Suponen que no es abortiva
Contrariando la opini√≥n de la mayor√≠a de los expertos, Conferencia Episcopal Alemana aprob√≥ el uso de la p√≠ldora del d√≠a despu√©s en los casos de violaci√≥n, invocando la ‚Äúdisponibilidad de nuevos preparados con principios activos alterados‚ÄĚ que no producir√≠an aborto sino anticoncepci√≥n, lo que est√° permitido por la doctrina. Sin embargo la mayor√≠a de los expertos dicen que esa droga tiene efectos anticonceptivo y abortivos inseparables. En todo caso depender√° del an√°lisis de cada m√©dico sobre la fase de ovulaci√≥n en que est√° la mujer violada para minimizar el riesgo de aborto, pero eso no se dice expl√≠citamente en el comunicado de los obispos.

La Conferencia Episcopal Alemana aprob√≥ el jueves 21 de febrero de 2013 la prescripci√≥n de ‚Äúp√≠ldoras del d√≠a despu√©s‚ÄĚ en hospitales cat√≥licos para mujeres v√≠ctimas de violaci√≥n ‚Äúpartiendo de la base de que sus principios sean no abortivos, sino antinconceptivos‚ÄĚ. Los obispos hacen referencia a la existencia de nuevas p√≠ldoras que contienen principios activos alterados que, en principio, no provocar√≠an el aborto en caso de que se hubiera dado la concepci√≥n. Los obispos conf√≠an en que las instituciones cat√≥licas se atendr√°n a este requisito teol√≥gico y moral. ‚ÄúEn cualquier caso‚ÄĚ, a√Īaden, ‚Äúha de respetarse la decisi√≥n de la mujer afectada‚ÄĚ.Su decisi√≥n se dio luego de que una joven de 25 a√Īos de edad alegara que fue violada y que se le neg√≥ tratamiento en dos hospitales cat√≥licos en la ciudad de Colonia. El Cardenal Joaqu√≠n Meisner, Arzobispo de esa ciudad, se disculp√≥ por esta decisi√≥n de los hospitales a fines de enero de 2013 y el tema se trat√≥ en la asamblea plenaria de los obispos alemanes en Trier.Se trata de un tema pol√©mico para su discernimiento.

CUESTIONES TEOL√ďGICO-MORALES EN CASOS DE VIOLACI√ďN (‚ÄúP√ćLDORA DEL D√ćA DESPU√ČS‚ÄĚ)

Esta es la traducción del punto 8 del documento de la Conferencia Episcopal alemana:

La Asamblea se ha ocupado -llevada por los √ļltimos acontecimientos- de los aspectos teol√≥gico-morales de la administraci√≥n de la llamada ¬ęp√≠ldora del d√≠a despu√©s¬Ľ a mujeres v√≠ctimas de una violaci√≥n.

El cardenal Karl Lehmann (Maguncia), en su calidad de presidente de la Comisi√≥n Doctrinal de la Conferencia Episcopal Alemana ha presentado, una vez constatada la disponibilidad de nuevos preparados con principios activos alterados, la evaluaci√≥n teol√≥gico-moral del empleo de la llamada ¬ęp√≠ldora del d√≠a despu√©s¬Ľ. El cardenal Joachim Meisner (Colonia) explic√≥ su declaraci√≥n del pasado 31 de enero de 2013 -de acuerdo con la Congregaci√≥n para la Doctrina de la Fe y la Academia Pontificia- as√≠ como el trasfondo de la cuesti√≥n, que tiene como punto de partida el rechazo de asistencia a una v√≠ctima de violaci√≥n por parte de dos hospitales de Colonia.

La Asamblea reitera que las mujeres que son v√≠ctimas de una violaci√≥n reciben, por supuesto, asistencia humana, m√©dica, psicol√≥gica y espiritual en los hospitales cat√≥licos. Esto puede incluir la administraci√≥n de la ¬ęp√≠ldora del d√≠a despu√©s¬Ľ partiendo de la base de que sus principios sean no abortivos, sino anticonceptivos.

