‚ÄćLos profetas son algunos de los personajes m√°s extra√Īos y m√°s exc√©ntricos de la Biblia.
Eso podría ser en realidad un eufemismo.
Dicho sin rodeos, el comportamiento de los profetas, especialmente del Antiguo Testamento es tan extra√Īo para los est√°ndares seculares de la cordura de hoy, que ser√≠an catalogados casi como dementes.
O por lo menos, pasibles de alguna forma de terapia intensiva.
estatua de profeta
Considera a Isaías, que se quitó toda la ropa y paseaba desnudo (Isaías 20).
O Jeremías, que no sólo ocultó su ropa interior en una roca, sino que luego volvió a recuperarla después de un "largo tiempo" (Jeremías 13).

A Jeremías al parecer no le importaba separarse de la ropa interior.

Pero él no podía separarse del yugo de ganado que había fijado a sus hombros hasta que otro profeta lo rompió (Jeremías 27 y 28).

Otro, Oseas, que se casó con una prostituta y nombró a su hija Lo-Ruhama, que significa "no amada" (Oseas 1).

‚ÄćSer√≠a bueno que leyera este art√≠culo consultando los cap√≠tulos de la Biblia que se mencionan.

Jonás predicando en Nínive

JON√ĀS

Luego estaba Jonás, el profeta fugitivo que pasó tres días en el vientre de una ballena antes de responder a la llamada de Dios.

Cuando finalmente se decidió a predicar en Nínive, la ciudad entera se arrepintió.

‚ÄćPara cualquier otro predicador esto habr√≠a sido un resultado feliz.

Pero a Jonás le fue tan molesto que su profecía del día del juicio no se hubiera cumplido que le rogó a Dios que lo matara, petición que quedó sin respuesta.

Jonás estaba en la negativa.Convencido de que el apocalipsis local estaba todavía en obra, salió de la ciudad y se ubicó en un lugar donde podía ver de forma segura todo el espectáculo de fuego y azufre.

‚ÄćJon√°s no ten√≠a compasi√≥n por los habitantes de N√≠nive.

Pero cuando un peque√Īo arbusto que le hab√≠a sido refugio del sol abrasador muri√≥, se volvi√≥ loco, pidi√©ndole a Dios una vez m√°s que acabara de terminar con su miseria.

Profeta Ezequiel

EZEQUIEL

Pero el m√°s raro puede haber sido Ezequiel.

Tras ser testigo de una visión de Dios flanqueado por cuatro criaturas quiméricas, el profeta se comió un rollo que se le había sido dado (Ezequiel 1 y 3).

Ezequiel fue llamado a ser un profeta, pero su ministerio inicialmente no incluyó ninguna palabra profética, porque Dios se había vuelto mudo para él (Ezequiel 3).

En su lugar, Ezequiel hizo una imagen que representaba la Jerusalén sitiada en una tablilla de arcilla.

Luego se acostó a su lado, con una plancha de hierro que lo separaba de su arte arcilla.

‚ÄćPasados 190 d√≠as, Ezequiel se dio la vuelta al otro lado y lo repiti√≥. (Ezequiel 4).

‚ÄćDespu√©s que su escena de la tableta de arcilla hubo terminado, Ezequiel tom√≥ una nueva dieta de pan de cebada cocida sobre esti√©rcol de vaca (Ezequiel 4).

Lo siguiente fue que Ezequiel usó una espada, sí, has leído bien, una verdadera espada para afeitarse la barba, dividiendo sus cabellos en tres partes.

‚ÄćPuso un tercio en el fuego. Dispers√≥ otro tercio por la ciudad golpe√°ndolo con la espada.

Y arrojó el tercio restante al viento.Pero la escena del pelo estaba lejos de terminar.

‚ÄćEzequiel hab√≠a guardado unos cuantos pelos de su barba, que conservaba en su manto, y luego los quem√≥ (Ezequiel 5).

