La pornograf铆a afecta tanto a quien la consume como a quienes le rodean.
Y es destructora de las familias, de las relaciones sexuales y de la inserci贸n de las personas en la sociedad.
Adicto a la pornografia
Cient铆ficos de la Universidad de Cambridge han estudiado el cerebro de adictos al porno y han descubierto que estas exploraciones se ven exactamente como los de adictos a las drogas.

Cuando se habla de pornograf铆a generalmente nos referimos a los hombres.

Pero las mujeres tambi茅n sufren de lo mismo, solo que entran de otra manera a la adicci贸n.

COMO NOS AFECTA A TODOS LA PORNOGRAF脥A

Las personas que no pueden salir de la adicci贸n de la pornograf铆a est谩n alterando no s贸lo su vida sino la vida de su familia.

Por un lado afecta econ贸micamente, porque la persona dedica mucha energ铆a a un tema no productivo, incluso en horas de trabajo.
Afecta adem谩s la sociabilidad porque comienza a estar controlada por esa pulsi贸n sexual fantasiosa.
Produce insatisfacci贸n, porque el sexo pornogr谩fico es insatisfactorio, y causa malestar que luego se traslada a las relaciones interpersonales.
Predispone a no casarse, al divorcio y a la fractura de las familias.
Disminuye la natalidad, y como en el caso de Jap贸n, contribuye al invierno demogr谩fico.
Estimula diversas aberraciones sexuales, como los delitos sexuales de violaci贸n y sexo con menores.
Y altera los valores morales, porque hace m谩s aceptables las relaciones ad煤lteras y la homosexualidad.
sexting
La pornograf铆a se puso m谩s al alcance de la mano con el advenimiento de internet.
Hay 420 millones p谩ginas web dedicadas a la pornograf铆a.

Internet ha tra铆do todo tipo de material sexualmente expl铆cito al hogar y al lugar de trabajo.

El impacto que ha tenido en la sociedad ha producido resultados sorprendentes, como ha demostrado un reciente estudio sobre los hombres adictos a la pornograf铆a.

pornografia ni帽os

HALLAZGOS DE UNA ENCUESTA

Una encuesta de una comunidad de Reddit llamada NoFap ha ayudado a los investigadores a abrir la puerta a una mejor comprensi贸n de los efectos de la pornograf铆a en nuestras vidas.

1. Excitaci贸n para adictos al porno en realidad hace disminuir la excitaci贸n con la misma pareja, porque necesitan encontrar diferentes parejas capaces de continuar su excitaci贸n.Conocido como el "Efecto Coolidge", o comportamiento de b煤squeda de la novedad, la pornograf铆a entrena al espectador a esperar la novedad constante.

2. Una de cinco personas que regularmente ve porno admiti贸 sentirse controlado por sus propios deseos sexuales.

3. El doce por ciento de los encuestados inform贸 que ve cinco o m谩s horas de pornograf铆a en Internet cada semana.

59 por ciento inform贸 que ve entre 4 y 15 horas de porno cada semana.

4. Casi el 50 por ciento dicen que nunca han tenido sexo en sus vidas, su 煤nica experiencia es con la intimidad con sus computadoras.

5. Cuarenta y dos por ciento de los estudiantes universitarios masculinos visitan sitios porno regularmente.

6. Cincuenta y tres por ciento de los encuestados desarrollan un h谩bito regular porno entre las edades de 12 y 14.

Un alarmante el 16 por ciento dijo que empezaron viendo antes de los 12 a帽os.

7. Sesenta y cuatro por ciento informa que sus gustos en el porno se han vuelto m谩s extremos o desviados.

8. Entre los hombres de 27 a 31 a帽os de edad, 25 por ciento est谩n desinteresados en relaciones sexuales con su pareja y el 34 por ciento admite "problemas de funcionamiento".

9. Despu茅s de comprometerse a no ver pornograf铆a, 60 por ciento de los encuestados sintieron que hab铆an mejorado sus funciones sexuales.

