Pero poco se habla de Jacinta Gonz谩lez, una de las otras tres ni帽as que compartieron las visiones en la d茅cada de los 鈥60.
jacinta gonzalez

Jacinta Gonz谩lez ten铆a 12 cuando junto a Conchita Gonz谩lez, Mari Cruz Gonz谩lez y Mar铆a Dolores Maz贸n tuvieron las apariciones.

Resumimos aqu铆 una entrevista del P. Benac a Jacinta sobre las Apariciones.

El P. Francisco A. Benac S.J., 聽que es fundador del Centro de Garabandal en Bombay, en la India, se entrevist贸 con la vidente Jacinta y su esposo, Jeff Moyniham en California, su residencia, el 23 de diciembre de 1978.

Luego de leer las interesantes declaraciones de Jacinta recomendamos ver esta historia en video, muy amena, recordando c贸mo fueron las apariciones de Garabandal

videntes de garabandal

SOBRE LA APARICI脫N DEL ANGEL

Cuenta Jacinta que era domingo:

鈥淢ari Loli y yo est谩bamos jugando cuando nos dimos cuenta que Conchita y Mari Cruz hab铆an desaparecido.

Entonces Loli, yo y otra ni帽a fuimos detr谩s del campanario de la Iglesia pensando que se habr铆an escondido all铆鈥.

Me parece que van a estar donde el manzano porque el 煤ltimo domingo Conchita, Mari Cruz y yo fuimos al manzano a coger manzanas鈥.

鈥淰imos a Conchita y Mari Cruz moviendo las ramas del manzano y les gritamos: 鈥樎縌u茅 est谩is haciendo?鈥欌.

鈥淓ntonces ellas intentaron esconderse pero nosotras saltamos dentro del huerto desde la pared de piedra que bordea la calleja y nos reunimos con ellas a comer las manzanas.

Despu茅s de esto, mientras jug谩bamos a las canicas en la Calleja, empezamos a sentir remordimiento por haber robado las manzanas, pensando que el 脕ngel estar铆a triste en tanto que el demonio estar铆a contento.

Mientras habl谩bamos, de repente, Conchita, se qued贸 mirando a lo alto mientras dec铆a:隆Oh, oh!.

鈥淓st谩bamos asustadas, pensando que le daba un ataque, y cuando ya 铆bamos a correr a llamar a su madre, de repente, nosotras tambi茅n vimos la Visi贸n y exclamamos: 鈥楨l Angel鈥欌.

Fue por un corto tiempo.

Dijeron a la gente que hab铆an visto al Angel.

Fueron a la Iglesia y empezaron a llorar.

Mari Loli y Jacinta cayeron en 茅xtasis cuando esta visi贸n

Jacinta cuenta que no sinti贸 ning煤n temor ni nada porque le parec铆a todo tan natural que pensaba que todo el mundo pod铆a ver lo que el ve铆a.
Le parec铆a una cosa normal.
jacinta de garabandal de adolescente

SOBRE LA VIRGEN MAR脥A

La Sant铆sima Virgen se le apareci贸 por primera vez en la fiesta de la Visitaci贸n de Nuestra Se帽ora a Santa Isabel, el dos de Julio de 1961.

鈥淧ara m铆 fue como encontrarme con mi Madre despu茅s de una ausencia de muchos a帽os.

Por eso le dec铆a tantas cosas.

En ese momento no pensaba en la importancia que este acontecimiento iba a tener鈥.

En las apariciones, Nuestra se帽ora algunas veces tra铆a al Ni帽o Jes煤s, pero la mayor铆a de las veces ven铆a sola.

Jacinta extiende sus brazos abiertos y ligeramente levantados y para decir del aspecto de Ella.

鈥淎s铆 nos miraba, sonriendo, con una expresi贸n de alegr铆a y de bondad.

Era muy hermosa, su pelo largo, de color casta帽o oscuro, le ca铆a suavemente por las espaldas.

Su vestido era blanco, le llegaba hasta los pies, que no se ve铆an y con un manto azul.

