En un santuario especial para el Papa.
En la Lourdes de Alemania (Santuario de Altotting), donde Benedicto XVI deposit√≥ su anillo arzobispal, se celebrar√° la 21¬ļ Jornada Mundial de Enfermo y la iglesia decret√≥ que entre el 7 y el 11 de febrero se pueden ganar indulgencias plenarias.

En el sureste de Alemania, en la regi√≥n de Baviera, se alza una capilla octogonal que data de 660 dC. La capilla, construida de piedra natural, es el hogar de una peque√Īa estatua de madera de tilo de la Sant√≠sima Virgen, oscurecida por la edad, por el humo de miles de velas que se han quemado all√≠, y por un incendio que casi la destruy√≥ en el a√Īo 990. La capilla se conoce por los alemanes nativos como el Santuario de Nuestra Se√Īora de Alt√∂tting o la Capilla de la Gracia (en alem√°n, Gnadenkappelle).Desde hace m√°s de 500 a√Īos, el santuario, que es servida por frailes capuchinos, ha sido un lugar de peregrinaci√≥n popular para los alemanes devotos.

EL MILAGRO DE ALTOTTING

En 1489, una afligida madre llev√≥ el cuerpo de su hijo, que se hab√≠a ahogado, y lo puso delante de la Sant√≠sima Virgen, y or√≥ por un milagro.El muchacho volvi√≥ a la vida. Desde entonces, muchos milagros y curaciones han sido atribuidos a Nuestra Se√Īora de Alt√∂tting, y el santuario ha sido llamado la "Lourdes de Alemania".

LOS EX VOTOS

El p√≥rtico que rodea el santuario est√° lleno de exvotos dejados por los peregrinos devotos y con peque√Īas urnas de plata, que llevan los restos de nobles alemanes, que arreglaron para que sus corazones fueran colocados aqu√≠ despu√©s de su muerte.Desde la Edad Media las Casas reinantes de Alemania se sucedieron en ejercicios de devoci√≥n a Nuestra Se√Īora de Alt√∂tting, cuya capilla conserva todav√≠a en urnas los corazones de los duques y reyes de la familia de Wittelsbach (familia de la c√©lebre emperatriz ¬ęSissi ¬Ľ as√≠ como los restos del piadoso comandante Tilly.

DURANTE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Durante el periodo terrible del nazismo, el santuario y sus peregrinos fueron perseguidos; sin embargo la afluencia hacia el santuario de Nuestra Se√Īora de Alt√∂tting se vio duplicado.En 1934, se canoniza incluso al hermano capuchino Conrad de Parzham (muerto en 1894) quien toda su vida hab√≠a sido portero del convento capuchino de Alt√∂tting y ten√≠a una piedad mariana ardiente.Cuentan que durante la segunda guerra mundial, las tropas nazis de la S.S. al ver llegar el ej√©rcito americano, se atrincheraron en el convento de Alt√∂tting despu√©s de fusilar al decano. Los americanos les advirtieron que iban a bombardear el lugar si no encend√≠an la luz, entonces, un valiente peregrino entr√≥ y consigui√≥ encender la luz, pagar√≠a con su vida ese acto valiente pero el santuario fue salvado de la destrucci√≥n.

VISITAS DE PAPAS

En noviembre de 1980, el Papa Juan Pablo II visit√≥ el santuario acompa√Īado por el cardenal Joseph Ratzinger, quien naci√≥ en un pueblo cercano.El 11 de septiembre de 2006, Ratzinger, reci√©n elegido como Papa Benedicto XVI, volvi√≥ al santuario para donar el anillo episcopal que hab√≠a usado mientras que fue arzobispo de Munich. Ese anillo es ahora una parte del cetro en manos de la Sant√≠sima Virgen.Hoy d√≠a, un mill√≥n de fieles vancada a√Īo al santuario de Nuestra Se√Īora de Alt√∂tting, a rezar.

