Benedicto XVI y Francisco en busca de una soluci贸n.
Los comentarios de Francisco sobre los divorciados podr铆an ser m谩s importantes que cualquier otra cosa que dijo en el avi贸n ante los periodistas de regreso de la JMJ de R铆o.

Francisco, al igual que Benedicto XVI, est谩 preocupado por este problema y buscan una soluci贸n jur铆dica al asunto de las segundas uniones.En la conferencia de prensa con los periodistas en el avi贸n de vuelta desde R铆o Francisco dijo las siguientes palabras sobre el tema de los sacramentos a los divorciados y vueltos a casar, que bien pueden ser muy importantes, no han atra铆do muchos comentarios.Las palabras de especial inter茅s son los siguientes:

En cuanto el problema de la comuni贸n a las personas en segunda uni贸n -porque los divorciados s铆 pueden hacer la comuni贸n-, creo que esto es necesario mirarlo en la totalidad de la pastoral matrimonial. Esto es un problema.

Pero abro un par茅ntesis: los ortodoxos tienen una praxis diferente, ellos siguen la teolog铆a de la econom铆a, hacen una segunda posibilidad y cierro par茅ntesis. Creo que este problema hay que estudiarlo en el marco de la pastoral matrimonial. Y por eso uno de los temas a consultar con estos 8 del consejo de cardenales, que nos reuniremos el 1, 2, 3 de octubre, es c贸mo seguir adelante en la pastoral matrimonial.

Y otra segunda cosa, estuvo conmigo hace pocos d铆as el secretario del s铆nodo de obispos, para el tema del pr贸ximo s铆nodo, es un tema antropol贸gico, pero hablando y hablando vimos que este tema antropol贸gico hay que tratarlo en la pastoral matrimonial profunda. Estamos en camino hacia una pastoral matrimonial profunda, es un problema y hay tantos problemas.

Les digo una: mi antecesor, el cardenal Quarracino dec铆a que la mitad de los matrimonios eran nulos porque se casan sin madurez, se casan sin darse cuenta de que es por toda la vida, quiz谩s se casan por motivos sociales鈥 y esto entra en la pastoral matrimonial.

Y tambi茅n el problema judicial de la nulidad de matrimonios tambi茅n eso debemos revisar porque los tribunales eclesi谩sticos no bastan para eso. Es complejo el problema de la pastoral matrimonial.

Esto es mucho m谩s revolucionario que todo lo que el Santo Padre ten铆a que decir sobre el caso de Monse帽or Ricca y los homosexuales, que tuvo mucha m谩s prensa. Es interesante notar que algo ya est谩 en marcha con respecto a los que est谩n en segunda uni贸n: el Papa ha pedido al Consejo de Cardenales para discutirlo en octubre, y el S铆nodo de los Obispos se va a enfrentar el problema, as铆, parece.En la actualidad, a los que est谩n en segundas uniones se les dice que no pueden recibir la Santa Comuni贸n. Pero mucha gente lo hace sin tenerlo en cuenta, al igual que muchas otras personas que viven en uniones irregulares.Este segundo grupo - los que viven juntos sin estar casados ??entre s铆 can贸nicamente, o incluso en lo civil - representan un grupo significativo. Y una duda es si no han pasado num茅ricamente a los divorciados y vueltos a casar.El verdadero problema al que nos enfrentamos es en este: 驴en realidad la gente no quiere casarse m谩s, o siente la necesidad de casarse?Este no es el caso en todas partes, pero en algunos pa铆ses la cohabitaci贸n sin la bendici贸n de la Iglesia o del Estado es la norma.En la actualidad, la normativa actual sobre el matrimonio y las segundas uniones hacen hincapi茅 en que el "primer" matrimonio es en realidad el 煤nico matrimonio y que casarse es un paso muy importante, de hecho irrevocable.Sin embargo la realidad es que ha causado sufrimiento a los de segunda uni贸n, especialmente los que son la partes inocente, y es esta preocupaci贸n que le lleva a Francisco a plantear el tema.

LOS PASOS DE BENEDICTO XVI

Benedicto XVI en la audiencia a la Rota Romana a fines del 2012, pidi贸 a los jueces eclesi谩sticos y 鈥渞otales鈥 鈥渕谩s reflexiones鈥 sobre la falta de fe de los esposos como posible causa de nulidad del matrimonio.