10. 67 por ciento tuvieron un aumento en los niveles de energ铆a, as铆 como de la productividad.

En definitiva, hay pruebas suficientes para apoyar que la pornograf铆a tiene un efecto negativo sobre la calidad de vida.

pornografia en jovenes

LA PORNOGRAF脥A Y EL DECLIVE DEL MATRIMONIO

Podr铆a haber un colaborador poco mencionado en el declive del matrimonio, y es la pornograf铆a gratuita en Internet.

El declive del matrimonio en occidente est谩 bien documentado.

Las tasas de matrimonio han estado cayendo durante d茅cadas.

Hay muchas razones distintas a la pornograf铆a para la tendencia.

Una de las hip贸tesis m谩s provocativas es el aumento de la desigualdad de la riqueza.

Andrew J. Cherlin hizo este an谩lisis en un reciente art铆culo de opini贸n en el New York Times:

Hist贸ricamente, la desigualdad baja y estable ha coincidido con per铆odos de altas tasas de matrimonio entre todos los grupos socioecon贸micos.

El matrimonio puede ser una instituci贸n cara, sobre todo sin dos fuentes de ingresos sostenibles.

Y Estados Unidos es particularmente desigual de hoy , y los pobres tienen menos probabilidades de casarse que los ricos.

Y otros han argumentado que una disminuci贸n de los valores tradicionales ha hecho que el matrimonio tenga menos prioridad de la que tuvo.
Los pa铆ses son ciertamente menos religiosos hoy de lo que ha sido en el pasado, y las personas religiosas tienden a casarse m谩s a menudo, y m谩s j贸venes.

Pero hay evidencia del aporte negativo de la pornograf铆a para el deterioro de la tasa de nupcialidad.

UNA INVESTIGACI脫N ENCONTR脫 ASOCIACI脫N NEGATIVA ENTRE EXPOSICI脫N A PORNOGRAF脥A Y EL CASAMIENTO
Un equipo de investigadores del Instituto del Estudio del Trabajo (IZA) en Alemania, public贸 hallazgos de un estudio, que establece que el aumento de la pornograf铆a gratuita a Internet no s贸lo se correlaciona con una disminuci贸n pronunciada en el porcentaje de varones adultos j贸venes que est谩n casados, sino que adem谩s podr铆a estar contribuyendo a esa tendencia.
adiccion a la pornografia

Los investigadores utilizaron datos de la Encuesta Social General (GSS), un estudio exhaustivo, representativa a nivel nacional, para analizar c贸mo los hombres de 18 a 35 a帽os utilizan Internet.

Se centraron en el n煤mero de horas que cada participante usa Internet por semana, y cu谩ntos utilizaron Internet para ver pornograf铆a en los 煤ltimos 30 d铆as.

"Nosotros nos preguntamos, 驴qu茅 est谩 ayudando a determinar si las personas est茅n casados o no?" dijo el Dr. Michael Malcolm, profesor de la Universidad de West Chester, Pennsylvania, y uno de los autores del estudio.

"Una de esas cosas, pensamos, podr铆a ser el uso de la pornograf铆a".

En t茅rminos generales, un mayor uso de Internet se asoci贸 con tasas de matrimonio m谩s bajas.
Pero espec铆ficamente, la exposici贸n a pornograf铆a en particular, se relaciona m谩s estrechamente con aquellos participantes que no estaban casados, que cualquier otra forma de uso de Internet.
Incluyendo el uso regular de sitios web financieros, sitios de noticias, sitios web de deportes, y varios otros.
Lo contrario, por comparaci贸n, fue el caso de uso de la web para temas religiosos, que se correlacion贸 positivamente con el matrimonio.

La reacci贸n natural podr铆a ser la de desestimar los hallazgos como confirmaciones de la evidencia de que los hombres que est谩n casados tienden a mirar porno con menos frecuencia, precisamente porque est谩n casados.

Pero mientras que podr铆a ser cierto, probablemente no ayude a explicar todo.

