Pocos médicos que aceptan sacrificar pacientes.
Mientras el Parlamento belga est√° debatiendo si debe o no dar a los ni√Īos el derecho a la eutanasia, con lo que aumentar√≠a la demanada, han surgido quejas de que los m√©dicos que se prestan para sacrificar pacientes son pocos, est√°n excedidos de trabajo y consideran que est√°n mal pagos. Y aunque no lo expresan, quiz√°s las tensiones de una culpa oculta, y a veces no manifiesta, tambi√©n los est√© carcomiendo.
Dra Sarah Van Laer

Dos doctores tienen que firmar una solicitud eutanasia. Sin embargo, conseguir una segunda opinión no es tan fácil como podría parecer. La mayoría de los médicos lo tratan como una patata caliente.Así que los médicos con formación sobre final de la vida, que normalmente dan las inyecciones, están sobrecargados de trabajo. Por ejemplo, de los 20.000 médicos en Flandes (la parte de habla holandesa de Bélgica), apenas 400 están calificados. Casi todas las semanas se les convoca para dar una segunda opinión y, posiblemente, una inyección letal. A veces tienen que viajar distancias relativamente largas.

MALA PAGA

Es demasiado poco por una segunda opinión, a pesar de las garantías del Gobierno, dice el doctor líder en eutanasia en Bélgica, Wim Distelmans.

"Se necesita un montón de trabajo y energía para una segunda consulta. Se le llamará para evaluar una situación desconocida. Esto podría fácilmente tomar de tres horas, quizás cuatro", dice el Dr. Distelmans.

En la vecina Holanda, a los médicos se les paga 330 euros por una segunda opinión eutanasia.

"Eso es justo", dice el Dr. Distelmans . "Sin embargo, en Bélgica, no hay nada".

A principios de este a√Īo, el gobierno belga propuso un esquema que podr√≠a remunerar a los m√©dicos designados 160 euros por una segunda opini√≥n, a partir de un presupuesto anual de 192.200 euros. Sin embargo, el Dr. Distelmans se queja de que esto s√≥lo iba a pagar por los pacientes eutanasiados en 2011. En 2012, esa cifra aument√≥ en un 25%. La financiaci√≥n es claramente insuficiente, considera.Tambi√©n se queja de que no hay apoyo financiero a Leif, el foro de la informaci√≥n final, una iniciativa privada que forma a los m√©dicos para dar una segunda opini√≥n. √Čl es el presidente de Leif.

DEMASIADO TRABAJO

La Dra. Sarah Van Laer, que ha sacrificados a 28 pacientes desde la legalización en 2002, se ha quejado amargamente al diario belga De Standaard sobre las cargas de su trabajo.

"Es demasiado para m√≠. √öltimamente estoy un promedio de una segunda opini√≥n a la semana. Una vez al mes, se me pide que realice la propia eutanasia... Recientemente me llamaron con urgencia para un paciente a quien se hab√≠a prometido que la eutanasia tendr√≠a lugar esa noche. Pero el m√©dico no lo har√≠a. Cuando llegu√© le dije que hab√≠a venido a ver c√≥mo estaban las cosas. La familia no entend√≠a, dec√≠an que ‚Äėuna promesa es una promesa‚Äô".

"Hay muy pocos médicos dispuestos a practicar la eutanasia. Este problema está muy subestimado. Debido a su renuencia muchos médicos pasan este delicado asunto a nosotros. Mientras tanto los políticos están presionando para una extensión de la legislación para menores de edad. Me pregunto quién estará dispuesto para llevar a cabo estas eutanasias".

Se queja de que los médicos los están quemando.

"Si un m√©dico no quiere practicar la eutanasia, deber√≠a ponerse en contacto con un equipo de cuidados paliativos o un m√©dico del final de su vida en una etapa mucho m√°s temprana. Por favor no nos lleguen en el √ļltimo minuto. Si yo tambi√©n tengo que realizar una eutanasia, yo quiero estar involucrada temprano. Yo no soy un producto en el estante del supermercado que usted compra siempre que lo necesite. Soy una persona con mis propias necesidades y sentimientos".

La eutanasia puede ser una buena manera de acabar con la vida, insistió.

"Pero yo no estoy a favor de la ‚Äėturbo eutanasia‚Äô", dijo con pesar. "A veces echo de menos esos momentos de la vida antes de la muerte, que la buena experiencia que morir puede crear."

Fuentes: Bio Edge, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)