La nueva evangelización comienza por la base.
El Papa Francisco, como un culto jesuita, sabe que cada verdadera reforma en la historia de la Iglesia ha comenzado con una reforma del clero. Y él ya está trabajando para tratar de llevarla a cabo.

Si había alguna duda de que el Papa Francisco fue elegido por los cardenales para liderar la reforma del Vaticano, él mismo se implicó cuando bromeó con los periodistas el 16 de marzo, que varios cardenales le habían sugerido que tomara el nombre de "Adriano", después que Adriano VI, fue el Papa que reformó agresivamente la administración central de la Iglesia después del comienzo de la Reforma Protestante.

LA REFORMA QUE DISPONE DIOS

Pero la reforma que el hombre propone es a menudo s√≥lo una peque√Īa parte de la renovaci√≥n que Dios dispone.Cuando San Francisco de As√≠s, por ejemplo, escuch√≥ a Jes√ļs decirle desde el Crucifijo de San Dami√°n: "Reconstruye mi Iglesia", pens√≥ que el Se√Īor le estaba pidiendo rehabilitar esa peque√Īa Iglesia en ruinas, pero Dios ten√≠a realmente un Proyecto mucho mayor de reconstrucci√≥n en mente: la remodelaci√≥n de las piedras vivas de la Iglesia en su conjunto.Del mismo modo, a pesar de que los cardenales parecen haber elegido al Papa Francisco para abordar temas muy discutidos en la Curia del Vaticano, √©l, como su ‚Äúsanto patrono papal‚ÄĚ, puede ser instrumento de Dios para traer algo a cambio mucho m√°s grande.

RESTAURACI√ďN DE LA CREDIBILIDAD MORAL

Una de las reformas m√°s urgentes que enfrenta √©l es el restablecimiento de la credibilidad moral de la jerarqu√≠a, y en especial del sacerdocio.Los esc√°ndalos de abuso sexual clerical y los cuentos de corrupci√≥n en el Vaticano no s√≥lo han socavado gravemente la autoridad moral de la Iglesia, sino que dan la impresi√≥n de que vivir por las ense√Īanzas de la Iglesia constituye monstruos morales en lugar de santos.En su primer par de semanas como Papa, as√≠ como en sus 14 a√Īos en Buenos Aires, Francisco ha trazado la trayectoria de la remodelaci√≥n sacerdotal.Podemos centrarnos en siete aspectos de esta renovaci√≥n necesaria.

SIMPLICIDAD SACERDOTAL

Los sacerdotes diocesanos no hacen voto de pobreza, pero se comprometen a un estilo de vida simple.En muchos lugares, este principio se pronuncia s√≥lo con los labios, porque miembros del clero conducen coches de lujo, frecuentan los mejores restaurantes y viven en lugares exquisitos.Por ejemplo el cardenal Bergoglio viv√≠a en un peque√Īo apartamento en vez de un palacio episcopal, tomaba el transporte p√ļblico en lugar de un coche con un conductor, y se cocinaba a s√≠ mismo.

EVITAR LA DOBLE VIDA

A lo largo de su tiempo como arzobispo, el Papa se pronunci√≥ en√©rgicamente en contra de los sacerdotes que "viv√≠an una doble vida". Cuando se le pregunt√≥ en un libro de 2010, El Jesuita, sobre el dicho com√ļn en la Argentina:

"Creo en Dios, pero no creo en los sacerdotes", respondió: " Muchos de nosotros los sacerdotes no merecemos que ellos crean en nosotros"

√Čl quiere cambiar eso, llamando, ayudando y exigiendo a los sacerdotes vivir con integridad sacerdotal genuina.En Buenos Aires, si los sacerdotes se encontraban en circunstancias dif√≠ciles, √©l les ayudar√≠a a resolver su situaci√≥n, incluso si eso significaba su decisi√≥n de dejar el sacerdocio.Lo que de ninguna manera iba a tolerar, sin embargo, eran los sacerdotes que viv√≠an vidas incoherentes, porque sab√≠a lo mucho que da√Īa y escandaliza a la gente de Dios.

