Las visiones en el lecho de muerte son apariciones de seres fantasmales cerca del momento de la muerte de un moribundo.
Estos seres son por lo general miembros difuntos de la familia o amigos de la persona que se est√° muriendo.
Sin embargo, también pueden ser figuras religiosas famosas.
personas trasluz ecm
Por lo general, estas visiones sólo se ven y son reportados por los moribundos.
Pero los cuidadores y los asistentes a los moribundos también han informado de tales apariciones.
ecm angeles punto de luz

¬ŅA QUE LLEGAN ESAS APARICIONES?

En la mayoría de estos casos, la aparición vino a anunciar la muerte inminente de la persona o para ayudar a esa persona a morir.

En esta √ļltima situaci√≥n, act√ļan como acompa√Īantes a los moribundos en el proceso de pasar de esta vida a la siguiente.‚Äć

Las visiones en el momento de la muerte y los anuncios o presagios de muerte inminente, as√≠ como escoltas de los muertos, son parte de muchas culturas y tradiciones religiosas que se remontan a la antig√ľedad.

‚ÄćEl motivo religioso del alma haciendo un viaje de esta vida a trav√©s de la muerte a otra forma de existencia se encuentra com√ļnmente en muchas religiones a lo largo de la historia.

‚ÄćLa creencia del cristianismo en la resurrecci√≥n y el concepto de una comuni√≥n de los santos.

‚ÄćEs decir, la participaci√≥n continua de los muertos por el bienestar espiritual de los vivos, se refleja en los relatos hist√≥ricos de visiones lecho de muerte en Occidente.

El evangelio ap√≥crifo Transitus Mariae trae la leyenda de como √°ngeles y Nuestro Se√Īor vinieron a decirle a la Virgen Mar√≠a de la hora se cercana de su muerte y para llevarla a la gloria.

En la hagiograf√≠a de muchos m√°rtires cristianos y santos, la muerte inminente es revelada por la visita de Cristo, Mar√≠a, o de otro santo que ha venido a acompa√Īar a los moribundos al cielo.

El historiador Inglés del siglo VIII Beda escribió de una monja moribunda que fue visitada por un hombre santo, recientemente fallecido, diciéndole que iba a morir en el amanecer, y lo hizo.

‚ÄćLos textos medievales del siglo XIII como por el monje alem√°n Ces√°reo de Heisterbach, relatan historias similares, pero siempre dentro de un marco teol√≥gico.

‚ÄćEn el siglo XVII tratados comenzaron a ser publicados espec√≠ficamente en los fen√≥menos de apariciones y fantasmas.

‚ÄćEn el siglo XIX este tipo de fen√≥menos empezaron a distinguirse entre las observadas por las personas sanas y las observadas por los moribundos.

Se observó que cuando los muertos aparecían a una persona que está muriendo, su intención era casi siempre para anunciar la inminente muerte de esa persona, y con frecuencia de ser una escolta para que la muerte.

A principios del siglo XX, el doctor James H. Hyslop, de la Universidad de Columbia, y más tarde Sir William F. Barrett de la Universidad de Dublín, investigó las visiones en lecho de muerte de los moribundos.

En 1961 el médico Karlis Osis publicó Observaciones lecho de muerte de médicos y enfermeras.

‚ÄćEn √©l se analizaron 640 cuestionarios devueltos por los m√©dicos y enfermeras en su experiencia de la observaci√≥n de m√°s de 35.000 muertes.

‚ÄćOsis se refiere a las visiones del lecho de muerte de los moribundos como alucinaciones, porque no pueden ser verificados emp√≠ricamente.

Clasifica dos tipos de alucinaciones:

‚Äćvisiones que eran no humanas (es decir, la naturaleza o paisajes), y apariciones que fueron de personas.

Su trabajo confirma investigaciones anteriores que los moribundos que ven apariciones predominantemente ven familiares fallecidos o amigos que están ahí para ayudarles en su transición a la próxima vida.

‚ÄćCon la ayuda de otro m√©dico, Erlandur Haraldsson, Osis llev√≥ a cabo dos encuestas m√°s de m√©dicos y enfermeras: una en los Estados Unidos y uno en el norte de la India.

Los resultados de estos estudios confirman investigaciones anteriores de Osis en el lecho de muerte, con la excepción de que hubo más apariciones de figuras religiosas en la población india.

Estos estudios y la extensa literatura sobre este tema confirman que a lo largo de la historia y en todas las culturas, los moribundos a menudo experimentan estas alucinaciones o apariciones.

OTRAS DOS INVESTIGACIONES SUGESTIVAS

Estas experiencias cercanas a la muerte han sido corroboradas por varias investigaciones, veamos dos concordantes.

En una encuesta de Gallup detectó que aproximadamente 8 millones de adultos en los Estados Unidos habían tenido una experiencia cercana a la muerte.

