Ver el mundo sobre la base de nuestras emociones.
Y a apegarnos a ellas usándolas de bastón, lo podemos llevar a nuestra relación con Dios.
Caus√°ndonos terribles errores.
un-paso-de-fe
Eso demuestra un déficit en nuestra conversión que se hará sentir en cuatro fallas características en nuestra relación con Dios y la fe:
- el triunfalismo,- el exceso de intelectualización,- romantizar nuestra relación con lo divino, y- sentimentalizar a Dios.

LA NECESIDAD DE RE EQUILIBRARSE

¬ŅAlguna vez te agarraste a algo, incluso si fuera s√≥lo una peque√Īa pieza de mobiliario, o la punta de una rama, o simplemente tocaste una pared para equilibrarte?

‚ÄćNecesitabas algo para estabilizarte, para mantener tu equilibrio.

S√≥lo un poco de ayuda era necesaria para darte la sensaci√≥n de estar de pie ‚Äď un sentido de d√≥nde y c√≥mo estabas parado ‚Äď un sentido de d√≥nde estabas.

Lo mismo ocurre en nuestra vida emocional.

‚ÄćA menudo nos acercamos a los dem√°s cuando estamos un poco inseguros, cuando no estamos con los pies firmes, cuando hemos perdido nuestro equilibrio.

‚ÄćEso est√° bien. ¬†A veces, nos apoyamos el uno al otro.

A veces el tacto con algo o alguien.Necesitamos una orientación.

‚ÄćTe ayuda a encontrar el camino en la oscuridad.

El problema viene cuando lo agarramos, cuando lo tomamos un poco desesperados, y sobre todo cuando no lo dejamos que se vaya.

HAY MOMENTOS EN LOS QUE NOSOTROS AFERRAMOS

Cuando nos aferramos y dependemos demasiado de otras personas para mantener el equilibrio y la seguridad emocional, hay algo que tenemos que cambiar en nuestros espíritus.
Se necesita balance.
La oraci√≥n trae esto. Al genuino Jes√ļs es todo lo que tenemos que buscar siempre.

Es muy bueno ‚Äúextender la mano y tocar a alguien.‚ÄĚ No est√° muy bien alcanzarlo y aferrarse.

Esto se llama ‚Äúsobre-apego‚ÄĚ y Cristo mismo nos ense√Ī√≥ a no estar excesivamente unidos a las cosas o ‚Äúcriaturas‚ÄĚ de este mundo.

√Čl ten√≠a un gran amor, pero tambi√©n la total libertad de esp√≠ritu.

‚ÄćNi siquiera estaba demasiado apegado a su madre.

Deja que Dios te pode. Deja que te pode de las relaciones equivocadas.
Deja que te pode de aferrarte a hábitos, adicciones, mantras de seguridad, de la posición social y rutinas infructuosas.
Obtén un control sobre tí mismo, no a través de los demás.

Madura en tu conversión si quieres evitar los cuatro errores característicos de tu vinculación con la fe.

conversando sentados en sillas

UNA VISI√ďN

Hace un tiempo un sacerdote hablaba que cuando era un hombre joven en Polonia, oraba mientras caminaba por un parque, y tuvo una peque√Īa revelaci√≥n.

‚ÄćVio a una pareja caminando lo m√°s cerca que pod√≠a uno del otro, fuertemente cogidos de la mano, pegados, con sus hijos al lado de ellos.

‚ÄćEntonces vio una segunda familia. √Čsta era lo opuesto.

‚ÄćHab√≠a espacio entre ellos y sus hijos estaban muy por delante, a un ritmo diferente, caminando libremente y por su propia cuenta.

Luego, se le dio a él la gracia de saber que la pareja santa no era agarrarse uno al otro con mucha fuerza, sino la segunda familia.
Cada uno de ellos se sentía seguro.
Los ni√Īos no ten√≠an miedo de hacer su propio camino.

As√≠ estamos cuando tenemos nuestros pies plantados en la Palabra y los ojos dirigidos hacia Jes√ļs maduramente.

‚ÄćLa Cruz es la que nos da la ayuda; en momentos en los que necesitamos el equilibrio, las barras transversales son como el polo de un equilibrista.

Ama mucho, ayuda mucho, extiende la mano para ayudar, pero desarrolla confianza en t√≠ mismo mir√°ndolo a √Čl s√≥lo.

EL AMOR NO ES POSESIVIDAD

No hay que confundir el apego excesivo, ni obsesión, ni posesividad con el amor.
Al final, todos nos enfrentamos al Se√Īor como individuos (por s√≠ solos).