RESPONSABILIDAD SACERDOTAL

Esto nos lleva al tercer aspecto de la reforma del sacerdocio: lograr la responsabilidad sacerdotal.Pagar su factura pre-c√≥nclave en la residencia de los sacerdotes personalmente, inmediatamente despu√©s de su elecci√≥n, no fue s√≥lo un buen gesto que indica una ausencia total de un sentido de privilegio, sino que fue una verdadera se√Īal de que ni siquiera los papas se consideran exentos de las exigencias de la justicia ordinaria.

LIMITAR EL USO DEL PODER

En cuarto lugar, esbozar una aut√©ntica revisi√≥n del uso del poder clerical.Como destac√≥ en la homil√≠a de la misa inaugural, la autoridad de un sacerdote debe estar vinculada al servicio, a la ternura y a la protecci√≥n dada sobre todo a los m√°s pobres, los m√°s d√©biles, los olvidados, los menos importantes.Como el Buen Pastor, el sacerdote debe tratar de ser el siervo, no el se√Īor del resto. Esto es exactamente lo contrario del clericalismo soberbio que en muchos lugares ha lastimado y herido a muchos en la Iglesia.

PROFUNDA MISERICORDIA

En quinto lugar, hace un llamado a los sacerdotes a ser hombres de profunda misericordia.Cada vez que los sacerdotes le ped√≠an consejo, se√Īal√≥ en El Jesuita, su respuesta siempre es: "Sed misericordiosos."Su lema Miserando atque eligendo ("Humilde Pero Elegido") pone de relieve que la propia vocaci√≥n naci√≥ en una experiencia de la misericordia de Dios, cuando como un muchacho de 17 a√Īos de edad fue a confesarse en la fiesta del San Mateo, el gran converso.El Papa Francisco recuerda en su primer discurso del Angelus que Dios nunca se cansa de perdonarnos en un claro llamado a los sacerdotes a no cansarse en la dispensaci√≥n fiel de la misericordia, sacramentalmente y extra-sacramentalmente.

VIVIR EL ESP√ćRITU DE LA LITURGIA

En sexto lugar, hace un llamamiento a todos los sacerdotes a vivir el verdadero esp√≠ritu de la liturgia.Despu√©s de d√©cadas de locura lit√ļrgica, muchos sacerdotes cat√≥licos se mostraron agradecidos por el liderazgo del Papa Benedicto XVI en la reforma lit√ļrgica de la reforma.Muchos se centraron, sin embargo, en los marcadores reverenciales externos que Benedicto y su equipo lit√ļrgico establecieron: Comuni√≥n en la lengua de arrodillados, crucifijo y velas en el altar, uso del canto y ornamentos hermosos.El Papa Francisco continuar√° la reforma, pero se centrar√° mucho m√°s en los marcadores de interiores.√Čl comparte con el Papa Benedicto XVI un claro reconocimiento de que Jes√ļs, no el sacerdote, es el centro de la liturgia y verdaderamente reza la Misa.√Čl tambi√©n comparte con Benedicto XVI un profundo amor por el pensamiento del gran liturgista Romano Guardini, a quien el Papa Francisco escribi√≥ su disertaci√≥n.

AGENTES DE LA NUEVA EVANGELIZACI√ďN

Por √ļltimo, el Papa Francisco quiere formar a los sacerdotes para ser verdaderos agentes de la Nueva Evangelizaci√≥n.Una tentaci√≥n perenne para el clero, destac√≥ en El Jesuita, es ser administradores en lugar de pastores. Los sacerdotes deben "salir al encuentro de las personas", especialmente de la oveja perdida. "El Pastor que se queda en su casa parroquial, declar√≥, no es un "pastor aut√©ntico".Elogi√≥ a un sacerdote por conocer sus feligreses tan bien que sab√≠a no s√≥lo sus nombres, sino tambi√©n los nombres de sus mascotas.En una √©poca en la que tantos sacerdotes, obispos y funcionarios curiales est√°n esclavizados por las tareas administrativas, el Papa Francisco les est√° llamando a volver a dar prioridad a la misi√≥n evangelizadora de la Iglesia.Fuentes: P. Roger Landry para National Catholic Register, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)