¬ŅHay vida despu√©s de la muerte?
Como cristianos, sabemos que la respuesta es sí.
Es una vida en otro mundo que est√° al lado del nuestro, pero separado por un velo.
Lo sabemos por las escrituras y por relatos de quienes han estado y vuelto.
Es m√°s, Dios nos hizo para ese mundo.
La Tierra es un lugar de paso, efímero.
Nuestro verdadero hogar es el Cielo.
luz en un bosque
Ahora hay científicos que están cada vez más abiertos a la las evidencias de que la vida no parece terminar con la muerte.

Pero lo importante es que estas experiencias son similares en todas las culturas.‚Äć

Y que por lo menos en occidente los testimonios son cada vez m√°s abundantes.

ecm angeles punto de luz

ESTUDIO DEMUESTRA QUE LA CONCIENCIA PERMANECE DESPU√ČS DE LA MUERTE

Un gran estudio ha descubierto que la conciencia puede continuar incluso después que el cerebro se ha cerrado completamente.

De acuerdo con un contrato de cuatro a√Īos de la Universidad Estatal de Nueva York, un estudio examin√≥ 2.060 casos de paros cardiacos de 15 hospitales en el Reino Unido, Estados Unidos y Austria para estudiar si hay vida despu√©s de la muerte.

Se trata de testear una controvertida teoría que, hasta hace poco había sido tratada con escepticismo generalizado.

“Contrariamente a la percepción, la muerte no es un momento específico, sino un proceso potencialmente reversible.

Que se produce despu√©s de cualquier enfermedad grave o accidente, que hace que el coraz√≥n, los pulmones y el cerebro dejen de funcionar‚ÄĚ.

Esto es lo que dice el Dr. Sam Parnia, profesor asistente de Medicina de Cuidados Críticos y director Reanimación de Investigación en la Universidad Estatal de Nueva York; autor principal del estudio.

Se encontr√≥ que casi el 40% de los que sobrevivieron describen una especie de ‚Äúconciencia‚ÄĚ durante el tiempo en que estaban cl√≠nicamente muertos y antes de que se reiniciaran sus corazones.

Un hombre incluso recordó haber dejado su cuerpo completamente y ver su reanimación desde la esquina de la habitación.

‚ÄćA pesar de estar inconsciente y ‚Äúmuerto‚ÄĚ durante tres minutos, el trabajador social de 57 a√Īos, de Southampton, relat√≥ las acciones del personal de enfermer√≠a en detalle y describi√≥ el sonido de las m√°quinas.

En este caso la conciencia parece haber continuado durante un máximo de tres minutos desde el periodo en el que el corazón no le latía.

‚ÄúSabemos que el cerebro no puede funcionar cuando el coraz√≥n ha dejado de latir‚ÄĚ, dijo el Dr. Sam Parnia.

‚ÄúPero en este caso la conciencia parece haber continuado durante el per√≠odo en que el coraz√≥n no le lat√≠a hasta tres minutos, a pesar que el cerebro normalmente se cierra en un plazo de 20-30 segundos despu√©s de que el coraz√≥n se ha detenido‚ÄĚ.

‚ÄúEl hombre describi√≥ todo lo que hab√≠a sucedido en la sala oy√≥ dos pitidos de una m√°quina que hace un ruido a intervalos de tres minutos‚ÄĚ.

‚ÄúAs√≠ que podr√≠amos cronometrar el tiempo en que el suceso dur√≥‚ÄĚ.

‚Äú√Čl parec√≠a muy convencido de todo lo que dijo que le hab√≠a sucedido, hab√≠a sucedido en realidad.‚ÄĚ

De 2.060 pacientes con paro cardiaco estudiados, 330 sobrevivieron y 140 dijeron que hab√≠an experimentado alg√ļn tipo de conciencia mientras eran reanimados.

‚ÄćAunque muchos no pod√≠an recordar los detalles espec√≠ficos, surgieron algunos temas.

experiencia cercana a la muerte
Uno de cada cinco dijeron que había sentido una sensación inusual de tranquilidad.
Mientras que casi un tercio dijo que el tiempo se había ralentizado o acelerado.
Algunos recordaron haber visto una luz brillante; un destello de oro o el brillo del sol.
Otros relataron sentimientos de miedo o de ahogarse o ser arrastrados por aguas profundas.‚Äć
Además el 13 por ciento se había sentido separado de su cuerpo.
Y el mismo n√ļmero dijo que sus sentidos se hab√≠an intensificado.

