El llamado a jugar a la ofensiva.
Desde el inicio del pontificado de Juan Pablo II la Iglesia ha transitado por un período de purificación y revitalización. Al principio casi imperceptible. Pero Juan Pablo II puso a la Iglesia como un actor de primer orden a nivel mundial, Benedicto XVI la posicionó como un poderoso referente intelectual frente al relativismo, la cultura de la muerte y el ascenso del islamismo, y ahora Francisco la está enviando a salir a evangelizar.
jovenes en rio con bandera de francisco

Si miramos para atr√°s veremos los dolores que la Iglesia ha pasado y est√° sanando, como la sangr√≠a de sacerdotes luego del Concilio Vaticano II, las desviaciones voluntaristas, el horror de los abusos sexuales de una parte del clero y ahora la corrupci√≥n del banco vaticano. Despu√©s de R√≠o, est√° claro que el cristianismo no est√° a punto de ser relegado al basurero de la historia.Incluso para los periodistas hastiados de la JMJ fue una sorpresa. La organizaci√≥n fue p√©sima seg√ļn los mismos organizadores.El transporte p√ļblico se derrumb√≥. Los cajeros autom√°ticos se quedaron sin dinero. El campo en el que se supon√≠a que los j√≥venes dormir√≠an durante la noche y asistir√≠an a la misa del domingo se convirti√≥ en una pesadilla despu√©s de fuertes lluvias. Incluso el gobernador de R√≠o de Janeiro admiti√≥ que la ciudad hab√≠a estado tenido una n ota de calidad "m√°s cerca de cero que de diez".Los tres millones de j√≥venes que se reunieron en la famosa playa de Copacabana de R√≠o de Janeiro estaban mojados, apretujados, sin dormir, y haciendo colas para los f√©tidos inodoros port√°tiles.Pero hubo pocas quejas. En cambio, el ambiente fue optimista y alegre. El Papa, el primer Papa latinoamericano, estaba all√≠. Fue un momento de alegr√≠a.

"Despu√©s de m√°s de 25 a√Īos de cubrir guerras, tr√°fico de drogas, disturbios, protestas, golpes de Estado y cinco giras papales en Am√©rica Latina, tengo que admitir que no soy muy f√°cil de impresionar", escribi√≥ Luc√≠a Newman, editora latinoamericana de Al Jazeera. "Pero sin dudas, debo confesar que la escena en la playa de Copacabana en la noche del s√°bado y la madrugada del domingo fue extraordinaria".

A veces los medios de comunicaci√≥n fallan con un relato que se encuentra justo debajo de sus narices. ¬ŅSi el Papa puede congregar tres millones de j√≥venes de todo el mundo para un evento como este, est√° realmente el cristianismo en sus a√Īos crepusculares? ¬ŅSer√° la pr√≥xima generaci√≥n realmente atea y secular?Adem√°s de la promoci√≥n de la piedad y entusiasmo, la JMJ ayuda a dar ense√Īanzas cat√≥licas, es contra-culturale, y da un fundamento intelectual m√°s firme. Muchos de los j√≥venes van a aplicar estas lecciones a su vida familiar - y sus pol√≠ticas - en los a√Īos venideros.Por ejemplo, al menos dos millones de peregrinos recibieron un manual de bio√©tica f√°cil de leer que cubre temas como la fecundaci√≥n in vitro, el aborto y los trasplantes de √≥rganos. Esto sin duda ayudar√° a algunos de ellos cuando se enfrenten a problemas de vuelta a casa o m√°s tarde en la vida.Tambi√©n es seguro despert√≥ un mayor compromiso con la evangelizaci√≥n.Este fue el n√ļcleo del mensaje del Papa Francisco. Una y otra vez insisti√≥ en que sus oyentes ten√≠an que compartir su fe con sus amigos:

"La experiencia de este encuentro no debe permanecer encerrado en su vida o en el peque√Īo grupo de su parroquia, su movimiento o su comunidad. Eso ser√≠a como la retenci√≥n de ox√≠geno de una llama que arde con fuerza. La fe es una llama que se hace m√°s fuerte cuanto m√°s se comparte y se transmite... Jes√ļs no dijo: ‚Äėsi quieres, si tienes el tiempo‚Äô, sino: ‚ÄėId y haced disc√≠pulos a todas las naciones‚Äô"

Es evidente que lo que Francisco tiene en mente abrir las ventanas enérgicamente a la participación en el mundo secular. Usó imágenes deportivas para exhortar a los jóvenes a evangelizar:

"Los jóvenes, por favor: no se pongan a la cola de la historia. Sean miembros activos. Pasen a la ofensiva. Juguen en el campo, construyan un mundo mejor, un mundo de hermanos y hermanas, un mundo de justicia, de amor, de paz, de fraternidad, de solidaridad. Jueguen siempre a la ofensiva".

Tambi√©n desempe√Ī√≥ el papel de amoroso entrenador, pero duro, de sus lugartenientes, los obispos cat√≥licos, alent√°ndolos a hacer menos trabajo de oficina y m√°s trabajo con los pies:

"No podemos mantenernos encerrados en las parroquias, en nuestras comunidades, en nuestras instituciones diocesanas, cuando muchas personas est√°n esperando el Evangelio"

Para muchos de los obispos, tristes por las malas noticias sobre esc√°ndalos y la asistencia a la iglesia en declive, esto debe haber sido un momento energizante. El mensaje fue: no gemidos, sin quejas. Ustedes tienen una fe "revolucionaria". √ösenla.

"Ustedes saben que en la vida de un obispo hay muchos problemas que necesitan ser resueltos. Y con estos problemas y dificultades, la fe de un Obispo puede entristecerse. ¡Qué horrible es un Obispo triste! ¡Qué malo es eso!"

El impresionante √©xito de Rio es un punto hacia el futuro.Durante los √ļltimos 50 a√Īos, la Iglesia Cat√≥lica, que proporciona la mayor parte de la potencia de fuego de los defensores occidentales de los valores tradicionales y la dignidad humana, se ha estado limpiando poco a poco despu√©s del tsunami de la secularizaci√≥n del siglo XX.Al principio el progreso fue casi imperceptible. En los a√Īos 60 y 70 muchos laicos dejaron de ir a la iglesia y olas de sacerdotes desertaron. Los efectos de esta √©poca a√ļn reverberan.Pero desde finales de los 70, la Iglesia recuper√≥ su vitalidad en tres etapas.En la primera, Juan Pablo II le dio disciplina fresca, confianza y relevancia.Usando su gran encanto y prestigio, reafirm√≥ la ense√Īanza tradicional sin hacer que pareciera anticuada. Y despu√©s de la ca√≠da del comunismo, la Iglesia Cat√≥lica fue claramente el m√°s firme defensor mundial de la dignidad humana.En el segundo, Benedicto XVI surgi√≥ como el intelectual p√ļblico m√°s importante del mundo. Se hizo evidente que la m√°s poderosa cr√≠tica del relativismo moral y cultural y del resurgimiento del Islam se encontraba en la Iglesia.Con Francisco, una tercera etapa ha llegado: la evangelizaci√≥n en√©rgica y sin verg√ľenza. Este fue un tema importante para sus predecesores, tambi√©n, pero para Francisco es casi el √ļnico. En cada discurso, homil√≠a y documento retumba el tambor de la evangelizaci√≥n.Y si usted quiere saber si el mensaje est√° llegando a la gente, basta con ver las estad√≠sticas. En 2006 los Rolling Stones tambi√©n estivieron en la playa de Copacabana. Alrededor de 1,5 millones de personas se reunieron en lo que se ha descrito en el mayor concierto de rock al aire libre del mundo. Tres millones fueron al concierto del Papa Francisco - y es siete a√Īos mayor que Mick Jagger.Lo que la Jornada Mundial de la Juventud en R√≠o mostr√≥ es que el cristianismo est√° lejos de estar listo para el basurero de la historia. En cambio, est√° en proceso de un revival definitivo.Fuentes: Michael Cook para MercatorNet, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)