INDULGENCIA PLENARIA CON MOTIVO DEL D√ćA MUNDIAL DEL ENFERMO

Del día 7 hasta 11 de febrero de 2013, el santuario será la sede para la celebración de la 21 ª Jornada Mundial del Enfermo. En un decreto publicado 28 de enero y firmado por el Cardenal Manuel Monteiro de Castro, y el obispo Krzysztof Nykiel, respectivamente penitenciario mayor y regente de la Penitenciaría Apostólica, el Papa Benedicto XVI concede la indulgencia plenaria a los fieles que participarán en esta Jornada Mundial del Enfermo.De acuerdo con el decreto:

Las personas que sigan el ejemplo del Buen Samaritano, que "con un espíritu de fe y un alma misericordiosa, se pongan al servicio de sus hermanos y hermanas que sufren o que, si están enfermas, soportan los dolores y sufrimientos de la vida ... dan testimonio a la fe a través del camino del Evangelio del sufrimiento "obtendrán la indulgencia plenaria una vez al día y en las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Santo Padre), aplicables también a las almas de los fieles difuntos.

El Cardenal Monteiro de Castro, dijo que las indulgencias especiales fueron autorizadas por el Papa Benedicto XVI durante este A√Īo de la fe

"para los fieles verdaderamente arrepentidos y movidos por la caridad y el ejemplo del buen samaritano, con un espíritu de fe y un alma misericordiosa, que se ponen al servicio de sus hermanos y hermanas que sufren".

El Papa también espera que los católicos que están enfermos soporten

"los dolores y sufrimientos de la vida, elevando sus corazones a Dios con humilde confianza y ofrezcan testimonio de la fe".

PARA OBTENER LA INDULGENCIA PLENARIA

Solo una vez al d√≠a entre el 7 y el 11 de febrero, se debe seguir las condiciones regulares que son la confesi√≥n sacramental, comuni√≥n eucar√≠stica y oraci√≥n por las intenciones del Papa. La indulgencia puede ser obtenida, si se desea, para un difunto.El decreto se√Īala que, adem√°s de las condiciones regulares, es necesario seguir alguna de las siguientes condiciones espec√≠ficas:

- Cada vez que del 7 al 11 del próximo mes de febrero en el Santuario Mariano de Altötting, o en cualquier otro lugar establecido por la autoridad eclesiástica, los fieles participen en una ceremonia celebrada para rezar a Dios por los propósitos de la Jornada Mundial del Enfermo, rezando el Padre nuestro, el Credo y una invocación a la Bienaventurada Virgen María.

- Los fieles que, en los hospitales p√ļblicos o en cualquier casa privada, atienden con caridad, como el Buen Samaritano, a los enfermos y, con motivo de su servicio no puedan participar en dichos actos, obtendr√°n el mismo don de indulgencia plenaria si, durante esos d√≠as, prestan con generosidad, al menos por alguna hora, su asistencia como si lo hicieran con el mismo Cristo Se√Īor y rezan el Padre nuestro, el Credo y una invocaci√≥n a la Bienaventurada Virgen Mar√≠a, con despego por el pecado y con el prop√≥sito de cumplir, lo antes posible los requisitos para conseguir la indulgencia plenaria.

- Los fieles que, por enfermedad, edad avanzada u otra raz√≥n parecida, no puedan tomar parte en las ceremonias indicadas, obtendr√°n la indulgencia plenaria si, con despego del pecado, y con el prop√≥sito de cumplir lo antes posible las condiciones habituales, participan espiritualmente en las sagradas funciones en los d√≠as determinados, particularmente mientras las celebraciones lit√ļrgicas y el mensaje del Sumo Pont√≠fice se transmiten por televisi√≥n o por radio, rezan por todos los enfermos y ofrecen a Dios a trav√©s de la Virgen Mar√≠a, "Salus infirmorum", sus sufrimientos f√≠sicos y espirituales.

- La indulgencia parcial ser√° obtenida por todos los fieles cada vez que eleven a Dios misericordioso en los d√≠as indicados oraciones en ayuda de los enfermos en el esp√≠ritu en este A√Īo de la Fe.

Fuentes: Patheos, Marie de Nazareth, ACI Prensa, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)