Joven, alegre, sencilla, pobre, cercana, acogedora, centrada en Cristo.
Eusebio Hernández Sola, Obispo de Tarazona desde el 2011, hace un execelente análisis de la Iglesia que quiere el Papa Francisco. Considera que el Papa ha dejado en la JMJ de Río las claves excepcionales para una profunda renovación de la Iglesia.
Eusebio Hern√°ndez, obispo de Tarazona

Pero advierte que el peligro está en que nos acostumbremos a los gestos externos, -totalmente naturales y espontáneos para él- y no sepamos leer el significado y el hondo calado de los mismos.

CENTRADA EN JESUCRISTO

Apenas pis√≥ tierra ¬ębrasilera¬Ľ, como si tuviera prisa por presentar su programa, dijo:

¬ęNo tengo oro ni plata, pero traigo conmigo lo m√°s valioso que se me ha dado: Jesucristo¬Ľ.

El Papa es consciente de que, en la casa del Vaticano, s√≠ que hay oro y plata. Pero, como Pablo, una vez que conoci√≥ a Jesucristo, lo consider√≥ todo como ¬ębasura¬Ľ (Fil. 3,7), √©l se siente totalmente libre de las ataduras del dinero, y se presenta ante el mundo como San Francisco, personalmente ¬ędesnudo¬Ľ de cosas materiales y con capacidad de cuestionar la ¬ępompa institucional¬Ľ al estar revestido de la √ļnica riqueza, que es Jesucristo. (Ef.1,3).Desde esta experiencia personal, Francisco anima a los j√≥venes a encontrarse con Jes√ļs, el √ļnico que puede satisfacer sus aspiraciones m√°s profundas,¬ęuna verdad clara y de un genuino amor que los una por encima de cualquier diferencia¬Ľ. Invita a los j√≥venes a la m√°s apasionante aventura de esta vida: encontrarse personalmente con Jes√ļs. Por eso es impensable una fe en Cristo ¬ędescafeinada¬Ľ: ¬ęNo lic√ļen la fe en Jesucristo¬Ľ, dijo a los peregrinos argentinos. Tampoco hay que pensar en una fe circunstancial y para un rato. ¬ęEl que pone la mano en el arado y mira hacia atr√°s, no sirve para el Reino¬Ľ (Lc. 9,62).

CERCANA Y ACOGEDORA

El Papa es consciente de que muchos j√≥venes -tambi√©n personas mayores- se han alejado de la Iglesia. No es momento de analizar las causas. Propone ¬ęuna pastoral de cercan√≠a con todos¬Ľ. √Čl es un ejemplo vivo para todos. Sus palabras son c√°lidas, cercanas, abrazadoras. As√≠, la Iglesia que nos presenta el Papa no es una Iglesia fr√≠a, de despachos oficiales. La Iglesia debe acoger con afecto a toda persona que llame a su puerta, sin pedir su carnet de identidad. Todo encuentro con los hombres y mujeres es bueno y positivo porque me da la oportunidad de abrir las puertas del coraz√≥n. Los sacerdotes, antes de dar catequesis o sacramentos, deber√≠an ser Sacramento de la ternura del Padre.En la Misa con los obispos, sacerdotes, seminaristas y religiosas, el Papa les dec√≠a: ¬ęEstamos llamados a promover la cultura del encuentro¬Ľ. Esta cercan√≠a es como ¬ęesa lluvia suave que cae poco a poco y empapa la tierra¬Ľ (Is. 55, 10). Los j√≥venes y los que han asistido a la JMJ de R√≠o no se van a acordar de la lluvia y el fr√≠o que han tenido que soportar en la Playa de Copacabana, bautizada como ¬ęPlaya de Dios¬Ľ. Lo que no van a olvidar son las palabras tiernas, delicadas, cari√Īosas, del Papa:

¬ęHabr√≠a querido llamar a cada puerta, decir ''buenos d√≠as'', pedir un vaso de agua fresca, tomar un ''cafezinho'', hablar como amigo de casa, escuchar el coraz√≥n de cada uno, de los padres, los hijos, los abuelos...¬Ľ.

