento estresante, hay de repente un programa adecuado en la televisión.

Un art√≠culo pertinente en Internet. Una peque√Īa bandada de palomas en la acera cuando das una vuelta por la calle.

‚ÄćAlguien viene con una palabra de consuelo. La iluminaci√≥n puede venir en un sue√Īo. Puede ser algo en la naturaleza.

Lo más frecuente es en nuestros propios hogares. Puede ser una mariposa saliendo de su capullo (significando la transformación).

‚ÄćTal vez √Čl te muestre una mancha de color verde en un c√≠rculo de hierba quemada.

O la nieve que se está derritiendo de repente (o cayendo) o las gotas de transpiración en un tórrido verano.

Dios nos alcanza donde estemos.
√Čl viene a donde estamos a pesar de nuestras faltas.
√Čl est√° disponible, no importa lo que hemos hecho (o dejado de hacer).
√Čl no busca la perfecci√≥n, sino el esfuerzo hacia ella.

Cuando tratamos de hacerlo de una manera honesta ganamos su favor.

‚Äć√ČL NO SUELE SER ‚ÄúDRAM√ĀTICO‚ÄĚ

√Čl nos da ‚Äúcodazos‚ÄĚ. Lo hace a trav√©s de los acontecimientos en nuestras vidas.
Nos da un pisotón por algo que podría no estar en Su plan y cuando continuamos, otro pisotón en otro dedo.

Y si √Čl realmente est√° tratando de conseguir algo de nosotros; podemos torcernos un tobillo (o peor).

Son los moretones que vienen en el curso de la vida.

Por supuesto, que podemos torcernos un tobillo cuando el enemigo est√° tratando de detenernos o debido a acontecimientos terrenales simples (en caso de que usted crea en la casualidad) .

Debemos pedir a Dios, no sólo el perdón de los pecados obvios.
Sino también que nos indique las áreas de imperfección (porque las imperfecciones también nos pueden enviar al purgatorio).

P√≠dele a Dios verte a ti mismo como √Čl lo hace.

Es una oración importante.Nadie está sin imperfección, no hay nadie que no tenga nada que decir en la confesión.

Sólo con el orgullo podemos creernos que somos totalmente puros.

En esta vida, estamos en la necesidad de liberación constante.Incluso podemos estar orgullosos de no tener orgullo.

discernimiento

EL DISCERNIMIENTO DE LAS CONFRONTACIONES

A menudo, se nos da un codazo a través de algo que provoca una confrontación.

Cuando nos acercamos a ataques espirituales como codazos o ‚Äúpresiones‚ÄĚ de la vida, en lugar de s√≥lo ver una ‚Äúguerra‚ÄĚ, nos damos cuenta que una meta en la vida es dar un paso atr√°s y ver los problemas con amor (no con resentimiento).

Por la noche, debemos buscar en nuestro d√≠a y preguntarnos ¬Ņde qu√© sirve lo que hicimos este d√≠a?

‚ÄćCuando nos dan un codazo, debemos revisar nuestra direcci√≥n.

‚Äć√Čl da un codazo cuando estamos fijados en algo y con frecuencia su codazo es contrario a nuestra inclinaci√≥n m√°s fuerte.

Cuando es así, un codazo puede convertirse en un empujón.

Y cuando eso ocurre, debemos preguntarnos: ¬Ņviene desde el cerebro o del coraz√≥n?

¬ŅEs del esp√≠ritu o de la carne? ¬ŅPor qu√© queremos lo que queremos?

Podemos ver se√Īales en nuestras familias, en nuestro hogar, en el trabajo, en los sue√Īos.

Podemos ver se√Īales en la naturaleza.

‚ÄćComo un hombre que vislumbra el m√°s all√°.Dios no siempre contin√ļa con codazos.

De hecho, a menudo no es m√°s que el primer signo.

Pero los signos existen, y aquellos que los ignoran o no creen en ellos como si los milagros hubieran cesado hace 2000 a√Īos, tropiezan, reciben codazos y pisotones y peor, porque el orgullo y la incredulidad vagan ciegamente.

DUDAS SOBRE EL CAMINO A SEGUIR

Pero no es tan f√°cil el discernimiento, porque por m√°s que veamos se√Īales, debemos ordenarlas y darles significado para actuar.

Con frecuencia nos encontramos frente a dudas sobre que opciones o caminos elegir y nos preguntamos ¬Ņqu√© quiere Dios que haga?

San Ignacio de Loyola desarrolló un sistema de discernimiento que ha sido profusamente probado con éxito a través de los siglos, pero que para muchos que se enfrentan en el comienzo, les puede parecer complicado.

