Estamos presenciando movidas sutiles pero claras para vencer las resistencias a la ideología gay.
Una es llamar ‚Äúpadre‚ÄĚ de un ni√Īo a la mujer que cambi√≥ de sexo para hombre, que qued√≥ embarazada y tuvo un hijo.
Y la otra es la aceptación sin mayor análisis a los Nuevos Homófilos cristianos, o sea los homosexuales que reivindican ser gay, católicos y célibes.
Esto es el ‚Äėcaballo de Troya‚Äô en la Iglesia.
Que se une a la presión que el lobby LGTB está haciendo para que la Iglesia se abra al sacerdocio homosexual formalmente.
Adam and Eve in the Garden by Michelangelo
Estas dos son formas sutiles en que se abren las compuertas a la ideología homosexual sin advertirlo.
Por eso lo advertimos.

Para tu discernimiento.

LA MARCHA DE LA REDEFINICI√ďN DE LA SEXUALIDAD

Desde los √ļltimos a√Īos del siglo XX la sociedad occidental est√° redefiniendo la sexualidad y el g√©nero.
Como parte de un movimiento ideológico para superar todo tipo de restricción convencional  o de la naturaleza.

Se trata de la profundización del concepto de libertad radical que se niega a estar obligado a límites en lo que significa ser humano.

Y que exige que el √ļnico l√≠mite sean nuestros propios deseos.

‚ÄćLa especialidad m√°s apreciada de quienes pretenden estar a la vanguardia es la de derribar lo que llaman mitos, tanto de la naturaleza como culturales.

‚ÄćY para ello se debe terminar r√°pidamente con ‚Äúideas anticuadas‚ÄĚ e imponer un lenguaje que apalanque esta ‚Äúrealidad‚ÄĚ, que est√°n queriendo crear y ocultar lo que sucede en la realidad.

‚ÄćHay dos puntos que queremos hacer notar.

Uno es referido a la maternidad de los hombres y otro referido a la conjunción entre el mundo gay y mundo el cristiano.

Lo que se trata de unir en ambos es el agua y el aceite, sin embargo, el nuevo lenguaje político lo está convalidando y haciendo pasar.

Y muchos dentro de la Iglesia lo están viendo como una bendición sin darse cuenta de sus implicaciones.

Ophra y un transgero emberazada

LA MATERNIDAD DE LOS HOMBRES

La revista en l√≠nea de Obstetricia y Ginecolog√≠a ha publicado recientemente un art√≠culo de investigaci√≥n ‚ÄúHombres Transg√©nero que Experimentaron Embarazo Despu√©s de su Transici√≥n de G√©nero mujer a var√≥n‚ÄĚ.

El estudio, que analiza 41 hombres transgénero y sus experiencias en el embarazo, se ve como un trabajo de vanguardia, pues es el primer estudio de su tipo.

Sin embargo, hay algo preocupante acerca de este estudio.

Es la forma en que ha sido reportado, que gira en torno al uso del lenguaje

Hay una insistencia deliberada en llamar a las embarazadas transgénero "hombres".
Que en el contexto del embarazo y el parto, lo convierte en una manera muy provocativa de presentar el hecho.

Por ejemplo,

‚Äúlos hombres ten√≠an problemas para concebir‚ÄĚ, o los hombres ‚Äúutilizaron sus propios huevos‚ÄĚ, o a los hombres ‚Äúse les niega la atenci√≥n prenatal‚ÄĚ.

Y una de las participantes en el estudio es citada diciendo,

“El embarazo y el parto fueron experiencias muy masculinas para mí.

Cuando di a luz a mis hijos, yo nac√≠ en la paternidad‚ÄĚ

Por supuesto, cualquier teórico de género le dirá que la identidad de género es una gama, y que hay una distinción fundamental entre el género de uno y el sexo biológico de uno.

Puede ser un hombre si lo desea, o una mujer si lo desea.

Lo que importa no es lo que est√° en su ADN, lo que importa es lo que quiere ser, es su reclamo.