Los hechos extra√Īos no se detuvieron cuando Ezequiel finalmente comenz√≥ a hablar.

‚ÄćEn Ezequiel 6, profetiza contra las monta√Īas.

‚ÄćSeis cap√≠tulos despu√©s, entra en espeluznantes detalles, al menos por los est√°ndares b√≠blicos, acerca de la depravaci√≥n sexual de dos hermanas prostitutas.

‚ÄćM√°s tarde, profetiza sobre los huesos secos en un valle.

‚ÄćCuando Ezequiel est√° hablando a su audiencia, √©l tuvo una visi√≥n de los huesos viniendo a la vida (Ezequiel 37).

Profeta Isaías

¬ŅCOMPORTAMIENTOS PEDIDOS POR DIOS?

Un detalle importante se ha omitido en estos relatos: las acciones de Ezequiel, Oseas, Jeremías e Isaías fueron ordenadas por Dios, lo que significa que no podemos desestimar su comportamiento.

En efecto, estos hombres eran profetas, no obstante sus excentricidades.

‚ÄćM√°s bien, sus acciones estaban en el centro de su ministerio.

En las Escrituras, se explican como actos simbólicos que transmiten mensajes divinos junto con sus palabras.

‚ÄćPor ejemplo, el despojo de Isa√≠as simboliza la futura humillaci√≥n de Egipto y Etiop√≠a a manos de los conquistadores asirios.

‚ÄćEl yugo de Jerem√≠as significaba la servidumbre de los Jud√≠os de Babilonia, mientras que las comidas calentadas por el esti√©rcol de Ezequiel presagiaron su exilio, donde se ver√≠an obligados a comer alimentos impuros.

Jonás podría parecer una excepción a todo esto, pero Dios terminó con su caprichoso viaje para simbolizar el sacrificio de Cristo y el descenso de tres días al infierno.

Mirando hacia atr√°s a Jon√°s y los otros desde la perspectiva del Nuevo Testamento empezamos a ver una especie de armon√≠a entre su extra√Īo comportamiento y sus profec√≠as de pesimismo y liberaci√≥n.

‚ÄćHay una l√≥gica en la encarnaci√≥n de sus ministerios.Los profetas no eran s√≥lo hablantes de la palabra.

‚ÄćLa viv√≠an en sus vidas, a trav√©s de sus acciones, su elecci√≥n de la ropa, e incluso sus propios cuerpos.

Por tanto, son testigos de cómo la Palabra de Dios puede transformarnos totalmente y perturbadoramente cuando dejamos que consuma toda nuestra vida.

Ahora, este mensaje puede no haber sido tan claro para los Judíos de su tiempo y los que vivieron en los siglos inmediatamente después

.Y el misterio de los profetas se habr√≠a profundizado cuando toda la profec√≠a ces√≥ repentinamente con Malaqu√≠as, marcando el comienzo de 400 a√Īos de silencio.

LAS COSAS ‚ÄėRARAS‚Äô DE JES√öS

Pero, con la venida de Cristo, podemos mirar hacia atr√°s en estos profetas y verlo a √Čl.

‚ÄćNo s√≥lo a trav√©s de prefiguraci√≥n de las profec√≠as que hablaban de su venida, sino a trav√©s de sus acciones prof√©ticas.

‚ÄćCristo era, despu√©s de todo, la Palabra hecha carne en la forma m√°s completa y m√°s rica posible.

Y, como con los profetas, el comportamiento de Cristo era completamente extra√Īo, perturbador y confuso de acuerdo a las normas sociales convencionales de la √©poca.

Por ejemplo alguien que prometió reconstruir el templo en tres días, cenaba con prostitutas y recaudadores de impuestos, puso demonios en una piara de cerdos, sanó a un hombre ciego frotando barro con saliva en sus ojos, y una vez caminó sobre el agua.

Nada puede ser m√°s raro que esto.

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Mensajes y Visiones

Ver todo