‚ÄćCon frecuencia o√≠mos que la redefinici√≥n del matrimonio para incluir el matrimonio de personas del mismo sexo es un tema que termina ah√≠, que no tiene mayores consecuencias.
Sin embargo, vemos en otros países que han avanzado más, que negar la relevancia de las diferencias sexuales nada menos que en el matrimonio, llevará luego a que se adopte esta lógica en toda la sociedad, comenzando en la educación, y es ahí donde se verán más claramente los problemas porque afectará a todos y en todo.

En conversaciones con defensores de la redefinición del matrimonio, a menudo les oímos decir:

"Ustedes corren gritando que el cielo se est√° cayendo".

"En otros países han tenido matrimonio del mismo sexo desde hace una década y el cielo no se está cayendo".

Esto no es un argumento, por supuesto, sino un intento de poner fin a cualquier discusión sobre lo que significaría eliminar las distinciones sexuales en la sociedad.

LOS EFECTOS DE LAS REFORMAS PUEDEN NO VERSE DE INMEDIATO

Los defensores del matrimonio están preocupados principalmente por las implicaciones a largo plazo de la redefinición de la institución.

No podríamos esperar que la redefinición del matrimonio alterara dramáticamente las prácticas culturales de inmediato.

Despu√©s de todo, nos tom√≥ casi dos generaciones darnos cuenta de todos los efectos de la revoluci√≥n del divorcio que tuvo su inicio en los a√Īos 1960 y 1970.

Pero cosas extra√Īas est√°n sucediendo, sin embargo.

Tomemos el caso de  Massachusetts, donde la diferencia sexual fue eliminada de las leyes de matrimonio en 2003.

EL EFECTO LLEGA A LAS ESCUELAS

Hace dos a√Īos, la legislatura de Massachusetts aprob√≥ una ley que proh√≠be, entre otras cosas, la discriminaci√≥n en las escuelas p√ļblicas sobre la base de la "identidad de g√©nero".

La ley define la identidad de género como:

"la identidad de una persona relacionada con el género, la apariencia o el comportamiento", que no está determinada por la "fisiología de la persona o el sexo asignado al nacer."

Sobre la base de esa ley, el Departamento de Educaci√≥n de Massachusetts (MDOE) ahora ha erradicado las distinciones sexuales de las escuelas p√ļblicas.

La nueva directiva del MDOE requiere de las escuelas que los ni√Īos usen los ba√Īos y jueguen en equipos deportivos de acuerdo con el g√©nero con que se identifican personalmente y no al sexo anat√≥mico.

La directiva también exhorta a las escuelas a eliminar las diferencias de sexo y género en el uniforme, traje de graduación, educación física, y otras prácticas.

EL PROPIO INTERESADO ES EL QUE DEBE DEFINIR SU SEXO

Bajo la ley de Massachusetts, la conexión entre la identidad de género y diferencia sexual se considera un accidente histórico, fruto de la arbitrariedad (en el mejor de los casos) o una equivocación de documentación al nacer.

La Directiva de MDOE explica:

La identidad de g√©nero es innata y en gran medida una caracter√≠stica inflexible de la personalidad de cada individuo que se establece generalmente a los cuatro a√Īos, aunque la edad a la que las personas llegan a entender y expresar su identidad de g√©nero puede variar en funci√≥n del desarrollo social y familiar de cada una.

Como resultado, la persona mejor situada para determinar la identidad de un alumno de género es el estudiante por sí mismo.

Debido a que el ni√Īo es el √ļnico responsable de identificar su g√©nero propio, y las regulaciones requieren que los funcionarios escolares soliciten el permiso del estudiante antes de revelar la identidad del g√©nero del estudiante a sus padres.

ACEPTACI√ďN POR LA FUERZA

Eso no es todo.

Las normas indican que los estudiantes que no aprueban la identidad de g√©nero de un compa√Īero de estudios pueden ser objeto de castigo.

Tras condenar el acoso, la directiva aprueba un memorando que un director de escuela de Massachusetts envió a los profesores instruyéndolos a disciplinar a los estudiantes que intencionalmente se refieran a un estudiante transgénero por su nombre dado, o el pronombre correspondiente a su sexo anatómico.

Este tipo de comportamiento "no debe ser tolerado".MDOE justifica estas regulaciones por motivos pedagógicos:

"Todos los estudiantes necesitan un ambiente escolar seguro y propicio para el progreso académico y el desarrollo".

Por "todos los estudiantes" el MDOE debe significar que todos los estudiantes que comparten la concepción del MDOE del sexo y el género como una elección individual.

PERO EL G√ČNERO ES VARIABLE EN LA MISMA PERSONA

No es difícil imaginar lo que abarcará la concepción del MDOE.