Su vestido blanco ten铆a como flores bordadas en 茅l que apenas se ve铆an.

Jacinta no est谩 muy segura pero cree que siempre llevaba puesto un Escapulario marr贸n, con una Cruz por un lado y algo como una monta帽a en el otro y el escapulario no muy grande, del tama帽o de una mano.鈥

Y contin煤a:

鈥淓ra muy feliz vi茅ndola, como a una madre que nos quiere mucho.

No la sent铆amos lejana; nos sent铆amos muy cerca de ella y la sent铆amos muy cerca de nosotras.

Se le pod铆a tocar sin sentir con el cuerpo pero s铆 con el alma.
Es un cuerpo espiritual.
Es como que la sent铆amos con el alma y no con el cuerpo鈥.
Las ni帽as videntes: Mari Cruz, Jacinta, Conchita y Mar铆 Loli

Las apariciones variaban mucho.

Desde unos minutos a varias horas.

Y el tiempo era como que no exist铆a, el tiempo volaba.

Siempre estuvo con las otras ni帽as; mientras ellas estaban en 茅xtasis, si ella estaba fuera, normal, se cansaba mucho sigui茅ndolas, pero si ella tambi茅n estaba en 茅xtasis viendo a la Virgen estaba feliz y el tiempo volaba.

Porque a Jacinta no siempre se le apareci贸, y esto le afectaba y le entristec铆a, ya que alguna vez estuvo la Virgen quince d铆as y hasta dos meses sin aparec茅rsele.

Dice Jacinta:

鈥淪ent铆a que era una especie de castigo por algunas travesuras o desobediencias鈥.

En el primer mensaje estaban juntas las 4 ni帽as y fue la Sant铆sima Virgen quien les dio este mensaje:

鈥淗ay que hacer muchos sacrificios, mucha penitencia, visitar al Sant铆simo Sacramento, pero antes tienen que ser muy buenas.
La copa se est谩 llenando y si no cambiamos vendr谩 un castigo muy grande鈥.
Jacinta con dos curas garabandal

Ella nos dijo que lo di茅ramos a conocer al mundo, que lo dij茅semos el 18 de Octubre (de 1961) para que la gente lo difundiese por todo el mundo.

Ella tambi茅n dijo que lo m谩s importante era cumplir el mensaje鈥.

Jacinta no sabe por qu茅 no se les dijo de darlo a conocer de inmediato,

鈥渜uiz谩s Ella quer铆a que la gente conociese mejor las Apariciones antes de recibir los Mensajes鈥.

Cuenta Jacinta que el mismo d铆a del mensaje la reacci贸n fue mala porque la gente pensaba que iba a haber un Milagro.

Fue un d铆a de lluvia torrencial, un diluvio y la gente esper贸 en los Pinos.

Muchos quedaron desilusionados al no haber ning煤n milagro.

De alg煤n modo el milagro fue que no hubo accidentes, entre tantas dificultades para subir y andar por el pueblo.

No se hab铆a anunciado ning煤n milagro.

Ese d铆a, solo hab铆a que dar a conocer el Mensaje.

Sobre las Llamadas de la Virgen Jacinta dice:

鈥淓ra una vivencia interior.
La primera como una alegr铆a muy suave, la segunda, como cuando ya se espera ansiosamente a alguien muy querido.
Y cuando ven铆a la tercera llamada, a veces despu茅s de una o dos horas desde la primera, ya no resist铆amos m谩s.
La Virgen nos atra铆a de un modo que dej谩bamos todo y corr铆amos a su encuentro鈥.

Las llamadas ven铆an de repente, en cualquier momento, a veces la tercera llamada ven铆a al d铆a siguiente.

Jacinta cuenta que Mar铆a siempre les dec铆a de rezar por los Sacerdotes, que son los que deben fortalecer la fe de los creyentes, dar ejemplo con sus vidas y vivir una vida de fe profunda.