‚ÄćEsta es una versi√≥n simplificada de los modos de discernimiento de San Ignacio en tres pasos.

Si estás tratando de tomar una decisión y realmente quieres hacer la voluntad de Dios, sigue estos 3 pasos en orden.

Si el primero funciona para ti, no hay necesidad de pasar al segundo.

Si el segundo funciona, no hay necesidad de pasar al tercero.

Si llegas al tercer modo, sigue intent√°ndolo, que va a funcionar.

Pero tienes que comprometerte a tres cosas:

  • Debes estar dispuesto a elegir la opci√≥n que Dios quiere, incluso si no es lo que quieres
  • Debe desear sobre todo agradar a Dios y tu elecci√≥n debe reflejar ese deseo.
  • Inmediatamente debes descartar cualquier opci√≥n, que sea inmoral (que vaya en contra de las ense√Īanzas de la Iglesia).
varios-caminos2

LOS 3 MODOS DE DISCERNIMIENTO

No hay Duda ‚Äď sabes positivamente que una de las opciones es la voluntad de Dios y que no tienes dudas en absoluto.

‚ÄćEsto es dif√≠cil de explicar, pero lo entiendes cuando sucede.

Se produce cuando te sientes completamente atraído por una opción y sabes que es la voluntad de Dios.

‚ÄćDeseo del coraz√≥n ‚Äď Un poco m√°s complejo, este modo de discernimiento implica consuelos espirituales (alegr√≠a, amor, esperanza en las cosas de arriba) y desolaciones (tristeza, falta de amor, sequedad espiritual).

‚ÄćSan Ignacio recomienda que si no recibimos claridad en el primer modo (claridad m√°s all√° de duda), que permanezcamos en el segundo modo.Seg√ļn San Ignacio, la persona debe observar atentamente,

“cuando ella se encuentra en la consolación, Dios le mueve, y lo mismo cuando se encuentra en la desolación“.

Por ejemplo, si estás tratando de decidir entre mantener tu trabajo actual o aceptar una nueva oferta de trabajo, determina qué trabajo te atrae durante los períodos de consuelo.

Si con frecuencia te sientes llamado a mantener su trabajo actual durante los períodos de consuelo, hay una buena probabilidad de que esto sea lo que Dios quiere que hagas.

Además, durante los períodos de desolación, debes esperar a sentir un llamado a aceptar la nueva oferta de trabajo (la opción opuesta).

‚ÄćLa clave es ser paciente (este modo de discernimiento podr√≠a tomar meses o incluso a√Īos) y buscar un patr√≥n recurrente.

Consolaciones y desolaciones son una parte normal de la vida espiritual y pueden ser muy √ļtiles para discernir la voluntad de Dios.

‚ÄćPros y contras ‚Äď Si los dos primeros m√©todos no revelan la voluntad de Dios, es el momento de pasar al tercer Modo de Discernimiento.

Recomienda San Ignacio que este modo se utilice durante períodos de tranquilidad (cuando el alma está en paz y libre de pasiones que pueden influir en su decisión).

‚ÄćEste m√©todo consiste en hacer una lista de los pros y los contras de cada opci√≥n.

‚ÄćLos pros y los contras deben tener base espiritual y no estar basados en preferencias personales, tales como las consideraciones financieras o el nivel de confort.

‚ÄćUna vez creada la lista, las siguientes dos maneras se puede utilizar para llegar a una decisi√≥n:

Primera forma

1. Coloco delante de mí las opciones.

2. Sin ning√ļn agregado, digo ‚Äúlo que t√ļ quieras, Se√Īor‚ÄĚ.

3. P√≠dele al Se√Īor que te mueva hacia la opci√≥n que te traer√° mayor gloria.

4. Ten en cuenta los pros y los contras espirituales de cada opción.

5. Haz tu elecci√≥n.6. Gira a Dios y haz su elecci√≥n ante √Čl, pidi√©ndole que lo confirme concedi√©ndote paz.

Segunda manera (que se utiliza si la primera forma no proporciona claridad)

1. ¬ŅBusco elegir √ļnicamente por amor a Dios?

2. ¬ŅC√≥mo podr√≠a aconsejar a una persona que nunca he visto antes si se enfrenta a la misma decisi√≥n?

3. ¬ŅQu√© opci√≥n elegir√≠a en el momento de mi muerte?

4. En el d√≠a de mi juicio, ¬Ņcual opci√≥n me gustar√≠a haber elegido?

5. Haz su elección.

6. P√≠dele al Se√Īor confirmar tu elecci√≥n.

Por favor, recuerda que el discernimiento puede ser un proceso complicado y puede tomar mucho tiempo para desarrollarse.