No pretendo sugerir 鈥precis贸鈥 ning煤n automatismo f谩cil entre la carencia de fe y la invalidez de la uni贸n matrimonial, sino m谩s bien indicar que tal carencia puede, aunque no necesariamente, herir incluso los bienes del matrimonio.

No es la primera vez que el Pont铆fice afronta este argumento. En julio de 2005, mientras se encontraba de vacaciones en Les Combes, respondi贸 a una pregunta relacionada mientras hablaba con unos sacerdotes del lugar.

Ninguno de nosotros 鈥dijo鈥 tiene una receta ya lista, sobre todo porque las situaciones siempre son diferentes. Me parece particularmente dolorosa la situaci贸n de todos los que se casaron en la Iglesia, pero que no eran verdaderamente creyentes y lo hicieron por tradici贸n, y despu茅s, al encontrarse en un nuevo matrimonio no v谩lido, se convierten, encuentran la fe y se sienten excluidos del sacramento. Este es verdaderamente un sufrimiento grande y cuando fui Prefecto de la Congregaci贸n para la Doctrina de la Fe invit茅 a diferentes Conferencias Episcopales y a especialistas a que estudiaran este problema: un sacramento celebrado sin fe. Si fuera posible encontrar, realmente, un momento de invalidez porque al sacramento le faltaba una dimensi贸n fundamental, no osar铆a decirlo. Yo, personalmente, lo cre铆a, pero de las discusiones que hemos tenido al respecto entend铆 que el problema es muy dif铆cil y que todav铆a debe ser analizado profundamente. Pero, dada la situaci贸n de sufrimiento de estas personas, hay que analizarlo.

En 1972, como te贸logo, Joseph Ratzinger hab铆a indicado los l铆mites de las demostraciones procesales que declaran la nulidad matrimonial. Como cardenal arzobispo de M贸naco, durante el S铆nodo sobre la familia de 1980, Ratzinger escribi贸 a los agentes pastorales de su di贸cesis:

El S铆nodo indica como una categor铆a aparte a todos los que han llegado a la motivada convicci贸n de consciencia, con respecto a su primer matrimonio, aunque no sea posible la prueba judicial a su favor. En un caso semejante se puede, evitando el esc谩ndalo, conceder la autorizaci贸n para recibir la comuni贸n.

En octubre del a帽o siguiente, con una carta a 鈥淭he Tablet鈥, Ratzinger rectific贸 las interpretaciones demasiado aperturistas de sus palabras, explicando que en 1972 hab铆a hablado como te贸logo y que entonces, como Prefecto del ex Santo Oficio, cre铆a que la soluci贸n de la consciencia del individuo era impracticable, dado que el matrimonio no es un acto privado y tiene repercusiones en la vida del c贸nyuge, de los hijos, de la sociedad civil y eclesial. Pero tambi茅n en aquella ocasi贸n concluy贸 diciendo que en algunos casos excepcionalmente raros se pod铆a recurrir a la Penitenciar铆a apost贸lica despu茅s del fracaso de los procesos can贸nicos.Ratzinger volvi贸 a hablar sobre el argumento en el libro-entrevista del periodista Peter Seewald, 鈥淟a sal de la tierra鈥 (1997). Afirm贸 que:

En un futuro se podr铆a incluso llegar a una constataci贸n extrajudicial de la nulidad del matrimonio. Esta podr铆a, tal vez, ser constatada por los que tienen la responsabilidad pastoral en el lugar.

Una apertura sobre la posibilidad de que la 煤ltima palabra sobre la nulidad matrimonial recaiga en el obispo, con una mayor atenci贸n a cada una de las situaciones, y no solo en los tribunales eclesi谩sticos.En fin, en 1999, en la instrucci贸n de la Congregaci贸n para la Doctrina de la Fe sobre la pastoral de los divorciados que se han vuelto a casar, que insist铆a en la exclusi贸n de la comuni贸n sacramental, Ratzinger observ贸:

Deber铆a aclararse si verdaderamente cada matrimonio entre dos bautizados es ipso facto un matrimonio sacramental. La fe pertenece a la esencia del sacramento.

Este 煤ltimo argumento va en la l铆nea de lo que expres贸 Francisco.Fuentes: Catholic Herald, Radio Amanecer, Signos de estos Tiempos

Haga click para ver las otras noticias

Entre su email para recibir nuestra Newsletter Semanal en modo seguro, es un servicio gratis:

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Ver todo
Estamos migrando el sitio a una nueva plataforma! :)