La raz贸n, explica Malcolm, est茅 probablemente ligada a la relaci贸n entre el matrimonio y la satisfacci贸n sexual.

Si la pornograf铆a es vista como un medio para la satisfacci贸n sexual alternativa, entonces podr铆a ser socavadora de que los matrimonios sirvan a esta funci贸n, por lo menos durante la edad m谩s temprana.
Piensa en ello como una forma m谩s leve de las relaciones sexuales prematrimoniales.

La proliferaci贸n de la pornograf铆a gratuita por internet ha sido enorme.

Entre 2009 y 2010, el contenido er贸tico, represent贸 casi el 13 por ciento de todas las b煤squedas en Internet, seg煤n la revista Forbes.

Adem谩s, un estudio de 2008 encontr贸 que casi el 90 por ciento de los hombres piensan que es aceptable.

驴Y QUE HAY DE LAS MUJERES?

El tipo de pornograf铆a al que se exponen las mujeres que se vuelven adictas, es diferente a la de los hombres, es m谩s soft.
Y eso dificulta comprender que sigue siendo pornograf铆a, hasta que aparecen otros s铆ntomas en su relacionamiento con parejas, el abuso del alcohol y drogas, y el inicio en la pornograf铆a hard core.

Los hombres y las mujeres ven el mundo de manera diferente.

Eso no es ning煤n secreto.

Y tampoco no es ning煤n secreto que se 鈥渕arketinea鈥 la mayor parte de la pornograf铆a para los hombres y esto objetiva a las mujeres como seres altamente sexualizados dispuestos a atender todos sus caprichos.

Con esto en mente, Internet ha permitido que el mercado de la pornograf铆a amateur llene la pantalla con productos gratuitos y, como resultado, los porn贸grafos profesionales buscan nuevos mercados.

Uno de los mercados son las mujeres.

El producto: pornograf铆a suave centrada en la intimidad y el relacionamiento.

La raz贸n: las mujeres tienden a objetivar estos sentimientos.

Hoy en d铆a, muchas mujeres leen pornograf铆a suave como un escape y como una extensi贸n de su inter茅s por las novelas rom谩nticas.
Un t铆tulo recientemente popular 鈥淔ifty Shades of Grey鈥 ha hecho grandes avances en este nicho.
Y a causa de esa tendencia, algunas mujeres se est谩n moviendo a la pornograf铆a en l铆nea de n煤cleo blando y novelas rom谩nticas.

No es ning煤n secreto que la pornograf铆a softcore es la corriente principal.

Los tres libros de la trilog铆a de 鈥50 Shades鈥 ocupan en la actualidad tres de los cinco puntos de la lista de tops bestsellers del New York Times y recientemente celebraron los tres primeros lugares.

Otras novelas er贸ticas con frecuencia llegan a los quince primeros.

En realidad, estos libros desplegados al frente y al centro en las librer铆as, tienden a idealizar las relaciones malsanas mostradas en ellos, y por extensi贸n, la pornograf铆a en general.

Parece que el porno softcore es visto por la mayor铆a como una distracci贸n inofensiva, pero con demasiada frecuencia, es una puerta de entrada a la pornograf铆a m谩s dura y a la adicci贸n.

mujer viendo porno en notebook

El aumento de la pornograf铆a en l铆nea dirigido a las mujeres ha demostrado que aumenta la adicci贸n en la mujer.

Actualmente, las mujeres representan el 30% de todos los espectadores de pornograf铆a en l铆nea.

Las mujeres sufren m谩s el estigma que los hombres por ver pornograf铆a, lo que a veces les impide buscar ayuda.
Tienden a ver el comportamiento problem谩tico rom谩ntico y la conducta sexual como un problema de relacionamiento o de intimidad, en lugar de un problema sexual.
Muchas mujeres no se dan cuenta de sus problemas sexuales hasta que buscan tratamiento por problemas de drogas o alcohol.