Nunca agarres. Nunca mantengas a los dem√°s de una manera que es excesiva.

‚ÄćNunca sujetes a los otros de una manera que infrinja su libertad.

Es el viejo adagio de la mariposa: libérala y si quiere volver, lo hará. Ese es el verdadero amor.

Recortar las alas, manteniendo a otros confinados, y el control excesivo, no son la respuesta.
Tampoco es dejar que otros nos controlen, a través de nuestra inseguridad.
El espíritu de control es como la brujería.

¬ŅTe aferras demasiado a tus familiares o compa√Īeros de trabajo o amigos?

¬ŅTe aferras a tus posesiones?

Te aferras a las cosas de este mundo que pasa?

En la otra vida, tal apego puede conducir a un estado que te mantenga atado a la tierra.

‚ÄćSi es as√≠, preg√ļntate ‚Äúpor qu√©‚ÄĚ (en oraci√≥n).

Es una lección para todos nosotros en una época de inseguridad, desequilibrio y posesividad.

Permanece en √©l. Con confianza, recorre el camino que √Čl te pone delante.

fe_cincuenta_sep_2012_1

CUATRO ERRORES EN NUESTRA VIDA DE FE

Nuestra tendencia a controlarlo todo y a apegarnos a los dem√°s evidencia una falta de confianza en Dios, que afecta nuestro proceso de vivir la fe.Son como dos caras de la misma moneda.

Es así que cuando hacemos nuestro camino hacia Cristo esta falta de confianza se traduce en algunos de estos errores sobre cómo vivir la fe, infectando el alma y haciéndola tropezar fuera del camino.

Los siguientes cuatro errores son los que probablemente cada uno de nosotros haya caído alguna vez.

1 - EL TRIUNFALISMO

El triunfalismo (tambi√©n conocido como ‚Äúsuper-correcci√≥n‚ÄĚ y ‚Äús√≠ndrome de exceso de celo de converso‚ÄĚ) es cuando uno se vuelve tan orgulloso de su propia conversi√≥n a la ‚Äú√ļnica iglesia / fe verdadera‚ÄĚ que empiezas a ense√Īorearte a los otros con celo agresivo.

Si observas problemas en la Iglesia, si son vistas herejías y desviaciones, el converso triunfalista comienza a vomitar vitriolo, condenando a los otros salvajemente.

La ironía, por supuesto, es que el converso es nuevo en sí mismo, y sin embargo, está actuando como un curtido veterano que sobrevivió a la herejía arriana en el siglo cuarto.

Dios esta en todas partes

El triunfalismo es una manera segura de matar su vida cristiana, y r√°pidamente.

‚ÄćLa frustraci√≥n y la rabia se har√°n cargo, dominando tu coraz√≥n como los jefes supremos hasta el punto de que dejar√°s muy poco espacio para Cristo en el coraz√≥n.

2 - EL EXCESO DE INTELECTUALIZACI√ďN

‚ÄúEs muy raro encontrar a personas cuya inteligencia est√° en un estado de quietud‚ÄĚ, ¬†escribe San Philotheos de Sina√≠.

Esto es muy cierto.Es f√°cil, si uno es serio en la b√ļsqueda de la verdad, caer en un estado de orgullo intelectual mediante la lectura de las obras avanzadas de la vida espiritual.

Por lo tanto comer carne cuando uno realmente debes beber leche.

Al hacerlo puede alejarlo a uno de la tarea diaria del cumplimiento obediente de los mandamientos b√°sicos de Dios.

A aquellos que est√°n envanecidos, este √ļltimo camino tambi√©n puede empezar a parecerles aburrido y poco atractivo.

La fe de un ni√Īo se convierte en orgullo intelectual en el conocimiento de tratados escol√°sticos, actuando como si el propio mero conocimiento de los entresijos de la fe fuera lo que salva..Al hacerlo, perdemos de vista a Cristo, dej√°ndonos distraer por las abstracciones y los desv√≠os.

3 - ROMANTIZAR

Hay que recordar la necesidad que tenemos nosotros los conversos de que la fe de una iglesia sea una fe vivida ‚Äď es decir, humana y con todas las fallas, errores e imperfecciones que vienen con la vida humana cotidiana.

Romantizar la fe cristiana es olvidar este hecho y queremos disfrutar de la vida de los santos sin conocer la vida de la Iglesia.

Empezamos a asumir que todos deben ser santos, y cuando resulta que no es así, estamos desalentados y decepcionados por lo que percibimos como su indiferencia, sus peleas, su superficialidad aparente.