‚ÄćPara inculcar este criterio revolucionario, tiene que haber un cambio en el lenguaje que refleje este entendimiento de la "gama" de g√©nero.

Y esto se logra confundiendo.
La característica más definitoria de la distinción entre los sexos, es decir, la capacidad de tener bebés, es ahora algo que tanto un hombre como una mujer pueden hacer.
Por lo que es manejado para ejemplificar la idea de que el sexo no es lo primordial, sino el género.

Sin embargo, sin duda y en la realidad de los hechos, la distinción entre género y sexo biológico se rompe cuando se trata del embarazo y el parto.

‚ÄćPorque si tenemos que decir que un hombre est√° dando a luz, eso tambi√©n significa que tenemos que llamar a este hombre el padre del ni√Īo.

Pero est√° claro que el padre del ni√Īo es otra persona.

Hay un padre biol√≥gico, y una madre biol√≥gica; que impregna uno y que lleva al ni√Īo otro.

‚ÄćTal vez un ni√Īo podr√≠a tener dos padres desde el punto de vista del g√©nero, pero un ni√Īo no puede tener dos padres biol√≥gicos.

Por lo tanto, necesitamos términos separados para significar a las personas que tienen estas funciones biológicas distintas.

Guillaume-Seignac-The-Wedding-Procession-

El teórico de género respondería que, dado que el sexo biológico es distinto de su género, es posible que un hombre transgénero realice la función biológica de una mujer, y psicológicamente se podría identificar a sí misma como un hombre.

Pero una vez más, la distinción entre género y sexo parece tenue.

Por lo tanto, los roles de género, e incluso el propio concepto de género, son los principales objetivos de nuestra era posmoderna del exterminio del sexo.

El exterminio empieza - como siempre - con un cambio en el lenguaje.
Y la creaci√≥n de presi√≥n social para generar verg√ľenza en los que cuestionan el idioma y estigmatizarlos.

De hecho, hay un tema importante en el estudio y fue que los hombres transgénero se sintieron angustiados por el hecho de que muchas personas se negaron a referirse a ellos como "hombres" o "él" cuando estaban embarazadas.

El mensaje es obvio si uno se niega a usar el nuevo idioma, lo estigmatizan diciendo que uno es insensible, o incluso que es una persona que odia.

‚ÄćEste cambio de idioma est√° teniendo repercusiones fundamentales para nuestra cultura.

La cuestión es esta: necesitamos cláusulas que describan el proceso biológico de la reproducción.

Porque, debido a la teoría de género, esos términos - mujer, hombre, madre, padre - se han convertido ahora en términos cargados de un significado político que va mucho más allá de su papel original, descriptivo.

Por lo tanto, cuando se dice que "un hombre está teniendo un bebé", uno no quiere decir que un hombre biológico tiene un bebé.
Uno está realizando una declaración política:
que uno no est√° obligado a usar el anticuado concepto binario de sexo.
Que uno cree que no hay significado inherente a ser hombre o mujer.
Que uno quiere crear el bien humano y la felicidad, sin discriminación.

Como resultado, nuestro lenguaje est√° perdiendo r√°pidamente el sentido de la realidad.

‚ÄćPorque nos obligamos a usar frases pol√≠ticamente correctas, so pena de represi√≥n violenta, incluso judicial.

LOS HOM√ďFILOS CRISTIANOS

Estas mismas implicaciones sutiles se pueden encontrar en una tendencia que est√° siendo crecientemente aceptada dentro de la Iglesia.

‚ÄćLos medios de comunicaci√≥n del sistema est√°n obsesionados con todas las cosas "gay".

‚ÄćY sobre todo por la actividad del lobby gay, para doblarle el brazo al principal opositor de ese estilo de vida, que es la Iglesia Cat√≥lica en occidente.

Ellos denuncian que la Iglesia tiene una comprensión de la sexualidad "gay" equivocada.
Y este es un argumento que comparten muchos fieles, obispos y cardenales dentro de la Iglesia, ya lo vimos en las discusiones del Sínodo de la Familia.

