Denuncia el Obispo de Bangassou.
Mons. Juan Jos√© Aguirre, misionero comboniano espa√Īol y obispo de Bangassou (Rep√ļblica Centroafricana), relat√≥ la terrible situaci√≥n del pa√≠s y su di√≥cesis, que se encuentran ¬ęentre la espada y la pared¬Ľ, representadas por el islamismo radical de Seleka y la brutal violencia del LRA.
Mons Juan Jose Aguirre  obispo de Bangassou

Habl√≥ en un encuentro informativo organizado por Manos Unidas, desgranando una tras otra las ¬ębarbaridades¬Ľ desde que el pasado 11 de marzo Seleka, coalici√≥n de cinco grupo de rebeldes islamistas radicales, entrara en la di√≥cesis arrasando con todo lo que encontraron a su paso.

COMO UN VASO QUE SE QUIEBRA

Desde hace meses, la diócesis ha sido sistemáticamente devastada.

¬ęEl trabajo de todos estos a√Īos se ha roto en pedazos, como un vaso que se quiebra¬Ľ. ¬ęEn cinco meses nos lo han quitado todo. Mi gente es tranquila, son un pueblo con gran religiosidad. Y respondemos a tanto odio con mansedumbre. As√≠ es como vamos a vivir esta situaci√≥n: con mansedumbre¬Ľ.

Los presentes en la sala han podido contemplar en im√°genes los destrozos causados por ese ¬ęej√©rcito¬Ľ vand√°lidco. Entre los proyectos afectados est√°n los financiados por Manos Unidas, que siempre ha mostrado su apoyo a monse√Īor Aguirre y que sigue haci√©ndolo, a pesar de las dificultades. Los m√°s recientes fueron la construcci√≥n y equipamiento de una maternidad rural y la reconstrucci√≥n de Unidad de Pediatr√≠a. En los √ļltimos a√Īos se han apoyado 10 proyectos en el pa√≠s.La Seleka ha avanzado impunemente por todo el pa√≠s, a excepci√≥n de la zona controlada por el LRA, encabezada por el sanguinario Josep Kony, uno de los m√°s atroces `se√Īores de la guerra‚Äô, que, desde hace seis a√Īos, siembra el terror en el pa√≠s africano. Y en su avance, este ej√©rcito formado b√°sicamente por mercenarios y ni√Īos de la calle, va dejando su terrible rastro de destrucci√≥n. Y sumando adeptos entre unos j√≥venes que no conceden a la vida ning√ļn valor. ¬ęImaginaos lo que puede hacer un uniforme y un kalasnikov en manos de estos chicos¬Ľ. En cuatro meses, uno de ellos (monse√Īor muestra su foto), ha sido ascendido a comandante ¬ępor m√©ritos de guerra¬Ľ.M√©ritos que se traducen en vandalismo y barbarie. Para mostrar qui√©n tiene el poder utilizan el incendio como arma de guerra.

¬ęTe quemo tu casa porque aqu√≠ soy yo el que manda¬Ľ.

Y, con el mismo propósito atacan a las mujeres.

¬ęAhora estamos recogiendo testimonios de mujeres violentadas en un `laboratorio de escucha‚Äô. Los presentaremos a la comunidad internacional¬Ľ.

¬ęYo soy hoy la voz de mi pueblo, que nunca va a poder venir a hablaros¬Ľ, ha afirmado el misionero cordob√©s.

La voz de monse√Īor, no por pausada, pierde firmeza en la denuncia. Ciertos pa√≠ses, los que financian a la Seleka con sus petrod√≥lares, tienen un √ļnico objetivo: hacer de la Rep√ļblica Centroafricana el primer pa√≠s islamista al sur del Sahel. Un pa√≠s como Somalia, en el que impere la ley Sharia. Y por ello, estos grupos armados, cargados de violencia, han hecho de los intereses religiosos, fundamentalmente cat√≥licos, su principal objetivo.

¬ęSon los mismos pa√≠ses del Golfo que radicalizaron el norte de √Āfrica y el Sahel¬Ľ.

EL CHAD, IMPLICADO ¬ęHASTA LAS CEJAS¬Ľ

Hay una fuerza internacional, formada por militares de pa√≠ses vecinos, enviada para contener estos ataques. Y las tropas francesas tienen controlado el aeropuerto. Pero la Seleka se hizo con el poder el 24 de marzo, tras dar un golpe de Estado, y a pesar de que el nuevo gobierno no tiene el apoyo internacional, ¬ęni siquiera de la Uni√≥n de Estados Africanos¬Ľ, ah√≠ sigue, diciendo que van a ¬ępacificar un pueblo revuelto¬Ľ.No sabemos qu√© idea de pacificaci√≥n tendr√° Abdala, un joven de 32 a√Īos, que es quien ahora ostenta el poder en Bangassou. Abdal√° procede de Darfur, en Sud√°n. Naci√≥ y creci√≥ rodeado de violencia. ¬ęY ahora es √©l quien la practica, porque esto es como un c√≠rculo vicioso¬Ľ. Como si todo entrara en la normalidad.Abdala solo habla √°rabe. Para tratar con √©l, un comit√© interreligioso formado por representantes de distintas confesiones, imanes incluidos, tiene que recurrir a los servicios de un im√°n. Le han pedido que permita que se abra la escuela ¬ępara que los ni√Īos no pasen un a√Īo en blanco¬Ľ, y la maternidad y la atenci√≥n a los enfermos cr√≥nicos y a los terminales de sida‚ĶA Bangassou tiene que volver una cierta estabilidad. Han pedido que env√≠en tropas de la FOMAC (Fuerza Multinacional de √Āfrica Central) para frenar la violencia. Pero no quieren soldados de Chad. ¬ęEl Chad est√° implicado hasta las cejas¬Ľ.Aunque, en este conflicto el religioso no es el √ļnico trasfondo. Tambi√©n hay una lectura econ√≥mica, de control de los recursos.

¬ęA √Āfrica vienen compa√Ī√≠as de todos los continentes como aut√©nticos depredadores. Es mucho lo que hay que repartir‚Ķ Valga el ejemplo del colt√°n, un mineral que ha causado ya m√°s de cuatro millones de muertos. Ya se sabe que ¬ęel que tiene el control del colt√°n tiene el control de las guerras¬Ľ.

Y mientras tanto, ellos, las víctimas, cuentan con otra baza, la de la esperanza. Y cuando se acabe la esperanza…

¬ęnos queda volver a tener esperanza¬Ľ.

Y seguir contando las l√°grimas de un pueblo que sufre. ¬ęEl libro de las l√°grimas de mi pueblo es ya inmenso. Quiz√° un d√≠a, las l√°grimas dejen de brotar y llegue el momento de escribir el ansiado final¬Ľ.

Fuentes: Manos Unidas, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)