Robert Weiss, Director Fundador del Instituto de Recuperaci贸n Sexual, da cinco signos de conductas adictivas sexuales y rom谩nticas de las mujeres:

1. El uso constante de citas, la seducci贸n, las experiencias sexuales, o el romance como un medio primario de sentirse querida y valiosa.

2. Una historia dolorosa, relaciones fallidas insatisfactorias donde el tener relaciones sexuales o s贸lo sentirse amado durante las relaciones sexuales es el v铆nculo primario.

3. La incapacidad de permanecer sobria de las drogas o a la adicci贸n al alcohol relacionado con la intriga rom谩ntica, miedo de estar sola, y patrones de comportamientos relacionados con lo sexual, fusionado con el abuso de alcohol / drogas.

4. Comportamientos fetiche en secreto con parejas casuales o an贸nimas, mientras que est谩 separada de una relaci贸n primaria.

5. Utilizaci贸n de la pornograf铆a, la auto estimulaci贸n, o conexiones en l铆nea sexuales o rom谩nticas en lugar de una vida con sentido social y recreativo.

La adicci贸n a la pornograf铆a es real y es muy nociva.

Si observa estos comportamientos en s铆 misma, debe buscar ayuda profesional.

La proliferaci贸n de la pornograf铆a dirigida hacia las mujeres es la apertura de un mayor di谩logo sobre la sexualidad de las mujeres, que es un tema que ha sido mal interpretado e ignorado durante a帽os.

Pero esta tendencia no es excusa para este tipo de pornograf铆a y esto no significa que las mujeres deben sufrir en silencio con la adicci贸n.

pornografia digital fondo

LOS 7 PROBLEMAS QUE ATRAVIESAN LOS CONSUMIDORES DE PORNOGRAF脥A

Los usuarios de la pornograf铆a luchan contra la soledad

La pornograf铆a tiene una tendencia a crear una sensaci贸n de soledad en el usuario.

A pesar que la pornograf铆a promete relaci贸n con parejas aparentemente ilimitadas, el usuario porno sabe en lo profundo de sus almas que estas conexiones son falsas.

S贸lo sirven para aumentar la sensaci贸n de soledad en el usuario.

Los usuarios de la pornograf铆a luchan con una visi贸n deformada del mundo

El porno reduce el mundo a una serie de fantas铆as y encuentros sexuales rid铆culos.

En el mundo de la pornograf铆a, los hombres son siempre dominantes, las mujeres son siempre accesorios.

Cualquier situaci贸n puede convertirse sexual, y cada persona es en realidad un 贸rgano sexual a la espera de ser satisfecho.

Esto puede tener consecuencias en el mundo real, ya que los usuarios de pornograf铆a tienen esta visi贸n del mundo en sus vidas reales, lo que reduce las personas a objetos sexuales.
internet porno
Los usuarios de la pornograf铆a luchan con la ansiedad

La gran mayor铆a de los usuarios de pornograf铆a lo hacen en secreto.

Es decir, que no quieren que nadie sepa sobre su consumo de pornograf铆a.

Especialmente las personas que aman o que est谩n en relaci贸n, como su c贸nyuge, sus hijos, sus padres, sus compa帽eros de trabajo, o incluso sus pastores.

Como resultado, viven una doble vida, constantemente preocupados de que van a ser descubiertos, si se expone su secreto su mundo se vendr谩 abajo.

La ansiedad puede convertirse en una presencia casi constante, una preocupaci贸n que nunca se les deja solos o les da un momento de paz.

pornografia en japon
Los usuarios de pornograf铆a luchan con la verg眉enza

La verg眉enza es una presencia que asoma en la mente del usuario de pornograf铆a sin descanso golpeando sobre ellos como las olas en las rocas.

La verg眉enza castiga al usuario porno a trav茅s de la desconfianza y el odio a s铆 mismo, lo que hace a煤n m谩s dif铆cil para ellos ver una salida a su compulsi贸n.

Los usuarios de la pornograf铆a luchan con una vida sexual disminuida

驴Piensa que el porno s贸lo afecta a la mente?La pornograf铆a (y la masturbaci贸n que a menudo va junto a ella) puede afectar dram谩ticamente al usuario porno f铆sicamente, y ese efecto es casi siempre negativo.

