Para quien reci√©n empieza, le es dif√≠cil comprender d√≥nde encontrar las se√Īales de Dios habl√°ndole a √©l.
Le es dif√≠cil entender lo que oye de los curas que le dicen ‚Äúhabla con Dios, preg√ļntale que te contestar√°‚ÄĚ. ¬†
Lo primero que le surge es ¬Ņc√≥mo hago?, ¬Ņqu√© lenguaje tengo que aprender para o√≠rlo?, ¬Ņc√≥mo me entreno?
Dios usa variadas formas de comunicarse con cada uno, no sólo la biblia.
A algunas personas se les presenta casi físicamente con visiones y locuciones.
Mientras que en el otro extremo, a la mayor√≠a de nosotros, nos env√≠a se√Īales a trav√©s de diferentes modos, menos evidentes y deslumbrantes. ¬†

Pero en todos los casos debemos tener cierto entrenamiento para saber d√≥nde se pueden hallar las se√Īales de Dios.

Debemos tener la predisposici√≥n a buscarlas, a discernir si las se√Īales vienen de Dios o no, y a interpretar lo que nos quiere decir.

Las se√Īales que recibimos son lo que llamamos revelaciones privadas, personales, para distinguirlas de las revelaciones p√ļblicas que son las que dej√≥ Nuestro Se√Īor en la Biblia.

En este art√≠culo hacemos una rese√Īa de las formas que Dios tiene de comunicarse con nosotros, pero no son todas.

videntes-de-medjugorje

REVELACI√ďN P√öBLICA Y PRIVADA

La teolog√≠a cat√≥lica distingue com√ļnmente entre lo que se conoce como la revelaci√≥n p√ļblica y la revelaci√≥n privada.‚Äć

Revelaci√≥n p√ļblica, es el tipo de revelaci√≥n que encontramos en las Escrituras, es vinculante para todos los cristianos de todas las √©pocas.

Por el contrario, la revelación privada sólo es vinculante para aquellos a quienes les es dada.

La Iglesia Cat√≥lica ense√Īa que la revelaci√≥n p√ļblica est√° cerrada hasta la Segunda Venida.

El Catecismo de la Iglesia Católica establece:

La econom√≠a cristiana, por lo tanto, desde que es la nueva y definitiva alianza, nunca pasar√°, y ninguna nueva revelaci√≥n p√ļblica es de esperar antes de la gloriosa manifestaci√≥n de nuestro Se√Īor Jesucristo [CIC 66].

La revelación privada, sin embargo, está en curso:

A lo largo de los siglos, ha habido las llamadas revelaciones ‚Äúprivadas‚ÄĚ, algunas de las cuales han sido reconocidas por la autoridad de la Iglesia.
Ellas no llegan, sin embargo, hasta el depósito de la fe.
Su papel no es para mejorar o completar la revelación definitiva de Cristo, sino para ayudar a vivir más plenamente en una cierta época de la historia.

Guiado por el Magisterio de la Iglesia, el sensus fidelium [es decir, el sentido colectivo de los fieles] sabe cómo discernir y dar la bienvenida en estas revelaciones a lo que constituye una llamada auténtica de Cristo o de sus santos a la Iglesia.

La fe cristiana no puede aceptar ‚Äúrevelaciones‚ÄĚ que pretenden superar o corregir la Revelaci√≥n de la cual Cristo es el cumplimiento, como es el caso de ciertas religiones no cristianas y tambi√©n de ciertas sectas recientes que se fundan en tales ‚Äúrevelaciones‚ÄĚ (CIC 67).

dios habla en sue√Īos

SIGUEN EXISTIENDO LAS REVELACIONES PRIVADAS

Algunos asimilan las revelaciones privadas a las llamadas apariciones y llegan a considerar que la época de la revelación, incluso revelación privada ha terminado.

Sin embargo, esto es algo que la Escritura nunca dice.
Ninguno de los autores del Nuevo Testamento dice que Dios va a dejar de usar visiones y fenómenos relacionados antes de la Segunda Venida.

San Pablo expresa la actitud cristiana apropiada hacia estos fenómenos de esta manera:

No apaguéis el Espíritu.

‚ÄćNo desprecies declaraciones prof√©ticas.

Probad todo y quedaos con lo bueno (1 Tesalonicenses 5:19-21.).

Los Padres de la Iglesia eran de la misma opinión.
Cuando la Era Apostólica se cerró y comenzó la era de los Padres, no pensaron que Dios había dejado de repente de dar visiones.
Reconocieron que las nuevas visiones no estaban en el mismo plano que la revelaci√≥n que se encuentra en la Biblia (revelaci√≥n p√ļblica).
Pero reconocieron la continua presencia de las revelaciones privadas en la Iglesia.

No fue hasta la época de la Reforma Protestante que la gente comenzó a negar el concepto.

escuchar

DEBEMOS ESTAR ABIERTOS A VER Y ESCUCHAR

Aunque no todas las comunicaciones son tan expl√≠citas como sue√Īos y visiones.

