Orar por el sucesor de Pedro y sus reformas.
Los medios de comunicaci贸n del sistema est谩n insistiendo sobre las reformas que el nuevo Papa debe hacer en la Iglesia, pero con categor铆as de an谩lisis que se alejan de la l贸gica cat贸lica. Los cambios posibles deben ser pensados a partir de la misi贸n de la iglesia de convertir al mundo y deben evaluarse en t茅rminos de adecuaci贸n con la verdad del evangelio y la tradici贸n doctrinal. E lo contrario, la Iglesia dejar铆a de seguir a Cristo.

La elecci贸n del nuevo Papa que dirija la barca de Pedro genera siempre demandas de reformas en la Iglesia, en eso est谩n todos de acuerdo, pero el problema es cuales son los cambios a realizar.No son los mismos cambios que propone el te贸logo Hans Kung, en el extremo liberal del catolicismo, que las ideas acerca de la reforma de la Iglesia cat贸lica que tiene Bernard Fellay, el obispo cism谩tico y l铆der de los lefebvristas que pretenden el inmovilismo.Pero, 驴Cu谩les pueden ser los elementos de una aut茅ntica reforma cat贸lica? 驴Existen criterios que nos ayuden a entender lo que es verdadero de lo falso?

LA INTRUSI脫N DEL MUNDO EXTERNO

Es clara la avalancha de recomendaciones que desde fuera de la Iglesia se hacen para 鈥渁comodarla al mundo moderno鈥.En un reciente art铆culo, Vittorio Messori habla espec铆ficamente sobre la incomprensi贸n de los medios de comunicaci贸n del sistema sobre los cambios que deber铆a hacer el nuevo Papa, y advierte sobre los an谩lisis que no comprenden la l贸gica de la Iglesia:

"Muchos de estos presuntos an谩lisis son vaniloquios que hacen re铆r: seg煤n un inextirpable vicio, se aplican categor铆as impropias para interpretar una realidad totalmente diversa. Es la deformaci贸n obsesiva, podr铆amos decir man铆aca, de quien pretende interpretar la realidad religiosa utilizando tambi茅n las habituales categor铆as pol铆ticas, las aburridas y gastadas (y, en este caso, totalmente enga帽osas) distinciones entre derecha鈥攊zquierda, conservadores鈥攑rogresistas, tradicionalistas鈥攎odernistas, dialogantes鈥攊ntegristas".

Y la base de la incomprensi贸n es una lectura sesgada del Concilio Vaticano II:

"Benedicto XVI, ha recordado que al pueblo, incluido el cat贸lico, no le han llegado los documentos aut茅nticos, sino sus interpretaciones tendenciosas realizadas por periodistas, opinadores, escritores, cuando no especialistas y expertos clericales partidarios de 芦facciones禄.

Aunque tambi茅n es irreal pensar que no hubo colaboraci贸n interna:

Pero es injusto jugar al victimismo habitual, como si la deformaci贸n del Concilio hubiera sido obra de alg煤n complot externo: en realidad (el mismo Ratzinger lo ha recordado a menudo) buena parte del desastre, dir铆a que el m谩s pernicioso, ha sido llevado a cabo por hombres de Iglesia. Al mundo entero y al propio Pueblo de Dios no le lleg贸 el impulso religioso de los Padres, el fervor por el apostolado, su mirada hacia el Evangelio de siempre y de hoy; m谩s bien al contrario, le lleg贸 la lectura 芦pol铆tica禄 oscura, angosta y sectaria".

HACIA DONDE DEBE APUNTAR UNA REFORMA ECLESIAL

Por lo tanto es necesario tener claro cu谩les son los cambios que se pueden realizar dentro de la Iglesia y cu谩les no, desde una mirada de fidelidad con los evangelios y la tradici贸n de los padres de la Iglesia.Cristo el Se帽or dio "forma" a su Iglesia y tiene una constituci贸n que es la voluntad de Cristo, que se manifiesta a trav茅s de la obra del Esp铆ritu Santo en la formaci贸n de la Iglesia a lo largo de la historia.As铆 que toda reforma verdaderamente cat贸lica deber estar en referencia a la recuperaci贸n de un elemento de la "forma" de la Iglesia que se ha perdido, o una extensi贸n de esa "forma" en un nuevo terreno (aunque siempre en continuidad esencial con la "forma" originaria).

EL EJEMPLO DEL CONCILIO VATICANO II

A veces, el proceso de reforma en la Iglesia trabaja en ambas direcciones.Pensando s贸lo en los aspectos positivos del Concilio Vaticano II, por ejemplo, la Iglesia recuper贸 un elemento de su constituci贸n "forma" que se hab铆a vuelto un poco perdida en el siglo, la idea de una distinci贸n clara entre la autoridad religiosa y pol铆tica, que se remonta al propio Jes煤s Se帽or distinci贸n entre lo que es de Dios y de las cosas que son del C茅sar.Al mismo tiempo, el catolicismo extendi贸 su pensamiento sobre la Iglesia y el mundo moderno, en respuesta a la din谩mica de las nuevas necesidades, como por ejemplo el cambio del lenguaje en las misas.El resultado de este doble proceso de recuperaci贸n (retomar cosas del pasado) y la extensi贸n (movimiento adelante), fue algo que aport贸 la ense帽anza del Vaticano II.

WEIGEL PROPONE DOS CRITERIOS

En CatolicismoEvang茅lico: la reforma profunda en la Iglesia del siglo 21, sugiere dos criterios que permitan distinguir la verdadera reforma de la falsa en la Iglesia: el criterio de la verdad y el criterio de la misi贸n.El criterio de la verdad nos dice que la reforma cat贸lica aut茅ntica siempre debe basarse en las verdades que la Iglesia conoce a trav茅s de la Escritura y la Tradici贸n, ya que esas verdades han sido expuestas por maestros autorizados de la Iglesia, los obispos en comuni贸n con el Obispo de Roma. Si se propone una "reforma" que contradice una verdad de la fe cat贸lica, no puede ser una reforma aut茅nticamente cat贸lica.El criterio de la verdad es el mismo Cristo, por 茅l se declar贸 el camino, la verdad y la vida, y es siempre la medida de la aut茅ntica reforma cat贸lica.Luego est谩 el criterio de la misi贸n. Todo verdadera reforma cat贸lica es impulsada y orientada por la misi贸n. Toda reforma aut茅nticamente cat贸lica contribuye a la misi贸n de la Iglesia, que es la proclamaci贸n del Evangelio para la salvaci贸n del mundo. La misi贸n, en otras palabras, es nada menos que el cumplimiento de la gran comisi贸n:

"Id, pues, y haced disc铆pulos a todas las naciones, bautiz谩ndolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Esp铆ritu Santo" (Mateo 28,19)

QU脡 PUEDE SER CAMBIADO

Lo que puede ser cambiado en la Iglesia debe ser cambiado, si la eficacia de la misi贸n lo exige.Lo que no se puede cambiar en la Iglesia, porque es de la forma constitucional de la Iglesia (como el episcopado y el sacerdocio), debe ser purificado y reformado para que pueda hacer su propia contribuci贸n a la misi贸n.

QU脡 NO PUEDE SER CAMBIADO

La Reforma Cat贸lica no es la deconstrucci贸n, o sea reformas que descartan las verdades de la fe, como estamos viendo en las reformas que est谩n haciendo otros grupos de cristianos.Pero tampoco la reforma cat贸lica aut茅ntica es el retorno a un pasado imaginario, perfecto, replicando exactamente las formas del primer cristianismo.Fuentes: Vittorio Messori,George Weigel, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)