Seguir√° sin poderse aplicar m√©todos m√©dicos o farmac√©uticos que conlleven la muerte del embri√≥n. Los obispos alemanes conf√≠an en que las instituciones de sello cat√≥lico se atendr√°n a su aplicaci√≥n pr√°ctica siguiendo este requisito teol√≥gico y moral. En cualquier caso, ha de respetarse la decisi√≥n de la mujer afectada. La Asamblea reconoce la necesidad de, paralelamente a los primeros posicionamientos ante la ¬ęp√≠ldora del d√≠a despu√©s¬Ľ, profundizar en otras cuestiones sobre el asunto ‚Äďtambi√©n en contacto con quien competa en Roma- y desarrollar las distinciones que sean necesarias. Los obispos mantendr√°n las correspondientes conversaciones con hospitales y ginec√≥logos cat√≥licos, as√≠ como con consejeros, asistentes sociales.

LA POSICI√ďN DOCTRINAL DE LA IGLESIA SEG√öN MONS. REIG PLA

La Iglesia ense√Īa que:

todo ‚Äúacto matrimonial en s√≠ mismo debe quedar abierto a la transmisi√≥n de la vida‚ÄĚ (HV 11).

‚ÄúEsta doctrina, muchas veces expuesta por el Magisterio, est√° fundada sobre la inseparable conexi√≥n que Dios ha querido y que el hombre no puede romper por propia iniciativa, entre los dos significados del acto conyugal: el significado unitivo y el significado procreador¬Ľ (HV 12). Por lo expuesto los esposos no deben utilizar la anticoncepci√≥n para regular la natalidad, pues es un medio moralmente reprobable que no salvaguarda ambos significados esenciales del acto conyuga¬īl.

‚ÄúSin embargo esta norma moral‚ÄĚ, escribe el obispo, ‚Äúque ni ha cambiado, ni puede cambiar, no es de aplicaci√≥n en una violaci√≥n. La violaci√≥n es un acto inhumano y gravemente injusto y por tanto, al caso son de aplicaci√≥n todos los principios morales referidos a la leg√≠tima defensa‚ÄĚ.

Y a√Īade que ‚Äúel violador no tiene ning√ļn derecho a acceder carnalmente a su v√≠ctima y por lo tanto tampoco a que sus espermatozoides fecunden los √≥vulos de la mujer a la que viola. Por tanto, es l√≠cito intentar evitar dicha fecundaci√≥n con medios, para el caso, tambi√©n l√≠citos; por ejemplo: el lavado vaginal para la eliminaci√≥n de los espermatozoides del injusto agresor (siempre y cuando no se realicen maniobras que puedan inducir un aborto si la fecundaci√≥n ya se hubiera producido)‚ÄĚ.

UNA REVISI√ďN M√ČDICA UNOS D√ćAS ANTES

El Dr. James Trussell, director de la Oficina de Investigación de Población de Princeton, hizo una declaración en una revisión académica de la droga de febrero de 2013, en coautoría con la Dra. Elizabeth G. Raymond.

"Para tomar una decisión informada, las mujeres deben saber que [las píldoras anticonceptivas de emergencia previenen el embarazo]... sobre todo por retrasar o inhibir la inhibición de la ovulación y la fertilización, pero a veces pueden inhibir la implantación del óvulo fecundado en el endometrio", ellos escriben.

Esto es lo que han entendido durante muchos a√Īos, los activistas pro-vida, que se han opuesto a la p√≠ldora del d√≠a despu√©s, incluso en casos de violaci√≥n, debido a los estudios demuestran que las drogas en algunos casos funcionan como un abortivo, alterando el endometrio de la mujer para evitar que el embri√≥n se implante.

OPINI√ďN DEL PRESIDENTE DE LA ACADEMIA PONTIFICIA PARA LA VIDA

El Presidente de la Academia Pontificia para la Vida apoya a la Conferencia Episcopal alemana.En una entrevista del Vatican Insider de La Stampa, el Presidente de la Academia Pontificia para la Vida, monse√Īor Ignacio Carrasco de Paula, ha respaldado la decisi√≥n de la Conferencia Episcopal alemana para permitir el uso de la p√≠ldora del d√≠a despu√©s en los hospitales cat√≥licos para las v√≠ctimas de violaci√≥n.La decisi√≥n de los obispos alemanes para dar el visto bueno a la p√≠ldora del d√≠a despu√©s se basaba en su haber estado convencidos de que la investigaci√≥n sugiere que las p√≠ldoras son anticonceptivos en la naturaleza y no abortivo.Consultado sobre si existe la preocupaci√≥n de que el medicamento podr√≠a causar un aborto, Mons. Carrasco dijo que determinar el efecto abortivo de la p√≠ldora se debe dejar a los m√©dicos.