Hay otras m√°s sutiles, que vamos a enumerar m√°s abajo.

Pero adem√°s de captar el evento como un signo con el cual Dios nos quiere comunicar algo, el punto central es discernir que nos quiere decir.
Y esa es una de las principales funciones de la oración, en la que pedimos a Dios nos ilumine para comprender.

Sin embargo, suceden casos en que no comprendemos inmediatamente el mensaje.

‚ÄćY ah√≠ debemos tener la templanza de seguir adelante con el aparente pedido del Se√Īor, porque m√°s tarde se aclarar√°, como en el ejemplo de abajo.

UN TESTIMONIO

Jane Hamon, escritora y profesora estadounidense relata esta visión.

Poco después de dar a luz nos dimos cuenta que nuestro hijo tenía un defecto congénito facial.

Una mujer que vivía a 45 kilómetros de nuestra casa tuvo una visión de un bebé con calcetines en las manos y los pies.

Ella comenzó a orar por el bebé a pesar de que ella no entendía la visión.

M√°s tarde esa semana dedicamos nuestro hijo al Se√Īor durante el servicio de la noche del viernes.

El defecto de nacimiento de nuestro hijo era tan sensible que teníamos que mantener los calcetines en las manos para que no se lastimara.

Cuando se llevó a cabo la dedicación de nuestro hijo, la mujer, que estaba de visita en esa noche, reconoció que él era el bebé de su visión.

Dios usó una visión para inspirar a esta mujer para organizar la oración para mi hijo durante sus primeros días de la infancia y la cirugía correctiva.
La visión y oraciones nos bendijeron con un aliento fresco y esperanza durante una temporada muy traumática en nuestras vidas.
Este es un ejemplo de c√≥mo Dios se comunica, pero lo hace en muchas m√°s formas que en sue√Īos y visiones.

Por eso quisimos hacer un listado de los métodos y formas en que Dios se comunica con nosotros y nos da respuestas.

‚ÄćAnte cada signo, la reacci√≥n deber√≠a ser ‚Äúque me est√° diciendo‚ÄĚ.

Sagrada Escritura

LOS M√ČTODOS EST√ĀNDAR

LA PALABRA DE LA BIBLIA.

Allí está su revelación, aunque no totalmente explícita sino para irla descubriendo.

Cada vez que leemos un pasaje se presenta con nuevos significados para nosotros.

‚ÄćLOS HECHOS.

En las cosas que nos suceden est√°n las contestaciones de Dios a nuestras preguntas.

‚ÄćLA ORACI√ďN Y LA ADORACI√ďN.

Orar y postrarse ante el santísimo sacramento son la forma de diálogo que tenemos con Dios.

En la repetición monótona del rosario y en el silencio de la adoración podemos obtener respuestas a nuestras interrogantes.

‚ÄćLOS CONSEJEROS.

Englobamos aqu√≠ a los ex√©getas del cristianismo que nos interpretan las ense√Īanzas, a los pastores en sus homil√≠as.

Y también diálogos personales, e incluso amigos que nos hacen llegar respuestas a lo que buscamos.

OTRAS INSTANCIAS DONDE BUSCAR LOS MENSAJES

Los mensajes de Dios ante nuestras preguntas pueden venir de diferentes sucesos.‚Äć

Por eso no debemos estar distraídos y pensar en cada caso, que nos quiere decir.

Y si parece extra√Īa la forma en que nos lleg√≥ el mensaje, entonces debemos pedir una confirmaci√≥n.

Este listado lo hacemos para que tengamos los ojos, o√≠dos y coraz√≥n abiertos para discernir las se√Īales.

‚ÄćATRACCI√ďN INSTANTANEA.

Cuando dos personas congenian.

Son como dos piezas que encajan la una en la otra, y eso permite una comunicación fluida para escuchar el mensaje.

‚ÄćAUGURIOS.

Son acontecimientos o fenómenos que parecen presagiar un evento futuro.

Por ejemplo un p√°jaro negro (malo).

‚ÄćCOINCIDENCIAS.

Cuando los acontecimientos parecen tener alg√ļn tipo de conexi√≥n sin que en apariencia exista ning√ļn plan o proyecto.

‚ÄćCORAZONADAS.

‚ÄćSon una fuerte sensaci√≥n intuitiva relativa a un acontecimiento o resultado futuro.

‚ÄćDIOS A TRAV√ČS DE LOS DEM√ĀS.

Define el principio de que DIOS nos habla por boca de otras personas.

Quienes nos dan respuestas que est√°bamos buscando sin que les preguntemos.

‚ÄćEFECTO ECO. ¬†

Se trata del uso que hace DIOS de la repetición de acontecimientos, ideas o personas para decirnos algo.

Se remite a la experiencia de oír lo mismo o ver a las mismas personas, objetos o mensajes en un breve lapso de tiempo.

ENSUE√ĎOS.