鈥淓lla nos pidi贸 que rez谩ramos para que ellos dieran testimonio de su Hijo, Jes煤s.

Dijo esto porque algunas cosas estaban yendo por mal camino鈥.

Respecto al Aviso Jacinta dice:

鈥淪er谩 algo que afectar谩 al mundo entero.
Nos ayudar谩 a ver las buenas y malas acciones que hayamos hecho.
Durar谩 poco tiempo.

En especial me recuerdo lo que Nuestra Se帽ora dijo sobre la Eucarist铆a, la poca importancia que se le da y la falta de respeto ante la Presencia Divina.

De igual modo la p茅rdida del sentido del pecado鈥.

Respecto al segundo mensaje, que fue a Conchita, dice que fue el 18 de Junio de 1965.

Estaba entre la gente.

En esa fecha ya no ten铆a apariciones.

Respecto del Castigo cuenta Jacinta:

鈥淓lla dijo que depender谩 del comportamiento de la humanidad.
Dijo que ser谩 algo terrible si no cambiamos鈥.

No piensa que podr铆a ser una guerra at贸mica sino que ser谩 algo que viene directamente de Dios, porque son los hombres los que causan las guerras.

Y sentencia:

鈥淭odo lo que s茅, est谩 escrito en los libros.
Conchita es la 煤nica a quien la Sant铆sima Virgen revel贸 el a帽o y el d铆a del Milagro.

Yo ped铆 varias veces a la Virgen que hiciese un milagro para que la gente creyese.

Ella nunca me dijo nada acerca del Milagro.

Mari Loli tambi茅n sabe muchos detalles del Aviso.鈥

jacinta de garabandal mostrando una cruz

SOBRE JES脷S

Dos d铆as antes de venir la Virgen por primera vez, Jacinta vio al Se帽or, de pie sobre una especie de nubecilla blanca.
Vestido de blanco y manto rojo, mostrando su Coraz贸n, de un rojo vivo y que desped铆a rayos blancos y dorados, sobre la parte izquierda de su pecho.
No habl贸 a la ni帽a, pero con su mano izquierda le presentaba su Coraz贸n.
Mientras le hac铆a se帽as, con la derecha, para que se acercara.

Jacinta obedeci贸, y qued贸 deslumbrada por la belleza y resplandor de sus vestidos, m谩s a煤n de su persona.

Esta visi贸n de Jacinta tuvo lugar en la Calleja.

La visi贸n le dej贸 una impresi贸n indeleble.

Dos cosas le impresionaron sobremanera: la mirada de Jes煤s y su porte majestuoso.

Aquella mirada penetraba hasta lo m谩s profundo del alma, aquel mirar del Se帽or 鈥estaba impregnado de un Amor inmenso鈥.

Dice Jacinta que no hubiera podido estar as铆 mucho tiempo porque su alma se habr铆a ido con Jes煤s.

Ella recuerda:

鈥淩ecuerdo un d铆a, cuando nosotras cuatro, siguiendo la llamada de Nuestra Se帽ora, fuimos un poco m谩s arriba de donde tuvimos la primera Aparici贸n del 脕ngel.

Nadie del pueblo nos sigui贸.

De repente las otras tres cayeron en 茅xtasis al ver al 脕ngel.

Yo estaba un poco m谩s atr谩s vi茅ndolas a ellas en 茅xtasis y me dije: Pero si yo no veo nada.

Entonces, de repente, se me apareci贸 el Sagrado Coraz贸n de Jes煤s.

Me impresion贸 profundamente.

脡l no me habl贸 pero su mirada penetr贸 en lo m谩s profundo de mi coraz贸n.

Sus ojos, su figura; una mirada que penetraba tan profundamente en m铆 que no lo puedo explicar.

Esta visi贸n del Sagrado Coraz贸n me impresion贸 m谩s que la de Nuestra Se帽ora, aun cuando no le he vuelto a ver otra vez.

Tengo una fuerte sensaci贸n de ver a alguien muy querido cada vez que veo su imagen鈥.