DECLARACI√ďN DE OTROS MIEMBROS DE LA PONTIFICIA ACADEMIA PARA LA VIDA

Desde Roma en donde participa de la asamblea plenaria de la Pontificia Academia para la Vida, Victoria Thorn, Fundadora del Proyecto Rachel que acompa√Īa a mujeres de manera integral luego de haber sufrido un aborto, dijo a ACI Prensa el 22 de febrero que la decisi√≥n de los obispos alemanes genera un peligroso precedente.

‚ÄúNo estamos dentro del cuerpo de alguien para saber qu√© es lo que sucede exactamente y creo que se ha sentado un precedente muy peligroso aqu√≠‚ÄĚ, indic√≥.

El Dr. John Haas, experto en bioética del Centro Nacional de Bioética en Estados Unidos y miembro también de la Pontificia Academia para la Vida, explicó a ACI Prensa que sabe que en estos casos en Alemania

‚Äúel f√°rmaco se usa para prevenir la ovulaci√≥n y as√≠ prevenir la concepci√≥n. Y la √ļnica manera de prevenir la concepci√≥n es previniendo la ovulaci√≥n. La √ļnica forma de hacer esto √ļltimo es determinar si una mujer ha ovulado o no y luego se le da un anovulatorio. Si ya ha ovulado, ¬Ņpara qu√© se le dar√≠a un anovulatorio?‚ÄĚ.

Tras se√Īalar que eso podr√≠a hacerse a trav√©s de un examen de sangre y orina para detectar las hormonas de la ovulaci√≥n, Haas se refiere al levonorgestrel, el componente de la p√≠ldora del d√≠a siguiente, y explica que

‚Äúsi se usa luego de que la mujer ha ovulado, existe la posibilidad de que ocurra la concepci√≥n. Si la concepci√≥n sucede entonces este f√°rmaco impedir√≠a la implantaci√≥n del embri√≥n en el √ļtero lo que ser√≠a un aborto qu√≠mico‚ÄĚ

‚ÄúLos productores de este f√°rmaco dicen que p√≠ldora tiene tres efectos: previene la ovulaci√≥n, interfiere con la movilidad del esperma y evita la implantaci√≥n del embri√≥n. La misma empresa del f√°rmaco dice eso, la referencia m√©dica lo dice y tambi√©n la Federal Drug Administration (FDA)‚ÄĚ.

‚ÄúEntonces la mayor√≠a de la evidencia indica que (evitar la implantaci√≥n) es uno de los efectos del f√°rmaco, que es la raz√≥n por la que los obispos dicen que solo puede usarse en el periodo pre-ovulatorio si la v√≠ctima est√° en ese particular momento luego del abuso sexual‚ÄĚ.

Sobre este tema, el doctor Justo Aznar, miembro de la Pontificia Academia para la Vida (PAV) y Director del Estudio de Ciencias de la Vida de la Universidad Cat√≥lica de Valencia (Espa√Īa), declar√≥ a ACI Prensa estar sorprendido por la declaraci√≥n de los obispos alemanes y consider√≥ que hay un "desconocimiento t√©cnico".Aznar precis√≥ que la p√≠ldora del d√≠a siguiente que se comercializa actualmente:

"en la mitad de los casos act√ļa por un mecanismo anticonceptivo y la otra mitad por un mecanismo antiimplantatorio".

OPINI√ďN DE OTROS EXPERTOS

"No hay fármaco que en un 100 por ciento garantice que no cause un aborto", dijo la Dra. Catherine Vierling a ACI Prensa el 22 de febrero, que estudió medicina en las Universidades de París y Estrasburgo.

"Ese f√°rmaco tiene al menos cuatro efecto y no hay p√≠ldora en el mundo que se puede disociar de estas cuatro fases", explic√≥. Estas incluyen, dijo, la "acidificaci√≥n de la vagina, que destruye el esperma", la prevenci√≥n de la ovulaci√≥n, un efecto abortivo al impedir el paso del embri√≥n al √ļtero y el efecto que impide que el √≥vulo fecundado se implante.

La directora de European Dignity Watch Sophia Kuby recordó luego que:

"de acuerdo a la ley alemana el embarazo comienza con la anidaci√≥n. Esto significa que una p√≠ldora del d√≠a siguiente que tenga un efecto abortivo sigue estando prohibida. Y aqu√≠ est√° el problema: los Obispos alemanes se refieren a una ‚Äėevidencia cient√≠fica‚Äô como base para su reciente evaluaci√≥n moral y teol√≥gica de la p√≠ldora del d√≠a siguiente; pese a que el principal estudio que parece servirles de base, solo describe el efecto anticonceptivo de la p√≠ldora en cuesti√≥n".