JOVEN Y ALEGRE

Sabe que la Iglesia de Europa es una Iglesia vieja, cansada y, en palabras de Benedicto XVI, ¬ęuna vi√Īa devastada¬Ľ. La mayor√≠a de los que van a Misa es ¬ęgente mayor¬Ľ. Cuando el Papa se encuentra con un grupo numeroso de j√≥venes cristianos, se enardece, y con palabras cargadas de emoci√≥n, exclama: ¬ęVeo en ustedes la belleza del rostro joven de Cristo, y mi coraz√≥n se llena de alegr√≠a¬Ľ. El Papa conf√≠a en los j√≥venes y apuesta por ellos. Y lo hace de esta manera tan expresiva y tan bella:

¬ęEs com√ļn entre ustedes o√≠r decir a los padres: ''Los hijos son la pupila de nuestros ojos'' (...).¬ŅQu√© ser√≠a de nosotros si no cuid√°ramos nuestros ojos? ¬ŅC√≥mo podr√≠amos avanzar? Mi esperanza es que, en esta semana, cada uno de nosotros se deje interpelar por esta pregunta provocadora. La juventud es el ventanal por el que entra el futuro en el mundo¬Ľ.

Por otra parte, el Papa Francisco no quiere enga√Īar a los j√≥venes. A trav√©s de su larga vida pastoral, ha podido observar que la lejan√≠a de Jes√ļs es causa de tristeza y el encuentro con Jes√ļs es fuente de alegr√≠a. Adem√°s, el Papa no quiere personas tristes en su Iglesia. A los propios Obispos les dec√≠a:

¬ęUn Obispo triste...¬°qu√© feo!¬Ľ.

SENCILLA Y POBRE

Todos recordamos aquella exclamación espontánea del Papa en su primera reunión con los periodistas que habían cubierto el cónclave:

¬ę¬°C√≥mo me gustar√≠a una Iglesia pobre y para los pobres!¬Ľ.

A lo largo de estos meses de su ministerio como Obispo de Roma, y muy especialmente en este viaje program√°tico de la JMJ, ha ido poniendo acentos y se√Īalando preferencias en el camino de esa meta evang√©lica: una Iglesia pobre, capaz de renunciar a pompas y vanidades; una Iglesia sencilla, mucho m√°s parecida al retrato que nos ofrecen las p√°ginas del Evangelio.Muchos analistas consideran que, entre los pronunciamientos en R√≠o, hay dos especialmente importantes para descubrir cu√°l es el proyecto de Iglesia que es necesario llevar a cabo: uno, el discurso al Comit√© de coordinaci√≥n del CELAM; y el segundo, su discurso a los Obispos de Brasil.Pues bien, en el encuentro del CELAM, no ha vacilado al afirmar que los Obispos son los primeros que tienen necesidad de conversi√≥n en este campo concreto de la sencillez y la pobreza, ¬ęhombres que amen la pobreza, sea la pobreza interior como libertad ante el Se√Īor, sea la pobreza exterior como simplicidad y austeridad de vida. Hombres que no tengan "psicolog√≠a de pr√≠ncipes". Hombres que no sean ambiciosos y que sean esposos de una Iglesia sin estar a la expectativa de otra¬Ľ.Y a todos los Obispos brasile√Īos, el Papa Francisco les dijo:

¬ęA veces perdemos a quienes no nos entienden porque hemos olvidado la sencillez, importando de fuera tambi√©n una racionalidad ajena a nuestra gente¬Ľ.

Ser√≠a rid√≠culo pensar que s√≥lo los Obispos necesitan, seg√ļn la expresi√≥n de Jes√ļs a Nicodemo, ¬ęvolver a nacer¬Ľ en estos espacios de la sencillez y la pobreza; la verdad es que esto nos afecta a todos. Necesitamos volver nuestros ojos a la ¬ęhermana pobreza¬Ľ para poder vivir como hermanos en una sociedad cada vez m√°s entregada al poder del dinero y de la opulencia.

LLENA DE TERNURA Y MISERICORDIA

Llama poderosamente la atención el hecho de que el Papa, en todos sus discursos de la JMJ, no se haya dedicado a condenar. Es verdad que en este mundo abundan las sombras del pecado y de la muerte. Pero ha preferido mirar a Cristo y arrojar una nueva luz sobre tanta oscuridad.

¬ęEn la Cruz de Cristo est√° todo el amor de Dios, su inmensa misericordia. Y es un amor del que podemos fiarnos, en el que podemos creer¬Ľ.

Naturalmente que el amor gratuito y perdonador de Dios, especialmente manifestado en la Cruz de Cristo, lleva consigo unas consecuencias:

¬ęEl amor nos ense√Īa as√≠ a mirar siempre al otro con misericordia y amor; pero la Cruz nos invita tambi√©n a dejarnos contagiar por este sobre todo a quien sufre¬Ľ.