La batalla se está dando en lo que se llama los Nuevos Homófilos.

‚ÄćHay un virus letal, una idea sutil que esta impregnando silenciosamente los ambientes eclesiales, la idea de reinventar el celibato.

Para incorporar a los Nuevos Homófilos cristianos ensalzando lo que llaman la amistad: parejas o grupos de homosexuales que se vinculan emocionalmente, y casi eróticamente, a través de la amistad.

san elredo gay

Ellos se re√ļnen en un blog llamado Amistad Espiritual, que es un nombre tomado de la obra del trapense Elredo de Rievaulx, que los Nuevos Hom√≥filos piensan que tambi√©n era "gay".

Ellos dicen que es una buena cosa que el amor por el mismo sexo pueda expresarse de maneras distintas a las genitales y que Dios los llamó a esas otras maneras de expresión homosexual.

‚ÄćAunque claro est√°, la amistad entre personas del mismo sexo no tiene por qu√© implicar un sentimiento de atracci√≥n homosexual, es m√°s, en la mayor√≠a de los casos no la implica.

Pero es una forma en que comienza a penetrar el ‚ÄúCaballo de Troya‚ÄĚ de la homosexualidad en la Iglesia.

‚ÄćPorque los cristianos conservadores, los opositores de la agenda gay, los opositores particularmente del matrimonio gay, est√°n muy ansiosos por no ser considerados intolerantes.

‚ÄćY lo pueden demostrar sugiriendo que los Nuevo Hom√≥filos son aceptables para ellos.

‚ÄćLo ven como un alivio para superar la tremenda presi√≥n del lobby gay actualmente.

Lo ven como un punto de demostración de que no son fanáticos.

Su expresi√≥n es ‚Äú¬°Nos gustan los c√©libes "gay" cristianos!‚ÄĚ.

Y si bien esto les quita presión, es la puerta del edificio católico que está cediendo a la presión del mundo sobre el cambio de la sexualidad.

Los Nuevos Hom√≥filos aceptan el 95% de la ense√Īanza moral de la Iglesia.

Pero el 5% que no aceptan, un aparentemente peque√Īo porcentaje, es much√≠simo m√°s importante en t√©rminos estrat√©gicos.

Los Nuevos Hom√≥filos, cat√≥licos y c√©libes, insisten en llamarse ‚Äúgay‚ÄĚ u homosexuales, reduciendo su identidad a una pulsi√≥n sexual.
De la que una vez enunciada es difícil salir.

Pero por otro lado ingresan en la Iglesia la teor√≠a de que se ‚Äúnace gay‚ÄĚ y que no se puede cambiar.

También insisten que su atracción por el mismo sexo no sólo les fue dada por Dios.
Sino que Dios les agreg√≥ junto con esa forma, dones espirituales √ļnicos.
Cosa que ya apareció en el documento de medio camino del Sínodo de la Familia.
Lo que si bien la mayoría de los obispos extirpó, mostró evidencia de una tendencia subterránea presente y fuerte.

Uno de esos regalos especiales supuestamente es la capacidad de formar amistades cercanas.

Estos Nuevos Homófilos trabajan desde adentro de la Iglesia para que cambie su doctrina.

Con el fin de reconocer que se puede ser gay y célibe dentro de la Iglesia y que los gay pueden aportar cosas especiales a la Iglesia.

‚ÄćQuieren que la Iglesia sea gay-friendly y reconozca la homosexualidad como un regalo de Dios.

Que a su vez manifiesta su superioridad porque tambi√©n les ha concedido a los gay dones espirituales √ļnicos.

Supongamos por un momento que la Iglesia accede y se convierte en gay-friendly.
Esto significa dejar entrar la cultura gay adentro de la Iglesia, y junto con ella legitimar la pulsión sexual.
Y también el sexo gay, porque se pueden mover en la dinámica de pecado-confesión-perdón en que caminan todos los cristianos.
De esta forma, el ‚Äúvirus‚ÄĚ del sexo homosexual se puede esparcir por la Iglesia sin mayor represi√≥n.