Una mayor proporción de personas podrían haber tenido experiencias de vívidas de la muerte, pero no recuperarlas debido a los efectos de la lesión cerebral o a fármacos sedantes en los circuitos de memoria.

‚ÄúLas estimaciones sugieren que millones de personas han tenido experiencias vividas en relaci√≥n con la muerte, pero la evidencia cient√≠fica ha sido ambigua en el mejor de los casos‚ÄĚ, dijo el Dr. Parnia.

‚ÄúMucha gente ha asumido que se trataba de alucinaciones o ilusiones pero no parece corresponderse con los hechos reales‚ÄĚ.

Otro un estudio paralelo corrobora esa impresión.

Uno de cada diez pacientes de ataque card√≠aco experimentaron emociones, visiones y pensamientos l√ļcidos cuando hab√≠an estado inconscientes, sin pulso y sin respiraci√≥n, dicen los investigadores.

El equipo de investigación estudió 63 sobrevivientes de un paro cardíaco que fueron resucitados en el Hospital General de Southampton después de haber estado clínicamente muertos, sin pulso, sin respiración y con las pupilas fijas dilatadas.

Sin embargo, siete de los 63 sobrevivientes recordaron emociones y visiones durante su inconsciencia, seg√ļn un informe publicado en la revista Resuscitation.

‚ÄćCuatro pacientes (seis por ciento) cumplieron con los criterios estrictos para diagnosticar las ECM (Experiencias Cercanas a la Muerte).

Recordaron sentimientos de paz y alegría, de aceleración del tiempo, sentidos agudizados, pérdida de conciencia del cuerpo.
También ver una luz brillante, entrar en otro mundo, y encontrarse con un ser místico o un familiar fallecido, llegando hasta un punto de no retorno.

El Dr. David Wilde, un psicólogo de investigación en la Universidad de Nottingham Trent, está recopilando datos sobre experiencias fuera del cuerpo en un intento de descubrir un patrón que vincule cada episodio.

√Čl espera que las √ļltimas investigaciones alienten nuevos estudios sobre el tema controversial.

‚ÄúLa mayor√≠a de los estudios lo analizan de forma retrospectiva, 10 o 20 a√Īos despu√©s, pero los investigadores salieron en busca de ejemplos y utilizaron muestras de un gran tama√Īo, as√≠ que esto da a la obra mucha validez‚ÄĚ.

‚ÄúHay muy buena evidencia aqu√≠ que estas experiencias est√°n ocurriendo en realidad despu√©s que personas han muerto por razones m√©dicas‚ÄĚ, dijo el Dr. Wilde.

“Simplemente no sabemos lo que está pasando.

‚ÄćEstamos todav√≠a en la oscuridad acerca de lo que ocurre cuando uno muere y espero que este estudio ayudar√° a poner una lente cient√≠fica sobre eso‚ÄĚ.

resucitacion

ES POSIBLE VOLVER DE LA MUERTE

La idea de que hay un m√°s all√°, aunque s√≥lo dure unos segundos, es profundamente reconfortante, especialmente para aquellos que siempre han temido que nada les esperaba despu√©s de la muerte, que no sea un vac√≠o absoluto, incontestable.‚Äć

¬ŅQui√©n quiere vivir para siempre en la vida en la Tierra?

‚ÄćNinguna persona sensata, obviamente.

Pero si hubiera algo más allá de la muerte, como muchos de nosotros esperamos, la vida que vivimos podría ser un poco más soportable.

‚ÄćA parte de esto que vimos el Dr. Sam Parnia ha escrito un libro llamado ‚ÄúEl efecto L√°zaro‚ÄĚ que es un verdadero manual para traer muertos a la vida.

‚ÄćPor ejemplo est√° el caso del futbolista Fabrice Muamba que mostr√≥, que con el tratamiento adecuado, alguien que no ha tenido un latido del coraz√≥n durante una hora y media todav√≠a puede ser devuelto a la vida, sin ning√ļn tipo de da√Īo a largo plazo.

