‚ÄćQuiz√°s los m√°s conocidos sean sus dones sanadores, bilocaci√≥n, comunicaci√≥n a distancia y leer las almas.
Pero hay dos poco conocidos, a pesar que se registraron abundantes testimonios.
Son el don de la luminosidad en su cuerpo y el de la levitación.

En este artículo traemos algunos testimonios sobre estos dones.

EL PADRE P√ćO DESPIDE LUMINOSIDAD EN SU CUERPO

El padre Raffaele da Sant'Elia a Pianis relató que en 1919 se había alojado en una celda contigua a la del Padre Pío en el convento de San Giovanni Rotondo.

Y una medianoche en que hac√≠a calor y no pod√≠a dormir se levant√≥ y sali√≥ al pasillo que deb√≠a estar oscuro, pero sin embargo vio una luminosidad extra√Īa.

Era el Padre P√≠o envuelto en una extra√Īa luminosidad, rodeado de un resplandor, sosteniendo entre sus brazos al ni√Īo Jes√ļs y caminando hacia su celda.

Estaba tan absorto que no se dio cuenta que el padre de Raffaele lo estaba mirando, a pesar que pasó por al lado de él.

Incluso relata que el padre Pío iba caminando lentamente y recitando oraciones.

‚ÄćOtro caso similar narra Luc√≠a Ladanza que sucedi√≥ un rato antes de la Navidad del 24 de diciembre de 1922.

‚ÄćElla y otras tres mujeres hab√≠an preparado la misa de medianoche que iba a presidir el Padre P√≠o.

Y cuando terminaron se sentaron junto a la estufa, las otras mujeres se durmieron y ella aprovechó para rezar el rosario.

Entonces Luc√≠a vio el hecho ins√≥lito del padre P√≠o bajando las escaleras de la sacrist√≠a rodeado por un halo de luz con el ni√Īo Jes√ļs en sus brazos.

‚ÄćPero cuando el padre P√≠o se acerc√≥ a la estufa la visi√≥n desapareci√≥ aunque le dijo a Luc√≠a, que lo miraba con asombro,

√Čl dijo: "Luc√≠a, ¬Ņqu√© viste?"
Lucía: "Padre, yo vi todo".
Padre Pio: "No se lo digas a nadie".

En su diario del ocho de abril de 1946 el padre Agostino Daniele informa de una extra√Īa visi√≥n que tuvo el agricultor Nicola Pazienzia.

Este agricultor vivía cerca del convento y más precisamente frente a las ventanas de las habitaciones de los frailes.

‚ÄćY como la noche era calurosa estaba durmiendo en su patio.

Tarde, como a medianoche, se despierta y mira hacia las habitaciones del padre Pío y nota el resplandor de una luz brillante que parecía el sol que no podía ser de lámparas encendidas en la celda.

Y adem√°s divisa la figura del padre P√≠o en medio de la luz, y se pregunt√≥ ¬Ņes el cielo?

‚ÄćCuando Nicola se lo cont√≥ al padre Agostino, √©ste fue a verificar la posici√≥n del avistamiento, y efectivamente desde el patio de Nicola se pod√≠a ver claramente la ventana de la celda del padre P√≠o.

Otro testimonio que revela la presencia de luminosidades alrededor del padre Pío es el del Dr. Giorgio Festa.

En 1925 el Dr. Festa le realizó una cirugía al padre Pío donde estuvo la oportunidad de revisar sus heridas, o sea sus estigmas.

Observando que la herida del costado estaba "fresca y era de color bermellón en forma de cruz".

‚ÄćY adem√°s que"La escara que la cubr√≠a hab√≠a ca√≠do y sus contornos se hab√≠an soltado, pero hab√≠a evidentes radiaciones de luz".

"Desde los bordes emanaban radiaciones luminosas breves pero evidentes".

‚ÄćEste es un testimonio de Cleonice Morcaldi, quien era una joven estudiante universitaria que fue con su novio a la misa del padre P√≠o en el convento, durante varios d√≠as.

‚ÄćAlgunos a√Īos m√°s tarde el padre P√≠o bendijo la boda de ambos.

Un día el novio se presentó a ella llorando como un bebé y le dijo que durante las distintas misas él siempre se había sentado en el mismo lugar y desde el primer día vio al Padre Pío rodeado de una luz brillante y deslumbrante.

Pero adem√°s, con una corona de espinas en la cabeza, como si fuera un sombrero, y la cara ensangrentada.

Entonces ambos fueron a contarle lo que había visto el novio en las misas y el padre Pío le respondió,

‚Äć"Gracias a Dios, no te sorprendas porque no sufro tanto como parece. No le digas a nadie.

Los secretos de Dios se llevan a cabo en el coraz√≥n. El Se√Īor te ama. S√© siempre fiel a √©l".