Pero hay mucho más en toda esta presión.

Un objetivo del lobby gay es la apertura formal de la Iglesia al Sacerdocio gay.

EL MUNDO DEL ARCO IRIS EN EMBESTIDA POR EL SACERDOCIO

Despu√©s del ‚Äúmatrimonio para todos‚ÄĚ la embestida es para reclamar el ‚Äúsacerdocio para todos‚ÄĚ.

En octubre de 2018 llevar√° a cabo un nuevo S√≠nodo de los Obispos sobre el tema ‚ÄúJ√≥venes, la fe y el discernimiento vocacional‚ÄĚ.

‚ÄćCada di√≥cesis recibir√° un cuestionario en preparaci√≥n para la pr√≥xima reuni√≥n episcopal Mundial, con el fin de recoger las opiniones y las ideas de la mayor√≠a.

‚ÄćLa Asociaci√≥n Italiana ‚ÄúProjetto Giovani LGBT Cristiani‚ÄĚ (Proyecto de J√≥venes LGBT cristianos), que tiene como objetivo la infiltraci√≥n homosexual dentro de la Iglesia, decidi√≥ hacer o√≠r su voz:

‚ÄúComo grupo de j√≥venes creyentes homosexuales, escribimos en una carta abierta, porque nos sentimos fuertemente desafiados por el tema y creemos firmemente que esta es una oportunidad √ļnica (Kairos) para llevar nuestra peque√Īa pero significativa contribuci√≥n a los padres sinodales.

La vocación, humana y cristiana, se ve en todos los jóvenes y es realmente la clave para una vida plena y feliz.

Como una fuerte raz√≥n en la b√ļsqueda de nuestro llamamiento espec√≠fico y personal, queremos involucrar al mayor n√ļmero posible de j√≥venes, religiosos o no, para elaborar un documento final que resuma las diversas contribuciones para enviar al S√≠nodo‚ÄĚ.

Este grupo de jóvenes homosexuales utilizan la amplitud del llamado de Francisco en su provecho.

Su llamada es para dos grupos distintos: primeramente solicitan su contribuci√≥n a ‚Äútodas las personas‚ÄĚ y m√°s espec√≠ficamente a ‚Äúlos grupos LGBT cristianos, sus familias y amigos‚ÄĚ.

‚ÄćEn definitiva est√° abriendo una puerta para que el lobby homosexual externo se asocie con el lobby homosexual que act√ļa dentro de la Iglesia, para que ambos ejerzan presi√≥n.

Su proclama ser√° ‚Äėterminar con la discriminaci√≥n‚Äô, pesar en el S√≠nodo como grupo homosexual e influenciar m√°s radicalmente a una apertura al mundo del arco iris.

Simplemente al navegar por su p√°gina web se encuentra que el lobby LGBT quiere tener su lugar y oficialmente reconocido en la Iglesia romana.

‚ÄćFrancisco hizo una llamada a que todos los j√≥venes, cristianos o no, aporten para el S√≠nodo.

Y este grupo hace la llamada a que todos los homosexuales, y sus parientes, amigos y simpatizantes, sean jóvenes o no, cristianos o no, hagan fuerza por la apertura de la Iglesia al sacerdocio homosexual.

La Iglesia de hoy tiene la caracter√≠stica de una posada espa√Īola, donde todas las doctrinas heterodoxas tienen derecho a la ciudadan√≠a.

DONDE ES QUE LA BIBLIA SE PRONUNCIA DIRECTAMENTE SOBRE LA HOMOSEXUALIDAD

Para que quede claro que la posición que estamos planteando no es fruto de una interpretación conservadora de la Biblia, aquí están las referencias que aparecen sobre la práctica homosexual en las Sagradas Escrituras: hasta un total de 15 pasajes bíblicos condenan explícitamente este tipo de relación sexual.

Levítico Capitulo 18

‚Äć22 No te echar√°s con var√≥n como con mujer; es abominaci√≥n.

