Esta es la oraci贸n de tipo mental.
Que en definitiva es la meditaci贸n cristiana.
hombre ora en capilla
La Iglesia propone a los fieles una variada serie de formas de orar.
Entre ellas la meditaci贸n de la Sagrada Escritura, que es la oraci贸n mental preferida por la Iglesia y los Santos.
Y resulta sustancialmente diferente a la meditaci贸n no cristiana.

En este art铆culo estamos siguiendo la proposici贸n de Connie Rossini, que escribe desde una perspectiva carmelita.

Sin embargo la oraci贸n no es un vaciar la mente.

Algunos dicen que como Dios sabe nuestros anhelos profundos repetirlos es una redundancia.

Por lo tanto dicen que en lugar de hacer una petici贸n habr铆a que vaciar la mente.

Y con eso se obtiene una conciencia m谩s iluminada al acercarse desnudo hacia el absoluto y que 脡l nos moldee.

Sin embargo el error que cometen es que la m铆stica cristiana es b谩sicamente relacional.

No estamos solos en el mundo compareciendo ante Dios.

Es una relaci贸n con Dios vinculada tambi茅n con aquellos a los que Dios nos da, con quienes nos vincula.

Y tambi茅n tiene una dimensi贸n racional asociada a la acci贸n sobre el mundo.

驴QUE DICE EL CATECISMO SOBRE LA ORACI脫N?

La meditaci贸n cristiana no es un m茅todo de oraci贸n, m谩s bien es una de las tres expresiones de oraci贸n en la vida de cada cristiano.
鈥淟a tradici贸n cristiana contiene tres importantes expresiones de la vida de oraci贸n: la oraci贸n vocal, la meditaci贸n y la oraci贸n contemplativa鈥.
Las tres tienen en com煤n el recogimiento del coraz贸n.
mujer meditando la biblia

Al igual que numerosos tipos de oraci贸n vocal ha sido recomendados por la Iglesia, existen varios m茅todos de meditaci贸n.

San Francisco de Sales propone un m茅todo en Introducci贸n a la Vida Devota.

La Lectio Divina es un m茅todo particular de meditaci贸n.Dice el catecismo:

鈥淟a Iglesia recomienda insistentemente a todos sus fieles [...] la lectura asidua de la Escritura para que adquieran 鈥渓a ciencia suprema de Jesucristo鈥 (Flp 3,8) [...].

Recuerden que a la lectura de la sagrada Escritura debe acompa帽ar la oraci贸n para que se realice el di谩logo de Dios con el hombre, pues 鈥渁 Dios hablamos cuando oramos, a Dios escuchamos cuando leemos sus palabras鈥(CIC 2653)

Observa que la Iglesia est谩 sugiriendo que leamos y oremos sobre la Escritura.

El Catecismo tambi茅n dice:

Los Padres espirituales parafraseando Mt 7, 7, resumen as铆 las disposiciones del coraz贸n alimentado por la palabra de Dios en la oraci贸n:

鈥淏uscad leyendo, y encontrar茅is meditando; llamad orando, y se os abrir谩 por la contemplaci贸n鈥. (N潞 2654)

La Iglesia quiere llevarnos a la contemplaci贸n infusa, una uni贸n 铆ntima con Dios, que 脡l inicia.驴C贸mo nos preparamos? Mediante la lectura y meditaci贸n de la Escritura.

Los m茅todos de meditaci贸n son tan diversos como diversos son los maestros espirituales.

Un cristiano debe querer meditar regularmente; si no, se parece a las tres primeras clases de terreno de la par谩bola del sembrador (cf Mc 4, 4-7. 15-19).

Pero un m茅todo no es m谩s que un gu铆a; lo importante es avanzar, con el Esp铆ritu Santo, por el 煤nico camino de la oraci贸n: Cristo Jes煤s. (CIC 2707)

驴Recuerdas la par谩bola? Un agricultor sembr贸 el grano, que simboliza la Palabra de Dios.

Las primeras semillas cayeron a lo largo del camino y los p谩jaros las comieron.

Esto simboliza al diablo arrebatando la Palabra, por lo que no tiene ning煤n efecto duradero en el oyente.

El segundo grupo de personas se alej贸 cuando les toc贸 dificultades, a pesar de que en un principio recibieron la Palabra con alegr铆a.

El tercer grupo fue infructuoso porque estaban distra铆dos por lo que el mundo ten铆a que ofrecer. (V茅ase Marcos 4: 3-20)

En otras palabras, si queremos seguir siendo fieles, tenemos que hacer algo m谩s que simplemente escuchar la Palabra.
Debemos ser como Mar铆a, que hab铆a o铆do la Palabra y lo retuvo pensando en su coraz贸n.