La mayor铆a de los usuarios de pornograf铆a reportan una disminuci贸n de la vida sexual, provocada por su confianza en la pornograf铆a.

El sexo real se vuelve menos satisfactorio para ellos y su pareja, y lejos de "condimentar las cosas," la pornograf铆a casi siempre hace ins铆pidas las cosas.
mirar pornografia
Los usuarios de la pornograf铆a se involucran en sexo casual

Uno de los efectos de ver pornograf铆a es que induce a tener relaciones sexuales casuales y no estables, cuando induce a tenerlas.

Y por lo tanto deja de ser un acto individual para arrastrar a otra persona, con consecuencias sociales, seg煤n un estudio.

Pero a su vez, estas personas al final se sienten menos felices, de modo que la pornograf铆a y el sexo casual no mejoran la capacidad para sentirse mejor sobre una base estable.

De acuerdo con el Pacific Standard magazine, en un estudio realizado por la Universidad de Indiana que cubri贸 del 2006 al 2008, los encuestados que reportaron ver pel铆culas XXX (pornogr谩ficas) fueron dos veces m谩s propensos a involucrarse en relaciones sexuales ocasionales que aquellos que manifestaron no ver porno.

El estudio es interesante porque muchos de los que ven porno dicen que no afecta a nadie m谩s que a ellos mismos.

Este estudio informa lo contrario, la gente que ve pornograf铆a participa en relaciones sexuales ocasionales m谩s que los que no lo hacen.

Y esta conclusi贸n no es sorprendente, porque la gente que ve porno y afirma que no afecta a nadie m谩s, tiene que pensar acerca de los socios con los que se involucran en sexo casual porno.

El porno afecta lo que hacemos con los dem谩s, pero sobre todo afecta c贸mo vemos a los dem谩s y nuestras relaciones con ellos.
El sexo pornogr谩fico no les da felicidad

Siguiendo con la investigaci贸n mencionada, quienes informaron que eran 鈥渕uy felices鈥 no realizaron la mayor frecuencia de sexo casual, incluso despu茅s de ver porno.

Los menos felices fueron quienes se involucraron m谩s en relaciones sexuales ocasionales despu茅s de ver porno.

Los que se consideraban a s铆 mismos 鈥溾榥o muy felices鈥 ten铆an casi siete veces m谩s probabilidades de estar durmiendo con otra persona ocasional鈥.

As铆 que para la gente que anda con parejas sexuales ocasionales, ten en cuenta que tus parejas pueden simplemente no ser demasiado felices con ellos mismos.

M谩s bien que estar interesados en ti.

Mientras que la gente mundana se puede sentir c贸moda relacion谩ndose sexualmente con gente al azar, los cristianos deben llegar a un acuerdo con su sexualidad en t茅rminos de amor, reproducci贸n y la voluntad de Dios.

El porno no se ajusta a una comprensi贸n divina del sexo.

Ver porno y luego participar en relaciones sexuales ocasionales es el mejor de los actos ego铆stas de buscar satisfacci贸n y liberaci贸n sexual.

No se reporta que el sexo ocasional mejore de la felicidad.

El sexo moment谩neamente puede, debido a la liberaci贸n de las hormonas en el cuerpo y sustancias qu铆micas en el cerebro, tener un intenso efecto estimulante entre los que se sienten no muy felices.

Pero no hace un cambio de largo plazo en la disposici贸n, no importa cu谩nto utilice las parejas sexuales para satisfacerse a s铆 mismo.

Lo que hacemos, lo que vemos, lo que pensamos, c贸mo nos relacionamos con los dem谩s nunca son s贸lo opciones personales porque ellas siempre tienen consecuencias sociales y espirituales.

Esas son las siete luchas m谩s comunes de los usuarios de pornograf铆a, pero de ninguna manera son todos ellas.

Fuentes:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Adicciones

Ver todo