El proceso es complicado y no es barato.

Pero es posible.

tune ecm
El Dr. Parnia cree que, con el tiempo, la recuperación completa después de varias horas sin latido cardiaco será posible, incluso de rutina.

La extensi√≥n de estas t√©cnicas nos lleva a varias preguntas interesantes.‚Äć

Si una persona puede ser arrancada de la muerte, ¬Ņcu√°ndo exactamente se puede decir que est√° muerto?

‚ÄćEl Dr Parnia admite algunas lagunas del conocimiento.

‚ÄćLas c√©lulas del cerebro de una persona muerta son todav√≠a ‚Äúviables‚ÄĚ y pueden ser cultivadas en un laboratorio hasta 4 horas despu√©s de la muerte.

‚ÄćLas c√©lulas de grasa pueden continuar durante 13 horas, las de piel durante 24 horas y los huesos durante 4 d√≠as.

Parece ser que morimos en cuotas.

Seg√ļn Parnia, en su libro ha reunido todas las metodolog√≠as modernas para resucitar a los muertos de manera eficaz.

‚ÄćDe acuerdo a su ‚Äúinusual manual‚ÄĚ, se debe enfriar el cuerpo (con gel, con cat√©teres) para reducir la actividad metab√≥lica en las c√©lulas y conectarlo a un oxigenador de membrana, que active la circulaci√≥n y la oxigenaci√≥n de la sangre.

√Čl asegura que dichas m√°quinas ya se utilizan en Jap√≥n y Corea del Sur y que gracias a esta tecnolog√≠a se puede resucitar a las personas hasta siete horas despu√©s que su coraz√≥n haya dejado de latir.

‚ÄćEl Dr. Parnia cit√≥ el caso de una mujer japonesa que sobrevivi√≥ siete horas despu√©s de que se cre√≠a que hab√≠a muerto por una sobredosis.

‚ÄćDespu√©s de que su cuerpo fue enfriado r√°pidamente, fue conectada a una m√°quina ECMO (oxigenador por membrana extracorp√≥rea) que oxigena y calienta la sangre hasta que empez√≥ a respirar de nuevo.

Pero esto que explica Parnia es harina de otro costal.

‚ÄćLo interesante para nosotros es que significan las experiencias cercanas a la muerte y a d√≥nde van los que mueren.

paciente-tratado-en-un-quirofano

¬ŅQUE NOS DICE TODO ESTO DE LAS EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE?

El Dr Parnia las llama ‚Äúexperiencias reales‚ÄĚ de muerte, cuando uno est√° realmente muerto en ese momento.

Un n√ļmero sorprendente de personas informan esencialmente la misma experiencia.‚Äć
Uno est√° fuera de su cuerpo, mirando hacia abajo desde arriba.
Luego est√° en un t√ļnel en direcci√≥n a una luz blanca.
Ser√° recibido por sus familiares muertos, o por un desconocido que irradia benevolencia.
Uno entiende que hay un umbral en la luz blanca m√°s all√° del cual usted estar√° permanentemente fallecido, ya sea que decida o se le convenza para volver atr√°s.

Cuando se despierta, Ud. experimenta una alegría nueva, que para algunos sobrevivientes dura el resto de sus vidas.

‚ÄćEl Dr. Sam Parnia dice que los cuentos de las ECM se han encontrado en muchas culturas diferentes, pero a menudo hay un problema en la confirmaci√≥n de las personas involucradas.

‚ÄćSe ha sugerido que las experiencias son alucinaciones, el resultado de la qu√≠mica alterada del cerebro causada por medicamentos, falta de ox√≠geno o cambios en los niveles de di√≥xido de carbono.

Pero el doctor Parnia dijo que no había ninguna diferencia en los niveles de oxígeno o tratamiento de drogas entre los sobrevivientes de ataques cardíacos y quienes habían tenido una ECM  y los que no habían tenido.

Dijo adem√°s que los recuerdos no eran como las alucinaciones porque eran ‚Äúaltamente estructurados, narrativos, f√°cil de recordar y claros‚ÄĚ.

‚ÄćY agreg√≥:

“Durante un paro cardíaco, la actividad cerebral se pierde rápidamente.