‚ÄćSe paciente y que sea un punto para meditar con frecuencia en los evangelios.

Adem√°s, un director espiritual o un amigo de confianza pueden ser muy valiosos en el proceso de discernimiento.

Dios se mueve de repente

DIOS SE MUEVE EN EL MOMENTO MENOS PENSADO CON LO INESPERADO

Pero para todo necesitamos la gracia de Dios, por lo que debemos orar y estar abiertos a lo inesperado.
No todo debe ser tabulado al estilo de San Ignacio.

Piensa en las cosas que le han pasado.

‚Äć¬ŅAlguna vez has contemplado las muchas veces que en tu vida las cosas importantes (buenas y malas) han llegado de repente?

‚ÄćA lo largo de toda la historia gigantescos acontecimientos vienen sin avisar.

Las tormentas más poderosas (véase los tornados), los acontecimientos militares más poderosos (vease Pearl Harbor), los actos más potentes de terror han llegado sin avisar.

Pero tambi√©n el m√°s potente bien.¬ŅCu√°ntas cosas buenas y ‚Äúmalas‚ÄĚ han salido de la nada y han llegado a cambiar el curso de tu vida, cuando menos se lo esperaba?Piensa en ellas.

Lo ‚Äúmalo‚ÄĚ, si viniera de Dios, siempre es por el bien a largo plazo, por lo que lo podemos manejar como una oportunidad.
Nada malo viene del Se√Īor.

Y √Čl puede hacer cualquier cosa en un nanosegundo (en realidad, mucho antes).

De hecho, para Dios no hay pasado, presente o futuro, sino que incluso puede retroceder en el tiempo y arreglar las cosas en nuestras historias personales; nuestros ma√Īanas son sus ayeres.

‚ÄćEs posible que hayas conocido a su esposo o esposa ‚Äúde repente‚ÄĚ.

Tu recibiste una aceptaci√≥n del trabajo ‚Äúde repente‚ÄĚ.

Fuiste a recoger el correo y recibiste un cheque inesperado.

Es posible que te hayas recuperado de una enfermedad ‚Äúde repente‚ÄĚ.O ‚Äď como Saulo ‚Äď puedes haber tenido una conversi√≥n repentina.

‚ÄćCuando el Cielo se mueve, divide las nubes, se rompe el bloqueo.

Sin duda, los pastores en ese campo cerca de Belén fueron sorprendidos por la rapidez de los ángeles.

‚ÄćLas circunstancias m√°s poderosas de tu vida a menudo ‚Äď tal vez incluso la mayor√≠a ‚Äď son as√≠.

Medita en ello.Dios es un Dios de sorpresa por lo que nunca se debe esperar que el agua hierva.

Cuando finalmente lo hace, siempre parece hacerlo de repente.

APARTA LA VISTA DE LA DEMORA

Recuerda que Dios y sus √°ngeles est√°n observando constantemente, que nunca ceden, no importa cu√°n solo puedas parecer, ve con Su flujo, Su agenda, √Čl nunca te abandona, no hay ‚Äúgrandes negocios‚ÄĚ en la tierra, sino la salvaci√≥n.

Ora por buenas noticias pronto y evitar s√ļbitos acontecimientos negativos.

La bondad vendr√° en las formas que menos se lo esperas ‚Äď como Dios tantas veces opera.

Si est√°s esperando en Dios ¬†y est√°s en medio de una ‚Äúdemora‚ÄĚ, √Čl se mover√° ‚Äúde repente‚ÄĚ, pero en el momento adecuado (que a menudo no es tu versi√≥n).

Espera en Dios. Habla con sus √°ngeles.‚Äć

Adem√°s, recuerda que est√° ‚ÄúNuestra Se√Īora de la Sorpresas‚ÄĚ.

‚ÄúOh Mar√≠a, madre m√≠a y Nuestra Se√Īora de las Sorpresas, ¬°qu√© alegr√≠a causaste a los invitados a la boda, cuando le pediste a tu Divino Hijo que hiciera el milagro del agua en vino.

Qué sorpresa tan feliz para ellos, que pensaban que el vino se había acabado.

Yo tambi√©n Mar√≠a, amo las sorpresas y como tu hijo/a, ¬Ņpuedo pedirte que me favorezcas con una hoy?

Te lo pido s√≥lo porque eres mi madre siempre atenta. Am√©n‚ÄĚ

 

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Reflexiones

Ver todo