Una vez m谩s, desde el Catecismo:

Meditar lo que se lee conduce a apropi谩rselo confront谩ndolo consigo mismo.

Aqu铆 se abre otro libro: el de la vida.

Se pasa de los pensamientos a la realidad.

Seg煤n sean la humildad y la fe, se descubren los movimientos que agitan el coraz贸n y se les puede discernir.

Se trata de hacer la verdad para llegar a la Luz: 鈥淪e帽or, 驴qu茅 quieres que haga?鈥. (CIC 2706)

En otras palabras, cada uno de nosotros debe meditar sobre la vida de Cristo, y por lo que medita, aprender a seguir su ejemplo.

OTRO DOCUMENTO VATICANO

El documento del Vaticano sobre la espiritualidad de la Nueva Era, Jesucristo Portador del Agua de la Vida - Una reflexi贸n cristiana sobre la Nueva Era, publicado en 2003, insiste en que una clara comprensi贸n de nuestra propia tradici贸n, es el mejor ant铆doto contra las influencias ex贸ticas que han llevado a muchos por mal camino.

Esto es particularmente cierto porque los medios de comunicaci贸n han llevado:

鈥渁 muchas personas a estar convencidos de que no hay ning煤n da帽o en el pr茅stamo de la sabidur铆a de Oriente鈥.

El documento advierte que,

el ejemplo de la meditaci贸n trascendental debe hacer los cristianos prudentes鈥.

Estamos hablando de m铆stica.

En la tradici贸n cristiana occidental, la meta es que una persona conozca con el ojo de la fe que Dios lo ama.

Y que experimente tangiblemente el amor, elev谩ndose a grados de intensidad que son totalmente dependientes de la gracia de Dios.

La oraci贸n personal profunda que se abre a un creyente para recibir y experimentar la vida divina no s贸lo es importante, sino esencial.

El primer manual de meditaci贸n eran las Escrituras, que al principio eran catequesis de comunidades cristianas.

Pero por el analfabetismo o porque las lenguas nativas no hab铆an desarrollado lo suficiente como para producir la traducci贸n necesaria o porque no hab铆a suficientes libros y eran caros, se buscaron alternativas.

Aparecieron devociones como el Rosario, las Estaciones de la Cruz, y los ejercicios de San Ignacio.

Es a trav茅s de la reflexi贸n orante sobre la vida y muerte de Cristo, por cualquier medio, que el conocimiento lleva gradualmente al amor.

A continuaci贸n, los creyentes comienzan a expresar su amor y gratitud en lenguaje del amor.

Por 煤ltimo, como en el amor humano, las palabras se vuelven cada vez menos necesarias.

Ya que lo 煤nico que se quiere hacer es mirar a Aquel cuyo amor empieza a envolverlos.

Citando el Catecismo de la Iglesia Cat贸lica (2705-2719), este documento del Vaticano, reitera que,

鈥渓a oraci贸n cristiana no es un ejercicio de auto-contemplaci贸n, de quietud y auto-vaciado, sino un di谩logo de amor鈥.

A trav茅s de una especie de b煤squeda espiritual, los creyentes son purificados por las experiencias alternas de ausencia y presencia que los convence lo que es de Dios.

Entonces va sucediendo lo que los primeros Padres llamanTheosisodivinizaci贸n, y sus descendientes espirituales llaman uni贸n transformante o matrimonio m铆stico.

Que envuelve a la persona en su totalidad, el cuerpo y el esp铆ritu, con el mismo Esp铆ritu que Cristo pose铆a.

Es as铆 que en la tradici贸n cristiana occidental, la meditaci贸n significa principalmente reflexi贸n orante sobre la persona de Cristo, para entrar en 脡l a trav茅s del amor.

En el Lejano Oriente, la meditaci贸n significa principalmente la repetici贸n de mantras.

El uso de estos mantras conduce a una cierta quietud interior o paz, y bien puede contribuir a un cierto equilibrio psicol贸gico auto-generado, pero nunca debe confundirse con la verdadera contemplaci贸n m铆stica de Dios.

Esto no se puede generar en cuesti贸n de minutos, sino s贸lo en a帽os de entrega desinteresada.

Por eso, este documento del Vaticano insiste:

鈥淗ay una tendencia a confundir la psicolog铆a y la espiritualidad.

Muchas de las t茅cnicas de meditaci贸n que ahora se utilizan no son oraci贸n.