No deber√≠a ser posible sostener tales procesos l√ļcidos o permitir la formaci√≥n de recuerdos duraderos‚ÄĚ.

jardin del infierno de tailandia

UN FEN√ďMENO UNIVERSAL: SIMILARES EN TODAS LAS CULTURAS

En un estudio de cerca de 1.000 casos en la India y Estados Unidos los investigadores encontraron que cuando los indios estaban cerca de la muerte hablaban acerca de mensajeros y figuras religiosas, al igual que los estadounidenses.
Con la  esta diferencia que los residentes de la India no contaron ver tantos seres queridos fallecidos como lo hacían  los estadounidenses.

Otra diferencia es: en lugares como Tailandia, los que cruzaban al otro lado no experimentaron la eternidad como algo tan agradable como los occidentales.

En el budismo, las personas que tienen experiencias de este tipo los llaman un "Delog."

"Hubieron muchas similitudes entre occidentales y tailandeses sobre experiencias cercanas a la muerte y algunas diferencias", dice una enfermera llamada Dra. Penny Santori en un libro llamado La sabiduría de Experiencias Cercanas a la Muerte.

En Tailandia en las experiencias cercanas a la muerte el t√ļnel estaba ausente as√≠ como los sentimientos de gozo y √©xtasis.

Las experiencias cercanas a la muerte tailandesas fueron de naturaleza principalmente angustiante  y representaban escenas del infierno y  tortura.
‚ÄćEl moribundo se ve√≠a obligado a observar las torturas, pero no a experimentarlas.
Sólo hubo un caso de un encuentro con el Cielo [de cada diez estudiado].

Por supuesto, la principal diferencia religiosa entre las dos, por lo general, es que los estadounidenses son predominantemente cristianos y los tailandeses principalmente ¬†budistas.‚Äć

Y especialmente, los tailandeses tienen una catequesis muy profunda sobre el infierno, al punto que desarrollaron parques tem√°ticos sobre el infierno donde van las familias de paseo.

‚ÄćParte de esto se reduce a lo que se espera: la vida despu√©s de la muerte ¬†se presenta inicialmente en una forma donde la persona en transici√≥n la entiende.

‚ÄćEsto puede explicar el por qu√© los pa√≠ses del este o musulmanes a veces declaran un encuentro con un famoso budista, hind√ļ, o figura isl√°mica.

En el T√≠bet - tambi√©n en gran parte budista - es com√ļn que los que "mueren" ¬†dicen que ¬†son llevados al Se√Īor de la Muerte y guiados por el infierno, donde son testigos de la tortura de otras personas pecaminosas.

Estas personas le piden a la persona que le transmita este mensaje a sus familias, pidiéndoles que realicen rituales para absolver su sufrimiento e instar a otros a que vivan de una manera más moral.
‚ÄćEsto suena un poco como la oraci√≥n por los difuntos en el purgatorio.

Otro autor, Nancy Bush, en su fascinante libro ‚ÄúDancing Past the Dark‚ÄĚ habla de inquietantes experiencias cercanas a la Muerte.

Se√Īalando en un relato de un Delog del siglo XVII que inclu√≠a descripciones de aterrorizantes de divinidades de amarillo, rojo y verde, un puente sobre un oc√©ano de fuego, y ¬†v√≠ctimas atadas que eran golpeadas por haber comido carne.

‚ÄćEntonces las llevaron a encontrarse con Yama, el terrible Se√Īor de la Muerte.

"Protegida por su divinidad personal, ella entró en su palacio y se estremeció al ver su feo rostro rojo, sus ojos muy abiertos y con colmillos.  

Un ser usando  una piel de tigre que sostenía cráneos y llamas.

‚ÄćSu voz aterradora retumbaba como mil dragones.

A éste lo servían numerosos seres desagradables con cabeza de feos animales algo demoníacos, sosteniendo guijarros negros que  significan los actos pecaminosos de cada pobre persona  a ser juzgada.

Pero había una deidad blanca  que sostenía piedras blancas que pesaban en contra de los actos de color negro.

Este vasto ejército de bestias cantaba '¡ejecutar ejecutar!' o saquemos  las cabezas de las víctimas lloronas".