Cuando veo su Imagen o hablo de 脡l, como ahora, siento algo dentro de m铆 que no puedo explicar.

Esta visi贸n siempre ha permanecido viva en mi mente.

Recuerdo hab茅rselo dicho a mi madre, cuando dudaba si hab铆a visto a la Virgen y al 脕ngel.

Pero de esta visi贸n del Sagrado Coraz贸n, aunque me fuese a morir, yo insistir铆a en que fue verdad.
Es algo de lo que nunca dud茅.

脡l no me habl贸 pero mi coraz贸n se sinti贸, desde entonces, cada d铆a mucho m谩s cerca de 脡l鈥.

videntes de garabandal (2)

SOBRE OTROS TEMAS

Sobre la comuni贸n visible en la boca a Conchita dice Jacinta que ella no estaba, pero que sinti贸 que era una prueba del Cielo de la realidad de las Apariciones para toda la gente.

Jacinta tambi茅n cuenta que mientras estaba en 茅xtasis con las otras, sus padres y hermanos no ten铆an paz, ni siquiera a la hora de comer, cuando la gente invad铆a su peque帽a casa.

Aquellos a帽os deben haber sido muy duros para ellos.

Pero ella no se cansaba de las apariciones.
Muchas veces las Apariciones duraban hasta las cuatro de la ma帽ana, pero no se cansaba, era muy feliz.

鈥淵 eso que me levantaba pocas horas despu茅s para ir al campo y traer alimento para los animales y hacer los otros trabajos de la casa鈥.

Sobre el Padre Luis Andreu, Jacinta dice:

鈥淟e recuerdo muy bien porque era muy bueno, realmente era un santo.

Loli y yo sol铆amos hablar mucho con 茅l y nos acompa帽aba en los juegos.

Lo que recuerdo m谩s vivamente fue la 煤ltima vez que visit贸 el pueblo y la Misa que dijo ese d铆a.

Todo el mundo dec铆a: 鈥樎u茅 Misa m谩s hermosa dijo hoy el P. Luis; es un santo!鈥

Su Misa fue como algo del otro mundo鈥.

Jacinta dice que el d铆a anterior a su muerte jug贸 con ellas y parec铆a estar muy bien.

鈥淚mag铆nese la impresi贸n que recibimos al d铆a siguiente, cuando Loli, Conchita y yo, est谩bamos barriendo la Iglesia y lo supimos.

La madre de Conchita vino a decirnos que se hab铆a muerto el Padre Luis.

No nos lo pod铆amos creer鈥.

Jacinta afirma que el P. Andr茅u dijo al P. Marichalar antes de partir que lo que ellas dec铆an y ve铆an es verdad y que ve铆an a Nuestra Se帽ora.

pinos de garabandal

Y que antes de que muriese el P. Luis, la Virgen les hab铆a hablado de una voz que iban a oir y que no se asustaran.

Y Jacinta cuenta

鈥淓l P. Luis vino, no le ve铆amos pero nos habl贸 y nos dio un mensaje para su hermano el P. Ram贸n.
Tambi茅n dijo algunas frases en varias lenguas y nos ense帽贸 el Ave Mar铆a en Griego鈥.

Tambi茅n Jacinta cuenta que fue a Roma en una peregrinaci贸n para ganar las indulgencias del A帽o Santo.

All铆 vio al Cardenal Ottaviani que le dijo que 茅l cre铆a en Garabandal, pero que ten铆an que tener mucha paciencia y rezar mucho.
脡l la recibi贸 al igual que el Cardenal Philippe.

El P. Benoit Duroux, su secretario, le aconsej贸 vivamente que las cuatro, mantuvieran una estrecha relaci贸n y comunicaci贸n entre ellas.

Esta observaci贸n le impresion贸 mucho.

Tambi茅n le presentaron a algunos miembros de la Sagrada Congregaci贸n que estaban sentados alrededor de una gran mesa y empezaron a hacerle preguntas.

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Advocaciones de Virgen Mar铆a y Otras

Ver todo