[ver aquí]

‚ÄćLa gente en la muestra inform√≥ que tuvieron algunas de las siguientes diez caracter√≠sticas, que parecen ser exclusivas de las experiencias cercanas a la muerte:

Fuera de cuerpo 26%

Percepción visual precisa 23%

Sonidos audibles o voces 17%

Sentimientos de paz, ausencia de dolor 32%

Fenómenos de luz 14%

Revisión de la vida 32%

Estar en otro mundo 32%

Encuentro con otros seres 23%

Experiencia del t√ļnel 9%

Precognición 6%

The Lancet (una revista de prestigio internacional de medicina) informó los resultados de un estudio longitudinal de las experiencias cercanas a la muerte llevado a cabo por cuatro investigadores en Holanda.

El estudio encuestó a 344 pacientes cardíacos que fueron reanimados con éxito después de un paro cardíaco en diez hospitales holandeses.

‚Äć[ver aqu√≠]

Este estudio encontró que 62 pacientes (18% - aproximadamente uno de cada cinco) de los resucitados de un paro cardíaco experimentan una ECM con algunas de las características descritas anteriormente.

Ning√ļn paciente inform√≥ ECM angustiantes y aterradoras.

‚ÄćLa respuesta del 18% positivo no significa necesariamente que el otro 82% no hayan tenido una ECM.

‚ÄćAlgunos pueden haber sido incapaces de recordarlo y algunos pueden haber no estado dispuestos a contarlo, por temor a ser considerados desequilibrados.

Este porcentaje permitió a los investigadores a concluir que las experiencias asociadas con las ECM no fueron causadas por la fisiología solamente [ver aquí].

Los investigadores llegaron a la conclusión de esto:

‚Äć‚ÄúNuestro hallazgo m√°s sorprendente fue que las experiencias cercanas a la muerte no tienen una ra√≠z f√≠sica o m√©dica.

Después de todo, el 100 por ciento de los pacientes sufrió una escasez de oxígeno, al 100 por ciento se les dio medicamentos similares a la morfina, el 100 por ciento fueron víctimas de un estrés severo.

Por lo que evidentemente no son las razones por las cuales el 18 por ciento ha tenido experiencias cercanas a la muerte y el 82 por ciento no lo hizo.

Si hubieran sido provocadas por cualquiera de esas cosas, todos habr√≠an tenido experiencias cercanas a la muerte‚ÄĚ.

‚Äć[ver aqu√≠]

‚ÄćDe los 62 pacientes que informaron una ECM, todos ellos experimentaron algunas de los siguientes diez caracter√≠sticas:

La conciencia de estar muerto 50%

Emociones positivas 56%

Experiencia fuera del cuerpo 24%

Movimiento a trav√©s de un t√ļnel 31%

Comunicación con la luz 23%

Observación de colores 23%

Observación de un paisaje celeste 29%

Encuentro con personas fallecidas 32%

Revisión de la vida 13%

Presencia de frontera 8%

‚Äć[ver aqu√≠]

entrando a la puerta del cielo

EXPERIENCIAS RECIENTES DE UNA ENFERMERA

Una enfermera que trabaj√≥ a√Īos en cuidados paliativos ha registrado historias de lecho de muerte.

Incluyendo fascinantes atisbos del infierno y el cielo, y una visi√≥n de Jes√ļs, que se encuentra entre las m√°s convincentes.

La enfermera, Kelley Jankowski, madre de seis hijos que vive en Maryland, mantuvo un diario y tomó notas detalladas después de escuchar lo que los que mueren le decían, ha grabado y escrito el libro Un ejército en el Cielo.

Al igual que en otros casos, varias de las personas en el umbral de la muerte detallan la presencia consoladora de sus seres queridos fallecidos.

Por ejemplo: un hombre de 79 a√Īos de edad llamado James, que ten√≠a una larga historia de hipertensi√≥n y diabetes.

Cuando se acercaba la muerte, Kelley lo encontró tendido tranquilamente en su habitación y le oyó decir:

‚Äć‚ÄúChico, ¬Ņqu√© est√°s haciendo aqu√≠?‚ÄĚ.

‚ÄúMir√© a James y estaba sonriendo y mirando a los pies de la cama‚ÄĚ, dice Kelley.

‚Äć‚Äú¬ŅCon qui√©n est√° hablando James?‚ÄĚ le pregunt√©, ya que no vi a nadie sentado a los pies de la cama.

‚Äć‚Äú√Čl me mir√≥ con una mirada confundida e impaciente en su rostro y dijo:

‚Äė¬°Qu√© ciega est√°s mujer!

‚Ä欰Estoy hablando con Benny ah√≠!‚Äô‚ÄĚ

‚ÄúSe refer√≠a a los pies de la cama‚ÄĚ.

“Oh, lo siento, Benny, no te vi [dije]

Bueno, ustedes dos tienen una agradable charla, y aqu√≠ tiene su timbre de llamada - me llama si necesita algo‚ÄĚ.

‚ÄćUna vez yendo a la estaci√≥n de enfermeras, Kelley dice que ella vio como James ten√≠a una conversaci√≥n agradable y animada con ‚ÄėBenny‚Äô durante una hora y media.

Otras enfermeras asimismo observaron.

‚Äć‚ÄúTal vez Benny est√° muerto‚ÄĚ.

