| Decenas de personas llegan todos los días a la carrera 22 No. 40-84.
Van cuatro a√Īos de reportar apariciones e incluso de escucharla a trav√©s de una interlocutora.
teusaquillo

El tr√°fico se detuvo, los carros desaparecieron y en la escena solo estaba el veh√≠culo de William en la carrera 30, entre calles 64 y 65. Un silencio sepulcral marc√≥ ese momento luego de un frenazo intempestivo y de la aparici√≥n de una mujer con un rostro angelical.‚Äú¬ŅTiene monedas?‚ÄĚ, pregunt√≥ la extra√Īa al hombre que solo atin√≥ a decir: ‚ÄúSolo tengo esto‚ÄĚ, y lo siguiente fue la frase que conmocion√≥: ‚ÄúEso no es lo √ļnico que tienes Wiliam, tienes un coraz√≥n grande. Eres un hombre muy bueno‚ÄĚ.Esa misma mujer de traje largo le entreg√≥, ese 8 de octubre de 2009, una bolsa azul con un mo√Īo dorado cuyo contenido era una virgen de 60 cent√≠metros que hoy, a la luz de esta historia narrada por sus protagonistas, veneran todos los d√≠as de la semana decenas de personas que invaden la calle 40 con carrera 22, en Teusaquillo, muy cerca del Park Way.William entr√≥ en p√°nico, colaps√≥ y se qued√≥ paralizado mientras la presencia se desvanec√≠a en el aire. Luego del shock llam√≥ a Mar√≠a Francia Alzate, su esposa, una mujer originaria de Salamina (Caldas), cuya historia, como sacada de un libro b√≠blico, va m√°s all√° de lo terrenal para los devotos y de lo absurdo para los incr√©dulos.Lleg√≥ a Bogot√° hace 30 a√Īos. Integra una familia numerosa y muy devota a la virgen. ‚ÄúDe ni√Īos nos despertaban a la 4 a.m. a rezar el rosario. Yo solo pensaba en que mi madre se durmiera para no rezar m√°s. Fue una vida muy dura; trabaj√°bamos en restaurantes‚ÄĚ.Su √©xito profesional, logrado en Bogot√° en 21 a√Īos trabajando en las Fuerzas Militares, la llev√≥ a comprar una casa en Teusaquillo, donde, cuenta, comenz√≥ a ver extra√Īas visiones que de ni√Īa siempre consider√≥ pesadillas y a enfermarse con frecuencia. ‚ÄúYo sent√≠a fr√≠o, se me inflamaba la cara. Hubo una √©poca en la que me quer√≠a morir‚ÄĚ, record√≥.Luego de esos deseos, la mujer asegura que su hermana, quien hab√≠a muerto de lupus, se le hab√≠a aparecido para darle un mensaje: ‚ÄúT√ļ no te puedes morir. Tienes que cumplir con una misi√≥n. Cuando eso pase, puedes venir conmigo al cielo‚ÄĚ, relat√≥ Mar√≠a Francia.Pese a la extra√Īa visi√≥n, esta mujer continu√≥ con su vida social de tertulias en Teusaquillo y hasta plane√≥ construir una fonda paisa para tomar whisky con sus amigos en las noches de fiesta. ‚ÄúYa hab√≠a cotizado todo cuando tuve otra aparici√≥n. Un hombre de capucha me dijo que mi casa ser√≠a de la reina del cielo, de la Milagrosa‚ÄĚ, cont√≥. Los planes se frustraron, y el destino la encarril√≥ por un rumbo diferente; el de conocer a Wiliam, para que la uni√≥n de dos historias terminara por crear ‚ÄėLa casita de la virgen‚Äô, hoy, todo un fen√≥meno en Teusaquillo.Despu√©s de casados y de comenzar a vivir juntos en la vieja casona, vienen un sinn√ļmero de apariciones e historias extra√Īas que llegaron a su punto extremo con el arribo de la peque√Īa figura sagrada a la casa, la misma de aquella tarde en la carrera 30, y la decisi√≥n de la pareja de consagrar su vida al servicio de la virgen.

LOS MILAGROS

Viernes, cinco de la tarde. Ya hay mujeres con mantilla y arrodilladas susurrando oraciones ape√Īuscadas en sillas ubicadas en un peque√Īo garaje donde reposa la peque√Īa virgen.En cuesti√≥n de media hora, no solo est√° a punto de colapsar el recinto sino la cuadra en donde est√° ubicada la casa. Todos conf√≠an en que sus oraciones terminar√°n convertidas en milagros. Incluso, extranjeros han llegado a venerar la imagen.Algunos contaron que vieron parar a un ni√Īo parapl√©jico que vino de Yopal (Casanare) y a personas contar que se han sanado de sus dolencias. ‚ÄúEn esta casa se ven cosas muy lindas, pero lo que m√°s nos ha sorprendido fue cuando vimos al ni√Īo enfermo; no se pod√≠a ni mover, lo tra√≠an entre dos personas, y luego lo vimos pararse luego de que le pusieron manos. Eso fue impresionante. Todo el mundo comenz√≥ a llorar‚ÄĚ, dijo Martha Isabel Cruz, una de las devotas.Otros dicen que la virgen les ha cambiado la vida. ‚ÄúYo era una mujer enferma, ahora me siento bien y respaldada por la virgen. Un d√≠a rezaba con los ojos cerrados. Al abrirlos vi nubes blancas, luego la pude ver, ¬°a la virgen!, en carne y hueso. Era hermosa‚ÄĚ, dijo en medio del llanto otra de las asistentes.Pero esto no es lo m√°s raro que dicen haber visto en esta casa. Seg√ļn algunos devotos, a la peque√Īa figura le cambian los ojos de color, se sonr√≠e, y hasta impregna a sus visitantes de escarcha. Eso, sin mencionar que en un momento de la oraci√≥n, Mar√≠a Francia dice haber sido dotada con el don de ser conductora de los mensajes de la virgen.Todo esto pasa mientras los visitantes repiten una y otra vez 1.000 jesuses, y de repente Mar√≠a Francia cambia de voz y empieza a hablar con otro tono y de rodillas. Incluso, quienes hacen parte de comunidades religiosas creen en lo que pasa en esta casa. ‚ÄúEn este sitio experimento c√≥mo Dios hace sus maravillas. Se manifiesta, se refleja, se siente. Sobre todo, la sanaci√≥n. Ojal√° cada d√≠a vengan m√°s personas‚ÄĚ, dijo la hermana Janet Mart√≠nez, de las Hijas de Nuestra Se√Īora de la Misericordia.Seg√ļn William, la obra no solo se queda en palabras. Lo que recaudan con los fieles que compran libros o medallas de la virgen va a parar a familias de escasos recursos, a quienes les entregan mercados; a los presos de la c√°rcel de Zipaquir√°, a hijas de trabajadoras sexuales y a algunos ancianatos porque, seg√ļn cuentan, as√≠ lo pidi√≥ la virgen.Seg√ļn Mar√≠a Francia, todo lo que sucede en este lugar ya est√° en proceso de discernimiento de la Iglesia cat√≥lica, pero el proceso es muy largo antes de que se llegue a reconocer la veracidad de los hechos. ‚ÄúAl fin de cuentas, todo esto es cuesti√≥n de fe‚ÄĚ, dec√≠a una mujer que sosten√≠a un Cristo en sus manos.http://www.eltiempo.com/colombia/bogota/la-virgen-se-aparece-en-una-casa-de-de-teusaquillo-dicen-vecinos_12791779-4Archivo de noticias de la Virgen Mar√≠a en la Prensa

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)