Esta ternura y misericordia no s√≥lo lo ha expresado el Papa con sus palabras, sino tambi√©n con sus gestos: el papa de los pobres ha estado en el epicentro de la pobreza, en las favelas, oliendo la miseria, palpando la pobreza. Con el coraz√≥n de padre y pastor roto, se ha instalado en las periferias. Aqu√≠ donde se mastica la indignidad fruto de la injusticia.Se le ha llamado el ¬ęPapa de los abrazos¬Ľ. Ha abrazado a todos sin discriminaci√≥n. Pero ha tenido preferencia por los ni√Īos, los reclusos, los drogadictos, los enfermos. Lo mismo que Jes√ļs, que, amando a todos, tuvo una especial preferencia por los marginados y excluidos. En ocasiones, hemos visto a otros Papas bendecir a las mujeres que iban a dar a luz. ¬ęBendec√≠an la vida¬Ľ. Pero el Papa Francisco, en un gesto ins√≥lito y lleno de exquisita ternura, ha puesto su mano en el vientre de una embarazada. El Papa Francisco no s√≥lo bendice sino que ¬ęacaricia la vida¬Ľ.

MISIONERA

Sabe que la Iglesia de Jes√ļs se ha quedado vieja y necesita una profunda renovaci√≥n. Sin querer culpabilizar a nadie, el Papa es consciente de que la Iglesia ¬ęno puede seguir as√≠¬Ľ. Podr√≠amos decir que el hilo conductor de todos sus discursos es la ¬ęevangelizaci√≥n¬Ľ. El Papa recoge el grito de Pablo, el evangelizador por antonomasia: ¬ę!Ay de m√≠ si no evangelizo!¬Ľ. La evangelizaci√≥n es ¬ęsu carnet de identidad¬Ľ. Lo dice de mil maneras:

¬ęLa Iglesia no puede quedarse mir√°ndose el ombligo¬Ľ. ¬ęNo hay que balconear¬Ľ, sino ¬ęcallejear¬Ľ. ¬ęHay que hacer l√≠o¬Ľ. ¬ęHay que ser revolucionarios¬Ľ. En el mejor sentido, como lo fue Jes√ļs.

EL RETO DEL SANTO PADRE PLANTEADO EN TRES IDEAS

1.- VAYAN

Sus √ļltimas palabras, en la homil√≠a de despedida de la JMJ, fueron √©stas:

¬ęVayan, sin miedo, para servir¬Ľ.

El Papa Francisco nos ha repetido una y mil veces que tenemos que salir, que la misma Virgen nos empuja a salir. Los cristianos hemos confundido lamentablemente el verbo ¬ęvenir¬Ľ con el verbo ¬ęir¬Ľ. Nosotros decimos: ¬ę¬°Que vengan!¬Ľ. Que vengan a Misa porque para eso hemos tocado las campanas. Que vengan a inscribirse si quieren bautizar a sus hijos. Que vengan a dar su nombre si desean confirmarse. Que vengan a la oficina para arreglar los papeles para el Matrimonio. Y a los que ya no pueden venir porque se han muerto, ¬°que nos lo traigan!... La palabra evang√©lica, repetida hasta la saciedad por Francisco es ¬ęid¬Ľ: ¬ęVayan ustedes a la vi√Īa¬Ľ.

2.- SIN MIEDO

Evangelizar en nuestro tiempo, especialmente en Europa, es una misi√≥n dif√≠cil. El miedo puede ser el compa√Īero de camino. El Papa nos pide que dejemos los miedos: como dej√≥ el miedo Mois√©s ante el fara√≥n... Como dej√≥ el miedo Jerem√≠as, que era un ni√Īo. Como dej√≥ el miedo Mar√≠a ante lo que se le ven√≠a encima. Todos quitaron el miedo cuando se convencieron que no iban solos, que ¬ęDios estaba con ellos¬Ľ. ¬ęYo estoy contigo¬Ľ. Es la consigna de Dios a todo misionero. Por otra parte, nos dice el Papa Francisco:

¬ęJes√ļs no ha dicho: "Ve", sino "Vayan": somos enviados juntos¬Ľ. ¬ęQueridos j√≥venes, sientan la compa√Ī√≠a de toda la Iglesia¬Ľ, les dijo en Copacabana.

3.- PARA SERVIR

Es una bonita palabra. Es la clave para acertar en la vida. Nadie puede ser feliz en el ego√≠smo, encerr√°ndose en s√≠ mismo. En el Papa Francisco esta palabra se convierte en espl√©ndida realidad. Por eso est√° siempre alegre. Sus palabras al llegar a su casa de Roma fueron √©stas: ¬ęCansado pero contento¬Ľ.Fuentes: Periodista Digital, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)