Son una creación visionaria, a menudo ilusoria, de nuestra imaginación.

Si lo combinamos con la meditación podemos alcanzar la percepción sobre cuál es la voluntad de DIOS para nuestra vida.

‚ÄćEPIFANIA.

Es una repentina manifestación o percepción de la naturaleza o del significado esencial de una cosa.

Es una comprensión intuitiva de la realidad mediante algo normalmente sencillo pero sorprendente.

‚ÄćFEN√ďMENOS NATURALES.

En los tiempos bíblicos DIOS a menudo hablaba a través de fenómenos naturales: viento, tormentas, arco iris, fuego, nubes, zarza ardiente, etc.

‚ÄćIMPRESIONES MENTALES.

Cuando algo en nuestra mente parece estar dándonos nuevas ideas o  modificando nuestro pensamiento pero no se oye sonido audible alguno, es posible que DIOS nos esté hablando a través de impresiones mentales.

Estos pensamientos son distintos de los que desarrollamos en nuestros monólogos interiores habituales.

Una impresi√≥n mental puede impulsarnos a decir ‚Äú¬Ņde d√≥nde he sacado esta idea?‚ÄĚ.

EscucharaDios
INTUICI√ďN.

Es la capacidad o facultad de obtener un conocimiento o cognición directos sin recurrir al conocimiento racional y a la información objetiva.

‚ÄćLLAMADAS DE ATENCI√ďN.

Advertencias o avisos repentinos o sorprendentes que pueden captarse mediante una sensación visceral, una intuición o un obstáculo físico.

Pueden adquirir la forma de un susurro al oído o una impresión mental que se percibe como una idea inconfundiblemente ajena.

‚ÄćMANIFESTACIONES SENSIBLES.

Hechos extra√Īos que captan los sentidos, como por ejemplo un aroma de rosas cuando se reza el Rosario.

El Padre P√≠o enviaba mensajes a sus ‚Äėhijos‚Äô mediante el aroma.

‚ÄćMILAGROS.

Se trata del uso que hace DIOS del asombro y el espectáculo para llamar la atención respecto a su omnipotencia, la majestad de su creatividad y su infinito poder.

‚ÄćMURMULLOS DE ANGELES.

Es un habla suave al oído de parte de un mensajero de DIOS cuando necesitamos ayuda o consejo especial o urgente.

‚ÄćPREMONICIONES.

Anticipar un acontecimiento sin razonarlo conscientemente, se trata de advertencias.

‚ÄćPRESAGIOS.

Cuando un acontecimiento anuncia otro y nos prepara para un evento culminante.

‚ÄćREACCI√ďN VISCERAL.

Es una respuesta intuitiva ante una persona o situaci√≥n que entra√Īa la activaci√≥n de emociones b√°sicas, es una respuesta inmediata y espont√°nea.

‚ÄćSABIDUR√ćA INTERIOR.

Cuando no tenemos hechos que nos respalden, pero algo nos dice que una cosa es cierta, estamos confiando en nuestra sabiduría interior.

‚ÄćSERENDIPIDAD.

Es la facultad de realizar descubrimientos afortunados de forma accidental mientras se est√° buscando otra cosa.

‚ÄćSE√ĎALES DIOS.

Nos trasmite sus mensajes a través de carteles, postales, tarjetas de visita, titulares, publicidad.

La aparición inesperada pero oportuna de un animal.

Un objeto o un acontecimiento puede captar nuestra atención.

La experiencia de recibir una se√Īal suele tener un regusto m√°gico y puede transmitir un consejo o un mensaje de aliento.

SINCRONICIDADES.

Son coincidencias significativas que entra√Īan siempre un elemento temporal crucial.

Una interacción entre dos personas o acontecimientos paralelos sin previa cita o plan es una sincronicidad.

‚ÄćTENER PINTA DE SER CIERTO.

Un hecho tiene pinta de ser cierto cuando oímos a alguien hablando sobre algo de lo que nosotros no sabemos nada de primera mano, pero que debido a cierta resonancia y conexión mental y emocional, reconocemos como auténtico.

‚ÄćSUE√ĎOS.

Son series de pensamientos, im√°genes o emociones que transcurren mientras dormimos.

Una creación visionaria de la imaginación.

Como si se tratase de una premonici√≥n, un sue√Īo puede vaticinar el futuro o proporcionar una caja de resonancia para los problemas con que pronto nos toparemos.

‚ÄćTELEPAT√ćA.

Es la comunicación mental a través de medios extrasensoriales.

Es como si unos cables telefónicos invisibles trasmitieran mensajes entre dos o más personas.

‚ÄćVISIONES.

Experiencias místicas de ver como si lo hiciésemos a través de los ojos de un ente sobrenatural.

La visión en si misma suele ser una aparición milagrosa que comporta una revelación.

Fuentes:

S√ļmate a nuestra Newsletter y recibe las √ļltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Dios y Jesucristo

Ver todo