Las regulaciones establecen:

"Un estudiante que dice que es una ni√Īa y desea ser considerado de esa manera a lo largo de la jornada escolar y en todas, o casi toda, otra √°rea de su vida, debe ser respetado y tratado como una chica"

La advertencia de que el estudiante puede desear ser tratado como un ni√Īo, para algunos prop√≥sitos, parece una admisi√≥n impl√≠cita de que la identidad de g√©nero no es, de hecho, una caracter√≠stica inflexible, como el MDOE insiste, sino que se puede ajustar con el tiempo.

Y la Directiva establece que la ley: "no hace exigir afirmación coherente y uniforme de la identidad de género"(énfasis en el original).

Esto significa, que es admitido que el género cambie frecuentemente, con lo cual, ni el género ni el sexo valdrán más para orientarse hacia las personas, ¡Vaya cambio el que nos traen los matrimonios del mismo sexo!

LA DIFERENCIA SEXUAL ES IRRELEVANTE PRIMERO PARA EL MATRIMONIO Y DESPU√ČS PARA LO DEM√ĀS

Tal vez muchos encuentren estas regulaciones impactantes.

Pero no da para sorprenderse.

Los legisladores y pol√≠ticos han estado durante muchos a√Īos erradicando las diferencias sexuales de la ley.

Este resultado parece la consecuencia lógica de esos esfuerzos.

‚ÄćRedefinir el matrimonio para eliminar la complementariedad sexual como una caracter√≠stica esencial no implica autom√°ticamente obligar a las ni√Īas a compartir vestuarios con chicos.

Pero existe una conexión lógica.

Una de las premisas que justifican la redefinición del matrimonio también motiva esta nueva normativa, es decir, la idea de que la diferencia sexual es irrelevante para la práctica del matrimonio.

Pero si la diferencia sexual es irrelevante para el matrimonio, entonces ¬Ņc√≥mo puede ser relevante para cualquier otra pr√°ctica?

Una vez que el estado ha determinado que la diferencia sexual ya no es una razón legítima para extender un reconocimiento especial a la monogamia entre hombre y mujer, no hay razón en principio para mantener las distinciones sexuales en prácticas menos íntimas.

‚ÄćSi nuestra realidad anat√≥mica no es relevante para la propia uni√≥n, es mucho menos obvio por qu√© deber√≠a ser pertinente a la elecci√≥n de un cuarto de ba√Īo.

‚ÄćSi dejar que la gente identifique su propio g√©nero es una cuesti√≥n de justicia, entonces es el trabajo de la ley resolver los problemas pr√°cticos para su aplicaci√≥n.

Aunque los futuros problemas pr√°cticos pueden parecer obvios, la ley hace que sea mucho menos claro que los hay.

Si un ni√Īo que se identifica como una chica, ya que la ley lo declama, entonces cualquier da√Īo percibido resultante de su presencia en el vestuario de chicas es ilusorio.

No es extra√Īo que los funcionarios exhorten a la escuela para disciplinar a los estudiantes que se oponen al acuerdo.

Y ENTONCES LA IDEOLOG√ćA PREVALECE SOBRE LA CIENCIA

Hay otros indicios de que aquellos que perciben las diferencias inherentes entre hombres y mujeres ser√°n cada vez m√°s marginados de la vida p√ļblica.

Hace unos meses, un tribunal federal en Massachusetts dictaminó que la Constitución de Estados Unidos requiere que el Departamento de Correcciones de la Comunidad pague una cirugía de cambio de sexo solicitada por un preso que está cumpliendo una condena por asesinato.

Es un castigo cruel e inusual, razonó el tribunal, obligar al prisionero a mantener su anatomía intacta, mientras que él está encarcelado.

Este fallo podría parecer ajeno a la eliminación de las distinciones sexuales de la ley, pero no para el razonamiento del tribunal.

‚ÄćEl tribunal desacredit√≥ testigos expertos de la comunidad, quienes expresaron dudas de que una cirug√≠a de cambio de sexo sea m√©dicamente necesaria, y recomiendan el tratamiento de los trastornos psicol√≥gicos y emocionales del prisionero en su lugar.

‚ÄćEl tribunal dictamin√≥ que estas recomendaciones "no est√°n dentro del rango que sea aceptable por profesionales prudentes".

En otras palabras, el tribunal decidi√≥ que ning√ļn profesional prudente negar√≠a la cirug√≠a de cambio de sexo a un preso que se identifica como una mujer.

La lección es clara.

Si usted piensa que hombre y mujer son dos sexos distintos determinados por su anatom√≠a en el nacimiento, entonces no se moleste en servir como testigo experto, porque una visi√≥n de la naturaleza humana que hasta hace muy poco se entend√≠a como evidente, se est√° convirtiendo en una fuente de inhabilitaci√≥n para participar en la vida p√ļblica.

‚ÄćFuentes: Adam MacLeod ¬†en Public Discourse,

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Principios y Valores y Moral

Ver todo