23 Ni con ning√ļn animal tendr√°s ayuntamiento amancill√°ndote con √©l, ni mujer alguna se pondr√° delante de animal para ayuntarse con √©l; es perversi√≥n.

‚ÄćLev√≠tico Capitulo 20

‚Äć13 Si alguno se ayuntare con var√≥n como con mujer, abominaci√≥n hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos ser√° su sangre.

‚ÄćDeuteronomio Capitulo 23

‚Äć17 No haya ramera de entre las hijas de Israel, ni haya sodomita de entre los hijos de Israel.

18 No traer√°s la paga de una ramera ni el precio de un perro a la casa de Yaveh tu Dios por ning√ļn voto; porque abominaci√≥n es a Yaveh tu Dios tanto lo uno como lo otro.

‚ÄćPrimera de Reyes Capitulo 14

‚Äć24 Hubo tambi√©n sodomitas en la tierra, e hicieron conforme a todas las abominaciones de las naciones que Yaveh hab√≠a echado delante de los hijos de Israel.

‚ÄćPrimera de Reyes Capitulo 15

‚Äć12 Porque quit√≥ del pa√≠s a los sodomitas, y quit√≥ todos los √≠dolos que sus padres hab√≠an hecho.

‚ÄćPrimera de Reyes Capitulo 22

‚Äć46 Barri√≥ tambi√©n de la tierra el resto de los sodomitas que hab√≠a quedado en el tiempo de su padre Asa.

‚ÄćJueces Capitulo 19

‚Äć22 Pero cuando estaban gozosos, he aqu√≠ que los hombres de aquella ciudad, hombres perversos, rodearon la casa, golpeando a la puerta; y hablaron al anciano, due√Īo de la casa, diciendo: Saca al hombre que ha entrado en tu casa, para que lo conozcamos.

‚ÄćSegunda de Reyes Capitulo 23

‚Äć7 Adem√°s derrib√≥ los lugares de prostituci√≥n idol√°trica que estaban en la casa de Yaveh, en los cuales tej√≠an las mujeres tiendas para Asera.

‚ÄćRomanos Capitulo 1

‚Äć(El pecado de los paganos)

26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,

27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

‚ÄćPrimera de Corintios Capitulo 6

‚Äć9 ¬ŅNo sab√©is que los injustos no heredar√°n el reino de Dios? No err√©is; ni los fornicarios, ni los id√≥latras, ni los ad√ļlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones.

‚ÄćPrimera de Timoteo Capitulo 1

‚Äć8 Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa leg√≠timamente;

9 conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas,

10 para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina,

‚ÄćSegunda de Pedro Capitulo 2

‚Äć6 y si conden√≥ por destrucci√≥n a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduci√©ndolas a ceniza y poni√©ndolas de ejemplo a los que hab√≠an de vivir imp√≠amente,

‚ÄćJudas Capitulo 1

‚Äć7 como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aqu√©llos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.

‚Äć√Čxodo Cap√≠tulo 19

‚Äć(Sobre el Pecado de Sodoma)

4 Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traído a mí.

5 Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra.

Génesis Capitulo 19

‚Äć1 Llegaron, pues, los dos √°ngeles a Sodoma a la ca√≠da de la tarde; y Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. Y vi√©ndolos Lot, se levant√≥ a recibirlos, y se inclin√≥ hacia el suelo,

2 y dijo: Ahora, mis se√Īores, os ruego que veng√°is a casa de vuestro siervo y os hosped√©is, y lavar√©is vuestros pies; y por la ma√Īana os levantar√©is, y seguir√©is vuestro camino. Y ellos respondieron: No, que en la calle nos quedaremos esta noche.

3 Mas él porfió con ellos mucho, y fueron con él, y entraron en su casa; y les hizo banquete, y coció panes sin levadura, y comieron.

4 Pero antes que se acostasen, rodearon la casa los hombres de la ciudad, los varones de Sodoma, todo el pueblo junto, desde el m√°s joven hasta el m√°s viejo.