A menudo son una buena preparaci贸n para la oraci贸n, pero no m谩s, incluso si conducen a un estado m谩s agradable de la mente o confort del cuerpo鈥.

Sin embargo, existe la tradici贸n de la repetici贸n de una palabra, no como un mantra, sino como un dispositivo pr谩ctico para ayudar a mantener el coraz贸n y la mente fija en Dios.

No para generar estados psicol贸gicos internos, donde la atenci贸n no se coloca en Dios, sino en uno mismo.

Pr谩cticas medievales animaban al creyente a usar una palabra como, 鈥淒ios鈥漮鈥渁mor鈥 por ejemplo, como una lanza y un escudo espiritual.

Cuando se utiliza como una lanza la palabra enfoca el coraz贸n, mientras que al mismo tiempo detiene las distracciones.

El abad Macario ense帽aba a sus disc铆pulos, que eran afectados por la acedia, para rescatarlo, diciendo el nombre de鈥淛es煤s鈥.

Este es el origen de lo que m谩s tarde lleg贸 a ser llamada la Oraci贸n de Jes煤s.

La Oraci贸n de Fe o del Coraz贸n fue el t铆tulo colectivo dado m谩s adelante a varias oraciones cortas utilizadas sobre todo para aquellos que languidec铆an en acedia o en la noche oscura del alma.

hombre meditando la biblia

驴QU脡 ES LA MEDITACI脫N CRISTIANA?

Muchas personas se sorprenden al escuchar que los santos y la Iglesia hablan de meditaci贸n.

Para ellos, la palabra "meditaci贸n" evoca im谩genes de la meditaci贸n trascendental o de Buda.

La mayor铆a de la gente en Occidente est谩 ahora m谩s familiarizada con el concepto de la meditaci贸n oriental que lo est谩n con la tradici贸n de la oraci贸n cristiana.

Oyen el t茅rmino "meditaci贸n cristiana" y piensan que los cristianos tienen una tradici贸n de buscar un estado alterado de conciencia.

Entonces empiezan a buscar a Dios utilizando un m茅todo de meditaci贸n que fue dise帽ado por los que no creen en 茅l.

Al mismo tiempo, siguen siendo ignorantes de las ense帽anzas de aquellos que viv铆an en uni贸n 铆ntima con Dios: los santos.

Ya explicamos las diferencias que existen entre la meditaci贸n cristiana y la que no lo es.

Pero profundicemos un poco m谩s con otros puntos de vista.

En definitiva, la meditaci贸n cristiana es "meditaci贸n sobre" algo.
Muy especialmente, los cristianos meditan sobre los Evangelios.
Pero tambi茅n podemos meditar en la vida de los santos o las verdades de la fe.

Tal meditaci贸n trae la fe muy cerca de nosotros.

Nos ayuda a saber m谩s de Dios para que podamos amarlo y servirlo.

Tambi茅n podemos conectar la palabra "meditar" con los salmistas que a menudo hablan de la meditaci贸n de la palabra de Dios.

La meditaci贸n cristiana utiliza la mente y el coraz贸n para acercarse a Dios.

No encontramos ninguna pr谩ctica similar a la meditaci贸n del mantra en el cristianismo occidental tradicional.

En el cristianismo oriental, nos encontramos con la pr谩ctica de Hesicasmo, que tiene algunas similitudes superficiales con t茅cnicas de meditaci贸n no cristianas, la oraci贸n de Jes煤s es la forma m谩s conocida de Hesicasmo en Occidente.

Algunas similitudes entre Hesicasmo y la meditaci贸n no cristianas son superficiales.

El Hesicasmo en su esencia es m谩s af铆n a la ense帽anza de los santos carmelitas que a la de los "gur煤s" de meditaci贸n.

Vale la pena hacer una distinci贸n fundamental cuando hablamos de la meditaci贸n.

Aunque los practicantes del budismo y el hinduismo utilizan el mismo t茅rmino que los cat贸licos, lo utilizan con un significado muy diferente.

Los no cristianos, en lugar de reflexionar buscan el silencio radical de la mente, a trav茅s de un estado alterado de conciencia.
Pero la meditaci贸n cristiana se basa en el uso de pensamientos y sentimientos, que la meditaci贸n oriental rechaza.
As铆, la misma palabra es utilizada por diferentes religiones de una manera casi opuesta.
mujer orando fondo

驴CU脕L ES LA BASE DE LA MEDITACI脫N CRISTIANA?

El prop贸sito de la meditaci贸n y la oraci贸n cristiana toda, es llevarnos a una uni贸n m谩s estrecha con Dios por medio de Cristo.