En estos típicos relatos de Delogs, se ven jóvenes que han estado gravemente enfermos y muertos, y luego informan haberse levantado por encima de sus cuerpos, que luego ellos no reconocen como sus cuerpos.

personas trasluz ecm

Luego el alma aturdida de estas personas entra en un m√°s all√° guiada por su deidad personal y es llevada para recibir al mismo horrendo Se√Īor ¬†de la muerte.

"Ellos son guiados en un tour impactante al Infierno, donde ven que numerosas almas condenadas que sufren miserablemente castigos por sus pecados.

Como una monja budista que oye los gritos interminables de su propio bebé a quien asesinó.

Los pecadores angustiados envían mensajes insistentes a los vivos, rogando a la familia  hacer rituales para ayudarlos en su salvación y exhortar a otros a vivir una vida ética.

Los asombrados viajeros se re√ļnen con sus padres fallecidos y viajan al para√≠so.

Volviendo al trono del Se√Īor de la Muerte, se observa el juicio terrible para las almas a trav√©s de un puente, una escala o un espejo.

Ellos se juzgan a sí mismos y envían  un mensaje para los demás.

Con otra conciencia regresan a sus cuerpos en la tierra.

Entregan los diversos mensajes que exhortan a todos ¬†practicar con fidelidad en su religi√≥n budista tibetana.‚ÄĚ

¬°Esto nos hace pensar!
Todo esto es muy parecido a lo que cuentan los occidentales, salvo que en los budistas hay m√°s experiencias del infierno.
Y además tienen una versión del juicio particular de Dios a cada persona.
Buddhist-Hell-Garden-9-DR

Por otro lado, en China, una encuesta de 120 visiones en el lecho de muerte mostró nuevamente similitudes y diferencias.

En un relato, un monje budista  tuvo un encuentro agradable con Buda quien le colocó en la palma de su mano una  luz que se extendía  por todo el universo.

Y lo m√°s interesante:
hace un siglo un erudito confuciano que hab√≠a tenido s√≥lo dos lecciones sobre la fe cristiana, ‚Äć
"cont√≥ que ¬†camin√≥ con Jes√ļs a las puertas con perlas, la cual era abierta por √°ngeles que los dejaban entrar"

Penny Sartori escribió que

"El vio bellas casas de colores y camin√≥ con Jes√ļs a lo largo de calles de oro.

Vio a miles de ángeles que rodeaban el trono en el que el Padre celestial se sentó.

Y él le dijo que  podía volver por un tiempo, pero debería regresar el día 12 del mes.

Pocos d√≠as pasaron y el doce del mes se visti√≥ con sus ropas f√ļnebres, yaci√≥ en la cama, y muri√≥".

Cuando Jes√ļs ¬†falta, todo es precario (para usar un eufemismo).

En Japón, muchos relatos incluyen sensaciones agradables y hermosas flores como la característica prominente.

‚ÄćA algunos se le env√≠a de vuelta por sus familiares, como en tantos cuentos occidentales.

Otro investigador que entrevistó a diecisiete pacientes encontró que nueve de ellos no tenían recuerdos, pero los ocho de ellos que "murieron y volvieron" recordaron ríos o estanques y de esos ocho, cinco recordaron cosas desagradables.

‚ÄćEn otro caso, un hombre que hab√≠a sido declarado muerto y enviado a la morgue m√°s tarde volvi√≥ en s√≠ y describi√≥ un viaje a su nueva casa que todav√≠a estaba en el proceso de construcci√≥n.

Su relato es similar a relato en China.

‚ÄúSe le indic√≥ regresar en el plazo de un mes‚ÄĚ escribi√≥ Bush.

El  murió un mes después desde el momento que revivió."

experiencia cercana a la muerte sala de operaciones

EN LAS √öLTIMAS D√ČCADAS LOS TESTIMONIOS SE HA DISPARADO EN OCCIDENTE

De acuerdo con un informe de investigación de Gallup, 12 y 15 millones solamente de estadounidenses han tenido una experiencia cercana a la muerte.

Estas cifras aumentan a medida que mejoran las t√©cnicas de reanimaci√≥n. ‚Äć

Los profesionales médicos, sin embargo, a menudo descartan estos encuentros como episodios de alucinación.