Hay que evitar a toda costa romantizar la fe, ya que genera angustia y frustración.
La Iglesia no es un lugar perfecto lleno de coros de ángeles y santos piadosos, sino llena de pecadores necesitados de salvación y misericordia.

4 - SENTIMENTALIZAR

El falso concepto de un ‚Äúbuen Dios‚ÄĚ es una ‚Äútentaci√≥n constante de domesticar lo divino‚ÄĚ

El profesor Ulrich L. Lehner, que ense√Īa historia religiosa y teolog√≠a en la Universidad de Marquette, ha escrito un libro con el provocativo t√≠tulo de Dios No es Agradable.

‚Äć El subt√≠tulo de Lehner ampl√≠a su significado: ‚ÄúRechazar la teolog√≠a de la cultura pop y descubrir al Dios por el que vale la pena vivir‚ÄĚ.

‚Äć√Čl se pregunt√≥ ‚Äú¬Ņc√≥mo puedo transmitir algunas ideas b√°sicas y mostrarles que la fe es una aventura y un medio de verdadera realizaci√≥n? ‚ÄúLehner explica que el falso concepto de un ‚Äúbuen Dios‚ÄĚ es una ‚Äútentaci√≥n constante de domesticar lo divino‚ÄĚ.

Desde el siglo XVIII nos ha llegado disfrazado de emotivismo: ‚ÄúLo que siento es lo correcto‚ÄĚ.

Esto nos ha llevado a sentimentalizar a Dios y a la Revelaci√≥n; ‚Äúla fe se convierte en una mercanc√≠a para el bienestar personal‚ÄĚ.

‚ÄćAmpliando la palabra ‚Äúemotivismo‚ÄĚ, sugiere que hoy est√° muy extendida.

Significa que ‚Äúla l√≥gica o la raz√≥n se consideran 'opresivas'‚ÄĚ.

‚ÄćLehner est√° convencido de que si, en la escuela secundaria, ‚Äúa los estudiantes no se les ense√Īa que la fe y la raz√≥n est√°n conectadas y que si no se encuentran con cat√≥licos llenos de alegr√≠a, se dispersar√°n‚ÄĚ.

‚Äć√Čl cree apasionadamente que la transmisi√≥n de una fe fuerte y vibrante es responsabilidad tanto de los padres como de los educadores.

‚Äć‚ÄúLos padres deben exponer a sus hijos a la idea de que la fe y la raz√≥n no son enemigas.

¬°Mis estudiantes universitarios nunca han escuchado eso

‚ÄĚ.Se√Īala que el mundo digital en el que viven los j√≥venes es ‚Äútodo sobre las emociones‚ÄĚ. Si Dios no es ‚Äúagradable‚ÄĚ, ¬Ņc√≥mo definir√≠a Lehner el ‚Äútemor al Se√Īor‚ÄĚ y por qu√© es tan importante?

√Čl reflexiona que
‚ÄúEs el reconocimiento de un t√ļ m√°s grande, a quien nunca podemos comprender completamente porque vivimos en la media sombra de la gracia y el pecado.
El miedo es el reconocimiento de que la justicia y la misericordia son una en Dios.

Este Dios es exigente ¬ŅCu√°nto tiempo pasamos con √Čl?

‚Äć La idea de que un Dios as√≠ nos cuide nos hace temblar, record√°ndonos que le rindamos nuestras vidas con humildad, como los tres Reyes Magos, que se postraron delante de un reci√©n nacido en un pesebre‚ÄĚ.

‚ÄćLehner escribe que ‚Äúcasi todos los cat√≥licos son secretamente pelagianos‚ÄĚ.

‚ÄćDice que ‚Äúmuchos cat√≥licos creen sinceramente que sus buenas obras los llevan al cielo‚ÄĚ.

‚ÄćEl razonamiento de sus alumnos es que no han matado a nadie y han dado un poco a la caridad, ‚Äúpor lo que merecen el Cielo‚ÄĚ.

‚ÄćY agrega: ‚ÄúHemos olvidado la naturaleza del amor y lo vemos en t√©rminos sentimentales, m√°s que como un regalo‚ÄĚ.

‚ÄćA diferencia de los antiguos pelagianos que viv√≠an vidas asc√©ticas, ‚Äúlos pelagianos modernos creen que pueden ganarse el cielo con cosas, en lugar de ser transformados por Cristo‚ÄĚ.

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Reflexiones

Ver todo