Sin embargo, refiere la experta alemana a ACI Prensa,

"la masiva evidencia de renombrados expertos en el mundo muestra que no existe tal p√≠ldora que no tenga adem√°s un efecto abortivo. Entonces, la ‚Äėevidencia cient√≠fica‚Äô a la que los Obispos alemanes se refieren no est√° equivocada, sino incompleta. Esta evidencia cient√≠fica incompleta, sin embargo, es equivalente a una suposici√≥n equivocada, porque el efecto que no ha sido cubierto por el estudio es el problema crucial".

"La píldora del día después tiene un efecto abortivo. No existen esas supuestas píldoras del día después sin efecto abortivo de las que hablan los obispos alemanes" asegura José María Simón Castellví, presidente de la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas (FIAMC).

El doctor Sim√≥n recuerda que con las p√≠ldoras poscoitales el riesgo de aborto es real. "Unos hablar√°n del 70%, otros del 50%". En este sentido recuerda que la Iglesia defiende la vida y no la muerte.Por lo tanto, el doctor Sim√≥n explica que seg√ļn la moral cat√≥lica y la pr√°xis m√©dica se debe ofrecer otra ayuda a las mujeres violadas: en primer lugar, ayuda espiritual, psicol√≥gica y m√©dica a la mujer (lavado vaginal, antibi√≥ticos de amplio espectro, an√°lisis de sangre para conocer el estado de fertilidad de la mujer, etc.). Tambi√©n recuerda que es importante localizar al violador y comprobar sus posibles enfermedades de transmisi√≥n sexual.

LOS OBISPOS ALEMANES LO DEJAN EN MANOS DE LOS M√ČDICOS

Mons. Reig Pla explica que ante la pregunta de si ‚Äúes l√≠cito administrar a la mujer, tras la violaci√≥n, una ¬ęp√≠ldora del d√≠a siguiente‚ÄĚ, que evite la fecundaci√≥n, es decir que evite que los espermatozoides del injusto agresor alcancen los √≥vulos de la v√≠ctima¬Ľ, la respuesta es sencilla: S√≠, siempre y cuando no exista riesgo de que ese mismo f√°rmaco provoque un aborto si la fecundaci√≥n ya se hubiera producido.Pero al mismo tiempo advierte que:

‚Äúhasta la fecha ni la Santa Sede, ni la Conferencia Episcopal Espa√Īola han publicado documento alguno en el que se haga referencia a una ‚Äėp√≠ldora del d√≠a siguiente‚Äô de tales caracter√≠sticas‚ÄĚ. ‚ÄúAl contrario‚ÄĚ, a√Īade, ‚Äúhasta la fecha, todos los documentos publicados, por las referidas instancias, sobre las llamadas `p√≠ldoras del d√≠a siguiente, insisten en que todas estas p√≠ldoras tienen como posible efecto evitar la anidaci√≥n del embri√≥n; es decir, todas son potencialmente abortivas y por tanto su utilizaci√≥n es siempre inmoral, tambi√©n en caso de violaci√≥n‚ÄĚ.

Con la autorizaci√≥n de los Obispos de Alemania para administrar la p√≠ldora del d√≠a siguiente en casos de violaci√≥n, se ha generado una situaci√≥n insalvable que no permite trazar una l√≠nea divisoria clara y que pone a la Iglesia en ese pa√≠s europeo de vuelta en los a√Īos 90‚Äôs cuando asumi√≥ posturas controvertidas respecto al aborto, explica la experta Dra. Sophia Kuby, Directora de European Dignity Watch.Con la declaraci√≥n publicada ayer, prosigue Sophia Kuby:

‚Äúlos obispos alemanes han creado una situaci√≥n que no solo har√° imposible ‚Äďm√©dica y teol√≥gicamente‚Äď trazar una l√≠nea clara. La Iglesia Cat√≥lica en Alemania estaba a punto de salir de la paralizaci√≥n moral en el asunto de la defensa de la vida, que fue consecuencia de la ‚Äėcooperatio ad malum‚Äô (colaboraci√≥n en el mal como dijo Juan Pablo II) en la consejer√≠a sobre el aborto".

Fuentes: ACI Prensa, Life Site News, Info Católica, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)