‚ÄćEntonces Cleonice le pregunt√≥ al Padre P√≠o si eso era cierto.Y √©l respondi√≥: "¬ŅY lo dudan?".

‚ÄćTambi√©n est√° el testimonio de don Pierino, que era un sacerdote que asist√≠a al Padre P√≠o en las misas.

Una ma√Īana cuando estaba con celebrando misa con el padre P√≠o vio que √©ste cambiaba su apariencia, asemej√°ndose a Jes√ļs.

Este se presentaba como una vestimenta sacerdotal y era de una estatura normal, con rostro sereno, ojos calmos y una dulce sonrisa entre los labios.

Esto duró un instante y luego el padre Pío recobró su apariencia habitual.

‚Äć√Čl no sabe si alguien lo not√≥, pero nadie le habl√≥ de ello.

Este es un caso que relata Giuseppe Vitiello Ponza que trabajaba como marino en un petrolero y todas las noches hacía un examen de conciencia y recitaba oraciones.

Pero cuenta que no podía obtener paz por qué no había podido encontrar una chica para establecerse.

Una noche cuando estaba durmiendo se despertó porque sintió una presencia en la cabina.

Y divisó delante de él un personaje barbudo, rodeado de un halo de luz, que le dijo "ven a verme".

Giuseppe pensó que se trataba de San Silverio, que era el patrón de su ciudad, y el hecho quedó por ahí.

Un día llegó a Cagliari y escucho por boca de su primo hablar del padre Pío por primera vez.

Es así que fue con su primo a San Giovanni Rotondo a su misa.

‚ÄćY el padre P√≠o le dijo "no vas a misa cuando vuelvas a tu tierra deber√°s ir".

‚ÄćVisit√≥ al padre P√≠o dos veces m√°s y al final le pregunt√≥ si era √©l el barbudo misterioso que se le hab√≠a aparecido.

Y el padre Pío le contestó, "Sí, fui yo. Y te llamé para hacerte sentir bien en la vida".

‚ÄćEntonces Giuseppe le dijo, "En San Giovanni Rotondo conoc√≠ a una joven".

‚ÄćY el padre Pio le respondi√≥, "C√°sate. La boda ser√° bendecida por m√≠."Y as√≠ sucedi√≥.

El padre Daniele relata que recibió una carta de un hijo espiritual residente en Roma que había asistido a la misa del padre Pío en San Giovanni Rotondo.

√Čl le cont√≥ que mientras esperaba a que el padre P√≠o saliera a celebrar misa salieron dos filas de √°ngeles de la sacrist√≠a.

Y detrás de ellos venía el padre Pío y al lado la Santísima Virgen.

Cuando llegaron cerca del altar el padre P√≠o de eso el altar y Nuestra Se√Īora se puso a un lado.

En determinado momento cuando se comenzó a cantar un salmo el padre Pío fue rodeado por una luminosidad y continuó así hasta el fin de la misa.

Hab√≠a junto al padre P√≠o otra figura que lo acompa√Īaba, pero que no pudo discernir bien, y que se fusion√≥ totalmente al padre P√≠o durante la comuni√≥n.

Entonces este Daniel Cerioni le pide a fray Daniele que le pregunte al padre Pío si lo que vio fue la realidad o fue la imaginación de él.

‚ÄćFray Daniele va a la celda del padre P√≠o y le da la carta para que la lea, pregunt√°ndole si es correcto lo que vio su hijo espiritual.

Entonces Pío lee la carta y le contesta,"La primera parte, la que menciona la presencia de los ángeles y la Virgen alrededor del altar, es así".

‚ÄćEntonces fray Daniele le dice,"Padre ¬Ņsi la primera parte es cierta, la segunda parte tambi√©n es cierta entonces?"

‚ÄćY el padre P√≠o asiente con un movimiento de cabeza.

Este es un relato del padre D'Apolito.

Un d√≠a Vittorina Ventrella tuvo una visi√≥n en medio de un sue√Īo, en que se le apareci√≥ el cielo esplendoroso y un sacerdote con el rostro del padre P√≠o, revestido con atuendos sagrados, tachonados de perlas y gemas preciosas.

Y en un momento la cara del padre P√≠o se torn√≥ brillante como el sol y comenz√≥ a despedir rayos en todas direcciones, los cuales estaban compuesto por peque√Īas rosas blancas y rojas.

Por la ma√Īana fue a misa y para su sorpresa el padre P√≠o le dijo que se acercara que deb√≠a hablar con ella.

Entonces le dijo,"Viniste a decirme lo que viste esta noche".

Y Vittorina le pregunta,"¬ŅDeber√≠a creerlo o fue un sue√Īo?".

‚ÄćY Padre Pio le contesta,"¬ŅLo dudas?".

‚ÄćEntonces Vittorina le pregunta m√°s espec√≠ficamente,"Padre, ¬Ņqu√© significan todos esos rayos de luz? formados por miles de peque√Īas rosas blancas y rojas, que sal√≠an de usted en todas las direcciones?".