El Dios Trino debe ser el centro de nuestra oraci贸n.

Lo buscamos solo a 茅l.

En la meditaci贸n, tratamos de comprender mejor su car谩cter, para entender lo que 脡l requiere de nosotros.

Y expresamos nuestro deseo de uni贸n con 脡l a trav茅s de pensamientos, palabras, sentimientos, e incluso de gemidos (ver Romanos 8:26).
Y a veces con breves momentos de silencio.

Casi cualquier pasaje de la Escritura proporciona una buena base para la meditaci贸n.

Pero no se debe confundir la meditaci贸n con el estudio de la Biblia.

Es bueno estudiar la Biblia, pero profundizar el estudio fuera del tiempo de oraci贸n.

La oraci贸n mental no tiene que ver principalmente con el aumento de nuestro conocimiento de los hechos, sino con el aumento de nuestro conocimiento experimental de Dios y por lo tanto nuestro amor por 茅l.

En otras palabras, el contexto hist贸rico de nuestro pasaje escogido, el significado exacto de las palabras griegas o hebreas originales, o la geograf铆a de Tierra Santa puede ayudar en nuestra comprensi贸n de la Escritura, pero no son esenciales para la oraci贸n.

Al orar con la Escritura nos centramos en el car谩cter y la voluntad de Dios.
Aprendemos de la obediencia o desobediencia de nuestros antepasados.
Examinamos nuestras vidas a la luz de lo que hemos aprendido y conversado con Dios.

Para la mayor铆a de la gente son recomendables los Evangelios como el punto de partida.

En ninguna parte de la Biblia o los escritos de los santos nos encontramos cara a cara con Dios con tanta fuerza como en los Evangelios.

Jes煤s revela el rostro de Dios para nosotros.

Cada evento en Su vida nos ense帽a que es Dios y lo que somos nosotros.

Tambi茅n son recomendables los salmos como una gran fuente de la meditaci贸n para principiantes.

Los salmistas expresan sus alegr铆as, temores, triunfos, fracasos, la duda, la confianza y la gama de la experiencia humana en una oraci贸n hermosa y po茅tica.

驴Y qu茅 pasa con el uso de materiales no b铆blicos para la meditaci贸n?

Libros de meditaciones, de calidad y la ortodoxia variable, abundan.

La persona sin experiencia puede encontrar tales libros 煤tiles, pero la mayor铆a de los practicantes fieles probablemente los superar谩n r谩pidamente.

Por supuesto la meditaci贸n viene m谩s f谩cil para algunas personas que para otras.

No te sientas avergonzado si todav铆a tienes que depender de un libro de meditaciones despu茅s de a帽os de pr谩ctica.

Tu director espiritual, si lo tienes, debe ser capaz de recomendarte material de meditaci贸n.

Y si careces de un director, pregunta a tus amigos o familiares que tengan una vida de oraci贸n establecida firmemente lo que funciona para ellos.

mujer orando sobre biblia

LA PROPUESTA DE UN M脡TODO

Es muy sencillo y f谩cil de practicar:

1 - Elige un lugar tranquilo a solas para orar.
2 - Enfoca tu mente y coraz贸n en Dios.
3 - Pide al Esp铆ritu Santo que te hable a trav茅s de las Escrituras.
4 - Comienza la oraci贸n leyendo el fragmento elegido.
5 - Cuando algo te mueva haz una pausa. Habla con Dios acerca de lo que has le铆do, al谩bale, o en silencio levanta el coraz贸n hacia 脡l con amor.
6 - Cuando tu conversaci贸n con Dios se agota, vuelve al pasaje que estabas leyendo.
Repetir los pasos 5 y 6 hasta que tu tiempo est茅 terminado.
Terminar con el Padre Nuestro, u oraci贸n vocal de tu elecci贸n, o unas breves palabras de agradecimiento.

Estos ocho pasos son muy sencillos y naturales.

Pr谩cticamente cualquier persona puede hacerlo.

Si est谩 recibiendo conocimiento y amando mejor a Jes煤s, escuchando a Dios a trav茅s de la Escritura, y que te hablaba al coraz贸n, est谩s haciendo las cosas bien.

Tu tiempo de oraci贸n ser谩 muy personal e individual, y es diferente de cualquier otra persona meditando el mismo pasaje.

Y tu relaci贸n con el Se帽or es tambi茅n 煤nica.

S煤mate a nuestra Newsletter y recibe las 煤ltimas publicaciones
en tu bandeja de entrada

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.

Reflexiones

Ver todo