5 Y llamaron a Lot, y le dijeron: ¬ŅD√≥nde est√°n los varones que vinieron a ti esta noche? S√°calos, para que los conozcamos.

6 Entonces Lot salió a ellos a la puerta, y cerró la puerta tras sí,

7 y dijo: Os ruego, hermanos míos, que no hagáis tal maldad.

8 He aquí ahora yo tengo dos hijas que no han conocido varón; os las sacaré fuera, y haced de ellas como bien os pareciere; solamente que a estos varones no hagáis nada, pues que vinieron a la sombra de mi tejado.

9 Y ellos respondieron: Quita all√°; y a√Īadieron: Vino este extra√Īo para habitar entre nosotros, ¬Ņy habr√° de erigirse en juez? Ahora te haremos m√°s mal que a ellos. Y hac√≠an gran violencia al var√≥n, a Lot, y se acercaron para romper la puerta.

10 Entonces los varones alargaron la mano, y metieron a Lot en casa con ellos, y cerraron la puerta.

11 Y a los hombres que estaban a la puerta de la casa hirieron con ceguera desde el menor hasta el mayor, de manera que se fatigaban buscando la puerta.

12 Y dijeron los varones a Lot: ¬ŅTienes aqu√≠ alguno m√°s? Yernos, y tus hijos y tus hijas, y todo lo que tienes en la ciudad, s√°calo de este lugar;

13 porque vamos a destruir este lugar, por cuanto el clamor contra ellos ha subido de punto delante de Yaveh; por tanto, Yaveh nos ha enviado para destruirlo.

14 Entonces salió Lot y habló a sus yernos, los que habían de tomar sus hijas, y les dijo: Levantaos, salid de este lugar; porque Yaveh va a destruir esta ciudad. Mas pareció a sus yernos como que se burlaba.

15 Y al rayar el alba, los ángeles daban prisa a Lot, diciendo: Levántate, toma tu mujer, y tus dos hijas que se hallan aquí, para que no perezcas en el castigo de la ciudad.

16 Y deteni√©ndose √©l, los varones asieron de su mano, y de la mano de su mujer y de las manos de sus dos hijas, seg√ļn la misericordia de Yaveh para con √©l; y lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad.

17 Y cuando los hubieron llevado fuera, dijeron: Escapa por tu vida; no mires tras ti, ni pares en toda esta llanura; escapa al monte, no sea que perezcas.

18 Pero Lot les dijo: No, yo os ruego, se√Īores m√≠os.

19 He aquí ahora ha hallado vuestro siervo gracia en vuestros ojos, y habéis engrandecido vuestra misericordia que habéis hecho conmigo dándome la vida; mas yo no podré escapar al monte, no sea que me alcance el mal, y muera.

20 He aqu√≠ ahora esta ciudad est√° cerca para huir all√°, la cual es peque√Īa; dejadme escapar ahora all√° (¬Ņno es ella peque√Īa?), y salvar√© mi vida.

21 Y le respondi√≥: He aqu√≠ he recibido tambi√©n tu s√ļplica sobre esto, y no destruir√© la ciudad de que has hablado.

22 Date prisa, escápate allá; porque nada podré hacer hasta que hayas llegado allí. Por eso fue llamado el nombre de la ciudad, Zoar.

23 El sol salía sobre la tierra, cuando Lot llegó a Zoar.

24 Entonces Yaveh hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Yaveh desde los cielos;

25 y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra.

26 Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal.

27 Y subi√≥ Abraham por la ma√Īana al lugar donde hab√≠a estado delante de Yaveh.

28 Y miró hacia Sodoma y Gomorra, y hacia toda la tierra de aquella llanura miró; y he aquí que el humo subía de la tierra como el humo de un horno.

29 Así, cuando destruyó Dios las ciudades de la llanura, Dios se acordó de Abraham, y envió fuera a Lot de en medio de la destrucción, al asolar las ciudades donde Lot estaba.

Fuentes:

‚Äć

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Demonio y Mal y Pecados

Ver todo