‚ÄćCuando Kelley regres√≥ a la sala, James dijo: ‚ÄúBenny se ha ido ahora.

Seguro que fue bueno ver a ese chico de nuevo, todo bien.

‚ÄćHa sido un largo tiempo que no lo hab√≠a visto‚ÄĚ.

‚ÄćCuando el propio James muri√≥, Kelley pregunt√≥ a la familia si hab√≠a un ‚ÄėBenny‚Äô y ¬†hubo choque.

‚Äė¬ŅQu√©?‚Äô todos ellos dijeron al un√≠sono.

‚ÄćBenny resulta que era un nieto que hab√≠a estado cerca de James y muri√≥ cuatro a√Īos antes en un accidente de moto terrible.

‚ÄćTales visitas en el lecho de muerte son el pan com√ļn entre las enfermeras que trabajan, al igual que Kelley, en unidades de UCI.

A tal punto es com√ļn que un sitio web de enfermer√≠a tiene un blog entero con cientos y cientos de estos encuentros espirituales (no siempre agradables).

Estas anécdotas se comparan con muchas experiencias cercanas a la muerte en la que las personas que vislumbran el otro lado, con frecuencia reportan que se están encontrando - a la salida de sus cuerpos - con parientes cercanos.

‚ÄúQuerida, es hora de que me vaya‚ÄĚ, otro dijo a su esposa poco antes de la muerte.

‚Äć‚ÄúMam√° y pap√° est√°n aqu√≠‚ÄĚ, dijo, se√Īalando - en este caso para el lado izquierdo de la sala, cerca de una ventana.

‚Äć‚ÄúMe dicen que es el momento.

Yo les ped√≠ que por favor me dejaran decirte adi√≥s, y me dijeron que est√° bien‚ÄĚ.

‚ÄćA medida que se acerca la muerte, podemos aprender de estos cuentos, que el velo se adelgaza.

Tal vez t√ļ tienes cuentos similares en tu familia.
Yo sí.
Mi tío estaba cerca de la muerte y se le sentía discutir con alguien que no se veía.
Y preguntado dijo que su hermano [mi padre muerto hac√≠a unos a√Īos] hab√≠a venido a buscarle pero no quer√≠a ir.
Al final, por supuesto, fue.
jesus al lado de un cirujano

Durante su encuentro cercano con la muerte, un paciente llamado Simon dijo a Kelley Jankowski acerca de una (supuesta) reuni√≥n con Jes√ļs.

‚Äć‚ÄúCuando volv√≠ a mirarlo a √Čl, ten√≠a la sonrisa m√°s espectacular‚ÄĚ, dijo Sim√≥n.

‚Äć‚ÄúEra como un padre sorprendiendo a un hijo en su cumplea√Īos.

√Čl se ilumin√≥ de una felicidad incre√≠ble, como un padre que ve a su hijo.

Inmediatamente me sent√≠ contento por todo lo que hab√≠a hecho por √Čl durante mi vida.

‚Äć√Čl coloc√≥ sus brazos alrededor de m√≠ y me llev√≥ cerca de √Čl y en mi alma le o√≠ decir, ‚ÄėTe amo‚Äô‚ÄĚ

‚Äć‚ÄúMe fund√≠ en su abrazo y estaba tan abrumado de amor por √Čl, que mi alma se regocijaba en un alabanza total y absoluta‚ÄĚ.

‚ÄúUna incre√≠ble adoraci√≥n espont√°nea surgi√≥ de mi coraz√≥n‚ÄĚ, dijo Sim√≥n que era profesor de econom√≠a.

‚Äć‚ÄúTodo fue tan abrumador y estimulante que simplemente no hay palabras para expresar lo que se siente en el coraz√≥n con su abrazo y su presencia‚ÄĚ.

‚ÄúEl amor que emana de √Čl es simplemente indescriptible y tan completo que nada - absolutamente nada en mi vida - remotamente se acerca a ello‚ÄĚ.

‚ÄúMi esposa, mis amigos, mi casa, y todo lo que trabaj√© para aqu√≠ en esta vida, nada de eso importaba, yo estaba completamente a gusto en dejar todo atr√°s sin siquiera mirar atr√°s‚ÄĚ.

"Y mi [esposa] Annie, a quien amo m√°s que a nadie.

Yo estaba completamente conforme en dejarla atr√°s porque estaba finalmente en casa, estaba completamente feliz‚ÄĚ

‚ÄćY sim√≥n explica sobre la apariencia f√≠sica de Jes√ļs:

‚Äć‚Äú√Čl era alto y completamente y perfectamente masculino y maravillosamente bien parecido.

Ten√≠a el pelo casta√Īo y los ojos profundos y bellos, muy atractivos.

Podr√≠a haberle mirado a √Čl y nada m√°s por toda la eternidad...

Pero √Čl no se parece en nada a cualquier representaci√≥n art√≠stica que he visto en la tierra, ya que muchos son afeminados‚ÄĚ.

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Muertos y Purgatorio y Cielo e Infierno

Ver todo