‚ÄćY el Padre Pio le explica,"Los rayos simbolizan los grupos de oraci√≥n que se extienden por todo el mundo.

‚ÄćLas rosas blancas representan las almas que se esfuerzan por vivir en gracia, en el amor de Dios y en la caridad fraterna.

‚ÄćLas rosas rojas representan las almas que con alegr√≠a llevan la cruz del sufrimiento y, unidas a Jes√ļs y a m√≠, colaboran en la conversi√≥n de los pecadores y la salvaci√≥n de nuestros hermanos".

‚ÄćFray Daniele Natale y el padre Agostino de San Marco en Lamis rezaban en el coro de la iglesia de Santa Maria delle Grazie, en San Giovanni rotundo y cuentan este suceso.

Entonces de repente el padre Pío abre la puerta y entra, pero no con su apariencia habitual.

Sino que parecía de la altura de un gigante y rodeado por una luminosidad.

Su altura era tan grande que llegaba hasta la altura del crucifijo que estaba sobre el altar.

Estuvo arrodillado orando durante unos 15 minutos y cuando se levantó volvió a su estatura normal y a su apariencia habitual.

Durante estos 15 minutos estos dos frailes estaban atónitos.

Y luego que el padre Pío se retiró comentaron"Nunca entenderemos quién es realmente el Padre Pío".

RELATOS SOBRE LA LEVITACI√ďN DEL PADRE P√ćO

Uno de los relatos sobre el don de levitación del padre Pío es la experiencia de pilotos aliados durante la Segunda Guerra Mundial.

‚ÄćPorque cada vez que estos pilotos iban en misi√≥n bombardear la zona de Gargano, se les aparec√≠a volando un fraile que estiraba sus manos mostrando las heridas, les imped√≠a arrojar las bombas y hasta hac√≠a retroceder a los aviones.

Entonces el Comandante General del general de la USAF Nathan F. Twining, con destino en Bari, decidió pilotar él mismo un escuadrón de bombarderos para destruir un objetivo cerca de San Giovanni Rotondo.

Pero cuando se acercaron al blanco se les apareció esta figura del monje con las manos indicando que se detuvieran, pero igual soltaron las bombas.

Y éstas cayeron en terrenos donde no había nada, y los propios aviones giraron hacia la base sin que los pilotos pudieran controlarlos.

‚ÄćEntonces el general fue informado del padre P√≠o y decidi√≥ ir a visitarlo junto con los dem√°s del escuadr√≥n.

Y cuando lo vieron inmediatamente lo reconocieron que era el mismo que aparecía volando frente a los aviones.

Y cuando el general se present√≥, el padre P√≠o le dijo,"Entonces t√ļ eres el que quer√≠a destruir todo".

‚ÄćAmbos se hicieron amigos por el resto de sus vidas.

Otro testimonio sobre la levitación del padre Pío lo narra el padre Andrea D'Ascanio.

El comenta que la sacristía estaba llena de gente y el padre Pío tenía que ir al confesionario.Pero era tal la multitud que no hubiera podido pasar caminando.

Entonces vio pasar al padre Pío caminando sobre las cabezas de las personas hasta llegar al confesionario.

Y cuando le pregunto por ese episodio el padre Pío le dijo,"Te lo aseguro, hijo mío; era como caminar sobre ladrillos".

‚ÄćEl padre Raffaello Rossi cuenta otro caso similar.Por otro lado el padre Bill Martin de Nueva York, que asisti√≥ al padre P√≠o en los √ļltimos tres a√Īos de su vida, cuenta algo que sucedi√≥ en una misa en San Giovanni Rotondo.

√Čl estaba caminando llevando al padre P√≠o al altar para celebrar la misa y el padre P√≠o estaba muy d√©bil y se apoyaba en √©l.

‚ÄćPero le llam√≥ la decisi√≥n que no sent√≠a ning√ļn peso en su brazo.

Y entonces miro el piso y vio que el padre Pío estaba flotando a 15 cm del piso.

Entonces miró a otro monje que estaba al otro lado del padre Pío y ambos asintieron con la cabeza que estaban viendo lo mismo.

Nunca hablaron de este tema pero todos en el convento sabían que esto sucedía.

El Dr. Sala, el médico del padre Pío, cuenta que una vez estaba atravesando la plaza que da a la Iglesia y vio al padre Pío caminando hacia él.

Cuando se cruzaron lo saludó diciéndole buenas noches pero el padre Pío no le respondió.

Lo siguió con la vista y vio que el padre Pío atravesó la puerta que estaba cerrada y desapareció.

Hay muchos otros testimonios sobre levitación, pero no queda claro si también son hechos de bilocación, por eso nos lo mencionamos aquí.

Fuentes:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Dones y Carismas y Discernimiento

Ver todo