Los cardenales llegan tarde para apoyar las uniones civiles.
En menos de una década se ha forjado un movimiento para legalizar el matrimonio gay de tal poder disuasivo, a través de la mano dura moral y la estigmatización, que no tiene precedentes en la historia. Los artífices han sido los jueces, los intelectuales y los políticos, con el apoyo de los medios de comunicación, la izquierda y los Liberales. El ablandamiento de las expresiones de los cardenales católicos llega tarde.

Cualquier persona que valore la diversidad de pensamiento y la tolerancia de la disensión, debe encontrar el consenso arrollador sobre el matrimonio gay aterrador.El espacio para la disidencia se ha reducido rápidamente, y el consenso no sólo es sofocante sino que asfixia.En una década el matrimonio gay ha ido "de broma al dogma" y ha habido un cambio sísmico social impredecible.

NO SE LE PUEDE LLAMAR CONSENSO

No parece adecuado que incluso podamos llamar a esto "consenso", ya que ello implicar√≠a la uni√≥n voluntarista de diferentes elementos en una concordia.Se describe mejor como el conformismo, el sacrificio lento pero seguro de pensamiento cr√≠tico y de la opini√≥n disidente bajo la presi√≥n para aceptar lo que se ha definido como un bien por las altas esferas de la sociedad: el matrimonio gay.Quienes se oponen al matrimonio gay ahora son tratados por los medios de comunicaci√≥n de la misma forma rara que los agitadores eran tratados en el pasado: como criaturas extra√Īas, depravados, entregado a los valores tradicionales, caducos y medievales.

UN CAMBIO RADICAL FRUTO DE LA PRESI√ďN Y NO DE LA EVOLUCI√ďN

Es razonable lo que Christopher Caldwell dice:

"La opini√≥n p√ļblica no cambia tan r√°pido en las sociedades libres. Cualquier opini√≥n no est√° cambiando tan r√°pido como parece ser, o la sociedad no es tan libre".

Ciertamente, la idea de que el "cambio radical" en la opini√≥n pol√≠tica y p√ļblica se ha producido por la lucha de los activistas homosexuales por el matrimonio es poco convincente.Y si algo muestra, es lo que los activistas pueden lograr cuando se combinan "idealismo con la acci√≥n" y al acceso a los medios de comunicaci√≥n.

HAY GRANDES DIFERENCIAS CON LA LUCHA POR LOS DERECHOS CIVILES DE LOS NEGROS EN EE.UU.

Llevar a Martin Luther King a la escena s√≥lo pone de relieve la atipicidad de la campa√Īa de matrimonio gay: no ha habido marcha masiva en Washington por el matrimonio del mismo sexo, ni lucha en las calles, no chocaron con la polic√≠a, ni fueron mutilados por perros, ni perseguido por el KKK, ni puestos en la c√°rcel.No ha habido ninguna acci√≥n p√ļblica real en absoluto, ciertamente no es del tipo de acci√≥n que podr√≠a haber aterrorizado a los pol√≠ticos.En realidad, el aumento extraordinario a favor del matrimonio gay, no habla de un nuevo esp√≠ritu de libertad e igualdad a la par que los movimientos de derechos civiles de la d√©cada de 1960, sino del conformismo pol√≠tico y moral de nuestra √©poca, una era acr√≠tica, donde las ideas pueden convertirse en dogma con alarmante facilidad y velocidad, y la dificultad para hablar lo que uno piensa o quedarse con sus creencias y desacuerdo se ha patologizado.

LA CAMPA√ĎA VIENE DESDE LOS SECTORES ALTOS DE LA SOCIEDAD

El matrimonio gay muestra c√≥mo se forjan las narrativas pol√≠ticas en estos d√≠as, y c√≥mo las personas son llevadas a aceptarlas.Esta es una campa√Īa que es elitista por la naturaleza, en el sentido de que, en contraste directo con los agitadores por los derechos civiles de la antig√ľedad, que ven√≠a de la parte baja de la sociedad.Y es una campa√Īa extremadamente implacable con el disenso o desacuerdo, que impl√≠citamente exige el allanamiento a su agenda.Como Caldwell dice,

"nunca desde la Era Progresista ha habido un movimiento social impulsado por la élite como el de matrimonio gay".