‚ÄćSin embargo, Michael Minotti, un cirujano de cabeza y cuello en el Alleghany Memorial Hospital en Carolina del Norte, comenz√≥ a investigar las experiencias cercanas a la muerte despu√©s de que varios de sus pacientes comenzaron a decir que ten√≠an encuentros divinos.

‚ÄúHay mucha m√°s evidencia de que son reales de que no lo sean‚ÄĚ dijo Minotti.

‚ÄúEstas son tan reales, que provocan un cambio de vida, no es como tener un sue√Īo‚ÄĚ.

Y a√Īadi√≥:

“Hay casos de personas ciegas de nacimiento que han tenido una experiencia cercana a la muerte.
Han estado clínicamente muertas, y han resucitado y dejado sus cuerpos y vieron por primera vez.
Han explicado en detalle los esfuerzos de reanimaci√≥n, que de ninguna manera podr√≠an haber visto‚ÄĚ.

Como científico, Minotti dice que no creía que esas experiencias fueran reales, pero que ahora piensa lo contrario.

‚ÄúHubo un tiempo en que era muy esc√©ptico y luego llegu√© a un punto en que pens√© que pod√≠an ser verdad, y ahora estoy convencido de que son ciertas‚ÄĚ, dijo Minotti.

Y se han multiplicado los testimonios.‚Äć

Don Piper ha publicado ‚Äú90 Minutes in Heaven‚ÄĚ, en 2004, ha vendido cinco millones de copias.

‚ÄćTodd Burpo de ‚ÄúEl cielo es real: La historia asombrosa de un ni√Īo peque√Īo de su viaje al cielo y su vuelta‚ÄĚ ha sido un √©xito de ventas durante los √ļltimos dos a√Īos.

Recientemente dos médicos han descrito sus experiencias en libros extraordinariamente populares.

‚ÄćMary Neal en ‚ÄúTo Heaven and Back‚ÄĚ cuenta lo extraordinario de su muerte, el cielo, los √°ngeles, y la vuelta a la vida otra vez.

Y Eben Alexander en ‚ÄúLa Prueba del Cielo: Viaje de un neurocirujano al M√°s All√°‚ÄĚ, dice haber encontrado pruebas sobre la existencia del cielo que no ten√≠a cuando era ateo.

‚ÄćAlgunos cristianos tambi√©n protestan porque dicen que estas experiencias se centran en ‚Äúcastillos en el cielo‚ÄĚ, lo que suele distraer a los cristianos de su vocaci√≥n m√°s importante para mejorar este mundo.

Rechazan estas experiencias ya sea como alucinaciones (que pueden ser explicadas científicamente) o el trabajo del diablo.

Sin embargo estas cr√≠ticas son una desviaci√≥n liberal y modernista del cristianismo, porque Dios nos hizo para el Cielo y no para la tierra, que es ‚Äúun valle de l√°grimas‚ÄĚ y un lugar para nuestra purgaci√≥n.

tunel de la muerte fondo

LO CIERTO ES QUE LA GENTE REGRESA CAMBIADA

Los defensores de estas experiencias cercanas a la muerte también hacen hincapié en que los que las tienen no son teólogos y están tratando de describir las cosas con palabras que son insuficientes para explicarlas.

‚ÄćEl hecho de que las personas interpreten su experiencia cercana al cielo y a la luz con sus antecedentes religiosos y culturales no es preocupante.

‚ÄćNo tienen otros lentes o lenguaje para describir lo que vieron y oyeron.

Por otra parte, mientras que el contenido de estas experiencias puede ser diferente, su naturaleza y su impacto en las personas que las tienen son muy similares en todas las culturas y épocas.

Muchos que han tenido ECM retornan siendo m√°s amorosos y el cuidadosos con los dem√°s.
Y sobre todo se toman la vida de otra manera porque han regresado con lo que ellos consideran una misión.

Algunos tienen una idea vaga de cuál es la misión, pero seguro que involucra una relación más amorosa con los demás.

‚ÄćMientras otros tienen ciertas certezas de que consiste en cuidar a su familia y sus hijos, divulgar lo que le sucedi√≥ en su experiencia cercana a la muerte o evangelizar.

Fuentes:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Temas del mundo

Ver todo