En su nuevo libro, Michael Klarman describe c√≥mo los jueces, no los homosexuales en la calle, encabezaron la campa√Īa del matrimonio gay, que incluso llama a los jueces una "subcultura distintiva" de la √©lite cultural, que:

"tiende a ser m√°s liberal que el p√ļblico en general sobre cuestiones como la igualdad de g√©nero y la igualdad gay. Otra consideraci√≥n favorable de la subida ‚Äėde los billetes‚Äô del matrimonio gay fue la direcci√≥n de ‚Äėabogados y profesores‚Äô, que aconsejaron en contra de la participaci√≥n con el p√ļblico porque hacer ‚Äėdemandas abiertas para el matrimonio gay [pod√≠a] desencadenar una reacci√≥n violenta‚Äô".

SE HA CONVERTIDO EN UN ‚ÄėSENTIDO COM√öN‚Äô

El escritor gay John D'Emilio ha criticado la dependencia de los activistas homosexuales de los tribunales, argumentando que:

este "convencimiento de que [la ley] es la manera de cambiar el mundo ... habría sido considerado raro para gran parte de la historia de América".

Sin embargo, aqu√≠ es donde el matrimonio gay surgi√≥ - en los tribunales y m√°s tarde en las salas de los comit√©s pol√≠ticos, entre los hay un parecer "m√°s liberal que en el p√ļblico" - y como Caldwell dice:

"Cuando las √©lites se re√ļnen por unanimidad en torno a una causa, puede convertirse en una especie de sentido com√ļn".

En la medida que el matrimonio gay se convirti√≥ en "una especie de sentido com√ļn", oponerse se hizo m√°s dif√≠cil, y podr√≠a incluso poner en peligro la propia posici√≥n social y moral.El "sentido com√ļn" del matrimonio gay se ha convertido en algo as√≠ como un dogma del matrimonio gay, de una manera muy sutil.De modo que el acto mismo de debatir el matrimonio gay ha sido demonizado impl√≠citamente, ya que, en palabras de un observador:

"El hecho de que haya un debate sobre si se debe negar a un grupo de personas sus derechos civiles es inaceptable".

En este caso, a través de poner en contacto el matrimonio gay con el viejo movimiento por los derechos civiles, ha llevado a que la misma discusión puede ser calificada de "inaceptable".

LA AGRESIVA PRESI√ďN MORAL

Otros dicen que no deber√≠a haber ningunas "sutilezas ni diferencias culturales" sobre el matrimonio gay, ya que "hay s√≥lo una respuesta correcta" en este tema. Aquellos que insisten en poseer "diferencias culturales" sobre el matrimonio gay - o peor a√ļn, se oponen a √©l, sienten la furia de los activistas.Los partidarios del matrimonio gay en realidad se jactan de utilizar la presi√≥n moral sobre el debate pol√≠tico para ganar la aquiescencia de las personas.La revista Scientific Americanha debatido recientemente la forma aparentemente brillante que las redes sociales se est√°n utilizando para influir en las "actitudes y comportamientos" de las personas sobre el matrimonio gay.Todo el mundo es "susceptible a los poderes de la presi√≥n de grupo", dice, por lo que decir constantemente cosas favorables sobre el matrimonio gay en los medios sociales de los sitios web puede ser:

una forma de "enviar un mensaje sobre lo que es aceptable, adecuado y normal".

Es decir que no importa convencer a alguien con la razón, sólo con mano dura sabrán lo que es normal para apoyar el matrimonio gay, y por lo tanto presumiblemente lo que es anormal para oponerse a él.

COMO SE FORJA EL CONFORMISMO

Es as√≠ como se forja el conformismo y es ejecutado hoy: las √©lites conciben una idea o una campa√Īa, muy lejos de lo que un proponente del matrimonio gay llama "la tiran√≠a de la mayor√≠a", esa idea o campa√Īa falsamente se presenta como algo que los manifestantes y activistas exigieron y presiona a las elites, y a trav√©s del proceso, el debate se demoniza y se patologiza la disidencia; o sea que a trav√©s del tratamiento de la aceptaci√≥n como normal y la cr√≠tica como anormal, la idea o de la campa√Īa se extiende m√°s ampliamente a trav√©s de la sociedad.Finalmente, en las palabras de Caldwell, incluso aquellos que no est√°n seguros acerca del matrimonio gay "calman sus recelos naturales".De hecho, en una entrevista con la estrella del pop brit√°nico Dappy recientemente, se le pregunt√≥ si apoyaba el matrimonio gay, y dijo :

"Quiero decir que no... pero me da mucho palo eso. Así que digo 'sí'. Definitivamente digo 'sí'".

¬ŅCu√°ntas otras personas est√°n diciendo s√≠ no porque creen en el matrimonio gay, sino porque no quieren ser considerados como perdedores, extraviados o trogloditas?

EL MATRIMONIO GAY SE ERIGE SOBRE LOS ESCOMBROS DEL MATRIMONIO TRADICIONAL

El conformismo alrededor del matrimonio gay no se puede achacar totalmente a un pu√Īado de activistas, por supuesto, y ciertamente no a un intento consciente de su parte para hacer cumplir la obediencia pol√≠tica y moral.La fragilidad de la sociedad para la protecci√≥n del matrimonio tradicional en s√≠, de la virtud de compromiso, tambi√©n ha sido clave para la formulaci√≥n del consenso sobre el matrimonio gay.De hecho, es entre los escombros del matrimonio tradicional sobre el que est√° construido el edificio del matrimonio gay.Es decir, si los abogados, los pol√≠ticos y los otros "mejores" han entrado con √©xito a patadas por la puerta del matrimonio tradicional, es porque la puerta ya estaba colgando de sus bisagras, despu√©s de a√Īos de abandono cultural.O sea que ha habido una combinaci√≥n de debilidad de la fe en el matrimonio tradicional y la insidia de la campa√Īa por el matrimonio gay.

LOS CARDENALES LLEGAN TARDE

El cardenal arzobispo de Viena est√° expresando la apertura al reconocimiento legal de las uniones homosexuales, que aparecen enfrentadas con la ense√Īanza del Magisterio.En una charla en la Galer√≠a Nacional de Gran Breta√Īa, el cardenal Christoph Sch√∂nborn defendi√≥ la definici√≥n tradicional del matrimonio, pero pidi√≥ "respeto" a las relaciones homosexuales, informa el peri√≥dico brit√°nico cat√≥lico The Tablet .

"Las parejas del mismo sexo necesitan respeto y la protecci√≥n de la ley, incluso civil", dijo, seg√ļn el diario. "S√≠, pero mant√©ngalo alejado de la idea del matrimonio. Debido a que la definici√≥n del matrimonio es la uni√≥n estable entre un hombre y una mujer abierta a la vida"

"Debemos ser claros acerca de los términos y respetar las necesidades del conjunto de las personas que viven en una sociedad. Ellos merecen respeto", agregó el cardenal.

Los comentarios del Cardenal Schönborn llegan en momentos en que muchos han expresado la esperanza de una nueva era de "diálogo" y un enfoque suavizado a las cuestiones controvertidas bajo el pontificado de Francisco.También se deduce de las observaciones formuladas la semana pasada por varios cardenales estadounidenses que los activistas homosexuales aclamaron como un ablandamiento del tono de la Iglesia.

"Tenemos que hacer ver mejor que nuestra defensa del matrimonio no se reduce a un ataque a los homosexuales", dijo el cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York y presidente de la Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos.

"Y lo admito, no hemos sido muy buenos en eso"

Por otra parte el bi√≥grafo del papa Francisco, Sergio Rub√≠n, dijo que durante el debate de la Argentina sobre el "matrimonio"del mismo sexo en 2010, Bergoglio hab√≠a sugerido en privado a sus compa√Īeros obispos argentinos que aceptan las uniones civiles como un compromiso. Los otros obispos no estuvieron de acuerdo y el Cardenal acept√≥ la posici√≥n de los otros.

QUE SE PUEDE LOGRAR CON EL ABLANDAMIENTO DE LA POSICI√ďN

La marea del matrimonio homosexual a llegado a tal nivel, y la campa√Īa ha sido tan exitosa, que dif√≠cilmente el movimiento gay, y especialmente los liberales y la izquierda, acepten no redefinir el matrimonio.Porque aunque lo utilicen poco, porque son s√≥lo un pu√Īado, es un arma formidable para promocionar el estilo de vida homosexual y para presionar a las instituciones y a las personas hacia la conformidad con ellos, adem√°s de obtener beneficios a nivel personal por ser una minor√≠a privilegiada.Pero aunque haya una especie de acuerdo y la Iglesia se allane a las uniones civiles gay al igual que los proponentes del cambio, se debe tener claro que es simplemente para esto es un paso atr√°s para acumular fuerzas para seguir adelante, porque el objetivo √ļltimo es desvirtuar totalmente la familia.¬ŅY que puede ganar la Iglesia con este aparente ablandamiento? Sacarse un poco de presi√≥n de encima y no ser el √ļnico foco de los ataques del lobby gay, lo que no es poca cosa. Pero tambi√©n hay que considerar que es pasajero, porque ambas agendas son inconciliables de base.Fuentes:Brendan O‚ÄôNeillen Mercatornet Life Site News, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)